Por: Yadira Llaven

2011-03-07 01:15:56

 

A punto de los golpes y las pedradas estuvieron, el pasado viernes, vecinos de San Diego Cuachayotla, policías municipales de San Pedro Cholula y representantes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Sin permiso de los propietarios, la paraestatal instaló una torre de luz de alta tensión en la privada Bugambilias, de dicha comunidad, en un predio que está escriturado como propiedad de María Judith Huitzil, Juan Almonte Ixhuatl y Eloy Mahuiztl Tepo.

A falta de pruebas, los afectados lograron la clausura temporal de la obra y el compromiso, por parte de la CFE, de quitar la estructura en menos de 15 días.

Los inconformes también argumentaron que la instalación de la torre de alta tensión trae daños a la salud por las ondas que emite, según consta en supuestos estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, no fueron informados en tiempo y forma del proyecto, la perforación para la instalación representa un peligro para los niños que juegan en el lugar, y porque las torres rompen con la armonía de la comunidad, creando un conflicto social.

A primera hora del viernes, un grupo de seis trabajadores de la CFE enterró la estructura metálica dentro de una cavidad de nueve metros de profundidad, a tan sólo unos pasos de distancia de uno de los hogares de San Diego.

El ruido la maquinaria despertó a los vecinos, quienes salieron de sus casas para saber qué estaba pasando en sus terrenos.

La privada Bugambilias estaba cerrada al paso de los transeúntes y vehículos, por la maquinaria de la empresa Comercializadora y Ejecutora de Proyectos S.A. de C.V. (CYEPSA), intermediaria de la paraestatal.

Por tal motivo, en menos de una hora se congregaron más de 100 personas, vecinos y familiares de los afectados, para exigir a quienes laboraban en la colocación de la torre que se la clausurara la obra, pues no contaron con la autorización de los dueños ni de las autoridades de la junta auxiliar.

En defensa de CYEPSA salió Jorge Vallejo Ramírez, y de CFE, Juan Carlos Alvarado Gallegos. Sin mostrar los documentos, discutieron que contaban con el permiso de autoridades comunales.

Sin embargo, a falta de pruebas, los vecinos amedrentaron con quitar, con sus propias manos, la torre recién instalada, que en su primera fase de construcción pesa unas 10 toneladas.

Fue en ese momento cuando se aparecieron en el lugar elementos de la Policía de San Pedro para atemorizar a los campesinos.

Un grupo de afectados se adelantó a buscar asesoría legal de los vecinos de la comunidad de Santa María Zacatapec, que hace unas semanas echó abajo el proyecto de la instalación de las torres de alta tensión en su pueblo.

Minutos más tarde, de la Secretaría de Gobernación y Protección Civil del estado arribaron Antonio Hernández y Juventino Vicelis para evaluar el posible peligro que podría causar a la gente que transita por la obra inconclusa.

Luego de una discusión de tres horas, las partes involucradas llegaron a un acuerdo y se levantó un acta de hechos, donde la CFE y CYEPSA se comprometen a quitar la estructura de la torre de luz en menos de dos semanas, argumentando la tardanza por los trámites burocráticos.

El documento fue firmado por los afectados, CFE, CYEPSA y los representantes de la Secretaría de Gobernación y Protección Civil. El papel deja como responsables de cualquier incidente, a la paraestatal.

About these ads