martes, 15 de mayo de 2012

PL

Un nuevo reclamo de los indígenas del mundo entero volvió a surgir hoy en Naciones Unidas para que los Estados reparen el daño cometido contra esos pueblos en virtud de la llamada Doctrina del Descubrimiento.

La demanda fue acordada como una recomendación del XI Foro Permanente de la ONU para Asuntos de los Pueblos Indígenas, que sesiona aquí desde el pasado día 17 y concluirá el viernes.
La petición llama a los Estados a rectificar los errores causados por esa y otras doctrinas, en particular por la violación de los derechos de las comunidades autóctonas a la tierra, a través de reformas jurídicas y normativas, la restitución u otras formas de reparación.
También ratifica la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas en su denuncia a las doctrinas, políticas y prácticas basadas en la superioridad de determinados pueblos o individuos por razones de origen nacional y diferencias raciales, religiosas, étnicas o culturales.
Esas doctrinas son racistas, científicamente falsas, jurídicamente inválidas, moralmente condenables y socialmente injustas, apunta el documento.
Recuerda que los colonizadores consideraron a los pueblos indígenas como salvajes, bárbaros, inferiores e incivilizados y usaron esos conceptos para someter, dominar y explotar a esos conglomerados y sus tierras, territorios y recursos.
Los asistentes al foro de la ONU alertaron que todavía hoy existen manifestaciones de esas doctrinas en materia de salud, bienestar social, derechos a la tierra y a los títulos de propiedad, los recursos y los medicamentos y la violencia contra la mujer.
Del mismo modo, repudiaron la práctica del llamado concepto de supresión, presente en reglamentos, políticas y decisiones de los tribunales.
Por esa vía, agregan, los Estados han suprimido los derechos de los pueblos indígenas a sus tierras, territorios y recursos, a la libre determinación, sus idiomas, religiones e incluso sus identidades y existencia.
Al respecto, señalan que esos grupos tienen derechos colectivos a las tierras, territorios y recursos que tradicionalmente han poseído, ocupado o utilizado y exige el respeto a sus costumbres, tradiciones y sistemas de tenencia de la tierra.
El encuentro de la ONU recomendó que los Estados incluyan en los programas de educación un debate sobre “la doctrina del descubrimiento y el desposeimiento y sus manifestaciones contemporáneas”.
Igualmente, propuso crear un mecanismo para atender las reclamaciones indígenas e instó a los Estados a revisar y modificar sus constituciones y marcos jurídicos para reconocer integralmente los derechos humanos de esos pueblos.
El foro exhortó a velar por que las constituciones nacionales garanticen la no discriminación racial.
Y aclaró que esa noción significa toda distinción, exclusión, restricción o preferencia por motivos de raza, color, ascendencia u origen nacional para anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos y libertades.
Publicado porARGENPRESS
About these ads