jueves, 24 de mayo de 2012

Anayeli García Martínez (CIMAC)

La ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) Olga Sánchez Cordero, informó que el máximo tribunal analiza diversos amparos, acciones de inconstitucionalidad y controversias constitucionales, referentes al derecho de las mexicanas a decidir libremente sobre la maternidad.

En declaraciones a Cimacnoticias, la ministra –quien se ha caracterizado por defender las causas femeninas– criticó que el Poder Judicial de la Federación (PJF) no imparta justicia con perspectiva de género, y por tanto criminalice a las mujeres indígenas que sufren abortos espontáneos.
Sánchez Cordero abundó que al dictar sus sentencias los juzgadores no toman en cuenta las condiciones sociales, económicas y culturales de las mujeres.
“No estaré de acuerdo (con la penalización del aborto) y defenderé hasta el último día que esté en la Corte y hasta el último día de mi vida, que las mujeres no sean privadas de su libertad por una decisión tan dolorosa como la que tomaron o, peor aún, por un aborto natural”, enfatizó.
Tras su participación en un foro sobre equidad y género en la Fundación Miguel Alemán, Sánchez Cordero criticó la actuación de los juzgadores en el caso de Adriana, una indígena guerrerense sentenciada a 22 años de prisión por “homicidio en razón de parentesco” cuando en realidad sufrió un aborto espontáneo.
“Imagínate que el que la embarazó sigue tan campante en la calle sin que –no solamente no sea juzgado– ni siquiera detenido, y él tiene tanta responsabilidad como ella de haber procreado”, explicó la ministra.
Ante un proceso judicial irregular y con el argumento de que no cometió el delito de homicidio, Adriana interpuso un amparo que ya fue atraído por la Suprema Corte y será analizado próximamente.
Cabe recordar que mujeres que se han visto afectadas por las contrarreformas a 17 constituciones locales que “protegen la vida desde la concepción-fecundación”, han interpuesto diversos amparos que se encuentran en la Segunda Sala de la SCJN para su discusión y eventual aprobación o negación.
Olga Sánchez Cordero pertenece a la Primera Sala de la SCJN, pero ha participado en las discusiones plenarias sobre acciones de inconstitucionalidad y controversias constitucionales referentes al aborto.
Por ejemplo, en 2002 la ministra estuvo en contra de la acción de inconstitucionalidad contra la llamada Ley Robles que amplió las causales para que las mujeres en el DF interrumpieran un embarazo no deseado.
En 2008 nuevamente apoyó los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres al oponerse a la acción de inconstitucionalidad contar la despenalización del aborto hasta las doce semanas de gestación, en el Distrito Federal.
Recientemente en 2011 la ministra se pronunció contra las reformas constitucionales en Baja California y San Luis Potosí que atentan contra la maternidad libre y voluntaria. En este caso el pleno de la SCJN no alcanzó la mayoría de ocho votos para declarar la inconstitucionalidad de esas normas.

De cara a las próximas discusiones en la Corte sobre el tema, Sánchez Cordero subrayó que mantendrá su postura a favor de las mujeres.

Publicado por ARGENPRESS e

About these ads