Diez mil súper ricos más en un año: Brasil y los golden boys

Deja un comentario


LUNES, 23 DE JULIO DE 2012

Mario Augusto Jakobskind (BRECHA)

El número de millonarios alcanzó el año pasado en Brasil los 165 mil, 10 mil más que en 2010, un crecimiento de 6,2 por ciento, el mayor en términos porcentuales registrado en esta materia en las principales economías del planeta. Los datos están contenidos en un informe de las empresas de consultoría Capgemini y rbc Wealth Management y fueron publicados a fines de junio por el diario O Estado de São Paulo. Fueron consideradas millonarias las personas que disponen de al menos un millón de dólares para invertir. Brasil está en camino de superar, en números absolutos, a Italia, donde en 2011 había 168 mil millonarios, 2 mil menos que el año anterior, aunque la población del país sudamericano es muy superior a la del europeo.

En esta lista de privilegiados, que totalizan alrededor de 11 millones en el mundo, los chinos aparecen en el pelotón de vanguardia con 562 mil (contra 535 mil en 2010), sólo detrás de Estados Unidos, Japón y Alemania. Brasil ocupa el lugar 11 en el ranking, superando a Rusia, Corea del Sur e India. En Estados Unidos, el número de millonarios se retrajo el año pasado, pasando de 3,104 millones a 3,068 millones (1,2 por ciento menos), y en el Reino Unido cayó de 454 mil en 2010 a 441 mil en 2011, un descenso de 2,9 por ciento.
Los millonarios brasileños están por lo general vinculados al negocio de los commodities. Entre ellos destacan Elke Batista, Antônio Ermírio de Moraes (Grupo Votorantim), Abílio Diniz (Grupo Pão de Açúcar) y la familia Moreira Salles (Banco Itaú Unibanco). Liu Ming Chung, brasileño de origen chino, es a su vez dueño de una fortuna superior a los mil millones de dólares. Batista sigue siendo el brasileño más rico entre los ricos, a pesar de que abandonó esta semana la lista de los 20 más poderosos del planeta luego de que las acciones de una de sus empresas, la petrolera OGX, perdieran más de la mitad de su valor en la Bolsa de San Pablo.
Según la consultora Economática, en junio las siete empresas de Batista con acciones negociadas en la bolsa acumularon una pérdida patrimonial de más de 10.000 millones de dólares, y 5.000 millones más en el resto del año. En la lista de millonarios de la agencia Bloomberg, Batista perdió siete lugares en dos días, pasando del lugar 14 al 21. La revista Forbes lo había situado en el séptimo puesto de su escala cuatro meses atrás, en marzo, pero lo pasó ahora al 46, al evaluar que su fortuna se redujo de 30.000 a 15.000 millones de dólares.

Campesinos paraguayos rechazan venta de tierras a dueños ilegales

Deja un comentario


LUNES, 23 DE JULIO DE 2012

PL

Organizaciones campesinas paraguayas rechazaron un proyecto del gobierno que permitiría vender tierras sujetas a expropiación a quienes las adquirieron ilegalmente o en forma irregular.

La Liga Nacional de Carperos (campesinos sin tierras que viven en carpas) y la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas se opusieron a una propuesta de Federico Franco, quien asumió la presidencia de la República tras la destitución de Fernando Lugo.
De acuerdo con lo informado, Franco dijo que se ayudaría a los pobres vendiendo a precio de mercado tierras estatales, situadas en la planicie del Chaco y en los departamentos de Concepción y Amambay, generalmente dedicadas a la ganadería.
Pero, seguidamente agregó su criterio contrario a recuperar esos terrenos en manos de personas favorecidas por diversas maneras para entregarlos a los labriegos sin tierras, entre otros alegatos, porque no son especializados en la crianza y explotación del ganado.
Un elemento que nada gustó a los líderes campesinos es que, en las declaraciones de Franco, se reconoció la existencia de grandes extensiones de tierras de propiedad estatal, cedidas a acaudalados empresarios y hasta a un magistrado de la Corte Suprema de Justicia.
Eulalio López, de los “sin tierras” y Luis Agüero, secretario general de la mencionada Mesa Coordinadora de Organizaciones Campesinas, demandaron que el Estado debe recuperar totalmente esas propiedades malhabidas y distribuirlas a beneficiarios de una reforma agraria.
Aseguraron que esas tierras, inicialmente previstas para entrgarlas a las familias campesinas, están ahora en manos de personas extrañas y deben volver al Estado para su entrega a quienes sí las necesitan, y agregaron que los labriegos también pueden dedicarse a la ganadería.
La propuesta de ley de Franco, enviada al Congreso para su aprobación final, se convirtió así en otro punto de fricción en medio de una tensa relación entre el Ejecutivo y las miles de humildes familias enfrascadas en la lucha por un pedazo de tierra.

Paraguay,un mes después

Deja un comentario


LUNES, 23 DE JULIO DE 2012

Javier Rodriguez Roque (PL)

A lo largo de los últimos 30 días, el mediterráneo Paraguay se estremeció como si altas olas golpearan con fuerza mayúscula a unas inexistentes costas oceánicas.

El todavía joven proceso democrático que sustituyó a la larga noche de 35 años de dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989) sufrió un quiebre fatal con una suerte de golpe de Estado parlamentario destinado a desalojar del poder al presidente constitucional, Fernando Lugo, el pasado 22 de junio.
Una entente secreta de los dos grandes partidos tradicionales con otras fuerzas de derecha y el denunciado visto bueno de Estados Unidos, junto a importantes intereses económicos locales y transnacionales, destinó apenas poco más de 24 horas para llevar adelante un juicio político y la destitución de Lugo a sólo nueve meses de las próximas elecciones generales.
Un jefe de Estado electo por el voto popular que, de acuerdo a las investigaciones de opinión pública divulgadas en esos días, continuaba encabezando la aceptación de la población, contó para su defensa ante cargos presentados sin pruebas de apenas dos horas frente a un enfebrecido Congreso opositor.
La transmisión televisiva en directo de lo que estaba sucediendo permitió mostrar dos caras de aquel episodio: un sustituto de Lugo ya presente en los pasillos del Congreso, quien apenas debió esperar unos minutos para ceñirse la banda presidencial, y una multitud en la plaza contigua protestando por el golpe y contenida por miles de efectivos policiales y militares.
Todo fue posible debido al acuerdo alcanzado por el opositor Partido Colorado con el sector del Partido Liberal Radical Auténtico que hasta ese momento formó parte de la coalición de gobierno, mediante el cual un Ejecutivo liberal estará en el poder hasta agosto del 2013 para dar paso al nuevo Presidente que sea elegido.
La facilidad conque se desarrollaron los acontecimientos para los conjurados al lograr cierto nivel de sorpresa en el orden interno no resultó nada parecido al rechazo cosechado a nivel internacional que aún se mantiene.
Incluso una gestión de buena voluntad desarrollada por cancilleres de 11 países de Unasur viajó a Asunción para ayudar a evitar la ruptura de la institucionalidad democrática, pero sus esfuerzos no fueron atendidos por quienes ya habían decidido destituir a Lugo.
¿Qué sucedió en ese aspecto internacional durante los últimos 30 dias? Inicialmente, Cumbres de Jefes de Estado y Gobierno del Mercado Común del Sur (Mercosur) y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur)- instancias integracionistas a las cuales pertenecía Paraguay- sancionaron el golpe.
Los dos bloques, en reuniones separadas, determinaron la suspensión de Paraguay como Estado miembro hasta que el país retorne al camino democrático y, por lo menos, otros gobernantes hayan sido electos en los señalados comicios de abril del 2013 con toma de posesión en agosto del mismo año.
El cese del suministro de petróleo en condiciones muy favorables por parte de Venezuela que cubría el 30 por ciento de las necesidades paraguayas, fue inútilmente minimizado por los gobernantes que, desde siempre, atacaron con artillería pesada al presidente Hugo Chávez a pesar de la abultada deuda existente con Caracas por la factura del crudo.
Aunque se evitaron sanciones económicas perjudiciales para la población fue imposible evitar que las determinaciones tuvieran un impacto grande en los vínculos de distinto tipo existentes con las naciones suramericanas y con otras del Continente.
Un número importante de las sedes diplomáticas de los Estados con los cuales la nación tiene relaciones quedaron huérfanas de embajadores, pues fueron retirados por sus respectivos gobiernos, muchos de los cuales no reconocen a Federico Franco, el actual ocupante del Palacio de López.
Franco volvió sus ojos hacia Estados Unidos y hacia la débil Organización de Estados Americanos (OEA) buscando apoyo para salir del apuro, pero aunque ambos le respondieron positivamente, eso nada influyó en su aislamiento, pues se trata de un gobierno reconocido públicamente apenas por otros tres, todos de fuera del área latinoamericana y caribeña.
Una delegación del Parlamento Europeo, en la cual tenía cifradas muchas esperanzas, pasó por Asunción casi sin penas ni glorias, aunque no dejó de calificar de expedito el juicio a Lugo y remitió para el plenario de septiembre próximo una resolución, ” si se llega a adoptar”, como dijo su jefe.
A la hora de escribir estas líneas, la cancillería paraguaya lanza campanas al viento asegurando que se frustró cualquier intento de una sanción por la OEA, aunque será la próxima semana que se celebre la sesión donde se adoptarán los acuerdos definitivos.
El panorama interno también está plagado de preocupaciones para los ejecutores del desalojo de Lugo del poder.
La economía registrará, según se informó ya oficialmente, un importante retroceso de 2,9 por ciento, las inversiones extranjeras no están precisamente en su mejor momento y algunas de ellas, como la propuesta por la empresa canadiense Río Tinto, productora de aluminio, se considera una verdadera cesión de la soberanía por las facilidades que exige.
Los problemas provenientes del injusto sistema de tenencia de la tierra se ven multiplicados ante la decisión oficial de no tocar ni una hectárea de los enormes latifundios, en buena parte malhabidos, que reclaman las decenas de miles de familias campesinas sin tierra, al borde del desespero.
La “limpieza” de empleados y funcionarios del gobierno anterior que se está llevando a cabo en todos los organismos es un mentís a las promesas de evitar represalias por razones políticas o ideológicas.
Otro elemento a tomar en consideración es la reorganización en curso de las fuerzas de izquierda y el surgimiento de nuevas estructuras de lucha pacífica que comienzan a hacerse sentir en las calles.
Este es el Paraguay a la vista apenas 30 dias después de que se dijera adiós, por lo menos por el momento, al hilo democrático, roto en el hemiciclo parlamentario.

La crisis mundial también se siente en la economía local

Deja un comentario


LUNES, 23 DE JULIO DE 2012

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

Las autoridades de la zona euro aprobaron un rescate de la banca española por 100.000 millones de euros a cambio de un gravoso ajuste que supone aumentar el IVA del 18 al 21%, los mismos niveles que ese tributo tiene en la Argentina, y que como sabemos afecta en mayor medida a los sectores de menores ingresos de la sociedad.

Esa ofensiva contra el gasto social también se concentra en los trabajadores, ya que se presiona para profundizar las reaccionarias medidas que viene asumiendo el Partido Popular en la gestión del Estado Español, ahora reduciendo los subsidios al desempleo, el que se acerca al 25%, y si se considera solo la demanda laboral juvenil al 45%.
La decisión del ajuste está legitimada por el Parlamento, de una mayoría de derecha recientemente electa en castigo a la previa gestión de la socialdemocracia (¿izquierda?), gobernante durante las primeras manifestaciones de la crisis.
Tratamiento político sobre la crisis
Es importante destacar como la institucionalidad europea, con larga tradición democrática y puesta de ejemplo por su “Estado benefactor”, es la que aboga por el ajuste, más allá de declaraciones de fracciones que son corresponsables de la situación de crisis, y especialmente del ajuste, que tiene historia y no empezó ahora con la derecha en el gobierno.
Terminar con el Estado benefactor es la tarea del capitalismo contemporáneo, que solo se justificó mientras el mundo era bipolar, no ahora, luego de la caída del socialismo en el este europeo.
Vale destacar que el ajuste continúa siendo resistido en España con masivas movilizaciones que incorporan otra opinión política sobre el tratamiento de la crisis.
Los partidos del sistema, sean la derecha (PP) y la izquierda (PSOE), tanto como sus organizaciones sociales y sindicales vinculadas y/o asociadas, son responsables de la política que desemboca en la crisis actual. El otro actor es la movilización popular, que incluye por cierto a organizaciones políticas y sociales de izquierda.
Son elementos para considerar el carácter político de la crisis, la que no solo puede definirse por sus facetas económicas o financieras.
Las movilizaciones intentan llamar la atención sobre la crisis desde otra perspectiva, donde lo que predomina es el NO al ajuste, sin quedar muy en claro cuáles son los SI para sustentar un programa alternativo al hegemónico capitalista en curso.
El NO es algo que se generaliza en el movimiento de indignados que recorre el mundo. De hecho, presenta una situación similar a los NO del reclamo sustentado en las movilizaciones en torno al 2001 en nuestro país.
El interrogante es si esas movilizaciones pueden torcer el rumbo del ajuste y la regresiva reestructuración en Europa y encaminar un rumbo de cambio político, asunto esencial para pensar en otro desarrollo económico.
Las clases dominantes sugieren profundizar el rumbo neoliberal, de apertura y cambios estructurales del orden capitalista, contra el trabajo y a favor del capital y la seguridad jurídica de las inversiones. Otra variante es la “tercera vía”, que en su momento difundió el laborismo inglés y los demócratas estadounidenses, como rumbo entre el “salvajismo ortodoxo” y la socialdemocracia tradicional de los gloriosos treinta años (1945-1975).
Es interesante destacar la aparición del “otro” en la lucha política (de clases se decía en otra época). Ese otro es el sujeto movilizado. No solo hay disputa de proyecto en el marco del capitalismo, sino nuevas búsquedas sin precisiones, tal como ocurría en un largo ciclo que se reconoce desde la aparición del Manifiesto Comunista hasta la caída del socialismo en el este de Europa. He ahí el dato relevante de la época.
Una conclusión (muy rápida a mi criterio) que se venía construyendo en el último tiempo era que la salida de la crisis suponía una mayor ofensiva de las derechas, y con ella el restablecimiento del programa de apertura y liberalización de la economía, algo que se materializaba, por ejemplo, con los gobiernos tecnócratas en Grecia e Italia.
Se enfatizaba esa opinión luego de la reciente votación griega, que desplazó a un segundo plano a las expresiones electorales de la resistencia, el Syriza (la izquierda radical asociada al movimiento altermundialista) y el KKE (los comunistas, liderando buena parte del sindicalismo clasista).
Lo que no se vislumbra, más allá de los matices de las proposiciones de la resistencia griega, es que estas propuestas instalaron en el debate programático medidas como la auditoria de la deuda y el rechazo a los salvatajes con cláusula de ajuste, algo que recordó por estas horas el economista heleno Costa Lapavitsas, de paso por la Argentina. (1)
Pretendo enfatizar que no solo existe la mentada ofensiva de la derecha, sino también la irrupción de los NO y en forma emergente de los SI, los que comienzan a constituirse en programa de un sujeto transformador en formación.
Es un proceso que se desarrolla en un ciclo de luchas sociales y políticas que supone una nueva experiencia humana, que aprende del pasado y renueva la perspectiva, sin las certezas de otras épocas, pero en la búsqueda de nuevos horizontes emancipadores. De ello da cuenta la realidad nuestramericana de este comienzo del Siglo XXI.
El ejemplo regional, entre la producción y la política
El interés del profesor griego en el acontecer de la región latinoamericana se asocia al aprendizaje que puede obtenerse de los cambios políticos ocurridos, ya que es impensable repetir en cualquier territorio y condiciones, unas políticas, que están asociadas a determinada estructura económico-social y productiva.
Para ser concretos, Grecia no tiene soja, ni la diversidad y extensión de recursos naturales que nutre a Sudamérica. ¿Cuál es la base productiva para pensar políticamente una superación alternativa de la crisis griega, española o europea, e incluso mundial?
Queda claro con las movilizaciones que los pueblos rechazan el ajuste, y que muchos teóricos, políticos o militantes extra continentales miran hacia nuestramérica en búsqueda de inspiración, ya que nuestros países ofrecen una evolución macroeconómica que en apariencia la aleja de los problemas que hoy presentan países del norte desarrollado.
Digo en apariencia, porque el crecimiento económico esconde en el diagnóstico el fenómeno de la crisis. Buena parte del crecimiento regional está condicionado al alza de los precios de exportación de nuestros países, los que se explican por la crisis. (2)
Ni el oro, ni el petróleo o la soja expresan subas de precios por cambios en la productividad de sus ramas específicas, sino por imperio de multiplicidad de crisis, entre las que destaca la alimentaria, la energética o medio ambiental, los problemas financieros, especulativos y de mercado.
Es más, ahora empieza a sentirse en forma directa el impacto de la crisis, con la desaceleración de Brasil e incluso de China e India; tres motores del fenómeno “emergente” de los últimos años.
Las autoridades argentinas explican la caída de la producción local por la baja en la demanda brasileña, especialmente de automotores, adonde se dirige la mitad de la producción automotriz del país.
En efecto, el INDEC informa que en mayo 2012 la producción se retrajo un 0,5% contra el mismo mes del 2011 (3), un leve crecimiento del 0,2% contra el mes de abril del 2012, y una evolución del 3% para el año transcurrido, bastante menos que el crecimiento del 2011 y lo previsto en el Presupuesto para el 2012 en curso.
Los registros del INDEC, dan cuenta de 360.000 puestos de trabajo perdidos durante el semestre transcurrido desde octubre del 2011 a marzo del 2012, con la consecuente suba de la tasa de desempleo respecto del registro trimestral previo.
La situación más delicada, según las cifras oficiales, se presentan en la retracción industrial. La contracara es el agro, con precios record de las comodities, especialmente el maíz y la soja. Más allá de los datos del crecimiento o la desaceleración, se confirma el sentido del modelo productivo y de desarrollo extractivista, acompañando la tendencia de la demanda mundial. Se confirma una producción local para el mercado mundial, lo que condiciona a la baja los salarios.
Sea para aquellos que analizan desde afuera la realidad de cambio político en la región, o incluso para el pensamiento de nuestros pueblos, la mirada no debe colocarse solo en la producción, o en lo económico propiamente dicho, sino y principalmente en la política, en las condiciones subjetivas de lucha política que motorizan las mutaciones en la región.
Es un debate no cerrado, en especial sobre los beneficios, o no, de la orientación esencialmente extractivista del modelo productivo generalizado en nuestra región, más allá de definiciones a la derecha o a la izquierda de los gobiernos. (4)
Precisamente, en estas horas se discute en Paraguay la base económica y productiva (sojera) del golpe institucional, que a horas del ilegitimo acontecimiento de desplazamiento de Lugo, el viejo nuevo régimen aprobó trascedentes medidas para la difusión de los transgénicos en el agro y consolidó posiciones de transnacionales en la actividad económica.
La reflexión apunta a pensar que haber favorecido y fortalecido en Paraguay en estos años la economía extractivista, contra otras formas de producción agraria, sea campesina, indígena, cooperativa, o de producción familiar, es parte de la desmovilización popular en el sustento de un cambio estructural.
Nuestros comentarios apuntan a destacar el papel de la política y la construcción de sujetos organizados y movilizados por objetivos de cambio estructural, de modelo productivo y de desarrollo. No hay economía al margen de la política, ni viceversa.
El que no llora no mama, pero…¿cuál es el rumbo del reclamo?
Quizá convenga, a propósito de lo dicho, reflexionar sobre el tema del pago del aguinaldo a los estatales de la Provincia de Buenos Aires.
Más allá de las disputas en el gobierno, entre CFK y Scioli, fue la movilización de estatales, judiciales, médicos o docentes los que indujeron una “solución”, la que se ejecutará con aportes de la ANSES y el endeudamiento del estado bonaerense.
Convengamos que es una solución a medias, porque en el camino queda el compromiso público de cancelar las nuevas deudas públicas, lo que puede significar nuevas propuestas de ajuste al salario de los estatales o al gasto social, ya que sería una gran sorpresa que el tema se resolviera con reformas progresivas del régimen tributario.
Se sugiere en discursos oficiales que el “modelo resuelve más que la protesta”. Lo reiteró la presidenta en varios discursos, especialmente con los sindicalistas empresarios de la “nueva CGT”. La realidad demuestra lo contrario, dando la razón que asiste al tango cuando frasea que “el que no llora no mama”.
La coyuntura mundial, regional y local evidencia que la crisis continúa y se profundiza, afectando a los sectores más desprotegidos, que son los mismos que salen a las calles reclamando en contra del ajuste, y que en algunos casos empieza a dotarse de un programa en otro sentido al hegemónico.
¿En qué sentido? Ese es uno de los problemas, ya que el rumbo alternativo a la crisis capitalista no está delineado a priori. Lo llaman socialismo en Cuba, en proceso de renovación; socialismo del siglo XXI en Venezuela, en situación de discusión permanente, especialmente ahora en época electoral; o socialismo comunitario en Bolivia, recogiendo la tradición de organización y cultura comunal en el altiplano.
No es tanto el problema sobre como se lo denomina, sino el sentido de las medidas que se asumen.
El problema no es crecer o no crecer, sino qué, cómo, con quién y para quién producir; qué necesidades se pretende satisfacer. La cuestión es el contenido y objetivo del orden económico, social, político y cultural que se propone.
La discusión es de orden civilizatorio.
Notas:
1) Lapavitsas destacó “el éxito de la renegociación de la deuda argentina luego del 2001” tal como puede leerse en el sitio en internet del Ministerio de Economía, con foto de Hernán Lorenzino y el profesor de Economía y Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Londres.
2) No es solo por el comercio internacional, ya que buena parte del crecimiento industrial (automotores, por ejemplo), de la construcción, o de los planes sociales, se asocian al superávit comercial o fiscal que genera la situación de elevados precios de los bienes de exportación. El consumo y la inversión en crecimiento no es ajena a la evolución extractivista del comercio exterior.
3) INDEC. Estimador mensual de actividad económica, al 20/7/2012 (consultado el 21/7/12) en: http://www.indec.mecon.ar/

4) Venezuela o Colombia; Chile o Bolivia; Argentina, Brasil, Paraguay o Uruguay, con diferencias o matices políticos en sus gobiernos, todos definen en el extractivismo la base de la acumulación económica.

Masacres en Estados Unidos: ¿Por qué?

Deja un comentario


LUNES, 23 DE JULIO DE 2012

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)
“Prefiero despertar en un mundo donde Estados
Unidos sea proveedor del 100 % de las armas
mundiales”.
Lincoln Bloomfield, funcionario del Departamento
de Estado de Estados Unidos.

En estos días murieron 12 personas en una balacera en Estados Unidos, y alrededor de 50 resultaron heridas. Lo cierto es que ya no resulta novedad la noticia de una masacre en ese país. Lo curioso a tener en cuenta en estos casos es su modalidad: un “loco” que se pone a matar gente a diestra y siniestra, armado hasta los dientes, en medio de una escena de aparente tranquilidad ciudadana. Estamos tan habituados a eso que no nos sorprende especialmente. Si el mismo hecho ocurriera, por ejemplo, en una nación africana o centroamericana serviría para seguir alimentando su estigmatización como “países pobres y, fundamentalmente, violentos”. Allí, en el Sur del mundo, la violencia y la muerte cotidiana adquieren otras formas: no hay “locos” que se broten y produzcan ese tipo de masacres; la muerte violenta es más “natural”, está ya incorporada al paisaje cotidiano, recordando que muere más gente de hambre -otra forma de violencia- que por proyectiles de armas de fuego.

La repetición continuada de estos sucesos tremendamente violentos obliga a preguntarse sobre su significado. Si bien es cierto que en muchos puntos del planeta la violencia campea insultante con guerras y criminalidad desatada, luchas tribales o sangrientos conflictos civiles, no es nada común la ocurrencia de este tipo de matanzas, con esa forma tan peculiar que la potencia del Norte nos presenta casi con regularidad. Si ocurren, como sucedió hace un año en Noruega, constituyen una catástrofe nacional. En Estados Unidos, por el contrario, ya son parte de su estampa social “normal”.
Explicarlas sólo en función de explosiones psicopatológicas individuales puede ser una primera vía de abordaje, pero eso no termina de dar cuenta del fenómeno. Sin dudas que quienes la cometen, quienes terminan suicidándose en muchos casos, pueden ser personalidades desestructuradas, psicópatas o psicóticos graves; simplemente “locos” para el sentido común. ¿Pero por qué no ocurren también en los países del Sur plagados de guerras internas y armas de fuego, donde la cultura de violencia está siempre presente y las violaciones a los derechos humanos son el pan nuestro de cada día? ¿Por qué se repiten con tanta frecuencia en la gran potencia? Ello habla de climas culturales que no se pueden dejar de considerar. La violencia no es patrimonio de las “repúblicas bananeras”, en absoluto, aunque cierta versión peliculesca -estadounidense, por cierto- nos intente acostumbrar a esa visión.
Ese patrón de violencia fenomenal que desencadena periódicamente masacres de esta naturaleza no es algo aislado, circunstancial. Por el contrario, habla de una tendencia profunda. La sociedad estadounidense en su conjunto es tremendamente violenta. Su clase dirigente -hoy por hoy, clase dominante a nivel global- es un grupo de poder con unas ansias de dominación como jamás se vio en la historia, y el grueso de la sociedad no escapa a ese clima general de violencia, entronizado y aceptado como derecho propio.
Exultante y sin la más mínima sombra de duda o recato el por ese entonces candidato a representante de Washington ante Naciones Unidas John Bolton, en el 2005 y en medio del clima de “guerras preventivas” que se había echado a andar luego de los atentados de las Torres Gemelas, pudo decir que “cuando Estados Unidos marca el rumbo, la ONU debe seguirlo. Cuando sea adecuado a nuestros intereses hacer algo, lo haremos. Cuando no sea adecuado a nuestros intereses, no lo haremos”. Es decir: la gran potencia se arroga el derecho de hacer lo que le plazca en el mundo, y si para ello tiene que apelar a la fuerza bruta, simplemente lo hace. Esa es la cultura estadounidense. El vaquero “bueno” matando indios “malos” cuando lo desea; así de simple.
Estados Unidos ha construido su prosperidad sobre la base de una violencia monumental (por cierto, como todas las prosperidades de los imperios: a la base siempre hay un saqueo. La propiedad privada es el primer robo de la historia). La Conquista del Oeste, la matanza indiscriminada de indígenas americanos, el despojo de tierras a México, la expansión sin límites a punta de balas, el racismo feroz de los anglosajones blancos contra los afrodescendientes -con linchamientos hasta no hace más de 50 años y un grupo extremista como el Ku Klux Klan aún activo al día de hoy- o el actual racismo contra los inmigrantes hispanos legalizado con leyes fascistas, toda esa carga cultural está presente en la cultura estadounidense. Único país del mundo que utilizó armas nucleares contra población civil -no siendo necesarias en términos militares, pues la guerra ya había sido perdida por Japón para agosto de 1945, cuando se dispararon-; país presente en forma directa o indirecta en todos los enfrentamientos bélicos que se libran actualmente en el mundo, productor de más de la mitad de las armas que circulan en el planeta, dueño del arsenal más fenomenal de la historia con un poder destructivo que permitiría hacer pedazos la Tierra en cuestión de minutos y productor de alrededor del 80% de los mensajes audiovisuales que inundan el globo con la maniquea versión de “buenos” versus “malos”, Estados Unidos es la representación por antonomasia de la violencia imperial, del desenfreno armamentístico, del ideal de supremacía. Las declaraciones de Bolton citadas más arriba no pueden ser más elocuentes.
Su símbolo patrio, el águila de cabeza blanca, lo pinta de forma cabal: ave rapaz por excelencia, muchas veces se alimenta de carroña o robando las presas de otros cazadores, conducta “ladrona” que llevó al padre de la patria Benjamin Franklin a oponerse vehementemente a la designación de este animal como representación del país. [El águila blanca] “no vive honestamente. Por haraganería no pesca por sí misma. Ataca y roba a otras aves pescadoras”, escribió indignado fundamentando por qué no debía ser esa ave el símbolo nacional. Obviamente, sus ideales no triunfaron.
Lo que sucedió estos días en el estreno de la película de Batman, repetición de dramas más o menos similares en estos años, es consecuencia natural -y ¡obligada!, se podría decir- de una historia donde la apología de la violencia y de las armas de fuego está presente en los cimientos de su sociedad. “El derecho a poseer y portar armas no será infringido”, establece tajante la segunda enmienda de su Constitución. Para salvaguardar este derecho y “promover y fomentar el tiro con rifle con una base científica”, en 1871 se fundó la Asociación Nacional del Rifle, hoy día la asociación civil más vieja del país, con cuatro millones de miembros y treinta millones de allegados y simpatizantes. Por lo que puede apreciarse, la pasión por las armas (¿por la muerte?) no es nueva. Las masacres son parte fundamental de la historia de Estados Unidos.
De acuerdo con informaciones de la organización Open Secrets, en los últimos años distintas instancias que buscan restringir las armas de fuego han invertido alrededor de un millón y medio de dólares en sus campañas, en tanto la Asociación Nacional del Rifle para ese mismo período ha cabildeado gastando más de diez millones de dólares para mantener intocable la segunda enmienda.
Si es cierto, como dijera Freud, que no hay real diferencia entre psicología individual y social, porque en la primera está ya contenida la segunda, la “locura” del joven asesino de estos días no es sino la expresión de una cultura de violencia que permea toda la sociedad estadounidense haciéndola creer portadora de un “destino manifiesto”. Pero la realidad es infinitamente más compleja que vaqueros “buenos” contra indios “malos”.

Crece 376% tasa de homicidios de niños y jóvenes en Brasil en 30 años

Deja un comentario


jueves, 19 de julio de 2012

XINHUA

La tasa de homicidios de niños y jóvenes con edades entre 1 y 19 años creció 376 por ciento en Brasil en las últimas tres décadas, apuntó el Mapa de la Violencia 2012, divulgado ayer con base en datos del ministerio de Salud.

El estudio fue realizado por el Centro Brasileño de Estudios Latinoamericanos (Cebela) y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).
El levantamiento compara los números de 1980 con los de 2010 y apunta que, actualmente, los asesinatos poseen el mayor peso entre los factores externos que provocan las muertes de jóvenes en el país.
En 2010, los factores externos, que incluyen asesinatos, accidentes y suicidios, representaban 26,5 por ciento de las muertes en las personas entre 1 y 19 años, cuando en 1980 eran sólo 6,7 por ciento del total.
Los asesinatos representaban en 2010 un 43,3 por ciento del total, seguidos por los accidentes de transporte, con 27,2 por ciento.
El estudio muestra que las muertes crecieron aún más en la primera década del siglo XXI.
La tasa de asesinatos de personas entre 1 y 19 años, que era de 11,9 por cada 1.000 en el año 2000, subió a 13,8 en 2010.
En el período fueron asesinados más de 84.000 jóvenes, apuntó el Mapa de la Violencia.
Entre los estados, Alagoas y Espirito Santo, ambos en la región noreste, lideraron la tasa de asesinatos de jóvenes en 2010, con 34,8 y 33,8 cada 100.000, respectivamente.

Publicado por ARGENPRESS

Older Entries

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 124 seguidores