miércoles, 18 de julio de 2012

Ángel Fernández Schejtman (especial para ARGENPRESS.info)
Lo más escandaloso que tiene el escándalo es que uno se acostumbra.
Simone De Beauvoir

Una vez más, el Paraguay sacude silenciosamente el panorama político/social de la región. Una vez más, pasa lo dramático sin “alterar” la extraña calma asunceña, recuerdo de aquella “calma” strosnista de la última época del sangriento dictador, en que escenificaba burdamente el sainete de la democracia.

En aquellos tiempos el partido Liberal, oficiaba de parttener, cual participe necesario del delito, ofrecía sin vergüenza su ficticio rol de partido opositor al “orden” cerrado del partido único.
También en ese entonces, las votaciones se definían por el inevitable resultado de 49 a 1, igualito que la votación destituyente que derrocó a Fernando Lugo, faltando poco menos de nueve meses para las elecciones generales, que traerían el normal recambio presidencial.
Quienes sufrimos las distintas fases de la dictadura en Paraguay, sentimos de manera inevitable, volver a vivir el horror que al modo de las películas de terror psicológico, se viven escenas cotidianas, y la tensión llega a niveles insoportables, mientras los asesinos evitan que “las victimas” se ahuyenten, para que no ofrezcan resistencia, para que no griten pidiendo socorro.
Esta maniobra golpista, trae aparejado un caudal de información e insumos, que debemos recoger de manera rigurosa, a fin de establecer el mecanismo operativo de las operaciones de la llamada Guerra de IVº Generación. Sistema novedoso, con la aplicación de instrumentos de alta tecnología comunicacional, de captación y manejo de la opinión pública, intervención de alta tecnología informática, sobornos y corrupción. Todo esté plexo, tiene como actores “participes necesarios”, a fiscales, jueces y policías, este tipo de nuevos golpes suaves, siempre tienen su punto de inflexión en un hecho de sangre.
Provocación Violenta
Estamos amenazados por el golpismo, esta caterva de sediciosos agitan el fantasma de la guerrilla, cuando en realidad los que detentan los mecanismos represivos son ellos, han demostrado que no les tiembla el pulso a la hora de matar, la operación encubierta de matanza y confusión de Curuguaty, dejo en blanco sobre negro como juegan estos desalmados.
El discurso patriotero, xenófobo discriminador, busca minar todos los puentes de relación entre el Pueblo Paraguayo y los miembros de la Patria Grande. Hacia el interior la constante provocación, haciendo elogios a la Dictadura Strossnista la reivindicación del asesino Montanaro, el insulto y amenaza a las Victimas de la Dictadura, es un elemento más que busca generar la respuesta indignada, para disfrazarla de violencia guerrillera, ya sabemos, que cuando los más vulnerables alzan la voz, los tendotás muestran esto como intolerancia y amenaza. En seguida recurren a llenarse de guardaespaldas pagados por el Estado, mientras al Pueblo lo roban en la esquina para sacarles un par de zapatillas, ellos pasan con sus 4×4 pisando cabezas.
“La vieja historia de la “Paz y Tranquilidad”
No es escindible, de esta nueva ofensa al Pueblo Paraguayo, de aquella metodología sembrada por el terror de la sangrienta dictadura, esta siembra ha calado hondo en el inconsciente colectivo.
Los ávidos actores del elenco permanente del sector minoritario, manejan a su antojo las fuerzas policiales, judiciales y comunicacionales. Durante este breve descanso que se han tomado, se “aggiornaron”, permitieron que un actor emergente les ganara las elecciones, esperaron el momento adecuado en que sus internas se resolvieran y simplemente lo echaron.
Les resulto tan sencillo, que embriagados de impunidad no cuidaron las formas, aunque por los intercisos se colaron las pruebas de la vil maniobra, como aquella en que el embajador de EEUU, llama al teléfono de un senador para exigirle que le den más tiempo de defensa a Lugo, caso contrario le resultaría muy difícil conseguir el rápido reconocimiento a los golpistas de parte del gobierno de Obama. La parte risible, si no fuera por lo trágico, es que el senador que recibió el llamado no estaba en la rosca, y salió a defenestrar al embajador haciendo gala de patrioterismo y manifestando “que le mando a la mierda al embajador, el Paraguay es soberano!!!”.
Otro participe necesario es el Presidente Lugo, desde que asumió el gobierno nunca abandono la disciplina monástica de practicar la política del péndulo, siempre se definió como un eje conciliador, como le gusta definirse, “el agujero del poncho” equidistante de las fuerzas del poder concentrado, en definitiva su mismo origen frustró una oportunidad inigualable del Pueblo Paraguayo, para menguar un poco la opresión y frustración que arrastra desde el fondo de los tiempos. Es de resaltar también, que algunos pasos fundacionales fueron dados en el buen sentido, aunque falta mucho para hacerlos sólidos, por lo menos se han planteado. Como dijo Eduardo Galeano: “…dio algunos tímidos pasos, para cambiar la realidad de los más desprotegidos”.
Quedó claro, que con los poderes concentrados no se puede consensuar, ellos toman como debilidad cualquier intento de consenso, por lógica nunca vieron menguado su poder, ni sus privilegios, al tener la impunidad garantizada se tornan en un Poder omnipresente, verdaderos dueños del Paraguay.
Mientras esto no cambie, el destino de grandeza del Paraguay quedara suspendido, sin visos de realizar los mejores sueños de tantos paraguayos y paraguayas bien nacidos.
El Silencio, siempre el silencio
Callar lo innombrable, arreglos de anillos íntimos, siempre de espaldas al Pueblo, ese es uno de los males que sufre la castigada población del Paraguay. El paralelismo con el síndrome de la mujer golpeada; no solo debe soportar el castigo, si no que debe callar.
Por eso el sapukay liberador como alivio repentino, también es esperanza.
No solo callan los enemigos de lo Justo, también impone silencio el circulo intimo del Presidente Lugo, ante la publicación del ensayo de autocrítica realizado por López Perito, que fue un soplo de aire puro, una acción en el camino correcto. Rápidamente fue acallado, otra vez silenciado, cuando lo que se esperaba luego de ese acto de Justicia, era que el “anillo intimo” se pusiera junto a la Gente en las calles, en el campo, que acudieran en ayuda y contención de los masacrados de Curuguaty.
Nada de eso ha sucedido por el contrario, los conductores/dirigentes atienden en oficinas, dan turno, elijen a quien si, a quien no. Se pretenden electores del futuro sin asumir cabalmente sus errores. Es de esperar que luego del trauma, se pongan a la altura de las circunstancias, que se integren al Pueblo que los eligió, que no repitan la perversión de considerar que el “cargo” los coloca en un rango superior, que rompan de una vez con la cultura del Jefe omnipotente, que vuelvan al camino de humildad.
Solo el Pueblo salvara al Pueblo
Mucho ha costado la Democracia en Paraguay, hay anticuerpos sociales que resisten dignamente esta vil maniobra apatrida, el Pueblo es conciente de la importancia de hacer valer sus derechos de no renunciar a su Soberana Voluntad expresada en el voto que consagró a Fernando Lugo, hasta el último día de su mandato.
Por eso somos muchos, los que seguiremos luchando, hasta conseguir que sea restituido en la Presidencia de la Nación que para eso el Pueblo lo voto.
Fuerza Paraguay!!!

Ángel Fernández Schejtman es víctima de la dictadura Strosnista- 1974/1975 –Investigaciones Fundador del Foro Intergeneracional, Militante Social.

Publicado por ARGENPRESS

About these ads