miércoles, 18 de julio de 2012

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

Sin llegar a filósofo, el viejo profesor universitario decía a sus alumnos: “la verdad pura no existe, como no existen lo objetivo y lo neutral. Esos son inventos de la prensa comercial, para disimular su verdadero rol”. Agregaba: según Lenin, la verdad VERDADERA es, por si sola, revolucionaria. No hay nada más subjetivo que la objetividad. Y no se puede ser neutral en una sociedad que lucha por sus derechos más elementales.

La explicación del viejo profesor era en torno a la verdad, la objetividad y la neutralidad; tres de las “virtudes” que debía tener cualquiera que se decidiera por el viejo periodismo, de manera especial, si uno era el periodista, de antaño. Preguntaba: ¿conocen ustedes alguien que sea dueño absoluto de la verdad? Ponía ejemplos: ¿Han escuchado ustedes que la única religión verdadera es la católica, apostólica y romana? Preguntaba: ¿y por qué los Papas se han reunido con los más altos representantes de las iglesias ortodoxas y la musulmana, y han pedido que se unan todas, contra el ateísmo?
Por si acaso, alguno (na) no le había entendido bien, agregaba: ¡No conozco de un periodista que escriba prescindiendo de sus puntos de vista ideológicos, doctrinarios, de la línea oficial del medio, de sus quereres y animadversiones! Cuando uno escribe, se puede ser objetivo o no; si está escribiendo desde sus puntos de vista. Sostener que el periodista debe ser neutral es una aberración sin nombre; algo que una persona medianamente culta no puede pasar por alto.
Y, el viejo profesor, sin quererlo, desataba un verdadero debate en clase, sobre estos temas; que, para un periodista de la vieja data, es como el catecismo periodístico. No faltaba quien le recordaba al viejo profesor que lo primero que se le decía al periodista que llegaba a un medio comunicacional (en esos tiempos, la prensa impresa, era la única que existía) es que debe ser neutral, objetivo y estar muy cerca de la verdad. Pero: ¿la objetividad de quién, para qué? Acaso no hay muchas verdades. Por ejemplo, una es la verdad de la hojita dominical que se reparte en las iglesias católicas, cada domingo; y otra, muy distinta, la de un marxista; o de quien, sin ser marxista, es honrado a carta cabal.
Fui al Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, a ver qué decían sobre la verdad. Y, a más de ser uno de los vocablos que más definiciones tenía (más de una página, a doble renglón) la verdad es que hay muchas verdades. ¿Cuál es la verdad de los medios sipianos?: ”la conformidad de las cosas con el concepto que de ellas forma la mente” O esta otra, de las muchas definiciones que da el Diccionario: “conformidad de lo que se dice, con lo que se siente o se piensa” O simple y llanamente, lo que decía Goebells, del nazi fascismo: “La verdad es la mentira repetida mil veces”
Pongamos el caso de Siria y de lo que han transmitido, estos días, los medios sipianos (de la SIP-CIA) Según ellos, el Gobierno del flaco, señor Assad, es de caníbales. Le acusaron de muchas muertes, especialmente de niños y niñas. Pregunto: ¿para qué matar a aquellos inocentes? ¿Para qué un gobierno mata a niños y niñas?. Según el Consejo Opositor de Siria, que funciona en Londres, “debe invadir la OTAN (que no tiene trabajo conocido, desde que se liquidó la URSS) igual que lo hizo en Irak, de Sadan Hussein; y de Libia, a fin de acabar con el carismático Gadaffi, el mismísimo que fue recibido, meses atrás, con todos los honores, por el señor Sarkosy, de la culta Francia.
Desde hace rato se viene diciendo que Siria, allá en el Medio Oriente, es víctima de una agresión mundial de los medios de comunicación privados y sus redes. ¿Por qué mundial? Y ¿por qué agresión? Trataremos más delante de precisar estos dos factores.
De acuerdo a nuestro punto de vista, se trata de una agresión comunicacional mundial. Contra Siria, la agresión tiene algunos años. ¿Recuerdan ustedes las alturas de Golán y la guerra de Israel que al fin se quedó con ese enclave? ¿Recuerdan todo lo que le pasó al antiguo Líbano y lo que les ha ocurrido a los palestinos, en la llamada Franja de Gasa? ¿Acaso hemos olvidado lo que les ocurrió y les ocurre a las familias de los palestinos por tratar de que se aplique la resolución de las Naciones Unidas, respecto de los dos estados: el judío y le palestino? ¿Quién tiene la bomba atómica? ¿Acaso no es que “se sospecha” que Irán está construyendo el elemento básico de una bomba atómica mientras Israel tiene varias? ¿Nos hemos olvidado que la culta Europa y los EE.UU. tienen miles de bombas atómicas; y nadie dice nada? ¿Nos hemos olvidado para y por qué nació la vieja OTAN, la misma que no dejó en sus vuelos “humanitarios” piedra sobre piedra de la vieja Libia?
La lucha del gran imperio del norte (Estados Unidos) de los imperitos (los europeos, con Gran Bretaña a la cabeza) y en el Medio Oriente (Israel y su Netanyahu) con el propósito de dominar ese sector del mundo (que está lleno de petróleo) que lo necesita. Hay una viejo pleito por resolverse; ¿acaso no les dice nada o mucho la destitución del viejo y canceroso Sha de Irán? ¿No les dice nada que el país de los ayatolas (Irán) tiene un lío pendiente con el gran imperio por aquello que pasó hace años, cuando invadieron la Embajada y retuvieron meses a sus empleados y trabajadores? ¿No están pidiendo la exhumación del cadáver de Yaser, porque presumen que fue envenenado en Paris?
Hay un viejo pleito que, en estos tiempos, el gran imperio y los imperitos y sus perros guardianes, quieren cobrárselo. Pero, esos países están llenos de petróleos. Y como lo dijo Galeano, si solamente sembraran espárragos, no les pasara nada. Están llenos de petróleos, de distintas clases. Y esos países quieren más y más petróleo, porque eso les significa que pueden seguir viviendo la “dulce vitta” que han tenido en los últimos tiempos; y que no es lo mismo que la “vida buena” que quieren nuestros indígenas, para todos. Hasta que esos paisitos de América Latina, quieren lo mismo. Por lo tanto “hay matar” a Chávez, a Correa, a Evo, a Ortega y a la mismísima Cristina, que todavía está OK.
Es decir, según Obama y la señora de Clinton, la invasión de Siria es cosa de la civilización “occidental y cristiana” Matan varios pájaros a la vez. Pregunto, ya que soy muy preguntón, ¿solo los jeques de Arabia Saudita o de Bahreim, son los únicos que pueden estar años de años en el poder, sin que les pase nada; y porqué el flaco señor Asaad? ¿Por qué este señor no les deja pasar a sus anchas a Irán, que también tiene petróleo y que le valió al señor Carter que no le reelijan cuando era Presidente de los EE.UU. de Norteamérica?
De paso, le quitan un dolor de cabeza permanente al señor Netanyahu, que él si puede ordenar que maten o detengan sin fórmula de juicio a palestinos (no importa la edad) con casa y todo. Y solo ellos pueden “castigar” (con torturas, como en Abu Graif o en Guantánamo) Porque para eso son el imperio que jamás le ha preocupado de la humanidad, como tal; mientras nos es útil, para seguir haciendo “buenos negocios”.

Pienso que, años atrás, el viejo profesor tenía razón. Los periodistas no escribimos lo que nos dicen que escriban. Eso es mentira. Escriben porque alguien les paga lo que escriben. O porque están de acuerdo con lo que escriben.

Publicado por ARGENPRESS

About these ads