LUNES 25 DE ABRIL DE 2011


Silvio González (PL)

Cuando los colonizadores españoles se acercaron al Río Bravo por el sur en 1581 vieron en el desierto dos cadenas montañosas con una abertura en su centro, a la que bautizaron como El Paso del Norte.

Allí más tarde se erigieron dos grandes ciudades fronterizas una llamada Ciudad Juárez en el estado mexicano de Chihuahua y justamente en la orilla opuesta nació El Paso, en Texas.

Entre ambas urbes forman un área metropolitana de dos millones y medio de habitantes donde del lado estadounidense los latinos son el 77 por ciento de la población, por lo que es considerada la ciudad fronteriza mayor del mundo.

La ciudad de El Paso en Texas

El Paso es la segunda ciudad más importante a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, después de San Diego.

El Paso cuenta con 775 mil 299 personas, según el último censo de 2010, con una densidad de 1,339.7 habitantes por kilómetro cuadrado.

Constituye la sexta ciudad más poblada de Texas y la vigésimo primera más habitada en Estados Unidos.

El 22,2 por ciento de su población total y el 19 por ciento de las familias latinas están por debajo del umbral de la pobreza.

En ese mismo indicador desfavorable se encuentran además el 29,8 por ciento de los menores de 18 años y el 19 por ciento de los mayores de 65, según las estadísticas oficiales.

Historia del Paso del Norte

Ciudad Juárez comenzó como una misión llamada Nuestra Señora de Guadalupe de los Mansos del Paso del Norte.

Su fundador fue Fray García de San Francisco el 8 de diciembre de 1659, pero ya en 1683 se le llamó Presidio Paso del Norte.

La fronteriza Ciudad Juárez se encuentra localizada en un extenso valle en la orilla mexicana del río Bravo frente a la vecina ciudad de El Paso, en el lado estadounidense.

Situada al norte de la capital del estado de Chihuahua, tiene una altitud de mil 144 metros sobre el nivel del mar, y un clima árido y desértico.

La ocupación del territorio de Nuevo México por los españoles, se asentó en el acta de posesión levantada en la región el 30 de abril de 1598.

La expedición armada estuvo al mando del adelantado Juan de Oñate y fue sometida inicialmente al régimen de las misiones franciscanas, pero después pasó al de los presidios o guarniciones militares, por motivo de los frecuentes enfrentamientos con los indios apaches.

En 1682 se fundaron cinco asentamientos al sur del río Bravo lo que permitió una concentración mayor de la población y en 1684 se creó la primera guarnición militar en esa zona.

Ya la ciudad era un conocido centro comercial por donde pasaba uno de los Caminos Reales de aquella época lo que implicaba el tránsito de cientos de jinetes y comerciantes mientras que la agricultura ganaba en apogeo, especialmente la industria vinícola.

Cuando México ganó su independencia de España en 1821 empezaron las hostilidades con Estados Unidos y en mayo del 1846, el Coronel Alexander Doniphan y sus tropas conocidas como “Los Voluntarios de Missouri” ocuparon El Paso del Norte y la ciudad de Chihuahua a principios del 1847.

Con la firma del Tratado de Guadalupe-Hidalgo, el 2 de febrero del 1848, se trazó arbitrariamente la frontera a lo largo del río y El Paso del Norte, por lo que la futura Ciudad Juárez devino en una localidad fronteriza según detalla el historiador W. H. Timmons en su libro “El Paso: Una Historia de las fronteras”.

En 1849 cuando se desata la Fiebre del Oro en California muchos se radican en la zona y en agosto de 1865 durante los enfrentamientos de los mexicanos contra los ocupantes franceses el patriota Benito Juárez se estableció en la ciudad durante casi un año.

Pronto, la villa adquirió prosperidad y en 1867 se comunica mediante diligencias con la capital del estado.

En 1882 se inaugura la estación del Ferrocarril Central que la une con la capital mexicana y ya para 1884 se instala por primera vez el telégrafo.

El 16 de septiembre del 1888, El Paso del Norte adquiere el nombre de Ciudad Juárez, y El Paso quedó en una pequeña villa por donde pasaba un ferrocarril en el extremo oeste del estado de Texas según relata el escritor C. L. Sonnichsen en su libro “El Paso del Norte, Cuatro siglos en el Río Grande”.

Durante los años cincuentas, esta frontera registró el mayor aumento de población dedicada a la actividad industrial, básicamente la de bienes de consumo y esto se consolidó con el auge del programa de las abusivas industrias maquiladoras en 1960.

El presidente estadounidense Ulises Grant (1869-1877) al referirse a la guerra donde su país le arrebató a México casi la mitad de su territorio reconoció:

“No creo que haya habido una guerra más perversa como la que Estados Unidos le impuso a México, ya que era seguir el mal ejemplo de las monarquías europeas”.

También en sus Memorias Personales, Grant señala: “La ocupación, separación y anexión de Texas fue desde su inicio hasta su consumación, una conspiración para adquirir territorios del que pudieran formarse otros estados esclavistas”.

PUBLICADO POR ARGENPRESS