Puerto Rico: Se mueven las fichas a favor de Estados Unidos

Deja un comentario


martes, 7 de agosto de 2012

Jesús Dávila (NCM, especial para ARGENPRESS.info)

Apenas un par de días después de que el Buró Federal de Investigaciones hiciera públicas algunas partes de un informe sobre “extremistas” de Puerto Rico, la Coordinadora Caribeña y Latinoamericana denunció que una famosa figura del independentismo fue sacada del avión en Panamá, interrogada por agentes no identificados y su equipaje fue violado.

El incidente denunciado del aeropuerto internacional de Panamá se suma a un mosaico de sucesos, tanto ocurridos en Puerto Rico como en el exterior, en los que comienzan a tomar posiciones las fichas a favor de las políticas de Washington en esta nación isleña y colonia de Estados Unidos, cada vez más inestable.
De momento, la avanzada más notable es la campaña para que el país avale las crecientes restricciones en los derechos civiles y una reforma que garantizaría que los dos partidos principales –pro EEUU- sean los únicos con representación en las cámaras legislativas. Según el gobierno puertorriqueño, la secretaria del Departamento de Seguridad de la Patria (Homeland Security) de EEUU, Janet Napolitano, ha mostrado su interés particular en el primer asunto, esto es, que Puerto Rico acepte que se elimine el derecho absoluto a la fianza, una de las diferencias principales con el estado de derecho general en la nación metropolitana.
También figuran como piezas del rompecabezas las crecientes y agrias divisiones en organizaciones de la izquierda, así como en instituciones con historial patriótico. Las disputas, en las que los adversarios tratan todo lo que pueden porque se diluciden públicamente quejas y enconos personales, ya afectan acciones de alta resonancia mientras ocurren sin que llamen la atención planteamientos como el de que Puerto Rico no es una colonia, hecho en el marco de una actividad internacional de izquierda.
Pero tales movimientos de fichas no han logrado cercar al Partido Independentista Puertorriqueño, que anunció que ya tiene funcionarios suficientes para poder colocar al menos uno en cada una de las miles de mesas de votación para el referéndum constitucional del 19 de los corrientes. De igual forma, el PIP ya se prepara para el plebiscito de noviembre en el que, junto con las elecciones generales, Puerto Rico tendrá por primera vez la oportunidad formal explicita de consentir o negar su consentimiento a la condición de colonia estadounidense.
Ese ambiente no ha impedido que se sigan organizando tres nuevos partidos políticos –Puertorriqueños por Puerto Rico, el Movimiento Unión Soberanista y el Partido del Pueblo Trabajador- que también han adoptado la posición de combatir las reformas constitucionales.
Tampoco ha evitado que continúen luchas sociales, como en la Universidad de Puerto Rico y contra la construcción de un polémico gasoducto. En esta última, el comité Toabajeños contra el Gasoducto le ha reclamado por carta a la secretaria auxiliar del Ejército, Jo Ellen Darcy, que aclare si, como ha dicho el Gobernador Luis Fortuño, ella misma ha pedido que continúe vivo el controversial proyecto.
El suceso de Panamá ocurrió el 22 de julio, cuando Liliana Laboy y Norberto Cintrón Fiallo viajaban de regreso a Puerto Rico desde Ecuador, donde habían participado en un seminario de partidos de izquierda, en el que se acordó programar en distintos países una serie de piquetes coordinados frente a las embajadas de EEUU en reclamo de la excarcelación del prisionero puertorriqueño Oscar López Rivera, quien lleva más de treinta años tras las rejas por vínculo con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN). De acuerdo con la denuncia, cuando ya habían abordado el avión en Panamá, Laboy fue llamada por los altavoces e interrogada por dos agentes que mostraron conocer detalles privados del historial de la dama y le inquirieron sobre si en Ecuador se habían hecho planteamientos contra EEUU.
Según la denuncia del CCL, al llegar a San Juan, la pareja encontró que su equipaje estaba roto y que del mismo habían sustraído documentos que traían del seminario en Ecuador. Desde entonces, el vecindario en el que viven es escenario de patrullaje ostentoso por tierra y aire.
Dos días antes, el 20 de julio, se le había quitado la clasificación de secreto a partes del informe sobre amenazas de terrorismo “doméstico” –en el territorio nacional de EEUU y sus posesiones- de la sección de inteligencia del Buró Federal de Investigaciones preparado en 2007. En la sección sobre “extremistas puertorriqueños”, se asegura que hay “un número pequeño de individuos” que no le tienen miedo a ser arrestados o a la represión y “como ha ocurrido a lo largo de la historia del movimiento independentista de Puerto Rico, se va a producir un cambio de guardia generacional”. Entre otras cosas mencionadas, está la preocupación de que las instalaciones militares no están suficientemente seguras y que los agentes del FBI y otros funcionarios son “vulnerables” si caminan entre la población del país.
Otro informe, preparado por la “Domestic Terrorism Operations Unit” del FBI a finales del 2008 o principios del 2009, también fue objeto de retirarle parcialmente la clasificación de secreto. En este otro caso, la publicación de pedazos del documento se hizo en diciembre de 2011.
Este otro documento, que tiene la apariencia de haber sido producido para adiestramientos, especifica que los “extremistas” son el Ejército Popular Boricua-Macheteros y las FALN, además de que afirma que se logró identificar al “líder” de ambas formaciones armadas, que es la misma persona y se proveen las señas específicas de su identificación. Una dificultad para validar esa afirmación es que el comandante del estado mayor de los Macheteros sólo se conoce por su nombre de guerra, “Comandante Guasábara”, por lo que no hay confirmación independiente de lo alegado por el FBI.
Otros asuntos mencionados en el informe de la unidad de operaciones es que se asegura que estos grupos están activos en general, que reclutan soldados en barriadas pobres y universidades, han aumentado sus contactos con gobiernos extranjeros para entrenamientos, apoyo y fondos, además de que han aumentado su presencia en Nueva York, Chicago y New Jersey.

Un aspecto curioso es que a pesar de tales esfuerzos del FBI por difundir esos informes y de que los “extremistas” puertorriqueños aparecen en el Lexicón sobre Terrorismo Doméstico del Departamento de Seguridad de la Patria, no hubo mención alguna en las ponencias ante el Congreso de EEUU durante la evaluación sobre las amenazas de los grupos de terrorismo interno este verano.

Publicado por ARGENPRESS

Deuda nacional por las guerras imperiales

Deja un comentario


lunes, 6 de agosto de 2012

Manuel E. Yepe (especial para ARGENPRESS.info)

“El gobierno de Estados Unidos ha robado a las futuras generaciones de norteamericanos $15, 876, 457, 645,132.66 (casi 16 billones de dólares estadounidenses) y sigue agregando a ese total más de 100 millones cada día. Hace treinta años estamos viviendo en esta orgía multibillonaria que nos ha propiciado el más alto nivel de vida que la humanidad haya conocido… pero tan maravillosa prosperidad que hemos disfrutado ha sido una mentira; no es real. Hemos estado tanto tiempo viviendo muy por encima de nuestros recursos que ya no podemos siquiera recordar cual es la realidad verdadera”.

Tal es la consideración que deriva de la situación el escritor, disertante y activista social Michael Snyder y la expone en un muy documentado artículo que apareció originalmente el Economic Collapse Blog y ha sido reproducido por publicaciones alternativas de diversos países.
Según Snyder, como ocurre a todo adicto a las deudas, más temprano o más tarde la economía estadounidense chocará con la realidad como con una pared. “Nuestra deuda nacional, en algún momento, provocará la implosión de nuestro sistema financiero y cada norteamericano sufrirá su parte del dolor por el desplome. Matemáticamente, no existe posibilidad alguna de que esa deuda pueda ser saldada alguna vez. Hemos acumulado la mayor deuda de la historia del mundo y las futuras generaciones, si las hubiera, nos maldecirán e insultarán por la calamidad que les hemos causado”.
En su ensayo sobre “Cosas que todo norteamericano debía conocer acerca de la Deuda Nacional” (Things That Every American Should Know About The National Debt), Mike Snyder recuerda que Estados Unidos tardó más de 200 años para acumular el primer billón de dólares en su deuda nacional; la llevó a 2 billones en 1986; en 1992 la aumentó a 4 billones y en 2005 se montó en 8 billones de dólares. Ahora, la deuda nacional de Estados Unidos está a punto de cruzar la marca de 16 billones. “¿Por cuánto tiempo podrá continuar este crecimiento exponencial?”, se pregunta el autor.
Según otros economistas estadounidenses, Joseph E. Stiglitz -Premio Nobel de Economía- y Linda J. Bilmes -profesora de la Universidad de Harvard-, la invasión de Irak costó tres mil millones de dólares a los contribuyentes estadounidenses y la guerra contra Afganistán otro tanto, lo que indica que esas acciones bélicas, en su conjunto, duplicaron la deuda pública de Estados Unidos.
La deuda nacional per cápita de Estados Unidos es mayor que la de Grecia, Portugal, Italia, Irlanda o España. Representa más de la tercera parte de lo que suman las deudas oficiales de todos los países del mundo. Es hoy 22 veces mayor que cuando gobernaba James Carter y se pronostica que sobrepasará los 23 billones de dólares en 2015. Según un reciente análisis del FMI, la deuda oficial de Estados Unidos en 2050 será cuatro veces mayor que su Producto Interno Bruto (PIB). Entre 2007 y 2010, el PIB de Estados Unidos ha crecido sólo 4.26%, en tanto que la deuda se incrementó un 61%.
Es por ello que no hay dinero para Seguridad Social, Medicare, Medicaid, cupones de alimentos, atención al medio ambiente ni para la red de seguridad social.
Pero a Washington esta situación no parece quitarle el sueño. Prueba de ello son el financiamiento y organización de conflictos encaminados al derrocamiento de los gobiernos nacionales en Libia y Siria; la intromisión sistemática en los asuntos internos de todos aquellos países que no someten sus soberanías a la hegemonía imperial y sus incesantes acciones violatorias del derecho internacional en Pakistán y Yemen.
Súmense los grandes gastos presupuestarios derivados de las peligrosas acciones, preparativos bélicos y amenazas (encubiertas o evidentes) que supone el desplazamiento de sus fuerzas navales y otros esfuerzos por rodear a Rusia, China e Irán de bases militares -o sucedáneas de ellas- encaminadas a integrar un cerco en torno estas naciones, a mediano o largo plazo.

Y si mal andan las cosas en la economía, no le van mejor en asuntos de guerra. Michael Snyder caracteriza así la reputación que le ha valido al gobierno de Estados Unidos su desempeño en temas bélicos: “Un gobierno cuyos militares no pudieron, contando con la ayuda de Gran Bretaña, ocupar Irak a ocho años de haberlo invadido; que fue forzado a poner fin al conflicto poniendo a los “insurgentes” en las nóminas militares estadounidenses y pagarles para que dejaran de matar soldados norteamericanos; un gobierno cuyos militares no han podido contener a unos pocos miles de Talibanes en once años, sobrevalora sus posibilidades cuando organiza una guerra contra Irán, Rusia y China”.

Publicado por ARGENPRESS

¿Será “patrocinador del terrorismo”? Estados Unidos prestó sus sicarios a Pinochet

Deja un comentario


lunes, 6 de agosto de 2012

Jean-Guy Allard (especial para ARGENPRESS.info)

Siniestra casualidad. Mientras Estados Unidos promociona a través de su red mediática su lista anual de países “patrocinadores del terrorismo”, en Chile se desclasifican los archivos de la DINA, la gestapo de Pinochet, donde se confirma la presencia en Chile, en los años del Plan Cóndor, de sicarios y terroristas cubanoamericanos formados por la CIA y “facilitados” a la dictadura chilena para sus operaciones más sucias.

Los nuevos elementos que documentan esta colaboración mortífera surgen con la publicación de un intercambio de comunicaciones entre la fiscalía norteamericana, el FBI y altos cargos de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) durante el año 1977.
Joya de estos archivos de la DINA, el telex dirigido a la cancillería chilena por Eugene Propper, el fiscal que investigó la muerte del excanciller Orlando Letelier en Washington, solicita información sobre la entrada o salida de Chile de Guillermo Novo, Orlando Bosch y Alvin Ross Díaz.
Está hoy documentado que Guillermo Novo Sampoll – este mismo terrorista que fue encarcelado con Luis Posada Carriles en Panamá en el 2000 – había sido contratado por la DINA, con Ross Díaz junto a otros dos asesinos cubanoamericanos, José Dionisio Suárez y Virgilio Paz, para matar a Letelier.
El excanciller fue asesinado el 21 de septiembre de 1976 en el barrio diplomático de la capital estadounidense, con su colaboradora Ronni Moffit,
El ministro de Relaciones Exteriores, Patricio Carvajal, pidió entonces al jefe de la DINA, Manuel Contreras, que busque la fecha de entrada y de salida de Chile de Novo, Bosch y Ross-Díaz.
En respuesta, la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA), la policía secreta del régimen pinochetista, remitió un informe con datos no solo sobre Novo y Bosch sino sobre otros dos matones cubanoamericanos presentes en Chile, José Dionisio Suárez y Rolando Otero Hernández.
En un proceso judicial adaptado a los terroristas del imperio, los “anticastristas” fueron más tarde sentenciados a penas de prisión… que luego se disolvieron por la magia de los poderes ocultos de la inteligencia imperial. Gracias a jueces cómplices en el caso de Novo y Ross… y del propio presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, en el caso de Suárez y Paz.
La CIA/CORU al servicio de la Operación Cóndor
El 11 de junio de 1976, en Bonao, República Dominicana, Orlando Bosch Avila, creó – bajo orientaciones precisas de la CIA y en un entorno proveído por la agencia – la Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU) que reunió los elementos más peligrosos del terrorismo cubanoamericano de aquella época, empezando por individuos tales como Luis Posada Carriles, agente de la CIA entonces oficial de la DISIP – la policía secreta venezolana.
El general chileno Manuel Contreras, exjefe de la DINA, reveló hace unos años que en Bonao, estaba presente su agente Michael Townley, personaje clave del atentado contra Letelier. Pronto, la CORU se asociará a la Operación Cóndor promovida por Pinochet, y convendrá acuerdos secretos con la DINA chilena.
Posada vinculará los servicios especiales venezolanos a las acciones terroristas de la Operación Cóndor. Según el afamado autor cubano José Luis Méndez Méndez, “el recluta a Otero Hernández, quien había colocado bombas contra intereses norteamericanos en Florida y se había refugiado en Venezuela y lo envía a Chile para penetrar y conocer los planes que estaba desarrollando la DINA”.
Se sabe que en Chile, Otero Hernández se vinculó con el oficial DINA Michael Townley,
Townley es ahora un protegido de la ley norteamericana, bajo el programa de protección de testigos, y vive tranquilamente en la ciudad de Miami, santuario del terrorismo continental.
Bosch en Chile durante meses
El documento especifica que Orlando Bosch entró a Chile el 3 de diciembre de 1974 con el nombre de Pedro Antonio Peña, con nacionalidad dominicana, y se quedó hasta agosto del año siguiente.
Entró junto a Novo Sampoll que viajaba bajo su propio nombre y con pasaporte norteamericano legitimo.
Bosch regresó a Chile en diciembre de ese año, en esa ocasión con pasaporte chileno con nombre falso, prueba material de la estrecha colaboración de Chile con el jefe de la CORU.
Bosch, fallecido en 2011 en Miami, ordenó y orientó con Luis Posada Carriles, el atentado de 1976 contra un avión civil cubano en el que fallecieron 73 personas. “La Operación Cóndor y la CORU actúan en alianza cuando el 21 de septiembre de 1976 es asesinado Letelier y el 6 de octubre estalla en pleno vuelo el avión de Cubana, a menos de 15 días de diferencia”, subraya Méndez, autor de Las Alas del Condor.
La DINA satisfecha
Según los documentos desclasificados, tanto en el caso de Novo Sampoll como de José Dionisio Suárez, la DINA aseguró irónicamente que no existían “antecedentes negativos” sobre su estancia en Chile.
Lo mismo opinaba la DINA de Rolando Otero Hernández.
En otro documento, el entonces director del FBI, Clarence M. Kelley, agradece al jefe de la DINA “sus esfuerzos por facilitar el arresto de Rolando Otero Hernández”, a quien califica de “fugitivo de la justicia americana”…
Especialistas atribuyen a Otero Hernández, el atentado “nunca explicado” que provocó la muerte de 29 personas en el Aeropuerto Internacional La Guardia, en Nueva York, el 29 de diciembre de 1975. Cuando el FBI ya sabía de la responsabilidad del terrorista en atentados ocurridos apenas 28 días antes en Miami contra edificios federales, incluyendo las oficinas del FBI.
En julio de 1980, el candidato presidencial Ronald Reagan, en una conversación con el periodista Brian Crozier, expresó que era “bueno que botaron a Letelier fuera…”. En el momento del asesinato de Letelier, el candidato a la vicepresidencia de Reagan, George HW Bush, era el director de la CIA.
Todos los sobrevivientes de esta colaboración entre la CORU, una criatura de la CIA, y la DINA, viven hoy tranquilamente en Miami. Sin problema alguno. Bajo la protección del Estado norteamericano, con muchos otros terroristas, asesinos, torturadores, mercenarios que vendieron sus servicios a su patria imperial.

La que inscribe en su “lista” de patrocinadores del terror a los países que rechazan su poder hegemónico y que se niegan a arrodillarse ante su voluntad de dominar.

Publicado por ARGENPRESS

La descolonización puertorriqueña, capítulo pendiente en América

Deja un comentario


viernes, 3 de agosto de 2012

Marta Denis Valle (PL)

La intromisión militar estadounidense en la guerra de independencia de Cuba (1895-1898) dejó grandes secuelas en este país, víctima de la opresión neocolonial durante varias décadas, y a su hermana Puerto Rico le reforzó las cadenas coloniales.

El pueblo cubano libró tres guerras por su independencia sin recibir nunca el reconocimiento de beligerancia o cualquier otro apoyo de Washington, hasta que Estados Unidos le declaró la guerra a España en la primavera de 1898.
A más de tres años de lucha, el fin de la contienda era cuestión de más o menos tiempo; España ya había invertido hasta “el último hombre y la última peseta” y no podía extraer más de su arruinada economía.
Los cubanos sólo aceptaban la independencia total y por ello no depusieron las armas y fueron el componente decisivo en la toma de Santiago de Cuba por las fuerzas norteamericanas, sin sospechar las verdaderas intenciones de éstas.
Después de la rendición de los españoles en Santiago de Cuba (16 de julio), con el desembarco de sus tropas, el 25 de julio de 1898, en Puerto Rico, en las costas de Guánica, Estados Unidos logró prácticamente su sueño de convertir las aguas del Caribe en un mar norteamericano.
Resultado de esta guerra relámpago, aunque bien pensada desde tiempo antes, de un plumazo pasaron a manos estadounidenses 300 mil kilómetros cuadrados y unos 10 millones de personas, luego de la firma del Tratado de Paris, el 10 de diciembre de 1898.
Cuba, la mayor de las Antillas, constituye un archipiélago de unos 110 mil kilómetros cuadrados, a la entrada del Golfo de México, formado por más de mil 600 islas, islotes y cayos, que en su política expansionista Estados Unidos ambicionaba y más de una vez trató sin éxito de comprar a España.
Puerto Rico -la menor y la más oriental de las Grandes Antillas- es un archipiélago de 13 mil 700 kilómetros cuadrados, integrado además por las islas Culebra (28,5 Km. cuadrados), Mona (50,5 Km. cuadrados) y Vieques (133,9 Km. cuadrados), así como por islotes y cayos menores.
En las negociaciones efectuadas en la capital francesa en ningún momento tuvieron en cuenta a cubanos, puertorriqueños y filipinos, que cambiaron de dueño, al ser adoptado, rubricado y ratificado el acuerdo, sin su participación o conocimiento del contenido del mismo. Nada fue improvisado por el agresor para alcanzar sus fines, pues al suscribirse en Washington, el 12 de agosto de 1898, el Armisticio que suspendió las hostilidades, impuso sus condiciones antes de sentarse a la mesa de negociaciones.
Los artículos del Protocolo, incluían la renuncia de España a todos los derechos sobre Cuba, la cesión de Puerto Rico y demás posesiones en las llamadas Indias Occidentales y una isla a escoger en las Ladronas – finalmente la isla de Guam-, y la ocupación de la ciudad, la bahía y el puerto de Manila, en espera de la conclusión de un Tratado de Paz.
La derrota de las fuerzas españolas en Santiago de Cuba había hecho comprender a Madrid que el único camino era lograr un acuerdo de paz, y con ese objetivo comunicó su disposición en mensaje del 22 de julio de 1898, el cual llegó a manos del presidente William McKinley, el día 26.
España estaba dispuesta a aceptar la solución que agradara a Estados Unidos, ya fuera la separación de Cuba de sus dominios, mediante independencia absoluta, independencia bajo el protectorado o anexión a la República Americana, prefiriendo la última.
McKinley se mostró inflexible, poseer a la Mayor de la Antillas no era suficiente y Estados Unidos presionó hasta conseguir sus objetivos, a pesar que la Corona alegaba eran excesivos, pero no estaba en condiciones de continuar la guerra.
Al ceder el archipiélago de Islas Filipinas, Estados Unidos pagó a España 20 millones de dólares dentro de los tres meses después del canje de ratificaciones del Tratado, el 11 de abril de 1899, en Washington.
La independencia puertorriqueña, objetivo conjunto de los patriotas de ambos países, sufrió un golpe demoledor en la primera guerra imperialista de Estados Unidos, en el verano de 1898, al punto de soportar el pueblo boricua más de un siglo al nuevo colonizador.
Alcanzada la independencia cubana, era indispensable la liberación también de la otra colonia de España en el Caribe y, por ello, la proclamación (1892) del Partido Revolucionario Cubano (PRC) contó con el concurso de las emigraciones de puertorriqueños en Estados Unidos y otros países.
El Artículo primero de las bases del PRC, fundado por José Martí, expresa claramente que este “se constituye para lograr con los esfuerzos de todos los hombres de buena voluntad, la independencia absoluta de la Isla de Cuba, y fomentar y auxiliar la de Puerto Rico”.
El padre de la Patria borinqueña Ramón Emeterio Betances (1827 -1898), Delegado General por la Sección Puerto Rico del PRC, rechazó la intervención de Washington:
“No quiero colonia ni con España ni con Estados Unidos”, dijo y dedicó sus últimos esfuerzos a combatirla hasta su fallecimiento en Paris, el 16 de septiembre del propio año.
Activo luchador por la independencia de su tierra natal y la de Cuba, fue el promotor principal de la conspiración independentista y organizador del Grito de Lares (1868).
Médico y escritor, presidió el Comité Revolucionario Cubano en Paris, la República de Cuba en Armas (1895-1898) en la capital francesa y la Delegación del Partido Revolucionario Cubano allí.
Horas antes de morir en combate, el 19 de mayo de 1895, Martí expresó en carta inclusa a su amigo mexicano Manuel Mercado, su propósito de impedir a tiempo con la independencia de Cuba, la extensión de Estados Unidos por las Antillas y que cayera con esa fuerza más sobre nuestras tierras de América.
Estados Unidos estableció un gobierno interventor en Cuba y sólo se marcharía tras imponer un apéndice a la Constitución de la República, que limitaba su soberanía, y la obligación de establecer una base militar (Base de Guantánamo) que aún mantiene contra la voluntad de su pueblo.
El triunfo de la Revolución Cubana, en enero de 1959, significó no solo la derrota de una sangrienta dictadura, sino la desaparición de la neocolonia erigida en 1902 bajo la tutela de Estados Unidos
Puerto Rico permanece en manos de Estados Unidos, a pesar de la existencia de una nación perfectamente definida, una cultura nacional y la conservación del español -lengua común de los pueblos iberoamericanos-, asediado por los intentos de imposición del idioma inglés.
Aunque existe a partir de 1952 la ficción del denominado Estado Libre Asociado (ELA), nada ha podido disimular la realidad colonial porque la cuestión del status independiente está en espera desde el siglo XIX.
Desde 1972, el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas reconoció el derecho del pueblo puertorriqueño a la autodeterminación y la independencia nacionales, en sucesivas resoluciones, la última el pasado 18 de junio de 2012.

Publicado por ARGENPRESS

Rechaza Cuba inclusión en lista de patrocinadores del terrorismo

Deja un comentario


miércoles, 1 de agosto de 2012

PL

El gobierno cubano rechazó hoy la acción de Estados Unidos de incluir a la isla en su lista unilateral y arbitraria de patrocinadores del terrorismo internacional, para justificar la política de bloqueo contra ese país.

En una declaración emitida este miércoles, el ministerio de Relaciones Exteriores indicó que con ello Washington busca argumentos para la adopción de nuevas medidas de persecución de las transacciones financieras y comerciales.
De esa forma, la administración estadounidense intenta estrangular a la economía cubana e imponer un régimen que responda a sus intereses.
En esta ocasión, con una nueva y calumniosa acusación sobre la supuesta falta de medidas en el sistema bancario cubano para enfrentar el lavado de dinero y las transacciones financieras vinculadas al terrorismo, Estados Unidos intenta sostener este desprestigiado ejercicio.
Al respecto, cabe recordar que con esta manipulación Washington oculta que Cuba rinde información veraz y exacta periódicamente a los mecanismos pertinentes de las Naciones Unidas sobre estos temas y otros referidos al enfrentamiento al terrorismo.
Ignora también, con toda mala intención, que el gobierno de Cuba, en fecha tan reciente como febrero del 2012, renovó la propuesta de acordar un programa bilateral de enfrentamiento al terrorismo, a la cual Estados Unidos no ha respondido.
La cancillería recordó que el gobierno norteamericano ha utilizado el terrorismo de Estado como un arma de su política contra Cuba, la cual ha provocado tres mil 478 muertos y dos mil 099 discapacitados.
Ademas, ha cobijado a lo largo de la historia a decenas de terroristas, algunos de los cuales aún hoy viven libremente en su territorio, mientras mantiene injustamente encarcelados o retenidos a los Cinco luchadores antiterroristas cubanos.
Unido a ello, dijo, Estados Unidos son también el mayor centro de lavado de dinero del planeta y la falta de regulación de su sistema financiero fue el detonante de la crisis económica global.
En tal sentido, la isla rechaza enérgicamente la utilización de un asunto tan sensible como el terrorismo con fines políticos mezquinos contra Cuba.
Asimismo, demanda que el gobierno de los Estados Unidos deje de mentir y ponga fin a este vergonzoso ejercicio, que ofende al pueblo cubano y desacredita la causa de la lucha internacional contra el terrorismo.

Publicado por ARGENPRESS

Eva Golinger: La USAID aplica en Latinoamérica negocio de la subversión

Deja un comentario


miércoles, 1 de agosto de 2012

PL

La Agencia de Estados Unidos para la Cooperación (USAID) aplica en la región latinoamericana el negocio de la subversión contra los gobiernos de corte progresista, afirmó en Quito Eva Golinger, periodista y escritora venezolana-estadounidense.

Ante un numeroso auditorio juvenil en el auditorio del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (Ciespal), Golinger expuso que las Organizaciones No Gubernamentales (Ongs) bajo financiamiento de USAID ayudan a mantener un conflicto permanente para desestabilizar los países.
Expuso que una gran parte del dinero que destinan a los distintos proyectos políticos se queda en los bolsillos de las personas que trabajan en esas Ongs, las que a su vez viven de esta práctica bajo el pretexto de subvertir el orden en aquellos países donde está presente la USAID.
Citó el ejemplo de Bolivia y Venezuela, donde ésta ha hecho importantes desembolsos para deponer a sus respectivos presidentes, Evo Morales y Hugo Chávez, e incluso ha participado en intentonas golpistas como en el caso de Ecuador, el 30 de septiembre de 2010.
“Pero ahora las cosas empiezan a cambiar cuando hay un gobierno que no se subordina a esa agenda y a sus intereses”, comentó.
Golinger, autora de investigaciones y textos sobre el tema, expuso que la USAID es un brazo financiero del Departamento norteamericano de Estado, que opera con el pretexto de ayudar a los países a construir sus democracias.
Apuntó que esta Agencia ha sido incluida en el llamado eje de la contrainsurgencia junto al Pentágono y el Departamento de Estado, porque juega un papel fundamental en las estrategias de agresión del gobierno de Estados Unidos.
Expuso que los medios de comunicación han sido implicados en la telaraña imperial para promover su propia agenda en contra de los gobiernos que no se les subordinan, y justiciar así también sus invasiones, a fin de satisfacer sus intereses.
En esta táctica, dijo, la gran mayoría de los medios están en manos de empresas privadas y transnacionales que han convertido a la comunicación, más allá de un negocio, en una manera de promover una agenda política y económica, cubriéndose detrás de los derechos de la libertad de expresión.
Sin embargo, cuando se analiza a profundidad, sus propietarios tienen conexiones con agrupaciones oscuras, al tiempo que sus órganos son utilizados a través del reciclaje y repetición de calificativos y críticas, para justificar una agresión cuando está decidido que a Estados Unidos no le conviene un gobierno determinado. “Esa es una estrategia bien coordinada desde las agencias de la gran telaraña imperial que luego se proyectan en los medios de comunicación”, aseveró.
Manifestó que en los últimos años ha habido un incremento de la presencia militar de Estados Unidos en la región, sin embargo aquí no existe un conflicto de guerra, ni de amenaza a la seguridad de ese país.
Ello, según dijo, se debe a las pretensiones de mantener un sentimiento de miedo en una región que sí representa una amenaza para el imperio porque posee los recursos naturales que necesita para la sobrevivencia de esa sociedad de consumo.
La disertación de Golinger en Quito tiene lugar en momentos en que el Gobierno de Ecuador analiza la continuidad de la cooperación de la USAID.
Recientemente el presidente Rafael Correa admitió que esa Agencia aplica aquí su misma receta de financiar la oposición, utilizada contra los gobiernos progresistas de esta región.

Publicado por ARGENPRESS

Observatorio de la Coyuntura Internacional: Métodos desestabilizadores actuales de Estados Unidos para Medio Oriente y América Latina

Deja un comentario


martes, 31 de julio de 2012

COVEMPRI – BARÓMETRO INTERNACIONAL (especial para ARGENPRESS.info)

La coyuntura internacional actual se caracteriza por una combinación de varios procesos** donde se involucran actores de diferentes magnitudes e intereses, afines y/o contrapuestos, que tienen centros y eje de fuerzas esparcidos por todo el globo terrestre y en buena parte del espacio cósmico cercano; unos procesos más visibles que otros, pero todos concatenados por medio de diversos vínculos y que tienden a crear condiciones para que la humanidad acabe, de una vez y por todas, de poner fin a la guerra como opción real para alcanzar los intereses en el exterior, antes de que una parte muy exigua de esa humanidad le ponga fin, a casi toda, la propia historia humana.

En varios de esos procesos está actuando con alta incidencia el potencial estatal y paraestatal estadounidense guiado, justificado por el sistema y amparado por la doctrina de política exterior correspondiente al actual gobierno Obama-Clinton, motivo que anima este informe del Observatorio de la Coyuntura Internacional de los profesionales de las relaciones internacionales de COVENPRI.
La nueva doctrina de carácter guerrerista y desestabilizadora impulsada por la administración estadounidense quedó plasmada hace poco más de un año por el presidente Barack Obama. En un discurso brindado en una universidad, remarcó que su país no volvería a intervenir militarmente en otras naciones de forma unilateral, como lo había hecho George W. Bush en Afganistán (2001) e Irak (2003).
Con esta política -que tiene mayor peso cuando el partido Demócrata se encuentra en el poder-, el gobierno de Obama ha dado un duro golpe a las aspiraciones panafricanistas y a la unidad árabe, lo cual no quiere decir que las haya eliminado ni mucho menos. No obstante, los hechos indican que apenas ocho meses le bastaron para derrocar a Muammar Al Gaddafi en Libia, apelando a la “cooperación” de la Organización del Tratado para el Atlántico Norte (OTAN).
En el caso de Siria, el “nuevo método” imperial también ha quedado en evidencia. Mediáticamente, Estados Unidos se mueve en un aparente segundo plano, siempre consultando a sus “socios”, y las arremetidas contra el gobierno del presidente Bashar Al Assad son encabezadas por las monarquías del Golfo Pérsico, Turquía y algunas potencias europeas como Gran Bretaña. Estos países, abiertamente han declarado el financiamiento a grupos terroristas, conformados por mercenarios y miembros del Al Qaeda. Mientras tanto, Estados Unidos sigue buscando la caída del gobierno de Al Assad, y sus declaraciones injerencistas, en un inicio fueron mesuradas, diciendo que simplemente enviaron equipos “no letales” a los opositores sirios, pero en la medida en que aumentó la resistencia del gobierno sirio con el apoyo de una mayoría de la población el comportamiento del gobierno Obama-Clinton ha tendido hacia un involucramiento mayor y abiertamente intervencionista en razón de la debilidad propia y endógena de esas monarquías y de Turquía quienes tienen el encargo estadounidense de liderar las operaciones para derrocar a Al Assad.
Igualmente, dentro del Consejo de Seguridad de la ONU, Washington mantiene su postura de aprobar una resolución similar a la adoptada contra Libia y que permitió la invasión de la Otan. En este caso, Estados Unidos también se resguarda en otros países para lanzar este tipo de propuestas pero está ocurriendo algo semejante a la opción desestabilizadora directa, en este caso por la oposición cada vez más férrea de Rusia y China, lo que obliga a Washington a actuar más abiertamente o a declinar, algo que no está previsto en esa doctrina del softpower del binomio Clinton-Obama.
A su vez, la Casa Blanca sostuvo un silencio cómplice frente a las represiones desatadas en Bahrein, Arabia Saudita o Emiratos Árabes, lo que pone una vez más en evidencia la política de doble rasero de las administraciones que operan públicamente desde la Casa Blanca.
El rechazo popular a las monarquías que controlan estas naciones petroleras (y aliadas militares de Estados Unidos), para Washington fueron hechos invisibilizados y que no requirieron la aplicación de sanciones económicas y comerciales contra esos gobiernos. Ni siquiera se manifestó cuando el Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico decidió enviar tropas saudíes a Bahrein, en una explícita política injerencista e intervencionista.
Por otro lado, formando parte de otro de esos grandes procesos a que nos referíamos al inicio, la Casa Blanca ha venido impulsando en América Latina planes desestabilizadores, donde las fuerzas militares locales tienen presencia, pero no como en las décadas del 60 y 70.
El reciente caso en Paraguay dejó una nueva muestra de esa metodología: los legisladores de derecha impulsaron la destitución del presidente Fernando Lugo amparados en las propias leyes burguesas que habían permitido que el ex obispo ganara las elecciones. Hasta el momento, Washington como poder estatal, tiene una postura de aparente “observador” de lo que sucede en tierras paraguayas, aunque el poderío paraestatal estadounidense sigue actuando dando continuidad a la operación encubierta que lanzó contra campesinos y policías paraguayos para alterar la correlación de fuerzas entre las aliadas del presidente Fernando Lugo y las tradicionales ligadas a las emergentes burguesas expresadas en el Congreso que en definitiva fue quien dio la cara para llevar el golpe de Estado en Paraguay.
En 2009, la intervención USA en Honduras fue más abierta, ya que se utilizó una base militar estadounidense en ese país, para completar el secuestro del presidente legítimo Manuel Zelaya. En Ecuador o Bolivia, las manos norteamericanas han estado presente en los intentos de golpe de Estado, pero con diferencias a las utilizadas en tiempos pasados, y continúa operando a través de su amplia y diversa red de actores aliados, lacayos o pagados como mercenarios.
En esta coyuntura, uno de los puntos fundamentales, y que encienden muchas alarmas, es que el imperialismo -encarnado en Estados Unidos- busca quedar entre bambalinas a la hora de derrocar gobiernos, pero a su vez, lograr un avance fundamental en el irrespeto al derecho internacional. Otra vez, el caso Libia puede servir de ejemplo: la propia resolución votada en el Consejo de Seguridad que estipulaba la aplicación de una zona de exclusión aérea contra el país africano, fue violado por quienes la votaron. En Siria o en Honduras, las fuerzas de la Casa Blanca han despreciado leyes y normas que rigen a nivel mundial.
Si antes el espionaje de la CIA se caracterizaba por el sigilo y el secreto, ahora, cada vez más, las operaciones desestabilizadoras son comunicadas abiertamente de manera permanente por los funcionarios del imperio.
* Comunidad Venezolana de Profesionales de las Relaciones Internacionales y Defensores de la Solidaridad Mundial
** Se refiere el Informe a los procesos de integración subregional de América Latina y el Caribe, a la crisis estructural de la economía europea y de la estadounidense, a la recomposición de fuerzas en Medio Oriente en torno al eje nuclear árabe, a la integración surasiática, a la reestructuración eruoasiática en torno a Rusia y China, a la incipiente formación de un bloque político-militar euroasiático-latinoamericafricano, entre otros.

Publicado por ARGENPRESS

Older Entries

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 124 seguidores