martes 17 de abril de 2012

PL

Integrantes del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) de Brasil recuerdan hoy la matanza de 21 agricultores en Eldorado dos Carajas, en el estado de Pará, en 1996, crimen que 16 años después permanece impune.

El principal homenaje del MST a los productores rurales asesinados un día como hoy de 1996 por la Policía Militar brasileña será la interrupción por 21 minutos del tránsito en las carreteras de todo el país.
Ese hecho también dio origen un año después a lo que la entidad social denomina Abril Vermelho (Rojo), una jornada nacional de lucha por la reforma agraria que los trabajadores sin tierra realizan todos los años en la semana que coincide con la fecha de la Masacre de Eldorado dos Carajás.
En 1997, unos 100 mil miembros del MST realizaron una marcha desde diversas regiones del país y se encontraron en esta capital para exigir justicia, empleo y reforma agraria, mismas reivindicaciones que enarbolan hoy.
Las acciones de este año comenzaron este lunes con la ocupación de la sede del Ministerio de Desarrollo Agrario en Brasilia, y el edificio del Gobierno estadual de Ceará, en Fortaleza, así como de otros locales del Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (Incra) en diferentes territorios del país.
Asimismo, han tomado 38 haciendas y realizado decenas de interrupciones del tránsito en carreteras de todo el país y acampamentos en 17 estados.
Una de las coordinadoras nacionales del MST, Rosana Fernandes, refirió al portal Vermelho (sitio web del Partido Comunista de Brasil), que el objetivo es llegar a 100 ocupaciones de tierra en todas las regiones del país.
Denunció que el gobierno federal se comprometió en agosto de 2011 a asentar 180 mil familias acampadas, pero hasta ahora no llega a 10 por ciento el número de núcleos a los que se les entregó tierras. Lo peor, sostuvo Fernandes, es que se produjo un recorte oficial del presupuesto del Incra.
Precisamente, señaló Fernandes, otros propósitos de la movilización de este año son rechazar la paralización de la reforma agraria y la disminución de las inversiones para expropiar tierras por parte del gobierno federal para destinarlas a los miembros del MST.
Añadió que las demandas son las mismas presentadas y consolidadas en 2005 y que el movimiento llama ya de amarilla, por el color que ha tomado el papel en que fueron presentadas y no resueltas aún.
Asentar a las 186 mil familias acampadas actualmente, un programa de desarrollo para los asentamientos, como crédito agrícola específico para ellos, revisión de las deudas de los agricultores asentados y que no consiguen acceso a préstamos, mejoría de la infraestructura de los asentamientos son algunas de esas demandas.

Publicado por ARGENPRES