Javier Sicilia habla a los candidatos y la candidata a la presidencia de la república

Deja un comentario


 

Dilo Tú


Difusión Cencos México D.F., 28 de mayo de 2012
Palabras
Javier Sicilia / MPJD

Buenas días señora Josefina Vázquez Mota; señor Enrique Peña Nieto; señor Andrés Manuel López Obrador; señor Gabriel Quadri; buenos días hermanos y hermanas del MPJD; buenos días a la ciudadanía herida de esta nación. Muchas gracias por asistir a nuestra convocatoria*.

Antes de empezar a dar nuestra palabra, quiero, como siempre, leer unos versos; esta vez de Piedra de sol de Octavio Paz: “[…] el mundo nace cuando dos se besan,/ […] y las leyes comidas de ratones,/ las rejas de los bancos y las cárceles,/ las rejas de papel, las alambradas,/ los timbres y las púas y los pinchos,/ el sermón monocorde de las armas, […]/ el burro pedagogo, el cocodrilo/ metido a redentor, padre de pueblos,/ el Jefe, el tiburón, el arquitecto/ del porvenir, el cerdo uniformado,/ el hijo predilecto de la Iglesia/ que se lava la negra dentadura/ con el agua bendita y toma clases/ de inglés y democracia, las paredes/ invisibles, las máscaras podridas/ que dividen al hombre de los hombres,/ al hombre de sí mismo, se derrumban/ por un instante inmenso y vislumbramos/ nuestra unidad perdida, el desamparo/ que es ser hombres, la gloria que es ser hombres/ y compartir el pan, el sol, la muerte,/ el olvidado asombro de estar vivos/ […]”

Porque esta nación no termina de encontrar su camino, porque, como dicen esos versos de Paz, ha estado tomada en muchos sectores por la hipocresía, el cinismo y la delincuencia que tienen herido el corazón de la nación y hecho pedazos el cuerpo de la patria, y por nuestros muertos y desaparecidos, que son el rostro sin fin de esa herida, pedimos a todos un minuto de silencio.

Hace más de un año, permítanme recordarlo, porque el Alzheimer social y político en México es muy grave, el 28 de marzo de 2011, a raíz del asesinato de mi hijo Juan Francisco y de sus amigos, Luis, Julio, Gabo, y otras tres personas más, pronunciamos por vez primera “Estamos hasta la madre”, que se convirtió en la voz de miles. La exclamación fue acompañada días después por una carta con ese mismo título publicada en Proceso. Parte de ella y de ese “Estamos hasta la madre” estaba y continúa estando dirigido a ustedes, los políticos; la otra parte, a los criminales. Días después, el 8 de mayo, después de la larga marcha de cuatro días de Cuernavaca al DF, en la Plaza de la Constitución, leímos un discurso y propusimos seis puntos como el mínimo suelo que necesita la nación para salvar su dignidad, y sobre los que hablaremos en la segunda parte de este encuentro. En ese discurso, dirigido a todos, les dijimos particularmente a ustedes “que no (aceptaríamos) más una elección si antes los partidos políticos no (limpiaban) sus filas de esos que, enmascarados en la legalidad, están coludidos con el crimen y tienen al Estado cooptado e impotente”.

Les pedimos también a los Legisladores una Reforma Política amplia que incluyera revocación de mandato, referéndum, consulta e iniciativa ciudadana, plebiscito, voto blanco, candidaturas ciudadanas, reelección y limitación del fuero, e hiciera así más participativa la vida democrática. Les pedimos también una agenda de unidad que nos permitiera salvar la emergencia nacional en la que esta guerra contra las drogas y la corrupción de las instituciones nos ha sumido, y les advertimos que de empeñarse en su ceguera, las instituciones no sólo “se (convertirían) en lo que ya empiezan a ser, instituciones vacías de sentido y de dignidad, sino que las elecciones de 2012 (serían) las de la ignominia, una ignominia que (haría) más profundas las fosas en donde, como en Tamaulipas, están enterrando la vida del país”.

No hicieron ninguna limpieza honorable de sus filas, nos negaron la Reforma Política y nos han llevado a estas elecciones ignominiosas que han hecho salir a miles de jóvenes a las calles para encontrar el camino que ustedes cancelaron. Lejos de construir la unidad nacional sobre la que tanto hemos insistido, sus campañas electorales parecen la continuación de la violencia que nos azota por otros medios, una violencia que ahonda la fractura de la patria y de las fosas en donde en nombre del poder, de la soberbia y del éxito que debe obtenerse por cualquier medio y a cualquier precio, se empeñan en enterrar la vida de la nación. Aquí, señora Vázquez Mota, señor Peña Nieto, señor López Obrador, señor Quadri, hay víctimas que hablarán después de mí y que son el engendro del pudrimiento de las instituciones, de la represión de sus partidos y del crimen organizado. Mientras estas víctimas no han recibido un gramo de justicia ni de reparación a sus daños, mientras la marcha macabra de los señores de la muerte avanza en los territorios gobernados por sus partidos y los desaparecidos, los desmembrados, los descabezados, los levantados, aumentan; mientras la ciudadanía vive en la indefensión, ustedes y sus partidos gastan en campañas millonarias –la suya, señor Peña Nieto, es verdaderamente desvergonzada— y en demagogia –sus palabras de campaña frente a esa realidad están vacías–.

Ni para ustedes ni para sus partidos existen los casi 60 mil muertos, los más de 20 mil desaparecidos, los cientos de miles de deplazados, heridos y perseguidos, y las deceneas de miles de viudas y huérfanos que esta imbécil guerra contra las drogas nos está costando y cuyo número aumenta día con día; no existe nuestro sufrimiento; no existen tampoco las desapariciones y los asesinatos de los migrantes que llegan o pasan por nuestro territorio –no hubo una sola mención a ellos por parte suya en el debate en donde entre las mutuas acusaciones, la ocurrencia de la demagogia, y la edecán, ustedes sólo dieron el espectáculo de la frivolidad y de la lejanía que tienen frente a la nación–. Para ustedes, por lo tanto, no existen la emergencia nacional ni las miles de zonas tomadas por el crimen organizado ni los funcionarios de sus partidos coludidos con él ni el problema de la guerra. Se han contentado simplemente con hablar de la inseguridad, de acusar de corruptos a los otros partidos, y de proponernos enfrentar la inseguridad con más violencia. No han expresado ningún camino humano y a corto plazo para construir esa paz que tanto anhelamos y sin la cual las elecciones son sólo una simulación; no han siquiera pedido perdón a los ciudadanos y a los migrantes centroamericanos por estas desgracias de las que sus partidos y sus gobiernos son tan responsables como el gobierno federal. Ustedes, como el Presidente Calderón y los demás candidatos y partidos, parecen tener sólo imaginación para la violencia y la disputa. Continúan negándose a escuchar el corazón herido de la patria.

Esta herida que, a pesar de todo lo que hacen y dicen para no verla ni asumirla en su profunda gravedad, no pueden borrar, los increpa hoy y les pregunta. ¿Díganos, cómo con mayorías relativas –porque de ganar sólo ganarán con ellas– piensan gobernar y sanar en su emergencia nacional a está patria desmembrada? ¿Son ustedes tan soberbios para creer que en estas condiciones de emergencia nacional se puede gobernar sin la unidad de la nación? ¿Cómo harán, si ganan, para crearla y no convertirse en un nuevo administrador de la desgracia del país? ¿Cuál es su propuesta de paz, más allá de programas reconstructivos a largo plazo? ¿Qué propone para crear los instrumentos que permitan a la Ley General de Víctimas, recientemente aprobada, sin que el presidente se haya dignado a promulgarla, hacerse una realidad para ellas? ¿Cuál es su posición frente al asunto de las drogas y su propuesta para dejarlas de ver como un problema de seguridad nacional y enfrentarlas como un asunto de salud pública que ponga fin a esta guerra perdida. ¿Cómo, por lo tanto, van a generar una política que no nos subordine a la estrategia de seguridad nacional de los Estados Unidos? ¿Qué tiene que decirle a las víctimas de su partido que hoy están aquí frente a usted?.

A la candidata del Partido Acción Nacional, PAN Josefina Vázquez Mota

ara muchos, usted, señora Vázquez Mota, significa la continuidad de una política que nos ha sumido en el horror, la miseria y el despojo, el señalamiento duro a las corrupciones de los otros partidos, pero la incapacidad autocrìtica para ver las del suyo y la protección o la simulación frente a delincuentes o malos funcionarios de su partido que ocupan y ocuparon cargos políticos, incluso de Estado. Usted representa a un partido que nos debe la transición y que se ha corrompido a grados ignominiosos con el poder. Usted representa un partido que después de doce años deja como una de sus herencias un inmenso camposanto como patria.

Al candidato del Partido Revolucionario Institucional, PRI Enrique Peña Nieto

Para muchos, señor Peña Nieto, usted representa el regreso al pasado, es decir, el regreso al origen de la corrupción de las instituciones que hoy se desborda por todas partes y cuyo rostro no es sólo la violencia, el dolor, la corrupción, la impunidad y la guerra, sino la imposición de la presidencia imperial, el uso patrimonialista de la nación y la represión –Atenco, la respuesta descalificadora a los muchachos de la Ibero, la manipulación mediática frente a sus legitimas protestas, son sus señales más claras. Representa también el voto corrompido, el voto comprado, el voto no ciudadano, el de la miseria moral y el de la arrogancia y los intereses de los monopolios de la comunicación. Hoy está aquí presente el escritor Germás Dehesa que hasta el último día de su vida, como un signo de ética ciudadana, contó las noches que se acumulaban cargadas de los agravios de la fraudulenta gestión del exgobernador Arturo Montiel.

Al Candidato de la Alianza Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador

Para muchos, usted, señor López Obrador, significa la intolerancia, la sordera, la confrontación –en contra de lo que pregona su República Amorosa– con aquellos que no se le parecen o no comparten sus opiniones; significa el resentimiento político, la revancha, sin matices, contra lo que fueron las elecciones del 2006, el mesianismo y la incapacidad autocrítica para señalar y castigar las corrupciones de muchos miembros de su partido que incluso, contra la mejor tradición de la izquierda mexicana, no han dejado de golpear a las comunidades indígenas de Chiapas y de Michoacán o a los estudiantes Guerrero. Significa también la red de componendas locales con dirigentes que años atrás reprimieron a quienes buscaban un camino democrático, el señor Bartlet es sólo la punta del iceberg.

Al candidato de Nueva Alianza, Gabriel Quadri

Para muchos usted, señor Quadri, significa la usurpación de las candidaturas ciudadanas –que nos negaron junto con la Reforma Política—, la arrogancia y una doble moral que pretende reivindicar el liberalismo y criticar los monopolios mientras usted sostiene su campaña apoyado en la mafia de una cacique, que representa lo peor de nuestra clase polìtica, y en el poder de un sindicato corrupto que tiene secuestrada la educación de la patria, que usa a nuestros niños para el chantaje de más canonjías y posee una fortuna que, fruto de la corrupción nos ofende y nos indigna a todos.

La democracia en su sentido real, no es el voto ni las elecciones libres –aunque la apoyen–, no es una cuestión de administraciones institucionales ni de arreglos entre ellas y sus consejos especializados llamados partidos, cámaras y secretarías, mucho menos el libre mercado, es la dignidad de una nación que sólo aparece allí donde se generan relaciones de confianza y de apoyo mutuo más allá de cualquier interés de poder o de dinero ¿Cómo piensan darle vida a una democracia que sus partidos, la inoperancia del Estado que niega y reprime todo lo que no puede controlar, la criminalidad y los diversos y oscuros intereses del poder y del dinero nos han arrancado?

Estamos, como lo dijimos hace más de un año, no sólo en la misma “encrucijada sin salidas fáciles”, sino ante un proceso electoral atrapado en un callejón sin salidas. Ustedes saben que gane quien gane estas elecciones tendrán que enfrentarse a un suelo y a un tejido social destrozados que ustedes con sus divisiones, sus interes, sus pleitos, no están ayudando a rehacer sino a desgarrar más. Hoy parece que las urnas electorales no alcanzarán para responder a los sueños rotos de la patria. Nosotros, sin embargo, no hemos dejado de insistir en una unidad nacional. No hemos venido aquí, por lo tanto, a apoyar a ninguno de ustedes, sino a emplazarlos, como ya lo hicimos aquel 8 de mayo de 2011, a construir, permítanme reiterarlo una vez más, “una unidad nacional que le permita a la nación rehacer su suelo. ¿Cómo pueden ustedes, más allá de sus intereses de partido, cooperar con esa voz que nosotros hemos escuchado en nuestro peregrinar por toda la república, esa voz que los universitarios hacen oir en las calles y en las redes sociales, y que hemos escuchado en español, náhuatl, purépecha, tseltal o wirrárika, lo mismo en Acteal que en Ciudad Juárez, esa voz que exige democracia, paz, justicia y dignidad?
Además opinamos que hay que respetar los Acuerdos de San Andrés y el etcétera, etcétera, que nos deben a los mexicanos.

Estas palabras fueron leídas  a todos los candidadatos y a la candidadata, y en el parráfo marcado fue dirigido acada uno en “Diálogos por la Paz” en el Castillo de

Chapultepec, México D.F a 28 de mayo de 2012.

Entregan a candidatos 24 fichas de casos de víctimas de la violencia que están siendo acompañados por el MPJD

Descarga las palabras de Javier Sicila en PDF

Seguimiento en medios del diálogo del MPJD con los candidatos a la Presidencia

México. Josefina Vázquez Mota: Canto de sirenas por el voto femenino

Deja un comentario


LUNES 13 DE FEBRERO DE 2012

Gladis Torres Ruiz (CIMAC)

Con una retórica a favor de las mujeres y de la “equidad de género” para atraer el voto femenino el próximo 1 de julio, la virtual candidata presidencial por el Partido Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota, tiene tras de sí una trayectoria política de “ultraconservadurismo” y negación de los Derechos Humanos (DH) de las mexicanas.

A su desempeño como funcionaria y legisladora -documentada periodísticamente- se suman las críticas que le han hecho organizaciones de la sociedad civil, académicos y activistas por los derechos femeninos. Las voces coinciden: Vázquez Mota nunca ha demostrado en los hechos compromiso alguno a favor de las mujeres.
Encubridora de la pobreza
La economista de 51 años de edad es la quinta mujer postulada como candidata a la Presidencia en la historia de México.
Su carrera política se hace visible en el año 2000 cuando llega por la vía plurinominal (sin hacer campaña electoral) a la 58 Legislatura de la Cámara de Diputados. Ahí ocupó el cargo de vicecoordinadora de Política Económica de la fracción parlamentaria del PAN.
Apenas dos meses después de haber asumido como legisladora, Vázquez Mota es nombrada en diciembre de ese mismo año secretaria de Desarrollo Social (Sedesol), por el entonces presidente Vicente Fox.
Al ocupar la titularidad de la dependencia, la panista designó como su encargado de Comunicación Social al periodista José de Jesús Castellanos, ex director del semanario “Nuevo Criterio”, editado por el Arzobispado Primado de México.
Como secretaria de Estado, Josefina Vázquez Mota creó en 2001 el Comité Técnico para la Medición de la Pobreza, con el fin de cuantificar de manera oficial este flagelo y servir de referencia al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).
Así, el parámetro para medir la pobreza de las y los mexicanos dejó de ser la posibilidad para obtener la canasta básica de alimentos. Se crearon tres indicadores: pobreza alimentaria, desarrollo de capacidades y patrimonio.
La investigadora de El Colegio de México y especialista en pobreza urbana Araceli Damián González, considera que la reclasificación de la pobreza elaborada desde que Vázquez Mota era titular de Sedesol, ha servido para ocultar la miseria.
Advierte que desde la gestión de Vicente Fox y hasta 2010, 13 millones de personas más no cuentan con ingresos suficientes para solventar sus necesidades, y tampoco con los servicios que el Estado debería proveer, tales como educación y salud.
La especialista explica que “cerca de una quinta parte de la población vive en pobreza extrema, pero como el Coneval pide que, además de tener ingresos bajos, la gente tenga otra carencia, sólo reconoce que hay 10.4 por ciento de pobres extremos, casi la mitad de la realidad”.
“Metodológicamente se minima la pobreza al pedir que seas pobre por ingreso y por carencia social”, sintetiza Araceli Damián.
“Impulsora” del género
Como secretaria de Desarrollo Social, Vázquez Mota aseguró que el “mayor reto” de la instancia federal era lograr que la sociedad tomara conciencia de que la perspectiva de género “tiene que ver con todos”, y no sólo con las mujeres.
La ahora virtual candidata a la Presidencia afirmó en su momento que la perspectiva de género se aplicaba primordialmente en el programa Oportunidades -estandarte de la Sedesol contra la pobreza extrema-, y en el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol).
Sin embargo, el estudio “Balance de impactos de Oportunidades 2000-2006” -elaborado por Unifem- documentó que según testimonios de beneficiarias, el programa -lejos de ayudarlas- les generó sobrecargas de trabajo por tener que viajar para recibir los apoyos económicos, asistir a las juntas y realizar faenas.
Otra investigación, “El programa Oportunidades y los derechos de las mujeres indígenas de México”, realizada por la organización Abogadas y Abogados para la Justicia y los Derechos Humanos en la región mixe de Oaxaca, acusó que Oportunidades pasa por alto los derechos de las mujeres, toda vez que refuerza su rol social de únicas responsables del cuidado del hogar y de las y los hijos.
Lo anterior, asentó el análisis, impide el empoderamiento de las mujeres y evita la deconstrucción de prácticas patriarcales.
En 2005 Vázquez Mota deja la Sedesol para integrarse al equipo de campaña del candidato presidencial panista Felipe Calderón.
Contra el laicismo y las trabajadoras
Al arribo de Calderón a la Presidencia, la panista se convierte en la primera mujer en ser secretaria de Educación Pública (SEP). Desde ahí censuró el libro de texto para secundaria y bachillerato “Tu futuro en libertad”, editado por el Gobierno del Distrito Federal y el cual incluía temas como enfoque de género, laicidad, DH, salud reproductiva y prevención del VIH-Sida.
Así lo denunciaron en su momento los autores del libro María Luisa Sánchez, del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE); José Ángel Aguilar, de la Red Democracia y Sexualidad (Demysex), y la directora de Afluentes, Gabriela Rodríguez.
Las y los activistas acusaron que, en contraste, la SEP permitió la difusión de textos católicos en planteles privados desde el nivel preprimaria hasta el bachillerato.
Ya en 2009, como líder de la bancada panista en la Cámara baja, Vázquez Mota sólo presentó 10 iniciativas de ley y de ellas únicamente dos tenían que ver con los derechos de las mujeres: una sobre trata de personas y otra sobre mujeres en reclusión.
Martha Juárez, integrante de la organización civil Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, indica que en un monitoreo se detectó que como legisladora la panista “no tuvo un papel protagónico” al no presentar iniciativas relevantes.
“En las escasas (iniciativas) que presentó no hay perspectiva de género, lo que deja ver que no es un tema al que haya dedicado particular atención”, observa la activista.
“Como coordinadora de su grupo parlamentario fungió el papel de operadora política de Acción Nacional, en vinculación con el Ejecutivo; un ejemplo claro fue con el decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro. Ella y su bancada rechazaron una acción de inconstitucionalidad contra ese decreto presidencial”, recuerda Juárez.
Calderonista de “hueso colorado”
En septiembre pasado, Vázquez Mota pidió licencia como diputada para contender por la candidatura presidencial. Desde un primer momento anunció que de ser electa candidata y posteriormente Presidenta, continuará con la guerra contra el crimen organizado que enarbola Felipe Calderón.
El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) ha documentado que unas 459 mujeres fueron asesinadas en 16 estados del país, durante el primer semestre de 2009, como consecuencia de la estrategia anticrimen.
El OCNF asegura que desde 2007, cuando Calderón declaró la guerra a la delincuencia, la violencia contra las mujeres se recrudeció.
Alrededor de 40 mil niñas y niños han quedado huérfanos, y más de 30 mil han sido reclutados por el crimen organizado en cinco años del combate calderonista al narcotráfico. A su vez, 34 millones de niñas y niños ven todos los días noticias sobre el crimen y/o participan en juegos que naturalizan la violencia, reportó el Programa Infancia en Movimiento.
“Oportunista”
Martha Juárez insiste en que la panista tiene una percepción “muy conservadora” del papel de las mujeres. Advierte que Vázquez Mota es “beneficiaria” del trabajo del movimiento feminista, que han pugnado porque las mujeres accedan a cargos públicos.

Recordó que al inicio de la presente Legislatura, en 2009, varias diputadas dejaron el cargo para cederlo a sus suplentes varones. Legisladoras de diferentes partidos subieron a tribuna para criticar la simulación en el cumplimiento de la cuota de género. “Josefina Vázquez Mota guardó silencio”, subrayó Juárez.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 124 seguidores