Siembra- Ruben Blades

Deja un comentario


Con fe siembra y tu verás…. Un canto a América latina

Cabido Abierto 10 años. ALTAVOZ

Deja un comentario


Cabildo Abierto: 10años de interacción entre autoridades y ciudadanos, por Radio Teocelo

Por: Elfego Riveros
Foto: Leopoldo Hernández y Juan Pablo Romo
(I de V)
Para que una radio sea comunitaria debe, al menos, cumplir con tres obligaciones : que sea útil a la gente, que sea alegre, pero sobre todo que haga pensar para que pasen cosas.

Esto último ha sido lo más difícil en los 43 años que va a cumplir la XEYT, pues no siempre las personas conocen sus derechos para defenderlos, ya que por generaciones han padecido diversas formas de autoritarismo familiar, escolar, parroquial, institucional, laboral, mediático y desde luego gubernamental.

Respecto a los gobiernos, los ciudadanos hemos tenido que lidiar con muy diversos estilos personales de gobernar de presidentes de la república, gobernadores y alcaldes, muchos de ellos de triste memoria.

En lo local y lo regional, el folclor, la negligencia, la corrupción, el cacicazgo y el autoritarismo propio de los otros dos niveles de gobierno se viene repitiendo en nuestros municipios como caricatura o como drama, en las tres últimas décadas.

Por eso, en 1997 Radio Teocelo propone a los entonces candidatos a las presidencias municipales rendirle cuentas al pueblo, a través de un programa de radiofónico que les facilitara a ellos la tarea de gobernar, pero que también estimulara la participación y contraloría ciudadana.

El programa se llamaría Cabildo Abierto y su lanzamiento al aire ocurre en los primeros minutos de enero de 1998.

* * * * * * * * * * * *

– Oye, pero cómo quieres que te diga cuánto gano en la presidencia municipal, si eso no se lo digo ni a mi vieja…y tú quieres que además lo diga por radio, para que todo mundo se entere…¡estás loco¡

La expresión es verídica y surge al calor de los primeros programas de radio, recién habían tomado posesión de sus cargos los ediles de los ayuntamientos del periodo 1998 – 2000, en pintoresca conversación con uno de los alcaldes ganadores de la contienda electoral.

Para ese periodo fueron electos el ingeniero Manolo Fernández Martínez (PRI) en Ixhuacán de Los Reyes; el profesor Misael Salcedo Castañeda (PRI) en Cosautlán de Carvajal; el profesor Rogelio Martínez Olmos (PRD) en Teocelo; el profesor Juan Manuel González Gálvez (PRD) en Xico; y el también profesor y licenciado Diego Alfredo Hernández Alonso (PAN) en Coatepec.

Entre otras cosas, el programa buscaba limitar el amplio margen de maniobra que tenían las autoridades municipales, para manejar los recursos públicos a su antojo, dando lugar a veces a los famosos “casos de enriquecimiento inexplicable”, que no era otra cosa que robar dinero de las arcas municipales para hacer fortuna personal o familiar.

Sin duda que en el pasado y en el presente han existido servidores públicos honestos, austeros, con vocación de servicio y de resultados palpables, de los cuales la ciudadanía guarda especial reconocimiento y estima personal.

Pero tal vez han sido los menos, por lo que el programa Cabildo Abierto se propuso desde el principio entrar a un largo y sinuoso camino, para intentar conocer por dentro cómo se manejaban los recurso públicos desde la tesorerías municipales, que en el pasado operaron como verdaderos cotos del poder unipersonal.

Se aceptaba en aquellos tiempos que nadie tenía derecho a preguntar y a saber, que nuestra obligación era callar, que era una falta de respeto preguntarle a los servidores públicos cuánto ganaban, e incluso se llegaba al extremo de suponer que las presidencias municipales eran simples changarros que con absoluta discrecionalidad podían “administrar” el alcalde y sus más cercanos colaboradores. Aún no había leyes de transparencia y acceso a la información pública, ni tampoco órganos autónomos que obligaran a los servidores públicos a rendir cuentas claras.

* * * * * * * * * * * *
– ¡ Aguas, aguas…guarden silecio, que aquí viene el reportero de la XEPRD …¡

Así se expresó un día el entonces presidente municipal de Teocelo, José Antonio Vicuña Sánchez (PRI), ante la presencia de Arturo López Domínguez, reportero de Radio Teocelo que grabadora en mano se disponía a cubrir una sesión de trabajo de los ediles en palacio municipal.

La alusión del singular personaje tenía como propósito, molestar a quien era visto como un enemigo potencial de los intereses del grupo compacto de la presidencia, pues eran los tiempos en que no se podían publicar informaciones sin el consentimiento del alcalde en turno, a menos que fueran halagos.

Como otros gobernantes de su época, Vicuña Sánchez mostraba siempre intolerancia a la crítica, al grado de ordenar cortarle la luz al ingeniero Heberto Castillo –cuando vino a Teocelo-, para que no pudiera realizar un acto en la explanada del palacio municipal. Si eso hacía con personajes como el luchador social creador del Partido Mexicano de los Trabajadores en los años 80’s, qué no estaría dispuesto a hacer contra una radio para campesinos, como él la llamaba.

Pero esa misma actitud rupestre de Vicuña Sánchez , también la mostraron otros personajes de la política local y regional, en toda esa época, como sucedió en 1986 en Ixhuacán, cuando nuestro reportero Germán Martínez Aceves intentó entrar a palacio municipal para grabar el informe del alcalde, pero el cacique del pueblo le cerró el paso para negarle el acceso al recinto. Dicen que en aquellos años, el cacique reunía en su casa al párroco y al alcalde, y que al calor de los aguardientes los tres decidían por el futuro del municipio…

Por ello, otro de los propósitos del programa Cabildo Abierto era que los ayuntamientos pasaran de ser de simples instrumentos al servicio de un cacique, de un alcalde o de un partido, a verdaderos órganos de gobierno democrático, con pluralidad de partidos y sobre todo con claros contrapesos de parte de los ciudadanos.

La idea fue siempre que no se considerara más a los alcaldes, como patrones o dueños de las arcas municipales, pues su condición de servidores públicos los obliga a ser transparentes en el uso de los recursos públicos, eficientes en la entrega de resultados y democráticos en la toma de decisiones.

Ha costado trabajo bajar de su pedestal a quienes por tres años se sienten sabios y poderosos, infalibles e imprescindibles, cuando todos sabemos que terminarán su periodo si no enfermos, al menos en el descrédito o el escarnio. No conocen la humildad.

* * * * * * * * * * * *

– A nombre del Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo, le estoy llamando desde la ciudad de México, para informarle que por unanimidad ustedes se hicieron acreedores al premio en la Categoría de Orientación y Servicio a la Sociedad, por su Programa Cabildo Abierto…¡Muchas felicidades¡ En realidad ustedes se adelantaron a las leyes de transparencia y rendición de cuentas y además se trata de una innovación en la radiodifusión mexicana, de manera que se merecen esta distinción…

El que así nos comunicaba por teléfono la noticia, era el periodista Miguel Angel Granados Chapa, en mayo de 2004, cuando la XEYT lidiaba con alcaldes como Alejandro May Lovillo, de Teocelo, quien en franco desafío no sólo se negaba a entregar información por escrito a la emisora, sino que al principio de su periodo (2000-2004) se resistía a participar en un programa que finalmente sería reconocido a nivel nacional.

Por aquellos años, Radio Teocelo comenzó también a tocar las puertas del Poder Legislativo, para que en Veracruz se contara con una Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, mediante la cual se nos garantizara a los ciudadanos nuestro Derecho a Saber . Nuestro derecho a preguntar sobre los asuntos públicos y la obligación de los servidores públicos a entregarnos la información en su poder.

Aunque el gobernador Miguel Alemán simuló legislar en la materia junto con los diputados del PRI, la llamada Ley Alemán tuvo que derogarse, a insistencia de la organizaciones ciudadanas –como Radio Teocelo- no fue sino hasta febrero de 2007 que una nueva ley fue aprobada y publicada, misma que ya obliga a los ayuntamientos a entregar toda la información publica en su poder, a los ciudadanos que la soliciten por escrito. Los dueños de la información pública somos los ciudadanos, no los alcaldes.