¿Qué diablos significa? ¿Qué diablos significa? ¿Qué diablos significa?

Ingobernabilidad

Marcia Urbina

Es común que en la actualidad algunos medios de información y algunos políticos hagan referencia a situaciones adversas al orden prevaleciente, valiéndose del término ingobernabilidad.

Como ya han escrito antes en esta columna, cuando reflexionamos sobre algún término de naturaleza política es necesario prestar mucha atención a la intención con la que suelen utilizarse dichos términos.

Para comenzar nuestra disertación vale la pena plantear las siguientes preguntas: ¿cuándo hablamos de ingobernabilidad? Y mejor aun valdría la pena preguntarnos ¿Quién o quiénes hablan de ingobernabilidad? ¿Qué escenarios y qué actores son propicios para merecer el adjetivo de ingobernables?

No resulta necesario hacer un gran esfuerzo para descubrir que el término ingobernabilidad es utilizado para señalar movimientos sociales que cuestionan el orden político prevaleciente.

Si el pueblo de Atenco se organiza y lucha para evitar una decisión arbitraria, entonces el pueblo de Atenco es ingobernable; si el pueblo de Oaxaca decide organizarse para reconstruir la política desde las experiencias más inmediatas y cercanas a su historia, entonces el gobierno traidor señala al pueblo de ingobernable y solapa al asesino y ladrón de Ulises Ruiz, ¿Cómo pensar la ingobernabilidad sin antes repasar sobre los gobiernos nefastos que condenan al país a sumirnos en la ignorancia, la ignominia, y la permanente afrenta que implica obedecer leyes injustas?

Es necesario pensar al revés la terminología política que ahoga en un mar de conceptos la verdad cínicamente expuesta ante los ojos de los ciudadanos concientes, allí dónde el gobierno dice ser democracia se convierte en demagogia, donde se ha proclamado justo se transforma en vengativo, donde habla de libertad procura la guerra, donde predica la paz siembra muerte, donde dice gobierno del estado moderno debe entenderse despojo.

A pesar de que el concepto ingobernabilidad ha sido utilizado para señalar a los movimientos sociales debemos prestar atención a que la intención de dicho señalamiento obedece más a inducir en las personas ajenas a los movimientos la idea de que estos son malos, dañinos a la democracia, a las instituciones, que son movimientos encabezados por oportunistas que quieren hacerle daño a México, inducen a pensar que el gobierno actual es el mejor y que todo aquello que lo cuestione debe ser censurado, erradicado, silenciado.

Cuando un gobierno ejerce el poder sobre los ciudadanos, y ese ejercicio del poder trabaja para el beneficio de unos cuantos, ¿cómo puede gobernar para toda una nación?, ¿Qué gobernabilidad garantiza un gobierno de esa naturaleza?

México es ingobernable porque el gobierno ha sido para el beneficio de unos cuantos, seguirá siendo ingobernable en la medida que no sean incluidos todos los grupos sociales que conforman nuestra cultura.

Bienvenida será la ingobernabilidad que entraña justa rebeldía.

About these ads