Inocuidad de los alimentos Tamara Luna. Marzo, 2010

Deja un comentario


La inocuidad de los alimentos y las enfermedades de transmisión alimentaria constituyen un problema de salud pública cada vez más importante. La OMS calcula que las enfermedades diarreicas transmitidas por los alimentos y por el agua provocan en su conjunto la muerte de 2,2 millones de personas al año, de las cuales 1,9 millones son niña y niños. Numerosas enfermedades transmisibles, se transmiten por los alimentos, y muchas otras, como el cáncer, están relacionadas también con productos químicos y patógenos de los alimentos. Sin embargo, no se conoce claramente la magnitud del problema de los alimentos insalubres, ni el costo derivado. Hacen falta estimaciones fiables que orienten la gestión de la inocuidad de los alimentos a nivel nacional e internacional, ya que la propagación de patógenos y contaminantes a través de las fronteras significa que las enfermedades de transmisión alimentaria constituyen ahora una amenaza para la seguridad sanitaria pública a nivel mundial.

Los problemas relacionados con la inocuidad de los alimentos se plantean a escala internacional, por lo que las soluciones también deben ser de alcance internacional. Así mismo, es indispensable la participación de todos los sectores, pues los problemas de inocuidad de los alimentos pueden deberse a cualquier elemento relacionado con la cadena de producción de alimentos, como el medio ambiente, las explotaciones agrícolas, los procesamientos, la venta, las prácticas de elaboración e incluso la cocina de las y los consumidores.

El consenso internacional con respecto a la gestión mundial de la inocuidad de los alimentos, basado en principios científicos generales, en la colaboración intersectorial y la adopción de medidas en el plano internacional y nacional, ofrece numerosas soluciones basadas en un intercambio eficaz de datos, fundamentos científicos sólidos y la experiencia práctica. Los nuevos enfoques integrados, así como los vínculos entre los datos de seguimiento y de vigilancia relativos a animales, alimentos y pacientes brindan la oportunidad de actuar sobre la base de pruebas científicas y de evaluar los efectos de las medidas de gestión. La aplicación de nuevos marcos y opciones de gestión para reducir los actuales riesgos relacionados con los alimentos podría contribuir a disminuir 

considerablemente la incidencia de las enfermedades de transmisión alimentaria a mediano y largo plazo.

Además a nivel nacional existen leyes o normas que regulan la inocuidad de los alimentos. La esencia de todas las leyes nacionales de alimentación, se basa en que: “Cualquier persona que venda en perjuicio del comprador un producto alimenticio que no corresponda con el tipo, o con la sustancia, o con la calidad del alimento pedido por el comprador, será culpable de delito”. Los gobiernos pretenden con este tipo de leyes proteger a sus pobladores contra alimentos nocivos y adulterados. Esto se consigue con medidas apropiadas de control de los alimentos basadas en normas alimentarias bien definidas que comprendan la calidad e inocuidad de los alimentos y su presentación sin engaño a las y los consumidores. México, no escapa a este fenómeno y ha adoptado la Norma Oficial Mexicana (NOM). Sin embargo, en las últimas décadas, la elaboración y regulación de los alimentos no responde a estrictas necesidades de sobrevivencia alimentaria. Por supuesto, el sistema capitalista y el hedonismo alimentario de una sociedad consumista, está conduciendo una nueva manera de enfocar la producción, conservación, preparación, cocinado y comercialización de los alimentos, así como su regulación. Por lo que es inevitable tomar en cuenta que debido a esta realidad, uno de los principales objetivos de la industria alimentaria y los gobiernos es la búsqueda de un aumento del consumo que permita unas determinadas ganancias económicas, y no necesariamente la inocuidad de los alimentos.

Si se toma en cuenta que la sobrevivencia del ser humano depende de la alimentación y que dentro del amplio panorama sobre los determinantes de la salud, una de las metas principales es lograr que el máximo número posible de personas siga una alimentación saludable, ya que por principio de equidad, todos los miembros de la sociedad tenemos derecho a vivir saludablemente, la Salud Pública se fundamenta por tanto en la justicia social. Así que la solución a este problema de Salud Pública requiere de un compromiso social y de la lucha por defender y promover la salud, más allá de intereses materiales.

Amenaza de ataque paramilitar contra de comunidad Zapatista

Deja un comentario



La Junta de Buen Gobierno “El Camino del Futuro” en La Garrucha, Chiapas, recibió un acta firmada por un dirigente de la Organización Para la Defensa de los Derechos Indígenas y Campesinos (OPDDIC), Manuel Hernandez Jiménez, en la que amenazan con realizar un desalojo violento en la comunidad Zapatista de Santo Tomás el día 5 de marzo.

Hechos:

La Junta de Buen Gobierno “El camino del futuro”, del Caracol de “Resistencia hacia un nuevo amanecer”, en La Garrucha, denuncia que han caído en sus manos documentos donde el grupo paramilitar de la Organización Para la Defensa de los Derechos Indígenas y Campesinos (OPDDIC), de filiación priísta y perredista (según dicen los propios paramilitares), preparan un ataque en forma para desalojar a los zapatistas de Santo Domingo, utilizando armas de fuego e incluso bombas.

Originalmente, según denuncia la Junta de Buen Gobierno, la acción paramilitar acordada en la comunidad de Santo Tomás del municipio de Ocosingo en Chiapas, se tenía planeada para el 20 de marzo, sin embargo, se adelantó para el 5 de este mismo mes.

Esta amenaza se enmarca en un creciente hostigamiento y ataques en contra las comunidades Zapatistas en diversos puntos del Estado de Chiapas y una creciente paramilitarización del estado permitida y cobijada por la administración de Juan José Sabines Guerrero, Gobernador de Chiapas.

Acción solicitada:

  • Llamando por teléfono a la Presidencia Municipal de Ocosingo y al Gobierno del Estado de Chiapas exigiendo el cese de las acciones de hostigamiento en contra de las comunidades zapatistas y de la Otra campaña y del apoyo a grupos paramilitares como la OPDDIC.

Presidente Municipal de Ocosingo

Carlos Leonel Solórzano Arcia

Ayuntamiento de Ocosingo

Tel/Fax: +52 (919) 67300506 ext.110

Gobernador del Estado de Chiapas

Juan José Sabines Guerrero

Gobierno del Estado de Chiapas

Tel/Fax: +52 (961) 88050 ext.21121

Secretario Particular del Gobernador

Héctor Luna García

Gobierno del Estado de Chiapas

Tel/Fax: +52 (961) 61-8-80-54

Obama, variación de estrategias e invariancia de objetivos. Informes de Inteligencia 2008-2010. Gustavo Herren

Deja un comentario


martes 2 de marzo de 2010

//
//

. (especial para ARGENPRESS.info)

Lo que Estados Unidos define como ‘amenazas’ para su Seguridad Nacional está relacionado con sus objetivos globales estratégicos. La comparación de los informes anuales sobre Evaluación de Amenazas (Annual Threat Assessment of the US Intelligence Community) de los años 2008 a 2010, del correspondiente Director Nacional de Inteligencia que depende directamente del presidente de la Nación, permite observar la continuidad de las metas de política exterior con la administración Obama a pesar de los cambios en estrategia, concomitante con los objetivos últimos de dominación imperialista y de supervivencia en los macro-procesos históricos.

Los informes de Inteligencia 2008 (final del gobierno de G.W. Bush), 2009 y 2010 consideran países con variadas capacidades de enfrentamiento bélico con EEUU, y que puedan amenazar su influencia, los mercados y accesos a recursos a nivel global y regional. Entre los primeros figuran China y Rusia, y entre los segundos en la región energética de Oriente Medio, principalmente Irán, que con su influencia (en especial sobre Irak) es evaluado como amenaza desestabilizadora central. En América Latina, con el gobierno de Obama ha ganado peso relevante Venezuela como foco aglutinador regional, que no solo amenaza el libre desenvolvimiento de intereses estadounidenses sino también su influencia ideológica.
A nivel países, EEUU tiene supremacía en el mundo de la guerra. Los grupos terroristas, simbolizados por al Qaeda y los distintos extremismos, constituídos por milicias dispersas relativamente numerosas y con baja tecnología (frente a una potencia con un eficiente gasto militar anual del orden de 700.000 millones de dólares), constituyen para EEUU una amenaza militar de menor orden, que no lo es en cuanto a su supervivencia como nación, aún si accedieran a armas de destrucción masiva (Japón no desapareció como nación por las bombas nucleares en Hiroshima y Nagasaki). En realidad también representan una oportunidad, por su impacto en el plano político-militar internacional y la respuesta preventiva probablemente nuclear e invasiva de EEUU contra los países, para remover las supuestas fuentes de amenaza. Estos grupos que generalmente operan por reacción ante las políticas, invasiones y ocupaciones imperialistas sobre sus territorios ancestrales, son utilizados en parte para justificar uno de los objetivos de expansionismo económico-ideológico con soporte belicista de Washington, y como imagen aglutinante en el mundo occidental.
China. La visión de los informes 2008-10 de los Directores de Inteligencia de la era Bush (J. Michael McConnell) y de Obama (Dennis C. Blair) coinciden, en cuanto a que los objetivos de China en el largo plazo son llegar a ser potencia regional (en el Este de Asia) así como global, mientras mantiene su prosperidad económica y estabilidad doméstica como prioritaria para su seguridad interior. Sus inquietudes y debilidades principales son el separatismo y las protestas sociales locales, que podrían convertirse en movimiento nacional organizado que demande reformas políticas. Blair menciona el secesionismo en el Tibet (McConnell no lo hace), región que por más de 200 años fue reconocida por el mundo como parte de China, pero después de la Segunda Guerra Mundial comenzó a ser vista por Occidente como enclave anticomunista. Así la oligarquía local (los Lamas) apoyada por EEUU armaron el levantamiento de 1959. El pseudopacifista jefe de los separatistas tibetanos, el Dalai Lama, profundo admirador de George W. Bush, condecorado por el Congreso de EEUU y respaldado por la CIA desde hace décadas, fue recientemente recibido por Obama.
Los informes evalúan que como las prioridades estratégicas de China en política exterior, serían mantener el crecimiento de la economía y la estabilidad política como medio de reafirmar su estatus como gran potencia y sostener su integridad territorial, considera vital mantener relaciones externas pacíficas, de modo que su compromiso global no está dirigido por la ideología comunista o el expansionismo militar, sino por el acceso a los mercados, recursos y tecnología.
Estas metas se han reflejado en su expansión mediante compromisos con África y América Latina, focalizados principalmente a acceder a los recursos naturales (especialmente hidrocarburos), lo que a su vez promueve la influencia regional de China y su imagen como líder del mundo en desarrollo (en regiones que históricamente han estado bajo la influencia casi exclusiva de EEUU y Europa). También se menciona, que China se involucra en actividades que pueden contribuir a la desestabilización de África y Latinoamérica, como la venta de armas, que realiza además en Oriente Medio vendiendo incluso misiles a Irán, lo que configura una amenaza para las fuerzas estadounidenses.
Se estima que Beijing empleará unas dos décadas para consolidar el crecimiento, desarrollo y aumento de influencia del país, de modo que busca capitalizar una relación estratégica favorable con el entorno internacional, y se espera que para ello al crecer su influencia global se concentrará en ‘…aumentar su liderazgo regional en el Este de Asia’.
En realidad esto puede interpretarse como una advertencia hacia China, por el fuerte choque de intereses que está teniendo con EEUU en la región de yacimientos de hidrocarburos y rutas energéticas de Asia Central y Sur de Asia. Para Washington, tener presencia y permanencia en Afganistán (y Pakistán) constituye una pieza clave para el ‘juego’ en Asia Central posicionada geográficamente, entre China, Rusia, Irán e India.
En cuanto al Este de Asia, China no está dispuesta a permitir la independencia de la pro-estadounidense Taiwán (refugio de Chiang Kai-shek (1949), y que actualmente EEUU realiza una fuerte venta de armas), aunque desde 2008 habían mejorado las relaciones bilaterales.
Se sigue expresando inquietud porque la Fuerzas Armadas chinas (Ejército Popular de Liberación) están desarrollando un amplio rango de sistemas de armas, que pondrían en gran riesgo a las fuerzas de EEUU y sus bases aeronavales regionales en el Pacífico occidental y Asia (incluyendo Guam). Evalúa que las capacidades nucleares chinas en cuanto a rango, letalidad y supervivencia se incrementarán rápidamente en los próximos diez años.
La amenaza que se omite es que a diferencia de EEUU, China ha sobrevivido en los procesos históricos con grandes masas de trabajadores y de población con un ingreso medio per cápita significativamente inferior respecto al de EEUU, y que aunque en las últimas décadas haya entrado en una economía de tipo capitalista, esta diferencia difícilmente desaparezca, ni tampoco la fortaleza intrínseca que representa que si es utilizada inteligentemente se puede constituir en una ventaja estratégica a nivel global.
Los informes ‘Bush-Obama’ marcan en términos generales continuidad en la política exterior sobre China. La diferencia en un orden, en la magnitud del gasto militar 2009 de EEUU respecto al segundo que es China, y su significativo aumento con el gobierno de Obama que desanima a cualquier otro competidor, indica que Washington no está dispuesto a cambiar su posición relativa a nivel global en otros planos. Para que Beijing se predisponga a negociar en el plano económico donde es fuerte (por ejemplo para lograr la apreciación del yuan o sanciones económicas contra Irán), Washington deberá presionar en otros campos donde tiene fortalezas propias, como es el militar (en asuntos como el Tibet y Taiwán). Pero es posible que a pesar de su ventaja militar Washington no logre en soledad, influir a China . (1)
Rusia. Los informes evalúan que se observa un mayor desafío a los intereses de EEUU, desde que Moscú percibe más fortalezas respecto a su estado de debilidad de los 90’s. Las Fuerzas Armadas rusas han comenzado a revertir el largo deterioro que se había iniciado con el colapso de la URSS, y si bien Moscú esta haciendo un mayor uso de su fuerza armada no alcanza el nivel de las operaciones de la era soviética. Los ejercicios militares en Cáucaso norte están diseñados principalmente para demostrar dominación regional y desalentar la interferencia externa, enfocándose a menudo en potenciales contingencias con Georgia. También ha realizado lanzamientos de misiles e incrementado las misiones aéreas de entrenamiento de largo alcance sobre el Pacífico, Atlántico y océano Ártico para mostrar que continúa su alcance global y relevancia militar. Sus fuerzas nucleares estratégicas permanecen viables, pero su industria de defensa sufre de sobrecapacidad.
Rusia se está posicionando para controlar el suministro de energía y la expansión de la red de transporte a Europa y al Este de Asia. Realiza agresivos esfuerzos por controlar, restringir o bloquear el tránsito de hidrocarburos desde el Caspio hacia el Oeste y asegurarse el control de los corredores de energía Este-Oeste. Parece creer en la continuidad de una pesada dependencia de los países europeos y las ex repúblicas soviéticas al monopolio estatal ruso, en que Gazprom juega un papel relevante.
Rusia confía en su disuasión nuclear y capacidad de represalia para contrarrestar la amenaza percibida de EEUU y la OTAN. La componente militar de su estrategia de seguridad se apoya en una combinación de fuerzas nucleares estratégicas y no estratégicas, defensas aeroespaciales avanzadas y capacidades asimétricas. Su plan de reforma militar es el más serio en 50 años. En cuanto a fuerzas convencionales, Moscú mantiene la capacidad militar de dominar el anterior espacio soviético, y usa su fuerza militar para proyectar poder hacia el exterior.
Los informes del Director de Inteligencia de Obama puntualizan además, que Afganistán y el anti-americanismo generalizado han permitido a Rusia construir arreglos alternativos a la política internacional de liderazgo de EEUU. Así está cultivando activamente relaciones con potencias regionales, incluyendo China, Venezuela e Irán, para incrementar su habilidad para influenciar eventos, y de cooperación militar con los dos primeros en parte para recordar a EEUU y otros, su relevancia militar global.
Evalúan que aunque los líderes rusos han hablado positivamente de un cambio en la dinámica EEUU-Rusia, esta se dificulta por temas como la expansión de la OTAN y el acceso de Georgia y Ucrania, el conflicto con Georgia, la defensa misilística, el compromiso de Moscú y la venta de armas avanzadas a Irán y Siria, el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START), y en que Moscú ve la relación con sus vecinos en el anterior espacio soviético en términos de suma cero respecto de EEUU. Este espacio es caracterizado por Medvedev como ‘zona de intereses privilegiados’.
Se puede inferir de los informes que una amenaza relevante para Washington, es la emergencia de Rusia logrando poder y preeminencia en el sistema de naciones utilizando su fortaleza en el campo armamentístico, especialmente el nuclear heredado de la URSS, aunque ocupa el quinto lugar mundial en gasto militar. Por eso el particular interés de EEUU en el START, y en avanzar con los escudos misilísticos en el borde occidental de Rusia.
Arco de inestabilidad Eurasia. Por otro lado, los informes se refieren a las amenazas en las regiones energéticas fronterizas y adyacentes a China y Rusia con sus corredores, donde sus influencias próximas se encuentran con la penetración de los intereses estratégicos y económicos de EEUU y Europa. Regiones comprendidas, por el ex espacio soviético entre Europa Occidental y Rusia militarizado por Washington y la OTAN (Balcanes, Europa Oriental y Báltico), las regiones del Cáucaso y Asia Central, el borde de inestabilidad del sur de Asia (Afganistán, Pakistán, India, Tibet) y el Pacífico Norte sobre China (Taiwán, Coreas). El arco se completa con la región energética de Oriente Medio y noreste de África. También hay referencias al continente africano, un campo abierto de disputa en que las potencias miden sus influencias (EEUU y Europa deben competir hoy con China en la exacción de recursos naturales y corredores estratégicos); y América Latina la zona de influencia histórica de EEUU y Europa, que está siendo penetrada por China y Rusia.
Ambos informes coinciden en seguir representando la imagen del terrorismo global como principal amenaza mundial, simbolizado en al Qaeda con Oriente Medio como fuente central. Es decir, la administración Obama continúa la línea de lucha contra el terrorismo de G.W. Bush.
Se menciona que no hubo mayores ataques terroristas contra EEUU, sus socios y aliados en Europa, América Latina y Este de Asia por el exitoso accionar preventivo de la comunidad de Inteligencia. Señala que oportunamente ‘…fueron identificados conspiradores en EEUU y Europa, mientras en Oriente Medio fueron capturados o eliminados cientos de líderes de al Qaeda y atacadas agresivamente redes terroristas que planeaban golpear los intereses de EEUU’.
McConnell ya insinuaba en su Informe 2008 la próxima etapa operativa que debería cumplir la administración siguiente: ‘…En Irak hubo una significativa mejora en la seguridad, al Qaeda sufrió uno de sus mayores retrocesos y los ataques suicidas han bajado significativamente. Pero la componente de mayor peligro de al Qaeda está en la frontera con Pakistán (FATA) (2). Esta región sirve como base segura para atacar Afganistán y apoyar al Talibán, así como de entrenamiento para realizar nuevas operaciones terroristas en Pakistán, Oriente Medio, África, Europa y EEUU’. Estima que también son amenazas importantes las componentes de la organización en Yemen, Arabia Saudi, y que está operando en el Este de África (Somalía) e indirectamente en el sur y sudeste de Asia (como India y Filipinas).
De hecho el gobierno de Obama está realizando el cambio de presencia militar en Irak por permanencia, y la proyección hacia nuevos teatros de operaciones militares como Pakistán, norte de África y Yemen. La reciente reunión del general David Petraeus, Jefe del Comando Central de EEUU (USCENTCOM) con el presidente Saleh, de Yemen, fue presentada con el pretexto de convenir iniciativas contraterroristas en respuesta al desactivado ataque de Abdulmutallab (un supuesto militante de al Qaeda-Yemen), al vuelo 253 de Nortwest (Detroit). Sin embargo, la reunión fue parte de la negociación encubierta para instalar una importante base aero-naval estadounidense en la isla yemení de Socotra, que domina el Golfo de Adén (3) (y operará junto con la base militar de Diego García punto estratégico para el control del océano Indico), de modo de combatir la piratería pero principalmente, adelantarse a las aspiraciones que sobre el mismo archipiélago tienen Rusia y China (que también ‘para combatir el terrorismo’ envió una flota de destructores, en la primera mayor operación naval fuera de la ONU; por esas aguas pasa alrededor del 40 % de su comercio).
Irán. El ‘informe-Bush’ afirma que al Qaeda y otros grupos terroristas estaban intentando acceder a armas químicas, biológicas, radiológicas y nucleares (CBRN), lo que resulta ser mas difícil de prevenir que la amenaza de proliferación de armas de destrucción masiva (WMD) y programas misilísticos en países, que pueden ser contenidos mediante la disuasión y la diplomacia. Pone como casos lo que denomina régimen desestabilizador de Corea del Norte y el populismo de Irán.
Respecto a éste, también lo considera una amenaza para la estabilidad regional y para los intereses de EEUU en Oriente Medio, ya que ‘…Teherán busca expandir su influencia en la región y el mundo islámico para debilitar la influencia de EEUU, y en el Levante confronta directamente con Israel. Irán puede proyectar su poder militar para disuadir y dominar en la región del Golfo, y hasta bloquear el tránsito marítimo especialmente en el estrecho de Ormuz’ (4). Acusa a Irán de apoyar a militantes chiítas en Irak, al Talibán y a grupos violentos como HAMAS y Hezbollah.
En realidad una amenaza central para EEUU es que su influencia sobre Irak, parece estar retrocediendo frente a la que ejerce Irán.
El informe estima con moderada probabilidad que entre 2010 y 2015, Irán podría producir suficiente Uranio altamente enriquecido apto para armas aunque casi todas las agencias calculan que podría tener esa capacidad para después de 2015. En cambio, manifiesta que la competencia nuclear entre India y Pakistán no ha afectado el diálogo político, y que tampoco existe riesgo en la seguridad nuclear en este último (la afinidad con Washington del primero hace que no confronte significativamente sus intereses, y el segundo colabora en operaciones de contraterrorismo al menos).
Cabe recordar que en Irán, en 1953 fue derrocado el nacionalista primer ministro Mosaddeq por un golpe de Estado inducido por EEUU y Gran Bretaña (Operación Ajax), y hasta la revolución iraní de 1979 la monarquía pro-occidental del Shah Reza Pahlavi convirtió a Irán en uno de los principales aliados de EEUU en Oriente Medio. Washington apoyó fuertemente hasta entonces el programa nuclear iraní, al punto que el Shah planeaba la construcción de 23 centrales nucleares para el año 2000, y Bushehr sería la primera.
América Latina. Según la visión de la Inteligencia de EEUU, gobiernos radicales ‘populistas’ (en sentido denigratorio del término) continúan proyectando una visión de rivalidad que atrae a muchos, en las regiones pobres. Inspirados por Venezuela y Cuba, los líderes de Bolivia, Nicaragua y Ecuador siguen agendas para sobredimensionar el poder presidencial, buscar prolongar sus mandatos, debilitar libertades civiles (no menciona la situación de Colombia al respecto) y enfatizar un nacionalismo económico a expensas de aproximaciones basadas en el mercado. Cada uno de esos gobiernos proyecta en distinto grado, una aguda retórica anti-estadounidense, alineados cada vez más con Irán en asuntos internacionales, y propugnando medidas que chocan directamente con las iniciativas de EEUU. Para mantener su influencia política y económica en la región, EEUU deberá ayudar a los gobiernos en sus problemas de seguridad y a un mayor acceso a los mercados, como con los acuerdos bilaterales de mercado.
En el informe Blair 2009 aparecen actores no mencionados antes, como Brasil, lo que insinúa una nueva estrategia regional que el gobierno de Obama ha agregado a la componente militar. Según afirma ‘…La democracia ha sentado durante la década pasada impresionantes raíces en países que tienen el mayor producto bruto interno y población, como Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, con políticas pro-mercado han rendido importantes dividendos económicos que fortalecen los logros democráticos. Brasil se está convirtiendo en potencia regional líder y junto con otros como Argentina y Chile está intentando promover una mayor integración sudamericana. Las relaciones entre EEUU y Brasil son positivas a pesar de algunas diferencias y Brasilia puede ser un valioso socio para promover la estabilidad hemisférica y los valores democráticos.’
Washington ve por un lado un debilitamiento de su influencia regional y por otro un fortalecimiento de un Brasil emergente, de modo que está buscando un acercamiento, proponiéndole una asociación que le facilitaría la participación en asuntos mundiales, aunque manteniendo el control. Sin embargo, Brasil parece estar interesado en un rol mundial de mayor independencia.
Venezuela. El Informe de McConnell (2008) evalúa un posible colapso económico del gobierno de Chávez. Ocurre que el gobierno venezolano tiene el poder político, pero confronta con buena parte del poder económico. En el socialismo, es el pueblo el que debería llegar al poder económico a través de su articulación con el poder político, proceso que requiere cierta velocidad crítica. A Washington le interesa que estos tiempos no se completen, así que la ‘ruina económica’ podría ser mas bien inducida que natural. El Informe afirma que ‘…Las políticas de Chávez están dañando la industria petrolera y la economía de Venezuela, y los altos precios del petróleo le permiten mantener a sus votantes a través de programas sociales bien financiados, atraer algunos miembros de la élite económica beneficiados por el alto consumo, y dilatar las consecuencias eventuales de su manejo financiero equivocado. La tendencia económica adversa se irá haciendo evidente, incluyendo escasez de alimentos, aumento de inflación, y moneda sobrevaluada, lo que llevará a Venezuela hacia la ruina económica’. Identifica a las componentes de la oposición entre la clase media, el sector privado, la Iglesia católica y especialmente los estudiantes universitarios como fuerza política (aunque no especifica que se trata principalmente de las universidades privadas que constituyen alrededor de la cuarta parte del estudiantado).
Por su parte, Blair evalúa que Chávez atrae un substancial apoyo popular, aunque su influencia está disminuyendo y sus problemas económicos aumentando. Pero en su Informe del corriente año, acomete especialmente contra Venezuela, afirmando que ‘…Lidera la fuerza regional anti-estadounidense.’
Se personaliza en el presidente Chávez, que según afirma ‘…Continúa imponiendo un modelo político populista autoritario, y se ha constituído en uno de los mayores detractores internacionales de EEUU, denunciando a la democracia liberal y el capitalismo de mercado y oponiéndose a las políticas e intereses de EEUU en la región.’
Sin embargo Blair no menciona como amenaza a la democracia, el golpe de estado en Honduras, sino que ‘…El presidente electo Porfirio Lobo deberá alcanzar el reconocimiento internacional y encarar a la oposición más radical que demanda el regreso de Zelaya.’
Afirma también que en política exterior, la influencia regional de Chávez puede haber alcanzado un ‘pico’, aunque pretende continuar apoyando aliados político-ideológicos y movimientos en países vecinos, buscando minar a los gobiernos moderadamente pro-estadounidenses. Acusa que ‘…Ha formado una alianza con líderes radicales en Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, y hasta hace poco Honduras, que se oponen a cada iniciativa política de EEUU en la región, incluyendo la expansión del libre comercio, la cooperación contraterrorista y contradrogas, el entrenamiento militar conjunto, las iniciativas de seguridad y los programas de asistencia de EEUU.’
Respecto a las 7 bases conjuntas que el Pentágono instaló en Colombia, responsabiliza directamente a Chávez, afirmando que su relación con el presidente Uribe es dificultosa y que su oposición al Acuerdo de Cooperación para la Defensa colombiano-estadounidense incrementa las tensiones fronterizas ‘…Chávez ha llamado al Acuerdo una declaración de guerra contra Venezuela. Ha restringido las importaciones colombianas, advertido de un potencial conflicto militar, y continuado su apoyo encubierto a los terroristas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)’.
Puntualiza ‘el abrazo de Chávez con actores extra-regionales’ cultivando el acercamiento político, económico y de seguridad con Irán, Rusia y China (aunque las relaciones entre Irán y Venezuela eran muy anteriores a Chávez, especialmente en temas petroleros). Siguiendo el liderazgo de Chávez también Bolivia, Ecuador y Nicaragua han incrementado sus lazos con Irán. Las relaciones Caracas-Moscú son principalmente en el sector energético y por la venta de armas rusas lo que ha causado preocupación entre sus vecinos, particularmente Colombia, con el riesgo de desatar una carrera armamentística en la región. Adicionalmente en 2008, buques de guerra y bombarderos estratégicos rusos visitaron Venezuela, mostrando la habilidad de Moscú de desplegar sus fuerzas en la región. Se menciona que el avance de China en Latino América dirigido como en África a acceder a mercados y recursos, ha impulsado su influencia económica y diplomática. Su compromiso militar, aunque secundario, facilita el acceso a los recursos naturales estratégicos. El Ejército Popular de Liberación ha tenido diálogos estratégicos, intercambio de personal y venta de equipo y armas, aunque no ha sido importante fuera de Venezuela.
En este punto, los documentos permiten sacar conclusiones sobre algunos de los objetivos del gobierno de Obama para América Latina.
Washington no sólo sigue demonizando lo que denomina populismos radicales que identifica como amenaza para el desarrollo de los intereses e ideología de EEUU, y para la región, sino que se anuncia que (coincidentemente con el golpe en Honduras) la influencia regional de Chávez podría haber llegado a un máximo. En el último ‘Informe Obama’, se agudiza significativamente el tratamiento sobre la misma figura de ‘Chávez’ como amenaza y agente de entrada de actores ‘extra-regionales’, lo que no puede estar aislado de que en los hechos se concrete la intensificación en el año en curso, de acciones ofensivas para aislar, debilitar o colapsar su gobierno y subordinar a sus aliados regionales. El problema económico doméstico (ya sugerido en el ‘Informe Bush’) puede ser una oportunidad importante usada para acelerar el desgaste del gobierno.
La división de América Latina sigue subyaciendo como una de las estrategias clave, planteada como la antinomia entre un grupo de países democráticos con políticas pro-mercado frente a los populistas autoritarios y estatistas.
Entre los objetivos político-económicos, para Obama sigue valiendo la imposición en la región del capitalismo de mercado y la expansión del libre comercio según los intereses de Washington, (ya que en realidad después de la crisis neoliberal, el capitalismo global todavía no ha desarrollado nuevos modelos teóricos sustitutivos, de modo que debe continuar con variaciones del mismo capitalismo de mercado y el liberalismo económico). Aumentar forzadamente la influencia estadounidense en la región es parte indispensable, incluso para dificultar la penetración en los mercados latinoamericanos de China y Rusia.
En lo militar nada indica que con Obama, el Comando Sur (USSOUTHCOM) haya desacelerado su estrategia de avance sentada por G.W. Bush (IV Flota Naval, etc.) sino todo lo contrario. Continúan los programas de subordinación ideológica encubierta de las fuerzas armadas y de seguridad de los países, y el cumplimiento del modelo doctrinario definido por Washington que suplanta las hipótesis de conflicto, identificando como amenazas la lucha contraterrorista, antidrogas y contra el crimen organizado (mencionados en los informes), relaciones de cooperación bilateral, entrenamiento e integración con EEUU. Un señuelo que dirige la atención hacia el enemigo equivocado e inmoviliza las Fuerzas Armadas locales contra las verdaderas amenazas.
Así como se usó el pretexto de la piratería y un supuesto atentado terrorista para instalar una base militar estadounidense estratégica en la isla de Socotra (Yemen), que operará junto con la de Diego García (arrendada a Gran Bretaña hasta 2036), clave para el control del océano Indico, en el caso Malvinas la exploración de hidrocarburos por parte de Gran Bretaña es trascendente a los intereses económicos. El Imperialismo anglo-estadounidense avanza en el reposicionamiento de la base aeronaval y las instalaciones para la defensa en una isla que es estratégica para el control económico y militar del Atlántico Sur y el sector antártico, y que podrá operar en combinación con la base británica de Isla Ascensión (compartida a su vez con EEUU para sus operaciones militares de movilidad aérea y navales con la IV Flota). Ascensión, es parte de los 7 territorios de ultramar proclamados por Inglaterra en el Atlántico Sur y Antártida. Se va completando así la conectividad militar y comercial de la región energética Malvinas, con el Norte. Recientemente según la Constitución Europea, los territorios de ultramar han sido declarados asociados a la Unión Europea. En los hechos, las bases aeronavales británicas y estadounidenses están abiertas a un uso conjunto. Por su parte Brasil, advierte que las operaciones en Malvinas pueden tener impacto sobre su mar territorial y yacimientos de hidrocarburos, una de las razones para el fuerte respaldo del presidente Lula da Silva al reclamo argentino en la ONU sobre las islas.
Los Informes de Inteligencia no clasificados pueden usarse en sí mismos como herramientas de Inteligencia, los Caballos de Troya intentan dirigir la atención contra el enemigo equivocado. El desafío es descubrir donde mienten cuando dicen la verdad…
Foto: Estados Unidos – El presidente Barack Obama conversa con los ex presidentes Bill Clinton and George W. Bush en el Salón Oval. / Autor: Pete Souza – White House
Notas:
1) Jeffrey E. Garten, We’re Handling China All Wrong, The Daily Beast, February 17, 2010, http://www.cfr.org
2) FATA: Federally Administered Tribal Areas (Areas tribales administradas federalmente).
3) El Golfo de Adén- Mar Rojo- Canal de Suez, constituyen el paso marítimo estratégico intensamente transitado nada menos que desde el océano Indico al mar Mediterráneo.

4) El Estrecho de Ormuz es otro de los cuatro pasos estratégicos de acceso al océano Indico, este caso con el Golfo Pérsico.