20 de Marzo: Dislocada Nacional e Internacional de Apoyo y Solidaridad con las BAZ .

Deja un comentario


Mar 6, 2010

Las Bases de Apoyo Zapatistas (BAZ) ¡no están solas! 20 de Marzo: Dislocada Nacional e Internacional de Apoyo y Solidaridad con las BAZ

A l@s compañer@s de la Otra Campaña
A l@s compañer@s de la Zezta Internazional

Desde hace varios meses las agresiones y hostigamientos en contra de las comunidades y pueblos zapatistas de Chiapas se han incrementado, a las estúpidas declaraciones del gobierno estatal diciendo que las Juntas de Buen Gobierno habían solicitado su reconocimiento al congreso estatal, hechas públicas por los jilgueros del mal gobierno estatal, las agresiones en la Laguna de San Pedro, en donde participaron los tres niveles de gobierno en contra de la comunidad zapatista que ya había sido desplazada de sus lugares de origen y las agresiones del mal gobierno utilizando sus fuerzas paramilitares de la Opddic, apoyadas por policías estatales y municipales, en Bolón Ajaw. Lugar en dónde las agresiones de este grupo paramilitar ya se habían dado con anterioridad, lo que ha sido documentado por diversas organizaciones y observadores nacionales e internacionales. Y ahora en el poblado de Santo Domingo, Casa Blanca, en dónde la Opddic ha amenazado a los compañer@s con desalojarlos de su comunidad.

A este clima de hostigamiento físico por parte de los malos gobiernos, se han sumado personas que sin el mayor escrúpulo han declarado que las agresiones han provenido de las BAZ y del EZLN, ayudando a la construcción de un escenario de intervención militar de graves consecuencias para nuestro pueblo. Todo esto para servir fielmente los dictados de los dueños del dinero, quienes ahora ven con interés las tierras chiapanecas y su riqueza natural como botín para la construcción de proyectos turísticos que vendrán a despojar y a desplazar a los verdaderos dueños de ese territorio, los pueblos originarios.

Por lo anterior, de acuerdo a sus formas y modos, los llamamos a unir nuestras fuerzas, a levantar nuestras voces en apoyo y solidaridad con las Bases de Apoyo Zapatista, con los pueblos y ejidos chiapanecos que enfrentan la ofensiva paramilitar de los malos gobiernos y de la clase política y económica de México, realizando el próximo día 20 de marzo una acción dislocada nacional e internacional, para que se escuche fuerte:

¡LOS ZAPATISTAS NO ESTAN SOLOS!

Organiza tu acción e infórmanos de ella.

¡Alto al hostigamiento a los pueblos zapatistas!

Pres@s Polític@s ¡Libertad!

Fraternalmente,

Colectivos, Organizaciones e Individuos de la Otra Campaña
Campaña Primero Nuestrxs Presxs
Red Contra la Represión y por la Solidaridad (RvsR)

Contacto: Correo electrónico: redcontralarepresion@gmail.com
Blog: http://contralarepresion.wordpress.com
Teléfono: 55 78 07 75 y 55 78 47 11
Dirección: Dr. Carmona y Valle # 32, colonia Doctores, Del. Cuauhtémoc, México D. F. C.P. 06720

San Romero que estás en los cielos… Con Nuestra América

Deja un comentario


sábado 6 de marzo de 2010

El 24 de marzo es el día que se le encenderán las velas a San Romero

Allan McDonald (*) / Revista ContraPunto (El Salvador)
El jueves 4 de marzo en el parlamento de El Salvador, quedó decretado el día del monseñor Romero, el voto fue masivo, salvo por los dedos divinos de ARENA que no levantaron la mano, solo las cejas de la duda, celosos de la historia y la condena, culpables de esos disparos del recuerdo y el maldito olor de la pólvora de los años 80 que aún se enredan entre las nostalgias del poder que ostentaba el partido ultraderechista ARENA, una suerte de club de buitres de empresarios glorificados con el agua bendita donde nadan los dólares de la embajada estadounidense en San Salvador.
Y qué importa que no se vote por el santo varón de todos los santos de la santísima iglesia de la trinidad de la historia salvadoreña, el monseñor Oscar Arnulfo Romero ya cruzó el umbral de la verdad con sus manos extendidas en paz, con la conciencia al servicio de los pobres y humillados, con la fe en los excluidos y reprimidos por el poder criminal de siempre.
El 24 de marzo es el día que se le encenderán las velas a San Romero, el santo de los humillados, el santito rebelde, el santo de los pobres, San Romero ruega por nosotros en esta hora y en las deshoras de nuestra América perdida…
Encenderemos las velas y la vida con San Romero, cada 24 de marzo, entonces sí habrá “Romerías”, para venerar al santo milagroso de la vida y de la dignidad… La historia condenará a los títeres del ateísmo capitalista, que solo creen el u.s dollar y no en el milagro diario del pan y la vida…
A esos que traicionan la patria con el puñal oscuro como en una villa de lobos, a esos que huyen con la frente manchada de vergüenza entre el delirio y el sortilegio de la mentira, a esos nadie los perdonará, a esos nadie los santificará aunque mensualmente den el diezmo dorado del incienso imperial.
El pueblo te venera ¡oh! San Romero, padre del milagro, el pan danos hoy, la vida y la fuerza de luchar contra los traidores del juicio histórico que abusan del pobre.
Paz y bendición para los diputíteres que no legislan para el pueblo, y que San Romero los perdone.
Porque unas son de Karl y otras de arena.
Amén.
(*) Caricaturista hondureño y columnista de ContraPunto

Washington: cañones contra Venezuela.

Deja un comentario


sábado 6 de marzo de 2010

Venezuela se ha convertido en el punto de mira de la política estadounidense para intentar doblegar la resistencia que ha surgido por toda América Latina contra las políticas hegemónicas e imperiales.

Hedelberto López Blanch / Cubadebate
Las campañas contra el gobierno venezolano desde Estados Unidos, con el auspicio de todos los medios de comunicación dominados por los grandes grupos de poder capitalista mundial, se han incrementado abruptamente en los últimos meses.

No existe un solo día en que desde Washington o procedente de alguna capital aliada a Estados Unidos, no se lancen informaciones difamatorias, preparadas por los centros de inteligencia norteamericanos, con el objetivo de tratar de mantener una imagen desfavorable al gobierno bolivariano del presidente Hugo Chávez y crear las bases para un futuro golpe contra esa nación sudamericana.

Venezuela se ha convertido en el punto de mira de la política estadounidense para intentar doblegar la resistencia que ha surgido por toda América Latina contra las políticas hegemónicas e imperiales, que las distintas administraciones norteamericanas han mantenido sobre la región desde hace más de un siglo.

Chávez, con su política nacionalista y antiimperialista en beneficio del pueblo, ha logrado junto a Cuba (que durante 50 años ha ofrecido un insuperable ejemplo de resistencia, independencia soberana y de ayuda solidaria desinteresada) levantar a los pueblos de la región que están dando la batalla por la verdadera independencia que soñaron Bolívar, O¨Higgins, San Martín, Martí y otros próceres.

El odio de la Casa Blanca se incrementa al poseer Venezuela la mayor reserva de petróleo en el mundo; haber recuperado Caracas esa fuente de riqueza que antes era extraída por las transnacionales y llevada principalmente hacia Estados Unidos; impulsar con esos dividendo numerosos programas sociales que han bajado abruptamente la pobreza en el país, y a la par ofrecer a la población educación, salud y otros servicios gratuitos.

Estados Unidos es el principal consumidor de petróleo del orbe, con un promedio de 22 millones de toneladas diarias y para mantener su actual debilitada economía y hegemonía mundial necesita irremediablemente de ese combustible. Para lograrlo no tuvo reparos en invadir Iraq, Afganistán y ahora enfilar sus cañones hacia Venezuela.

Contra Caracas se han utilizado las más disímiles acciones que van desde impulsar la oposición derechista interna, el fallido golpe de Estado y el intento de colapsar la producción petrolera, hasta las acusaciones sobre supuesta violación de los derechos humanos, de falta de democracia, etc.

En sus planes, la Casa Blanca acusa a Venezuela de ser un país “terrorista”, participar en el “narcotráfico”, apoyar a las guerrillas colombianas y de todo cuanto pueda tratar de desprestigiar internacionalmente al gobierno bolivariano.

El objetivo fundamental que derrocar al gobierno de Hugo Chávez. Analistas políticos indican que la Casa Blanca tiene tres proyectos con ese fin.

En primer lugar, ha estudiado el magnicidio, que no ha sido posible por el fuerte respaldo social y político que mantiene Hugo Chávez a pesar de las fuertes campañas desatadas por los medios occidentales de prensa con la anuencia de Washington.

Como segunda vertiente, buscaría una solución a la hondureña y para eso trataría de que el presidente perdiera la mayoría en las próximas elecciones parlamentarias. De esa forma buscaría el método utilizado contra Manuel Zelaya. Esta acción no contaría con los militares venezolanos que respaldan a Chávez pero a la larga podría debilitar al gobierno.

La tercera fórmula, que también Washington la ha estado llevando a cabo con la creación de bases militares alrededor de Venezuela, es la de utilizar a uno de sus aliados en la zona para que comience un conflicto parcializado que conllevaría a una guerra y permitiera a las tropas norteamericanas entrar en acción contra Caracas.

Tras la desestabilización de Venezuela, Estados Unidos se lanzaría con todas sus fuerzas contra Bolivia, Ecuador y Nicaragua y tratar de aislar a Cuba, que ha resistido todos los embates imperiales durante más de medio siglo.

Pero como dice el adagio, una cosa es con guitarra y otra con violín. Los tiempos de América Latina no son los de los años 70 ni 80 cuando Estados Unidos organizó y aupó dictaduras militares o llevó a cabo medidas neoliberales que le garantizaban el control económico y político en la región.

En Latinoamérica y el Caribe, los golpes sufridos han despertado a sus pueblos y dirigentes y esa ola de soberanía e independencia se extiende como un alud que será difícil de detener.

Venezuela, su pueblo y militares resistirán los embates como lo ha ratificado su presidente Hugo Chávez Frías y para ello también cuenta con la solidaridad de las naciones de América Latina.

Informe 2010 sobre Derechos Humanos. Centro de DDHH Miguel Agustin Pro Juarez

Deja un comentario


Informre 2010: Sociedad amenazada. Violencia e impunidad, rostros del México Actual. Centri Prodh

PDF

Estimada compañera Lucía Morett:MOVIMIENTO DE SOLIDARIDAD NUESTRA AMÉRICA.

Deja un comentario


sábado 6 de marzo de 2010

Fuente: Con Nuestra América

NOTAS RELACIONADAS
Carta abierta del Movimiento de Solidaridad Nuestra América – México
Con inmensa alegría recibimos la excelente noticia de que la Secretaría de Relaciones Exteriores rechazó la solicitud de extradición contra tu persona por improcedente.
Esta determinación se da precisamente a los dos años de aquel criminal ataque montado por el imperialismo y el gobierno de Uribe violando descaradamente la soberanía de Ecuador.
Sabemos que este gran logro fue conseguido en gran parte, por las diversas formas de movilización encabezadas por la “Asociación de padres y familiares de las víctimas de Sucumbíos” y con la participación de organizaciones sociales, políticas y estudiantiles.
También consideramos que fue oportuna la declaración pública del propio presidente de Ecuador, Rafael Correa, en la reciente cumbre de Cancún, de que los estudiantes mexicanos asesinados en Sucumbíos “fueron víctimas, no victimarios”, y aclarando que el pedido de extradición había sido promovido por el Poder Judicial y no por el Ejecutivo, en el marco de la separación de poderes que rige en ese país.
Sin embargo, aún están impunes los asesinatos de los cuatro jóvenes estudiantes mexicanos en Sucumbíos, Verónica Velázquez, Juan González, Fernando Franco y Soren Avilés. Por este motivo deberán continuar los reclamos de justicia y juicio a los culpables, entre ellos al presidente de Colombia, Álvaro Uribe.
Un saludo solidario

MOVIMIENTO DE SOLIDARIDAD NUESTRA AMÉRICA

Valdés Vivo: Alianza estratégica del Alba, China, Japón y Asean podría salvar al mundo. ABN

Deja un comentario


Caracas, 26 Feb. ABN (Ernesto Wong Maestre).- Una posible alianza estratégica que podría formarse entre los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), China, Japón y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean, por sus siglas en inglés) produciría condiciones económicas, sociales y de seguridad social óptimas para que la humanidad pueda salvar al mundo de la debacle capitalista y de sus amenazas a la ecología y al ambiente.

La Asean está integrada por los miembros plenos Singapur, Malasia, Indonesia, Tailandia, Filipinas, Vietnam, Laos, Camboya, Brunei y Myanmar. Timor Oriental es candidato a miembro y Papúa-Nueva Guinea es Observador.

La tesis de la alianza bicontinental bolivariano-asiática fue expuesta por el analista político y autor de más de cuarenta libros, Raúl Valdés Vivó, en su conversación académica en la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) organizada por la Cátedra de África y los estudiantes del posgrado “Enfoques sobre África” que el autor de este reportaje tiene el placer de impartir en esa alta casa de estudios.

La profesora de la Cátedra de África, y coordinadora de la actividad, Natasha García, presentó al panel y quien suscribe tuvo el honor de hacer la presentación del autor, a quien conoció personalmente en Caracas pero a quien leyó y estudió en los últimos treinta años, sea a través de libros o en artículos impresos o digitales.

Se observaron varios rostros de esos mozos de la tercera edad estudiantes en la UBV y de muchos jóvenes que con mucha atención quedaron a la espera de quienes abrieran la primera ráfaga de preguntas sobre África, pues la versatilidad internacionalista del autor auguraba un recorrido por al menos tres continentes. Y así fue.

Argumentos profundos y revelaciones históricas caracterizaron la jornada científica en la cual unos cincuenta participantes disfrutaron por más de dos horas las experiencias del autor de ‘Libertadoras’, la más reciente obra de Valdés Vivó lanzada en la Feria Internacional del Libro de La Habana y próxima a publicarse en Venezuela por la UBV y el editorial El Perro y la Rana, según informó el director de la Imprenta de la UBV y editor Humberto Gómez quien conversó en la víspera con el ministro de Cultura venezolano Farruco Sexto sobre la publicación que reúne las experiencias de más de cinco décadas de “luchas antimperialistas” en las que ha participado el intelectual cubano.

Comenzando el “preguntatorio”, término usado por el conferencista para designar ese tipo de foro en que los asistentes deben convertirse en indagadores críticos y el ponente en expositor de ideas para la reflexión, la primera pregunta fue de unos estudiantes europeos de la UBV, dirigida a conocer las apreciaciones de Valdés Vivó sobre el proceso revolucionario en Etiopía, casi al finalizar la década de los 70, ocasión que permitió al expositor hacer algunas anécdotas personales y apreciaciones de las batallas entre ese país y la agresora Somalia, en las cuales participó como jefe de la Misión cubana en Etiopía, presente allí a solicitud del entonces jefe de Estado etiope, Mengistu Haile Marian, para cooperar en la defensa del país, y que ya habían hecho una gran contribución a la libertad y la independencia de Angola desde diciembre de 1975 al prestarle ayuda para repeler a los invasores sudafricanos y mercenarios provenientes del entonces Zaire .

Ese tema de la defensa de la soberanía nacional y de la solidaridad e internacionalismo militante de Cuba con África, hizo evocar el tema central que ha ocupado la atención del autor en los dos últimos años y que de inmediato es abordado: el papel que varias naciones de la América Latina y el Caribe han ejercido como libertadoras de pueblos.

La penúltima obra concluida por Raúl Valdés Vivó: “Libertadoras”

En ‘Libertadoras’, Valdés Vivo expone interesantes tesis sobre las naciones libertadoras de la América Latina y el Caribe, y sobre la lucha de clases, que actúa en la base de la lucha por la nación, pues los que quieren someter a la nación están vinculados a la oligarquía.

Esa es su penúltima obra, pues en Caracas, al estilo y praxis de José Martí, de Fidel Castro y de Hugo Chávez, no dejo ni un minuto de pensar, de estudiar y de crear, y culminó otro sugerente y explosivo futuro libro: “La realidad, el elemento perdido en la educación socialista”.

Para Valdés Vivó, la vida no debe ni puede reducirse a “teoría y práctica” pues está ahí, siempre presente, la realidad, con un caudal de hechos fortuitos entremezclados y concatenados que resulta imposible preveerlos, ni por la práctica, ni tampoco por alguna teoría, aún cuando el pensamiento dialéctico es quien así lo visualiza.

En palabras del profesor Valdés Vivó expuestas al iniciar el epígrafe 72: “La experiencia demuestra que, además de la teoría y la práctica que la comprueba, hay que pensar en un tercer elemento: la realidad, en la que entran ambas, enriqueciéndose y renovándose constantemente”.

A mi juicio, este enriquecimiento y renovación de la teoría están nítidamente recogidos en ‘Libertadoras’, a otros intelectuales y otras generaciones les corrresponderá seguramente realizar sistematizaciones más completas, pero aquí hay un germen, un importante aporte a la teoría de la revolución social y la construcción del socialismo.

El libro se inicia con sus “propuestas que brotan de la historia” y sus presupuestos o premisas.

Una de ellas es que “el capitalismo está en crisis sin salida” y otra que “el deber de los revolucionarios es hacer la revolución, y con esa convicción bolivariana y martiana Fidel llevó al pueblo cubano de una crisis política al socialismo, y lo educó en defenderlo con la firmeza de sus Cinco Héroes, que personifican nuestro Patria o Muerte para todos los tiempos”.

Otra premisa muy vinculada, es reconocer que la crisis actual, encima de cíclica, es múltiple. Su elemento clave es la crisis de una política exterior concentrada en imponer la dominación absoluta eterna de Estados Unidos para continuar viviendo por encima de su trabajo nacional. Su desarrollo proviene del subdesarrollo y saqueo de los demás, a los que exporta su propia crisis”.

Sobre la comprensión de las anteriores premisas, la primera gran propuesta de Valdés Vivó es “el apoyo mutuo” entre Nuestra América y Asia del Pacífico.

“Esta alianza podrá dar un salto de calidad a las luchas de todos los pueblos. La realidad dicta esa conducta”, puntualiza Valdés Vivó, el mismo que hace casi cuarenta años, como Embajador de Cuba en Vietnam, conversó telefónicamente desde Hanoi, con la actriz Jane Fonda y le informó de los planes de destrucción de diques y muertes masivas que el entonces presidente Richard Nixon planeaba realizar contra el pueblo de Vietnam, y dicha información sirvió a la activista por la paz para movilizar más de un millón de estadounidenses en contra del genocidio en Vietnam. A partir de ahí, y de la intensa y heroica resistencia del pueblo vietnamita, la base moral de la guerra de agresión estadounidense se desintegró.

Ahora, la alianza sugerida por el analista político, es considerada por él como “una avenida de doble sentido” por cuanto en respuesta a las avanzadas tecnologías y grandes capitales en poder de Japón y China, Cuba posee dominio y pudiera ofrecer productos de la biotecnología como son las tecnologías de nuevas vacunas, Bolivia dispone de cuantiosas reservas de estaño, gas natural y sobre todo de litio, mineral de gran demanda por los productos de la era cibernética, mientras que Venezuela dispone de las más grandes reservas reconocidas de pétroleo, y muy amplias de carbón y gas, todo ello de necesidad para Japón que importa el 99,7% del petróleo, el 97,7% del carbón y el 96,6% del gas natural que consume.

El interés y condiciones de China se expresan en que ya China ha pasado a ser el primer socio comercial de América Latina y sostiene con Venezuela y Cuba una amplia gama de proyectos, pero en América Latina no está clara la imagen de las perspectivas políticas de Japón, lo cual aclara Valdés Vivó en su obra.

Según el autor, “el plan Hatoyama hasta el 2020 rompe con la doctrina neoliberal”, lo cual se expresa en el apoyo oficial a la mujer madre y a elevar la demanda interna con medidas sociales y con más apoyo político-administrativo a los municipios que al centro, subsidios y becas para la educación superior, así como medidas antiburocráticas y anticorrupución.

En fin, “una revolución”, afirmó recientemente el propio primer Ministro Yukio Hatoyama quien aunque defiende las relaciones con EEUU, alienta las demandas contra las bases estadounidenses en Okinawa y su definitivo retiro del país, retira el servicio de agua a los buques de guerra de EEUU en vía hacia Afganistán, y al mismo tiempo, estimula y acuerda con sus vecinos fortalecer los lazos con Asia Oriental, en particular con China, Corea del Sur, y los diez miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean).

Estas premisas y propuestas de Valdés Vivó son un interesante preámbulo de toda su rica obra “Libertadoras”, título extraído de la misma historia que recoge al 14 de octubre de 1813 como la fecha cuando la municipalidad de Caracas nombró General en Jefe de los ejércitos de Venezuela a Simón Bolívar y que tan sólo ocho días después provocó que Bolívar extendiera “tan alto honor a otros, a través de la creación de la Orden de los Libertadores”.

La gran inspiración del autor -según él narra- es Manuelita Sáenz, la heroina ecuatoriana, a quien Bolívar llamó “La Libertadora del Libertador”.

Y el enorme impulso que sintió Valdés Vivó, casi al cumplir sus ochenta años, fue esa energía que se desprende al apreciar que “Fidel, Raúl y todo el pueblo libre de Cuba sienten que Venezuela y las naciones de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ALBA, son libertadoras por bajar de sus pedestales a los próceres gloriosos del pasado y traerlos de vuelta al proceso histórico”.

Sin lugar a dudas, Valdés Vivó ha seguido muy de cerca el proceso revolucionario liderado por el Comandante Hugo Chávez, a quien admira y de quien dice que es “el bolivariano tan querido de los cubanos, el Comandante Presidente de Venezuela” quien “alienta la nueva epopeya redentora, que se traduce en la marcha acelerada hacia la integración en la hermandad de nuestros pueblos, hacia su unión más completa posible”.

Las selecciones de ideas muy puntuales hechas por Valdés Vivó, de los autores, así lo atestiguan. Han sido extraídas de los escritos de muchos intelectuales orgánicos bolivarianos (de la América nuestra), como Miguel Márquez, Atilio Borón, el general (r) Melvin López Hidalgo, Luis Britto García, Stella Calloni, William Ozuna, Héctor Seijas, Humberto Orsini, Ydelfonso Finol, Wladimir Ruiz, entre otros muchos que cita a lo largo de su libro.

Casi al llegar a su climax de razones para escribir la obra, el autor expresa: “Por ello, en la causa de la emancipación social, que empieza por fundar pueblos, liberarlos y unirlos, Bolívar fue predecesor de Marx y Engels, su otro yo”.

“En orden cronológico -dice Valdés Vivó- Bolívar, Marx, Engels serían seguidos por Martí, Lenin, Gramsci, Mariátegui y el resto de los libertadores del espíritu humano. Pero ellos nada significan en la historia sin sus continuadores, que conducen a las masas populares a convertir sus Patrias en Libertadoras. El marxista que no comprenda hoy esa verdad, no lo es a plenitud, por mucho que ataque a la pequeña burguesía y el culto a la personalidad”.

Muchas decenas de biografías y libros escritos en el mundo sobre el Libertador ha leído Valdés Vivó en los últimos cuarenta años, incluidos discursos de Benito Mussolini y Adolfo Hitler “que tuvieron la desfachatez de usarlo en defensa del superhombre del fascismo, que robaron al filósofo Nietsche. Y los insertó en aquel texto”.

Además, conoció, investigó y comenta en la obra, con sentido crítico y bolivariano, el escrito anónimo de Marx sobre Bolívar realizado a partir de relatos de mercenarios ingleses enfrentados a la férrea justicia militar de Bolívar por actos de corrupción.

Las razones van exponiéndose como dardo que uno a uno caen en una diana.

Aborda la gesta de Evo Morales en Bolivia como una de las brillantes voces de condena al imperio porque una “demostración de la creciente unidad de nuestros pueblos es el repudio a la hegemonía yanqui”.

“Este libro -concluye el autor esta primera parte- no intenta el imposible de ser venezolano o de otro país del ALBA y se abstendrá de presentar cuestiones que únicamente conocen bien y pueden analizar sus dirigentes, como (son) los pasos específicos para el tránsito del capitalismo al socialismo, imposibles en tiempos del Libertador”.

Respecto al momento de transición de dos procesos contradictorios, según el pensamiento dialéctico que sostiene el autor para abordar y comprender la historia, en su teoría, su praxis y su realidad, reconoce que “el tránsito es más necesario por la crisis mundial del capitalismo, y también por ello más posible. Es una paradoja que el imperio manipula la opinión pública para culpar a los gobiernos de izquierda de las grandes dificultades que la crisis ocasiona en sus países. Y la batalla universal tiene sus escenarios con tendencias que pueden descubrirse”.

Son precisamente muchas de esas tendencias comprendidas y expuestas por Valdés Vivó las que conforman los más de setenta epígrafes o ensayos que forman la obra “Libertadoras”.

La obra es un gran homenaje al Bicentenario de la Independencia, cada idea allí expresada está labrada en la fragua de los libertadores, porque el propio autor ha participado en la liberación de varios pueblos apertrechado de los ideales de Bolívar, de Marti, de Fidel y ahora también de quien puede ser su hijo: Hugo Chávez.

‘Trincheras de ideas pueden más que trincheras de piedras’, dijo Martí hace más de un siglo y ese ideal continúa retumbando como un eco indetenible por los oleajes del Caribe, por las suaves brisas y encrispadas cúspides andinas o por el crujir de la selva amazónica.

Les invito a leer las ideas de Valdés Vivó, a debatirlas y sobre todo a aplicar en el tiempo las que se consideren necesarias y posibles en el gran proceso bolivariano de construcción de una nueva sociedad y la Patria Grande, el magno ideal del Libertador de América.

Los peones de Washington. Con Nuestra América

Deja un comentario


sábado 6 de marzo de 2010

El peón no tiene a nadie a quien mandar; es a él a quien le mandan y tiene que obedecer a su jefe; a él se debe y le es sumiso. Muchas veces condensa en su ejercicio de peón una mezcla de pleitesía y servilismo.
MSc. Abner Barrera / AUNA-Costa Rica
Es posible que el título “Los peones de Washington” que les damos a Álvaro Uribe y Oscar Arias, presidentes de Colombia y de Costa Rica respectivamente, les quede demasiado grande. Para quienes entienden el ajedrez, juego popular que también es arte, es ciencia y exige un gran ejercicio mental, los peones desempeñan un protagonismo imprescindible: son determinantes en la táctica y la estratégica de muchas partidas disputadas y no sólo son capaces de coronar sino también de determinar un jaque mate. Pero no es esa calidad de peones -de ajedrez- que poseen Uribe y Arias, porque la “partida” que Washington juega -especialmente contra Cuba- no es limpia, nunca la ha sido.
La ‘calidad’ de estos peones en mención es otra; se trata de la connotación que tiene en la jerga militar: peón es un soldado raso. El que una vez ingresado en las Fuerzas Armadas, ocupa el escalafón más bajo de la sucesión de mando. El peón no tiene a nadie a quien mandar; es a él a quien le mandan y tiene que obedecer a su jefe; a él se debe y le es sumiso. Muchas veces condensa en su ejercicio de peón una mezcla de pleitesía y servilismo.
En los últimos lustros, Nuestra América ha ido creciendo gracias a algunos dirigentes al frente de sus países, quienes se han convencido del sueño libertador, que la unidad de los pueblos es la mejor defensa contra el saqueo y la dominación de nuestras riquezas por parte del imperio. En esa perspectiva es que tuvo lugar en Cancún, México la primera Cumbre de la Unidad de Latinoamérica y el Caribe en febrero pasado, sin la presencia de los Estados Unidos. Los alcances que pudiera tener esta unión van desde políticas de cooperación e integración económica hasta las luchas conjuntas por la independencia y soberanía de nuestras naciones. Por primera vez se ha conformado una comunidad latinoamericana y caribeña sin el control de Washington. Pero dado que el imperio estaba pendiente con antelación que esta vez no estaría presente, es decir, no tendría voz propia en el evento, entonces buscó que otras voces -las de sus peones-, fueran las que se escucharan en la Cumbre, con el fin de impedir u opacar el grito de los libertadores: la unidad de los pueblos.
El primero fue Uribe, quien en lugar de contribuir a la integración de los pueblos y rechazar la prepotencia y agresión permanente de los Estados Unidos hacia América Latina y el Caribe, pretendió más bien señalar provocativamente que, el gobierno de Venezuela en la persona de Hugo Chávez venía ejerciendo un bloqueo contra Colombia. O sea, abrió la boca no para condenar el bloqueo real que desde hace casi medio siglo los Estados Unidos ejercen contra Cuba, sino para eructar una fantasía, algo totalmente irreal. A lo que el presidente Chávez, con cifras y evidencias de cooperación, demostró la evolución comercial entre ambos países, silenciando así esa voz anti latinoamericana. Lo cómico es que este peoncito hace pocos meses tuvo un acuerdo militar con los Estados Unidos para que éste estableciera siete bases militares en Colombia con el propósito de que restaurara su capacidad de maniobra e intervención en nuestros países sudamericanos. El ‘bloqueo mental’ de Uribe le impide entender cuáles son los propósitos que tiene el imperio yanqui contra la revolución bolivariana al instalar bases militares en Colombia.
Es de conocimiento general que cuando se ejerce el oficio de peón y se tiene internalizado el espíritu del amo, actitudes como éstas no sorprenden.
El segundo fue Oscar Arias, que aprovechando la tribuna hizo “algunas reflexiones”. En ellas sostiene una postura que se hace añicos en su actual administración. Expresa: “Nos corresponde honrar la deuda con la democracia, con el desarrollo y con la paz”, “construir una institucionalidad confiable”. Denuncia que hay “gobiernos tentaculares, que han borrado las fronteras entre gobernante, partido y Estado”. Afirma: “Un verdadero demócrata, si no tiene oposición, debe crearla”, “Demuestra su poder abriendo hospitales, caminos y universidades” “Un verdadero demócrata demuestra su energía combatiendo la pobreza, la ignorancia y la inseguridad ciudadana y no imperios extranjeros y conspiraciones imaginarias.” Si hay algo que ha caracterizado el gobierno de Arias en Costa Rica es precisamente la falta de separación e independencia de los poderes e instituciones del Estado, la inseguridad ciudadana y aumento del crimen organizado, la satanización a la oposición y el total rechazo al diálogo, el empobrecimiento y abandono de los servicios públicos como salud y educación, entre otros. Todo indica que Arias, en la Cumbre, estaba divulgando sus propias deficiencias.
En su intervención también pretendió mostrarse defensor de las causas latinoamericanas. Dijo: “Ésta es mi última participación en una cumbre internacional. No pretendo despedirme de América Latina ni del Caribe. Los sueños de esta región los llevo atados al centro de mi vida.” Sin embargo, todo su discurso contiene una visión de América Latina semejante a la de los “analistas” que escribieron El manual del perfecto idiota latinoamericano. Sostiene que América Latina es pobre, atrasada y subdesarrollada por culpa de sus propios gobernantes (él también estaría incluido ahí). Así, Arias denota incapacidad para entender la historia, ver las asimetrías económicas, el saqueo de nuestros recursos, la explotación de la gente y el empobrecimiento de nuestros pueblos; todo esto ejercido por el imperio yanqui.
Comportamiento y visión como los de Uribe y Arias en América Latina no son recientes; hay una tradición anti latinoamericana de presidentes sometidos y serviles al imperio; gentes que llegan al poder –aunque nunca tienen el control del poder- para facilitar por medio de tratados comerciales – o sea “por las buenas”- la depredación de las riquezas, o si no, el control de nuestra soberanía – o sea “por las malas”-, permitiendo la instalación de bases militares en su territorio; de cualquier manera, siempre el objetivo es que el imperio se imponga sobre nuestras naciones.
El Guerrillero Heroico, como le llamó Fidel al CHE, dijo allá por los años sesenta: “Porque esta gran humanidad ha dicho: ¡Basta! y ha echado a andar, y su marcha de gigante ya no se detendrá”. Este grito revolucionario de Guevara se inserta en los ideales de los libertadores y ha tratado de tomar forma en la Cumbre realizada en Cancún. Es una marcha larga y difícil frente a la que Washington no se quedará con los brazos cruzados, y para eso tiene a sus peones. Pero el jueguito que estos realizan son las típicas poses antilatinoamericanas, que por su ridiculez no hacen sino darle sentido histórico a esta cita presurosa y expectante de los pueblos.

Older Entries