LA POLÍGLESIA CATÓLICA. José Santiago. Marzo, 2010

Deja un comentario


LA POLÍGLESIA CATÓLICA.

Sin remordimientos, sin vergüenza, sin escrúpulos, sin humanismo y sin carácter, es como hoy día actúan los ministros y sacerdotes católicos, al abrirse la caja de Pandora. Ese secreto a voces y gritos que desde hace ya más de cincuenta o más décadas se ha sabido por todos, ese secreto que ha sido violado para darle paso a las infamias que no terminaron en la época de la inquisición, al contrario, esos católicos que paradójicamente se hacen llamar Apostólicos y Romanos, dándole caricias delicadas a aquellos que asesinaron a su líder moral en una cruz, como lo hacían con todo aquel que no creyera en lo que ellos sí, por esto no debería ser extraño que una religión nacida de una sociedad que culminó después de siglos en el degenere más extra ordinario de la historia por el poder que estos representaban, se haya asumido así misma y después de Pedro, uno de los apóstoles más débiles y manipulables, como la Iglesia única, es por esto que no debería sorprendernos que ellos actúen de esa misma manera que finalmente aprendieron de sus orígenes.

Cientos de casos de pederastia no sólo en Irlanda, sino en el mundo entero, casos que hoy podemos tener de primera mano gracias a las nuevas maneras de expandir la información y que se han convertido al parecer, en el primer verdugo y enemigo del Vaticano.

Ya es imposible seguir tapando el sol con un dedo, ya es imposible, a pesar de ver el detrimento de la filosofía, simplemente quedarse pasmado ante la naturaleza de la razón, ante la necesidad de hacer preguntas. Han acabado aquellos tiempos de oscuridad en donde bastaba asestar un “La fe mueve montañas y los misterios, no hay que cuestionarlos, sino acatarlos y punto”. Hoy la iglesia Católica sufre una de las crisis más profundas de su historia, lo cual podría beneficiar a muchas otras religiones, sectas, filosofías o como imponga llamarlas esa Iglesia Católica, puesto que hoy, existen miles de conflictos internos en las primarias, secundarias, prepas e irónicamente “universidades”, por tener alumnos que cobijados por sus padres basándose en una forma religiosa u otra, tratan de darles una espiritualidad a sus hijos, deben acatar una serie de discriminaciones y ataques absurdos y deshonestos por parte de las autoridades de dichos colegios, que ante la negativa de un niño, niña, joven o jovencita de no formar parte en un acto tan insulso como lo son los honores a la bandera por su fe, son corridos, agredidos, marcados y hasta puestos como ejemplo a los demás de la terrible mafia dictatorial que envuelve a este nuestro “libre” país. Y aclaro el porque de manera tajante afirmo que los honores a la bandera son un acto absurdo: Nuestro país jamás invierte en generar patriotas, pues desde niños se nos compele, no se nos invita, se nos ordena a cantar un himno, que estoy seguro la mayoría no comprende, primero porque nuestro nivel de lectura es básico, segundo, porque no existen profesores cuya ética se base en la verdad y muestre el significado de las palabras que ahí están expresadas y tercero, porque la ironía nos arropa cuando se nos ordena que la bandera, el himno y los símbolos patrios, no deben ser usados en prácticamente ningún acto que los carnavalice, por el respeto que les debemos, sin embargo, sí los vemos en eventos como el box, el fut bol, la Academia y miles de espectáculos vacuos y banales.

Como se podrá dar cuenta amigo lector, no hay diferencia en el actuar de los gobiernos y la Iglesia Católica ante lo que le parece diferente o contrario a sus ideas y prácticas.

Me resulta risible el discurso que hoy escuche del jerarca mayor de los Católicos: Benedicto XVI, que cual representante político, deslindó al Vaticano de todo lo que ha sucedido con estos casos de pederastia y además se dispuso a representar una escena al puro estilo maquiavélico para anunciar después del deslinde de responsabilidades, una disculpa en nombre de la Iglesia Católica por los daños que esos actos pudieran provocarles a miles de niños que hoy son ya jóvenes, que se han dispuesto a hablar.

Algunos neófitos conservadores sacarán a la luz preguntas intangibles pero lógicas en las que dirán: “porqué no hablaron antes, porqué hasta ahora” y seguro estoy que los fanáticos mesiánicos levantarán su voz al unísono “quieren acabar con nuestra fe” y seremos entonces todos aquellos que generamos una crítica ácida e incisiva llamados “anti cristos, pecadores, los insalvables, ejemplos de que el Apocalipsis está más cerca que nunca, etc.”

Pero lo que más me inquieta, es que al hablar con varios católicos y representantes de los mismos, todos sin excepción, coincidieron en que el Vaticano, es la cede responsable de la Iglesia Católica. Mi querido lector, no crea que me congratulo y me sumerjo en la estupidez para referir que descubrí el hilo negro, o que no me doy cuenta de lo ridículo que suena esa línea en donde pareciera me llenara de asombro al escuchar que el Vaticano es la matriz responsable de La Iglesia Católica, simplemente, lo dispuse, para entender lo paradójico del asunto puesto que el Papa Benedicto, se atrevió cínicamente a despojar al Vaticano de esa responsabilidad. A caso no es el Vaticano quien firma la aprobación o rechazo de aquellos que afirman querer ser sacerdotes para hablar de la palabra de Dios y amar a los próximos como Ieshou bar Iossef mejor conocido como Jesús lo hacía. A caso no es el Vaticano el que dicta los nombres de quienes serán los nuevos Obispos, Cardenales, entre otros tantos. A caso eso no los hace absolutamente responsables de aquellos malos sacerdotes que en nombre de ese Dios violan niños y niñas. Esa Iglesia Católica que se sumerge en el laberinto del pánico al escuchar en sus castos oídos, que personas del mismo género pueden amarse y casarse, así como adoptar niños, cuando sabemos de la existencia de cientos de miles de sacerdotes homosexuales, bisexuales y violadores. Esos que se retuercen patéticamente en las calles desbordándose a gritos a favor de la viada digna de los seres y que afirman cual dioses que un ser concebido desde el primer instante es ya un ser con el derecho a la vida, esos que agraden la libertad de esas muchachitas que lamentablemente fueros violadas y por obvias razones no desean a ese producto puesto que el acto de amor del que tanto hablan esos católicos, no fue expuesto en dicho altercado.

En momentos así se unen para ser simplemente lo que son: “Seres absolutamente intolerantes, viscerales, radicales e impredecibles, que de nueva cuenta y de manera paradójica, condenan a morir en vida a todos esos párvulos y jóvenes que por subsanar algún pecado, fueron sometidos a un ritual eclesial sexual.

Es momento de dejar la hipocresía a un lado y asumir que si pertenecemos a una u otra religión, le otorguemos la disciplina que cada una tiene, con sus reglas y valores realizados de una vez por todas en la praxis, no en la mente. Es momento de entender que ninguna religión tiene la culpa de sus instituciones, que la religión es el compendio elaborado durante siglos para mejorar la vida de los seres humanos con su entorno, con su universo y no un arma para deshacer a los próximos, que no es un kit de toallas para venderse de casa en casa como verdad única, sino una disciplina que nos fortalezca para ser mejores seres para los demás, que nos arriesgue en la necesidad de vernos a nosotros mismos dándonos la oportunidad de aceptarnos y mantenernos de pie con una autoestima firme que nos exhorte a entender que el amor no debe separa, sino unir, aceptando nuestra diversidad, dándole el peso específico a los conceptos en este caso la religión que deriva del latín y cuyo significado es simple: “Unión” , no perversión, no separación y mucho menos discriminación.

José Santiago

escenario_agencia@yahoo.com.mx

DE DISTRACCIONES Y OTROS EVENTOS. José Santiago. Marzo, 2010

Deja un comentario


DE DISTRACCIONES Y OTROS EVENTOS

La atmósfera suele convertirse en absurdos vivos que nos comen lentamente hasta deglutirnos. Nos quedamos sin aliento pretendiendo fingir nuestra muerte. Nos han abandonado la conciencia y el alma. Estamos solos.

No había agua hace algunos días, hoy cae a cántaros y ni así nos conformamos. Escucho por ahí a una señora medrosa reclamar voz en pecho: “¿Qué va a hacer el gobierno?, nos inundamos, la casa huele a aguas negras. ¿Y el gobierno qué?

¿De verdad lo pensarán así, o el temor y el impacto de perder el patrimonio los convierte en mounstros cínicos y faltos de memoria histórica? Nos quedamos ciegos cuando la razón se convirtió en justificación.

Día a día, nos vale un carajo tirar un pequeño papel, que no mide más de cinco centímetros y decimos puerilmente: “No pasa nada, es un papelito”.

Un papelito cuyos cinco centímetros le hacía falta a una montaña para hacer una tonelada de basura que se va a las alcantarillas y se llenan por no encontrar una salida sobre su curso, pero sí hacia las calles que habitamos. Somos unos sin vergüenzas, Somos unos cínicos cíclicos. Nuestro cerebro está estéril.

Somos quejosos sin asumir la responsabilidad de nuestros actos. Y quede asentado y claro, que no defiendo en lo absoluto a los gobiernos, ni de los Estados, ni al Federal.

Todos sabemos la clase de sanguijuelas que suelen ser, sin embargo, debemos reconocer que nos encanta vivir bajo la tutela de un paternalismo visceral, ese que nos compele a creer que ellos deben y tienen que decirnos cómo, cuándo y dónde hacer las cosas que tenemos que. Siempre será más fácil echarle la culpa a alguien que asumir los costos de nuestra abulia.

Dejemos de quejarnos de lo que controlamos, dejemos de tirar a las alcantarillas botes, ropa, bolsas con perros muertos, cadáveres humanos, troncos de árboles, llantas de auto, camión y hasta tractor, piezas inservibles de computadoras, sillas enmohecidas, refrigeradores descompuestos, etc.

Todo esto, es lo que se encuentra cuando se desasolva. Y por supuesto, no falta el licenciado en ciencias humanas que como todo un necio ilustrado, muy lecto, pero poco práctico, dirá que la culpa toda es de un sistema que hace esto a propósito para que todos nos congelemos pensando en nuestros bienes antes que pensar o vislumbrar si quiera que en nuestra “distracción”, estarán haciendo algún movimiento político que nos afecte de nueva cuenta. Y sí, posiblemente en eso tengan razón, sin embargo, si nosotros hiciéramos lo que nos corresponde al tener conciencia de que incluso eso podría pasar, tendríamos un respeto más profundo y una conciencia más iluminada para nunca más ser distraídos por un evento similar.

José Santiago

Escenario_agencia@yahoo.com.mx

NO CABE DUDA. José Santiago. Marzo, 2010

1 Comentario


 

No cabe duda que el poder genera una corruptela que va disponiendo cadenas de decadencia y brutalidad ordinaria.

Así se mueven hoy las empresas de cualquier giro, gubernamentales, sociales, artísticas, etc. Y creen que los individuos “tienen que” soportar, aguantar y degradar su dignidad, aceptando que su labor como empleado u obrero, radica en tolerar trabajar meses enteros sin paga, preponderando el concepto absurdo y abyecto de “Pagos retro activos”. Nadie hace ni dice nada, estamos asustados, perdidos, limitados. No somos capaces de exigir lo que nos corresponde, lo que es nuestro, lo que nos hemos ganado. Porque preferimos ser perros de calle, ratas de alcantarilla, preferimos ser los intrascendentes, a los que no nos importa cuanto nos humillen, nos quiebren, nos retuerzan, a los que nos de igual ser tratados indignamente antes de perder nuestro trabajo, porque hoy día nos han no solo convencido, sino afirmado que es difícil tener uno. No importa que sea mal pagado, eso esta de más, no importa si gastaste más en la universidad de lo que verás como empleado en toda tu viada, no importa si eres un gran maestro de la albañilería por los años que llevas ejerciendo tu profesión dignamente, jamás pasarás de “chalán”.

Todo eso se ha convertido en algo sencillamente “Normal”, “común”. La sorpresa ha sido guardada por obligación. A un país como el nuestro, le hacen mal los pensadores, los inconformes, los líderes, a este país le hace mal todo aquel que en nombre de la equidad y la justicia social real, levante la voz para decirle a cada Estado de la República, que no todo es miel sobre hojuelas, que no comen, porque no cobran, porque no pueden pagar a tiempo las escuelas de los hijos porque los dueños del circo aclaran sin lamentos: “Acostúmbrate, así es en todos lados”.

Sería fascinante que a los Senadores, Diputados, Dueños de empresas, Directores de compañías teatrales, etc. Se les otorgara el gran placer de la retro actividad monetaria, seguro estoy, que de inmediato, se tomarían decisiones y medidas precisas, concretas para que eso jamás les volviera a suceder.

Tal vez es eso lo que nos hace falta, un trago de realidad y no a cucharadas como las tomaba Jaime Sabines cuando veía a su luna, sino un frasco entero de verdad, de objetividad, de claridad.

Esos empleados que viven en toda la República, terminan por desencantarse, dejan de vivir para complacer, no a sus familias, sino a sus patrones. Esos empleados que siempre son animados por los directores y dueños con palmadas en la espalda o prestamos significativos y frases espurias como: “Velo por el lado amable, ahorita te va a caer un buen trancazo de lana. Toda juntita.”. Cínicos que no alcanzan siquiera a vislumbrar que ese dinero ya ha sido gastado, ya se debe y que a nadie le interesan sus tres meses de trabajo en los que no recibió ni un peso por el. Esa falta de dinero que tuvo que ser suplida por un agiotista o un empeño que les permitiera no sentir el paso de esos meses, días y horas en los que el salario “Retro activo” se dignara a arribar a tierras nuevas o bolsillos vacíos.

 

Nos hemos convertido en cuerpos sin almas, sin deseos, y sin sueños.

Los que laboran pasan el resto de sus vidas atados a las decisiones de otros, a sus tiempos, a sus maneras, a sus pensamientos. Jamás volverán a pensar que un sueño se puede lograr, que una vacación puede existir, que un viaje a otro lugar puede ser posible. Y a aquellos que dirigen, jamás podrán ver a otro ser humano de su talla. Jamás permitirán que alguien discada de sus ideas, que discierna, que piense diferente, que enriquezca la empresa, la compañía o el gobierno.

 

Nunca será hermano de la humildad, su seriedad radicará en la vacuidad, en la puerilidad y en frases ridículas que no hacen más que proyectar su ignorancia y su mediocridad, esas frases altaneras que creen también normales, comunes como: “Crees que sabes más que yo”, “Tu me vas a venir a enseñar a mi”, “No vuelvas a poner un pie en mi empresa, compañía u oficina”, “Las cosas son a mi manera, por eso yo estoy al frente”.

 

La prueba de que esto es un laberinto sin salidas, es que el país esta plagado de empresas transnacionales, de compañías dirigidas por extranjeros (no tengo nada en contra de estas situaciones, sino del trato que en la mayoría de las ocasiones estos dan a los mexicanos en sus espacios), de gobiernos que basan sus fortunas en tratos con el mundo menos con las empresas del propio país, etc.

 

No podemos seguir adelante creyendo que todo esto es simplemente “NORMAL”, no podemos seguir solapando que nuestros empleos tengan valor hasta que una decisión así lo considere, no podemos seguir permitiendo que conceptos como “retro activo”, nos sometan a vivir encadenados al fraude de entender que así es y nunca habrá nada que hacer, no podemos continuar enseñándoles el mundo a los más jóvenes si no conseguimos ser seres con dignidad, respeto y conciencia.

 

José Santiago

Escenario_agencia@yahoo.com.mx

DE FANTASÍA Y DE DENUNCIA. José Santiago. Marzo, 2010

Deja un comentario


Por lo general, tendemos a prejuiciar y a suponer tanto sobre todo, que nos sumergimos en una gran taza de ignorancia que no sólo no entendemos o vemos, sino que además promovemos como si fuese un gran trofeo que mereciera ser mostrado al mundo entero.

Esto no sucede porque así estemos hechos por naturaleza, esto pasa, porque a través del tiempo, se generan “modas” filosóficas y políticas cada vez más maquiavélicas y prácticamente indestructibles, que son determinadas por unos cuantos personajes que sostienen las economías mundiales y velan por sus muy particulares intereses inventándonos una sociedad cuya voracidad de consumo ante una también pensada manera de eliminar nuestra auto estima, concluye en un largometraje perfecto, cuya iluminación nos hace afirmar si es día para gastar o noche para derrochar. Con su bello departamento de arte, que nos obliga a vestir a nuestros personajes, incluidos nosotros mismos, con telas y colores que también han decidido ese “basto” grupo de personajes sustentadores de la economía de nuestros bolsillos y de nuestros países.

¿Cree de verdad que esta disposición de las piezas del gran ajedrez de la vida no amerita que suceda algo para detener la tan dramática caída de nuestros hermanos en el mundo que afirma que debemos tolerar la inequidad en cualquier concepto que nos venga a la mente?

Pues así es como surge después de viajar por el mundo a través de aventones, mareos en un barco y ampollas en los pies, la idea de llevar mi filosofía de vida a ser compartida para que mis próximos, puedan escucharla y les de una fe sólida para dejar a un lado el disfraz que por años hemos portado: El ser una especie de robot vacío que es incapaz de hacer lo que necesita para sentirse en paz y en libertad y que al contrario, destaca su manera tan vulnerable de actuar siguiendo una serie de patrones tanto educativos como de conducta, que los tienen contra la pared de la duda, haciendo uso de una de las opciones más frecuentes en este planeta tierra: “El miedo”.

Esa filosofía de vida que me ha hecho sentir, observar, oler, escuchar y sonreír, es le cine. Me regaló la oportunidad de comprender diferencias profundas como entender que una cosa es una autoridad y otra el autoritarismo, que una cosa es levantar la voz para llamar e invitar a los demás a seguir adelante y otra cosa es utilizar la humillación para quedar desnudos y proyectar nuestras propias inseguridades, auto estima y capacidad.

Engendró en mí la necesidad de trabajar en equipo, esto es, de verdad entender que es más alentador saber como son las diferentes maneras de vivir un mismo problema, así como las infinitas maneras de resolver un conflicto o un desacuerdo. Trabajar desde dentro de la real diversidad. Entendí que estamos educados de maneras distintas unos de otros y asumí que esas otras verdades eran fabulosas y me permitía valorar lo que me sucedía en lo personal y en lo colectivo. Vi lo que hace una familia verdadera, dan la vida unos a otros sin cuestionar nada. Y me permitió saber que lo más importante cuando amas profundamente, es tener la conciencia, que esas personas no se guardan en un cajón, o se cuelgan en un perchero, se dejan libres para que puedan volar lejos de ahí cuando así lo crean conveniente y prudente.

Esta vez, quise compartir con usted lector, un texto que tuve la fortuna de escribir hace ya 12 años, 3 mese y 19 días. Me siento absolutamente feliz de saber que esa filosofía de vida, me ha dado la bendición de realizar cine, ejercer el periodismo escrito, visual y auditivo, generar espectáculos con artistas comprometidos con ellos mismos y verme como un escritor ficticio que puede una y otra vez plasmar cientos de historias en un pedazo de papel transformándolo en guión. Historias que van desde la fantasía, hasta la denuncia cuya crudeza queda plasmada como un acto artístico de inconformidad y desacuerdo con muchas maneras de llevar al país a la ruina intelectual, para darle paso a la seductora pero pueril co-dependencia al consumo de estupideces mediáticas y sin vida.

José Santiago

Escenario_agencia@yahoo.com.mx

EL PAÍS DE LOS NENÉS MILLONARIOS. José Santiago

Deja un comentario



José Santiago.

Los tiempos han cambiado radicalmente, en épocas pasadas, la gente que se dedicaba a la política, si bien tenía esa maquiavélica idea de saber que hacer a favor de sí mismos con el poder en sus manos, también tenían la necesidad real de hacer política para convencer; esto es, generaban la polis saliendo a las calles exponiéndose a jaloneos, insultos y sombrerazos o al aplauso y la aceptación según convenciera o no a las personas que los escuchaban. Pero la vida a partir de la televisión transmuto y degeneró en la crianza y aceptación de políticos de papel, de plástico y hasta de vidrio, o como lo llama Sartory en su libro “El Homo-videns”, se trasladó la polis a la “video política”, esto es, se le abrieron los espacios a cualquiera que tuviera los medios económicos suficientes y necesarios, para comprar espacios en los medios masivos para señalarse así mismos como los nuevos Mesías de la política nacional. Esto ha sucedido tan cínicamente, que tenemos ejemplos burdos como los Verdes Ecologistas y la bellísima familia González, con su jefe de familia, su niño verde y los primos, sobrinos y amigos que a pesar de sus alegatas múltiples en las que niegan todo y aceptan tanto, existe una realidad que no se cubre con sólo cerrar los ojos. Ellos son dueños de un partido político, de unas farmacias de similares en toda la República, y varios países de América del centro y sur, aunque insistan en escindirse como familia, entre otras tantas empresas que nos bendicen con trabajo y explotación. Pero a las que les debemos ser agradecidos en la vida, no valla a ser que nos valla mal, bueno, peor.

Se les han abierto las puertas sin ética, sin ningún filtro, sin tomar en cuenta sus situaciones emocionales, psicológicas y laborales a cualquier personaje para hacer política. El único requisito o credencial, es su dinero bien habido o no, eso hoy está demás. Se les ha dado como siempre, todo en charola de plata y la realidad vigente, nos habla con honestidad. Desde el arribo de estos jóvenes burgueses a la política del país, nuestra cotidianeidad está más viva que nunca en su faceta de muertes violentas, no sólo del narco a la población, sino de militares y armada contra narcos, población y todo aquello que se mueva sin su permiso.

Se les ha levantado un monumento a esos hombres y mujeres que no conocen de cerca las necesidades de las familias comunes, de esas familias que viven con un sueldo de cincuenta y tantos pesos diarios según el Estado, de esas familias que viven con menos de 10 pesos al día o 50 a la semana. Esos chicos fashion que por desgracia y no por su culpa necesariamente, crecen lentos de entendimiento por obvias razones: El hecho de nunca vivir una carencia material, los exhorta a creer que al llegar al poder tendrán la facilidad de transformar un País, un Estado o un Municipio, en “una empresa ISO 9002”, ¿cómo?, pues simple, a partir de su visión espuria y soez de la realidad que vivieron sin obstáculos, en donde “los pobres, son pobres porque quieren”.

Para ellos los pobres tienen las mismas oportunidades que ellos, sólo que esos pobres son huevones, no se esfuerzan, no estudian, no luchan por obtener una beca en la Ibero o en el Tec.

Y usted lector tal vez se pregunta ¿y a mi que diablos me importa si los niños ricos llegan o no al poder?, pues bien hoy día mi querido lector la mayoría de los diputados locales y federales, así como los hombres y mujeres que también están inmersos en la vida política actual, son hijos, nietos, compadres y amigos de los viejos dinosaurios que han llevado a este México al caos y la ridiculez moral, ética y académica, a la espuriedad y la legitimación normativa de la ironía. Por supuesto que tienen derecho a estar ahí, como también lo debería tener en esta pan cultura existente en nuestro México: Indígenas, Campesinos, Albañiles, Vendedores, Antropólogos, Teatreros, Artistas Urbanos, entre millones de más ejemplos que nos brinda como regalo un país como el nuestro, en donde la sobre vivencia, nos convierte hasta en faquires.

Aclaro para aquel lector que ya me ha comenzado a juzgar o criticar, no soy un resentido social, tuve la fortuna y así la veo, de vivir cómodamente, así como tampoco creo que todos los hombres o mujeres que tienen dinero, son tontos o cavernícolas prepotentes. También tengo la suerte de tener buenos amigos cuya economía es basta, que han trabajado años para lograr lo que tienen y cuyo éxito radica en jamás olvidar que la realidad, no otorga las mismas oportunidades a todos y que su fuerza laboral está en seres humanos que merecen un trato equitativo y honesto, que tienen la oportunidad de ir creciendo o subiendo dentro de esas empresas y alcanzar gerencias importantes, y no viéndolos como la mayoría de los políticos y empresarios los ven : “Los pobres que existen para ser chalanes”; muchos diputados lo han expresado en diversos foros fuera de cámaras y audio justamente para que aquel imbécil al que se le ocurra hablar de esto, como es el caso de un servidor, no tenga pruebas físicas para afirmar lo que yo afirmo en este espacio.

Hoy nos rodean gobernadores que “casualmente” se sacan la lotería, gobernadores caprichosos como Peña Nieto, Niños Panistas berrinchudos e hipócritas como Cesar Nava, Felipe Calderón, el inolvidable Vicente Fox y sus riquezas inconmensurables a base de explotación de sus propios paisanos, los hijos de Martita, los nenes inteledirigidos del PRD y PT, Los fresas corridos de las demás escuelas políticas del Convergencia, etc.

Ahora se dará cuenta hermano lector, que no tengo una bandera partidista, ni ideológica, simplemente me preocupa sobre manera que el poder cae en manos de personas que cada vez se alejan más y más de la realidad de pobreza extrema que existe en nuestro país, de la falta de oportunidades “PARA TODOS”, la mediocridad médica y de salud en general, de la guerra de baja intensidad que vivimos desde hace varias décadas, del aumento en la canasta básica, en el disel, en gasolinas, en carreteras, etc. En la toma absurda de decisiones propuestas y dispuestas por estos bodoquitos príncipes nacidos en pañales de seda, que han provocado una disfuncionalidad social. Ahí el caso del nuevo secretario de hacienda en este año 2010, que sin temor alguno, asesta que una medida oportuna para que el dinero rinda al país y que no “afecte” a nadie, es la de retirar apoyos económicos para CONACULTA, becas de las cuales comen muchas personas de nuestra sociedad y que era lo poco y lo menos que los gobiernos debían hacer por estos hombres y mujeres que viviendo en un país “libre” decidieron estudiar arte, sin que nadie les dijera que la libertad en nuestro país, tiene, de manera paradójica, grandes límites, como el no poder vivir de esas profesiones y de que no sean vistas como tales: profesiones serias que merecen el mismo respeto que la arquitectura, la medicina, la política, la abogacía, etc. Finalmente, quién necesita artistas greñudos, drogadictos y vagos.

El peligro de generar un país sin sensibilidad, es sentenciar a la nación a una guerra diaria infundada, abyecta y pueril, en donde las ideas no serán prioridad, sino su muerte. Y el capital monetario, esconderá y borrará la vacuidad, para darle generosamente el reconocimiento de autoridad a la estupidez.

Me despido diciendo que algunos días me despierto con ánimo de todo, especialmente cuando sueño que al abrir el diario leeré una nota equitativa en la que la información principal diga simplemente: “Carlitos Slim, hoy el hombre más pobre del planeta tierra”.

Pensemos mejor nuestras decisiones políticas, pensemos que esto es lo que dejaremos con cinismo e irresponsabilidad a las siguientes generaciones.

José Santiago.

escenario_agencia@yahoo.com.mx

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 123 seguidores