A la Otra Campaña

A los medios de Comunicación

A los organismos de Derechos Humanos  Nacionales, Internacionales

El día 23 de marzo como a las 11:30 pm, en Huajuapan de León Oaxaca, cuando Omar Esparza, miembro de la Organización MAIZ (Movimiento Agrario Indígena Zapatista), regresaba a su domicilio encontró que en su casa estaban dos sujetos drogados y en estado de ebriedad en el cuerto de Nancy Villanueva, la joven cuida a sus hijos , quien estaban se encontraba también en estado de ebriedad , casi sin poderse sostener de pie. Al tratar de averiguar qué estaba pasando la Srita. Villanueva fue incapaz responder.  Inmediatamente Omar Esparza se dispuso a pedirle a estos dos sujetos que se retiraran de su domicilio, quiens comenzaron a insultarlo, amenazarlo y a golpearlo. En medio de la agresión, a las 11:42 pm, Omar logró llamar a la Policía Municipal minutos para que acudieran en su auxilio. Al escuchar el escándalo los vecinos salieron, entre ellos la dueña de la casa y Alberta Cariño,  Directora de CACTUS (Centro de Apoyo Ccomunitario Trabajando Unidos).

Al ver la respuesta de los vecinos los dos agresres salieron corriendo del lugar y  escaparon en un Volks Waben Sedan de color Azul con placas del Estado de Puebla. Veinte minutos depués llega la Policía Municipal. Alberta Cariño y Soledad Bravo salieron a denunciar a los uniformados lo que había ocurrido.  Dos minutos depués de que la patrulla se retirara, los agresores regresaron insultando a Alberta y Soldedad y amenazándolas con armas de fuego ante lo cual ambas mujeres entraron corriendo al domicilio.  Omar Esparza salió en su vehículo para ver si había una patrulla que los auxiliara y por el temor a que los agresores regresaran. Dos cuadras más adelante Omar encontró el vehículo de los agresores, y comenzó a seguirlo, poco depués  aparecieron dos camionetas blancas, una Nissan y una Ford Ranger, ambas con torretas y apaerentemente de la Agencia Estatal de Investigación, quienes comenzaron a perseguir al VW Azul de los agresores. Cinco kilómetros después agresores entraron al cuartel del la 23 Compañía de Infantería No Encuadrada (CINE) del Ejército Mexicano, que se encuentra en Huajuapan de León Oaxaca en el Km 2.5 a Acatlima.


Inmediatamente varios soldados salieron a auxiliar a los agresores y dieron entrada al vehículo VW color Azul, de lo cual fueron testigos los militares y los agentes de la Agencia Estatal de Investigaciones al mando del Subdirector general de la AEI Huajuapan, Eduardo López García. Posteriormente, los soldados encararon a los agentes de la AEI y les pidieron un informe. El Subdirector Eduardo López comentó que persiguieron a los dos agresores por la forma en la que estaban conduciendo y en auxilio a los agredidos. En ese momento, cerca de las 12:20 am se pidió la presencia del coronel de la zona o del responsable para comentar el asunto, cuando salió un oficial militar, que por sus insignias parecía ser de mayor grado dando ódenes al personal militar.  Omar Esparza se identificó y pidió que le dieran los nombres de sus agresores, minutos después le indicaron que los sus nombres son David Bravo González y Juan Carlos Bravo González pertenecientes a la 23 Compañía de Infantería No Encuadrada (CINE) de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).


Al regresar a su domicilio, Omar se percató de que una computadora, propiedad de Emiliano Gómez Izaguirre, ya no se encontraba sobre la mesa en la que la había dejado, por lo que cabe la posibilidad de que los dos agresores hubieran entrado a su casa y la hubieran robado. Omar Esparza sufrió algunas lesiones y amenazas, y existe el temor de alguna represalia posterior en contra de él, sus hijos o familia, por lo que hacemos responsable de cualquier agresión a los mandos militares que llegaran a encubrir estas agresiones. Asimismo, se interpuso la una denuncia ante el Ministerio Público y se abrió la Averiguación Previa 405/HL/2010, además se interpuso queja con la Comisión Nacional de Derechos Humanos.


El Movimiento Agrario Indígena Zapatista hace un un llamado urgente a las organizaciones de Derechos Humanos, a los Sindicatos, a las Organizaciones Sociales, y a los Pueblos a estar atentos al desenlace de estos hechos, el país se encuentra inmerso en una violencia permanente, en una guerra que toca la intimidad de cualquiera y en especial de los que buscamos cambiar este país.

¡Nos pronunciamos en contra de la Militarización del País!

¡Alto a las intimidaciones contra los luchadores y defensores sociales!

Movimiento Agrario Indígena Zapatista.