Legalizarlas, inútil y peligroso; EU tampoco lo hace, declara el Presidente a CNN

No es ése mi objetivo, sostiene; critica a Washington por no actuar contra el tráfico de armas

El problema es que somos vecinos del mayor consumidor mundial y no es fácil vivir así

Foto

El presidente Felipe Calderón, en una imagen captada el pasado 3 de marzoFoto Marco Peláez
Notimex y Reuters
Periódico La Jornada
Lunes 29 de marzo de 2010, p. 5

Mi objetivo principal no es acabar con las drogas ni eliminar su consumo. Eso es imposible. Mi objetivo es fortalecer la ley mexicana. Quiero hacer de México un país donde se respete la ley, porque ése es el primer paso para el desarrollo, afirmó hoy el presidente Felipe Calderón en una entrevista hecha por Fareed Zakaria, conductor del programa GPS de la cadena CNN.

El problema es que somos vecinos del mayor consumidor mundial de drogas y no es fácil vivir así, declaró Calderón, al señalar que Estados Unidos es corresponsable del problema de la violencia que azota al país por no actuar contra la exportación de armas a México.

El mandatario insistió en la necesidad de que el gobierno de Barack Obama participe de manera coordinada para solucionar ese problema, porque no sólo es de México.

El narcotráfico es un problema común, la violencia es un problema común, particularmente en la frontera y, por supuesto, la estabilidad de la región, la estabilidad de la sociedad, también son un problema común.

Obama, hombre honesto

Si bien se trata de un proceso difícil, mi percepción es que (el presidente Barack Obama) es un hombre muy honesto y, por supuesto, con un liderazgo sorprendente. Mi primera idea al respecto es que será muy útil para promover la relación entre México y Estados Unidos.

Sobre la violencia en Ciudad Juárez, el Presidente dijo que sin duda es el principal punto de ingreso de drogas a Estados Unidos. Están tratando de adquirir el control del territorio. Y ésa es la razón de la lucha.

Afirmó que una de las causas del aumento en la violencia es que los cárteles mexicanos que solían exportar drogas a Estados Unidos empezaron hace 10 años a hacer nuevos negocios de venta y distribución en México, lo que provocó una ola de crímenes.

“El 90 por ciento de estos homicidios tan violentos tiene que ver con la lucha entre los cárteles; en concreto, en Ciudad Juárez, es la lucha entre el cártel de Juárez y el de Sinaloa”, agregó en la entrevista grabada el pasado 26 de febrero.

Ciudad Juárez es el objetivo central de la guerra de Felipe Calderón contra los cárteles del narcotráfico, cuyos enfrentamientos han dejado más de 18 mil muertos en todo el país desde 2006, según CNN.

Calderón Hinojosa aseguró que en tres años México incautó 66 mil armas, la mitad de asalto, en tanto que un muestreo de hace año y medio reveló que más de 80 por ciento de ese armamento provenía de Estados Unidos.

Ello, comentó, se debe a que existen más de 10 mil tiendas de armas de fuego en la frontera de Estados Unidos con México, y la mayoría están entrando en mi país. Entonces, Estados Unidos debe detener el flujo de armas de asalto a México.

Subrayó que este caso no es un problema de leyes, sino de asegurar su cumplimiento, porque existe una ley que prohíbe exportar armas de este tipo a países en los que están prohibidas, que es el caso de México.

Destacó que es muy importante que el gobierno de Estados Unidos participe de forma más coordinada para corregir el problema de inseguridad.

El presidente Calderón sostuvo que cuando plantea este problema a las autoridades estadunidenses éstas “dicen que tienen que enfrentarse a una fuerte oposición y unos lobbies (cabilderos) muy poderosos en el Congreso para cambiar la situación”.

Sobre la posibilidad de legalizar las drogas como posible solución, Calderón dijo que si Estados Unidos no las legaliza, o ni siquiera debate al respecto, es inútil que nosotros lo hagamos. Creo que es un debate muy difícil, opinó.

Recordó que si Estados Unidos, donde existe el mayor número de consumidores de drogas en el orbe, fija un precio, está estableciendo el mercado negro.

De tal suerte, abundó, “no tiene caso que los países en desarrollo, las economías más pequeñas, traten de legalizar o modificar el problema en términos económicos, porque sería absolutamente inútil. Probablemente podríamos agravar aún más el problema.

Por ejemplo, podemos tratar de hacer eso en México y recibiríamos traficantes provenientes del mundo, desde Afganistán hasta Indonesia, o de Sudamérica. Entonces, es la posición más peligrosa para nosotros, advirtió el titular del Ejecutivo.

Sobre el estado que guarda la relación bilateral, Calderón Hinojosa señaló: Estoy viendo una colaboración muy activa del gobierno de Estados Unidos, en especial en varios sectores o puntos de la agenda bilateral.

En cuanto al tema de la migración, el Presidente mexicano subrayó que la única manera de detener o reducir el paso ilegal de mexicanos a Estados Unidos es crear oportunidades de trabajo en el territorio nacional, y ése es mi objetivo.

Expresó: No me gusta ver a los mexicanos cruzando la frontera y poniendo en riesgo su vida para buscar oportunidades en Estados Unidos. No deseo promover la migración a Estados Unidos. Estoy trabajando con gran ahínco para crear oportunidades aquí, en México, para los mexicanos.