Difusión Cencos México D.F., 20 de abril de 2010
 
Comunicado
AMEDI
 
Desde que nació la AMEDI se ha propuesto impulsar, como uno de sus objetivos
centrales, una nueva legislación en materia de radio, televisión y
telecomunicaciones. Actualmente el Congreso de la Unión se encuentra procesando
un proyecto de ley que podría ser votado en los próximos días en ambas
cámaras del Poder Legislativo. Consideramos que nunca antes México había
estado tan cerca de contar con un nuevo marco regulatorio en estas materias. 
 
 La reforma de radio, televisión y telecomunicaciones, constituye una vieja
aspiración de la democracia mexicana. Durante años, se han emprendido diversos
intentos que implicaron largos procesos de consultas y negociación sin lograr
los resultados esperados. El 8 de abril pasado se presentó de forma
simultánea, en ambas cámaras del Congreso, un proyecto que ahora se encuentra
en proceso de dictamen en las comisiones legislativas con el compromiso de los
legisladores para votarlo en los próximos días. Por ello, la AMEDI enfatiza la
importancia del momento actual y apoya la urgencia para su conclusión positiva.
 
 Nuestra asociación y el frente de organizaciones civiles que han impulsado la
causa de una nueva ley, consideran que en dicho proyecto se encuentra incluida
la mayoría de las propuestas que hemos presentado a los legisladores. Ese
proyecto de ley tiene virtudes que se desarrollan en 252 artículos ordenados en
13 títulos: se trata de una visión integral, de vanguardia, que amplía los
derechos de los usuarios y consumidores y fortalece la competencia, la
pluralidad y el derecho a la información. El núcleo que integra estos
objetivos es la visión de que la radio, la televisión y las telecomunicaciones
son una actividad de servicio público que utiliza bienes de la nación y
necesita ser regulada de forma democrática y transparente por el Estado
mexicano.
 
 La AMEDI insiste en que la nueva ley debe tener un organismo regulador con una
composición profesional y plural, que actúe con autonomía, sin conflictos de
intereses respecto de las empresas y actividades que tendría la responsabilidad
de regular. De la misma forma se necesita que cuente con las facultades
necesarias para el otorgamiento de las concesiones y la regulación de los
sectores obligados, tanto en los aspectos técnicos como en los contenidos que
se transmitan a través de esos recursos tecnológicos. Es vital que la nueva
ley tenga reglas claras para promover la competencia; por eso no se pueden dejar
de lado los temas de la interconexión, así como la regulación del carácter
de dominancia entre los prestadores del servicio tanto en radio y televisión
como en telecomunicaciones. De esa manera, de acuerdo con el artículo 28
Constitucional, se evitarían fenómenos de concentración contrarios al
interés público.
 
 Las nuevas reglas que se discuten en el Congreso fomentan la transparencia
para administrar el espectro radio radioeléctrico y crean un Registro Público
de las Telecomunicaciones; defienden los derechos de los consumidores y de las
audiencias y establecen los cambios necesarios para impulsar la convergencia
tecnológica y la competitividad. Además propician la diversidad y la calidad
en los contenidos de la televisión y la radio y fortalecen el equilibrio de los
intereses sociales frente a los comerciales, entre otros importantes cambios.
 
 Estamos ante un momento crucial. Si se llega a aprobar esta reforma,
constituirá una palanca muy importante para cambiar el rostro de la radio, la
televisión y las telecomunicaciones y para que México pueda avanzar con
certidumbre en su proceso de modernización sin perder el ideal democrático de
la sociedad mexicana. Sabemos que las presiones para que esta reforma fracase, o
para que sus contenidos sustantivos sean limitados, son enormes. Esperamos que
el Congreso de la Unión esté a la altura de este desafío y logre construir,
sin dilaciones y sin reducir el alcance de las propuestas ahí establecidas,
esta reforma tan largamente esperada que así, dejaría de ser una de las más
onerosas asignaturas pendientes de nuestra democracia.
 México D.F., 20 de abril de 2010
 
Asociación Mexicana de Derecho a la Información, A.C.
 
Consejo Consultivo: Néstor García Canclini (presidente del Consejo) Carmen
Aristegui, Alberto Aziz Nassif, Virgilio Caballero, Jesús Cantú Escalante,
Jorge Carpizo McGregor, Felipe Cazals, Miguel Concha Malo, Javier Corral Jurado,
José Antonio Crespo, Denise Dresser, Fátima Fernández Christlieb, Jorge
Fernández Ruiz, Daniel Giménez Cacho, María Teresa Gómez Mont, Miguel Ángel
Granados Chapa, Raúl Padilla López, Carlos Padilla Ríos, José Francisco
Paoli Bolio, Inna Payán, Elena Poniatowska Amor, Agustín Ramírez Ramírez,
Ricardo Raphael, Gustavo Reyes Terán, Luis Javier Solana, Francisco Valdés
Ugalde, Ernesto Velázquez Briseño, José Woldenberg.
 
Consejo Directivo: Raúl Trejo Delarbre (presidente), Jorge Enrique Bravo
Torres Coto, Aleida Calleja, Daniel Contreras Henry, María del Carmen de Lara
Rangel, José Agustín Pineda Ventura, Jerónimo Repoll, Beatriz Solís Leree,
Gabriel Sosa Plata, Aimée Vega Montiel. José Luis Domínguez (presidente del
Capítulo Yucatán), Rafael Gustavo Hernández García Cano (presidente del
Capítulo Puebla), José Luis Muñoz Pérez (presidente del Capítulo
Chihuahua), Cristina Romo Gil (presidenta del Capítulo Jalisco).
 
Otros socios de la AMEDI: Felipe Ahumada Vasconcelos, Elisa Alanís, Ricardo
Alemán, Jorge Alonso Sánchez, Alma Rosa Alva de la Selva, Pablo Arredondo
Ramírez, Agustín Basave, Ricardo Becerra, Graciela Bernal, Fernando Butler,
Lorenzo Córdova, Javier Esteinou Madrid, Jaime García Chávez, Daniel
Gershenson, Salvador Guerrero Chiprés, Salma Jalife Villalón, Juan Larrosa
Fuentes, Sergio López Ayllón, José Carlos Lozano, Alejandro Madrazo Lajous,
Bernardo Masini, Rocío Morgan Franco, Patricia Ortega Ramírez, José Agustín
Ortiz Pinchetti, Jaime Preciado Coronado, Graciela Ramírez, Celeste Sáenz de
Miera, Pedro Salazar, Dulce María Sauri Riancho, Víctor Ugalde, Felipe
Vicencio Álvarez.
 
Ciudadanos que se adhieren a este documento: Francisco Aceves, Laura Almela,
Lucía Álvarez, Sergio Aguayo Quezada, Norma Blázquez, Claudia Benassini,
Jorge Bustillos, Mardonio Carballo, Busi Cortés, Delia Crovi, Kate del
Castillo, Lynn Fainchtein, Raúl Fuentes Navarro, Carola García Calderón,
Rodrigo Gómez, Gustavo Gordillo, Óscar Guerra Ford (comisionado presidente
Instituto de Acceso a la Información Pública del DF), Rogelio Hernández
López, Octavio Islas, Julio Juárez, Marcela Lagarde, Marta Lamas, Maricarmen
Legorreta, Estela Leñero, Carlos Martínez Assad, Elsie McPhail, Jorge Medina
Viedas, Rogaciano Méndez (Sindicato Nacional de Redactores de Prensa), María
Elena Meneses Rocha, Alberto Montoya, Humberto Musacchio, Jorge Eduardo
Navarrete, Guillermo Orozco, Maricela Portillo (presidenta de la Asociación
Mexicana de Investigadores de la Comunicación), Jorge Prior, Gloria Ramírez
(presidenta de la Academia Mexicana de Derechos Humanos), Rafael Reséndiz,
Gabriela Rodríguez, Jorge Javier Romero, María Guadalupe Rosete, Adolfo
Sánchez Rebolledo, Enrique Sánchez Ruiz, Carlos Tello Díaz, Carlos Tello
Macías, Rosalía Winocur.
 
Responsable de la publicación: Ismene Flores, secretaria técnica de la AMEDI.