Las actividades dieron inicio el 24 de julio con una jornada nacional e internacional de pintas

El 15 de julio fue publicada la convocatoria para una campaña denominada “Miles de rabias, un corazón: ¡vivan las comunidades zapatistas!”, firmada por diversos colectivos e individuos nacionales e internacionales adherentes de la otra campaña y cuyas adhesiones se van sumando cada día. La campaña es una respuesta necesaria ante la escalada de ataques, actos de hostigamiento y agresiones en contra de las comunidades zapatistas y la constante represión que ha venido enfrentando la otra campaña. Poco se sabe del Chiapas zapatista últimamente, poco se habla de la otra campaña, la situación de las agresiones hacia las comunidades zapatistas es grave y va en terrible aumento, y los medios que no callan mienten; por tanto, la campaña busca, entre otras cosas: romper el aislamiento mediático, el vacío informativo y contrarrestar las mentiras de los medios de comunicación que han acompañado la creciente represión a lo largo de estos cuatro años que han transcurrido desde la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. En la convocatoria se reitera la necesidad de organizarnos y luchar conjuntamente frente a la represión. La campaña busca detener el hostigamiento a las comunidades zapatistas contrarrestando la estrategia de desinformación, mentiras y vacío mediático respecto al tema; denunciar a los responsables de los diferentes niveles de gobierno, partidos políticos, empresarios, fuerzas represivas del estado y grupos paramilitares que conjuntamente ejecutan esta estrategia de agresión sistemática con miras al exterminio y, por último, se busca difundir la lucha del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), su historia, su proceso de construcción de la autonomía y hacer explícita la relación entre la lucha zapatista y las diferentes luchas que llevan a cabo los diversos adherentes, en especial la lucha contra la represión y por la libertad de los presos políticos. Representa también un llamado a la organización, a la coordinación de esfuerzos frente a la represión. Las actividades y memorias de la campaña pueden verse en http://milesderabias.blogspot.com/. Las actividades dieron inicio el 24 de julio con una jornada nacional e internacional de pintas; el 16 de agosto habrá una jornada, también nacional e internacional, de mantas. La campaña no queda ahí, éstas son actividades de arranque, la idea es que cada colectivo, individuo, familia u organización realice en su tiempo y modo las acciones permanentes de difusión que considere, a la par de ir trabajando propuestas de mediano plazo para coordinar esfuerzos de organización y difusión; todo lo anterior con miras al 17 de noviembre, aniversario de la fundación del EZLN, fecha en que se llevará a cabo una actividad producto de los trabajos de difusión y articulación de los meses que vienen. Urge mirar al Chiapas zapatista. La estrategia coordinada de agresión hacia las comunidades zapatistas ha aumentado y se ha diversificado, incluye acciones de división de las comunidades mediante programas gubernamentales, la aparición de grupos “religiosos” paramilitarizados sumamente violentos como el llamado ejército de dios, que se suman a los ya existentes grupos paramilitares que atacan a las bases de apoyo zapatista con varios fines, entre ellos, el de justificar la siempre brutal intervención de las fuerzas federales, la constante estrategia de ahorcamiento económico, el despojo de tierras para cumplir con grandes planes turísticos, la destrucción de las tierras de cultivo, el pisoteo sistemático de derechos y de la autonomía, con miras a terminar con ella. Callar nos hace cómplices, si nos tocan a uno, nos tocan a todos; es momento de poner manos a la obra: los zapatistas no están solos.