141 emisión del 15 al 22 de septiembre, 2010

Deja un comentario


Socialismo real: Crisis, reformas y oportunidades perdidas (II)

Deja un comentario


lunes 20 de septiembre de 2010

Jorge Gómez Barata (especial para ARGENPRESS.info)

Las formas relativamente indoloras como en los países de Europa Oriental fue liquidado el socialismo real, restablecida la economía de mercado y reivindicada la democracia liberal evidencian que el régimen implantado en ellos al momento de la liberación del yugo nazi tuvo fallas de origen, no echó raíces y era prescindible.

A diferencia de lo ocurrido en Rusia, China, Vietnam y Cuba, el advenimiento del socialismo en los países de Europa Oriental no fue resultado de procesos políticos endógenos, sino de ajustes geopolíticos resultantes de la II Guerra Mundial y de los intereses de seguridad de la Unión Soviética.
El 13 de marzo de 1946 Stalin respondió al discurso pronunciado por Winston Churchill ocho días antes (5/3/46) en Fulton Missouri, en el cual declaró oficialmente iniciada la Guerra Fría. El líder soviético fue inusualmente transparente y con extraordinaria franqueza (de Stalin no podría decirse candidez) reveló los planes de la Unión Soviética para Europa Oriental:
“…Los alemanes hicieron la invasión de la URSS a través de Finlandia, Polonia, Rumania, Bulgaria y Hungría. Los alemanes pudieron hacer la invasión a través de estos países, porque tenían gobiernos hostiles a la Unión Soviética… Y así es sorprendente que se critique el hecho de que la Unión Soviética, ansiosa por un futuro seguro, esté intentando que existan en estos países gobiernos leales a las actitudes de la Unión Soviética…”
Estados Unidos se involucró en la II Guerra Mundial en Europa desembarcando sus tropas por Francia y, al liberar a los países occidentales, se limitó a restaurar en ellos las condiciones previas a la ocupación nazi. Para la Unión Soviética fue más difícil debido a que, para crear las condiciones de seguridad a que aspiraba, era preciso instalar en los países aledaños un nuevo orden político.
En aquellas circunstancias, a las que es preciso sumar la ruina de la Unión Soviética, el caos económico, el drama humanitario derivado de la muerte de más de veinte millones de hombres tras los cuales quedaron otros millones de huérfanos, viudas, madres destrozadas y familias destruidas, se desplegaron procesos que en una decena de países combinaron presiones y negociaciones para promover la unificación de los restos de los partidos comunistas y socialdemócratas, la creación de frentes o alianzas populares que dieron lugar a partidos unificados y parlamentos híbridos, bajo la hegemonía de líderes comprometidos con la Unión Soviética.
Sería erróneo evaluar aquel proceso sólo por los resultados que se revelaron cuarenta años después, penalizar a la Unión Soviética por las preocupaciones por su seguridad y atrevido pronunciarse categóricamente acerca de si la forma elegida fue la correcta.
Es difícil saber si en medio de la soledad política en que se encontraba, Stalin que, además de haber purgado al activo más valioso del partido, durante seis años se concentró en la conducción de la guerra, dirigió el país desde el Estado Mayor, por intermedio de sus generales y mariscales, sin poder ocuparse del partido, de los soviets y ni del funcionamiento de los órganos de gobierno, estaba en capacidad de idear maniobras más sofisticadas.
En medio de tales tensiones, para redefinir la orientación política e ideológica de aquellos estados y sociedades, en términos políticos, la Unión Soviética exportó a ellos lo único que tenía: un modelo de organización política y un sistema político burocrático y autoritario que en 1956, en el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, mediante una devastadora crítica fue denunciado, abriéndose un proceso de que, al no ser consecuente en la URSS ni en ninguno de los países de Europa Oriental, no promovió una verdadera rectificación.
Así, como una anomalía histórica y no como un fruto del desarrollo, nació el campo socialista.
Si bien con la existencia de aquel conglomerado de naciones con sistemas políticos afines, en términos políticos y militares la Unión Soviética adquirió los espacios de seguridad a que aspiraba, también lo es que echó sobre sus hombros una desmesurada carga económica y un atado de responsabilidades políticas con los cuales a la larga no pudo.
Estados Unidos no tuvo dificultad alguna para echar a andar la economía de Alemania, Japón, Francia, Italia y todos los demás países porque se trataba de naciones desarrolladas y capaces de operar con eficiencia la economía de mercado y practicar la democracia liberal; incluso varios países, entre ellos Alemania, utilizaron parte de los créditos otorgados por el Plan Marshall para adquirir armas.
Lo cierto es que, debido a su ineficacia, el sistema político y los mecanismos de gestión económica, las políticas sociales y culturales implantadas en los países de Europa Oriental que reproducían lo existente en la Unión Soviética, eran ineficaces y demandaban constantes reformas que por su escala limitada constituían parches y paliativos que, en lugar de soluciones estructurales, creaban deudas sociales que al acumularse dieron lugar a tensiones que terminaron en explosiones sociales y cambios políticos.
De hecho la Unión Soviética como tampoco ningún otro país socialista tuvo nunca la voluntad política y la sabiduría para aplicar a tiempo y con la amplitud requerida reformas políticas estructurales que salvaran lo positivo del sistema, que no es poco y desechara los elementos inoperantes, anacrónicos o impopulares.
Tal vez de haberse tratado de otra manera y no a tancazos, los procesos ocurridos en Hungría y Polonia en 1956, así como Checoslovaquia en 1968, hubieran producido otros resultados. En la América Latina de hoy el socialismo democrático, participativo y con rostro humano no es un slogan contrarrevolucionario.
En cualquier caso quedó una enseñanza: las reformas checas de 1968, contra las cuales se abalanzó el Pacto de Varsovia eran más moderadas que las implantadas por Gorbachov y Yeltsin y, tal vez pudieron ser mejor administradas.
En aquellas circunstancias hubo otros esfuerzos reformistas dignos de ser relatados, entre ellos los de Yugoslavia y China. Esta vez no pasaré por alto a los que prefirieron atrincherarse en los dogmas y el inmovilismo y optaron por el aislamiento, por ejemplo Albania y Enver Hoxha. Otro día les cuento.
Ver también:

Socialismo real: Crisis, reformas y oportunidades perdidas (I)

La fiesta efímera

Deja un comentario


 

Eduardo Ibarra Aguirre

Hace un siglo, recuerda la historiadora Patricia Galeana Herrera, la gesta libertaria la conmemoró la dictadura de José de la Cruz Porfirio Díaz Mori con grandes obras: la Universidad Nacional de México, el Palacio de Correos y Comunicaciones y la Columna de la Independencia.

Una centuria después, erogados 3 mil millones de pesos de los que será posible conocer su uso y abuso hasta el año 2022 y designado el quinto funcionario que despacha como responsable de coordinar los esfuerzos de la fiesta bicentenaria, ninguna de las pequeñas obras planeadas por el gobierno de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa fue concluida a tiempo. Pero gracias a la magnanimidad informativa de Alonso José Ricardo Lujambio Irazábal ya podemos saber en que se gastaron 700 millones de pesos.
Eso sí, para organizar un espectáculo “casi hollywoodense. O sin el casi” (Ilán Semo Groman dixit), resultaron mejores los del grupo gobernante que los dueños del duopolio televisivo, sólo que éstos involucran al auditorio como componente de la escenografía, los ponen a hacer olas, aplaudir a rabiar y poner cara de felicidad en el momento en que la cámara los filma.
Por el contrario, Calderón Hinojosa, centro de “la fiesta efímera, de la que nada quedó”, o “un espectáculo televisivo, donde a falta de pan, circo” –como dice la doctora Galeana–, fue a 70 metros lo más cerca que estuvo desde el balcón presidencial de los 50 mil afortunados que, previo acatamiento de los objetos que les prohibieron portar y una revisión minuciosa, accedieron a la plancha del Zócalo, en la que caben 70 mil personas sin incluir a las cuatro calles que lo rodean.
En el torneo de lugares comunes que entablaron los conductores de la televisión los días 15 y 16, excepción hecha de Canal 22, destacaron dos estrellas: Joaquín López-Dóriga Velandia y Adela Micha, conductora que se presenta en su página electrónica como “La periodista más reconocida de México”. El primero se declaró impresionado, conmovido por “un Zócalo pletórico de gente”.
Aquellos 70 metros quisieron ser borrados en Dolores Hidalgo, Guanajuato, con un “baño de pueblo”, que no durmió gracias a que dos horas antes concluyó el baile con la Banda del Rocodo y la Sonora Santanera.
Merced a la magia de la teledictadura –como la llamó Andrés Manuel López Obrador y por ello la concentración y grito en la Plaza de las Tres Culturas no existió para Televisa y TV Azteca–, observamos pese a la desvelada a un alegre, feliz michoacano de Morelia que repartía besos de mejilla a diestra y siniestra, conversaba con niños de preprimaria y risueños nativos por el gusto de verlo, de saludarlo. Los “¡Uleeeero… uleeeero!”, “¡Viva El chapo!”, “¡Muera el mal gobierno!” (Verónica Espinosa, de Apro); “¡Culeeero!” (Ciro Pérez Silva, de La Jornada) sencillamente no existieron porque así lo dispuso el duopolio.
Fue en la ceremonia del Ángel de la Independencia donde la cruda realidad se impuso. Manlio Fabio Beltrones Rivera y Jorge Carlos Ramírez Martín, presidentes del Senado y de San Lázaro por el partido cogobernante, el mismo que hizo posible la materialización de la máxima autoritaria del Haiga sido como haiga sido, tal y como se lo recuerdan con cinismo inaudito cada vez con mayor frecuencia, le reprocharon la conducción del país. Y el abogado, economista y administrador público hizo gala de sentido del humor y recogió el reto no sólo “por ser mi más profunda convicción democrática, sino porque sé que México hoy lo necesita”.

Y nuevamente trajo a cuento la cantaleta de la unidad nacional. Ésa que llevó sólo a Carlos Salinas de Gortari y Vicente Fox Quesada a Palacio Nacional. Los dos hombres que como presidentes más dividieron y confrontaron a los mexicanos.

Intereses españoles en plan estratégico para Puerto Rico

Deja un comentario


lunes 20 de septiembre de 2010

Jesús Dávila (NCM , especial para ARGENPRESS.info)


Agentes de intereses económicos españoles -entre ellos vinculados a la gigantesca Repsol- han estado activos en un plan estratégico para promover la descolonización de Puerto Rico, lo que parce haber tenido el efecto colateral de prevenir ataques públicos a la subsidiaria española involucrada en el polémico proyecto de un gasoducto en esta nación caribeña.

Pero la operación de comunicaciones, que busca incidir en Washington a través de la política exterior de España, la Unión Europea y Latinoamérica y lleva varios años gestándose, ha entrado en una fase crítica y se anticipan consultas en Madrid durante este otoño para ver si, a tiempo para la cumbre Iberoamericana de diciembre, se pueden subsanar diferendos que han surgido.
Una copia del borrador del plan para “La Causa” obtenida por NCM Noticias deja claro que se busca una consonancia leal con la política del Presidente Barack Obama, que evite a toda costa la participación de los denominados en el documento “amigos falsos”, como Venezuela y el ALBA en América Latina o de figuras como el ex Lendakari vasco Juan José Ibarretxe. De igual forma, se advierte que no debe permitirse que la campaña se vea como independentista o tan siquiera “soberanista” -como aquí se conocen los promotores de la libre asociación- sino que se limite a la necesidad de descolonizar a Puerto Rico, obtenido por Estados Unidos de España como resultado de la guerra de 1898.
Las gestiones y consultas que lograron desarrollarse con la mayor discreción durante los pasados tres años han coincidido con la presencia de Gas Natural Fenosa, una subsidiaria de Repsol, que ha obtenido una concesión de exclusividad para suplir todo el gas natural al sistema eléctrico público de Puerto Rico. Esa posición privilegiada de Fenosa, empresa con un historial controversial en América Latina, se ha logrado a pesar de la política pública oficial de Washington para promover el mercado libre de gas natural.
Políticos conservadores de alto nivel históricamente vinculados a España, como el gobernador anexionista Luis Fortuño y el ex gobernador autonomista Rafael Hernández Colón, son defensores ardientes del proyecto, que incluye la construcción de un gasoducto que atraviese la isla de sur a norte y luego avance por la costa hasta el área metropolitana de San Juan de forma que las principales plantas generatrices del país queden conectadas con las instalaciones de Fenosa en la costa sur. El paso proyectado a través de la Cordillera Central y de zonas de delicado balance ecológico, así como cerca de áreas pobladas, se suman a los reclamos de que el país encamine su inversión a las fuentes renovables de energía en vez de cambiar un combustible fósil por otro, todo lo cual ha desatado un movimiento de oposición popular creciente.
Fenosa ya notificó a sus inversores sobre los incrementos de ingresos proyectados para la empresa por el aumento que impondrá en el precio del gas para Puerto Rico, mientras las informaciones sobre la participación de esa empresa en todo el proyecto apenas encuentran eco en las denuncias de muchos de los grupos opositores. Pero la situación pasa ahora por territorio inestable debido al diferendo surgido entre promotores de “La Causa” y los agentes españoles, entre ellos uno responsable para toda América Latina de operaciones comunicativas de Repsol.
Además, no todos miran a otro lado sobre los negocios de la subsidiaria de Repsol. Este domingo mismo, la vicepresidenta del Partido Independentista Puertorriqueño, María de Lourdes Santiago, denunció ante la prensa nacional que uno de los motivos para oponerse al gasoducto era que se pretendía entregar el monopolio sobre los suministros para energía eléctrica a la empresa extranjera Fenosa.
La dirigente del PIP hizo su declaración durante una marcha de miles de opositores al gasoducto que recorrió Adjuntas, conocido como el pueblo del Gigante Dormido, en el corazón de la Cordillera. Las dimensiones de la manifestación opositora auguran dificultades mayores para el proyecto.
La protesta de Adjuntas, en la que participaron el PIP, el Movimiento al Socialismo y el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano, fue mayoritariamente de gente común y líderes de diversas ideologías, así como toda una serie de grupos cívicos tales como el Club de Leones.
“No hay opción mas que vencer”, dijo el ingeniero Alexis Massol, de la entidad Casa Pueblo, puntero de la oposición al gasoducto.
Esa lucha ocurre también en un ambiente en el que siguen sucediéndose las protestas contra acciones y planes impopulares del Gobierno, como fueron los casos la semana pasada de la toma de los muelles de Vieques y Culebra por los vecinos y la continuación de las protestas en la Universidad de Puerto Rico.
Mientras tanto, participantes de “La Causa” han estado consultando e invitando a personas claves de diversas formaciones políticas puertorriqueñas. Además, en junio pasado en Madrid se produjo el borrador del plan, pero se suspendió una reunión que se efectuaría en San Juan el 23 de los corrientes.
El documento obtenido por NCM Noticias explica que como lo que se busca es influenciar en EEUU “los aliados que nos acompañen resultarán determinantes” y que deben evitar los “malos entendidos” basados, no en el conocimiento, sino en “similitudes fonéticas engañosas”, que es lo que se denomina “false friends”. Se especifica que “false friends” en América son “la similtud geográfica con Cuba y el apoyo de los neopopulismos liderados por Venezuela y nucleados en torno al ALBA”, mientras en España “la similitud con los nacionalistas (por ejemplo, presencia de Ibarretxe en Puerto Rico”.
“Debemos evitar que se interprete nuestro discurso asimilándonos a quienes no deben ser nuestros acompañantes”, dice el documento y agrega de inmediato “la mejor manera de evitar su compañía es no dejar un espacio que puedan ocupar, o, en otras palabras, hacernos acompañar de good friends”.

Las gestiones de “La Causa” con el sector empresarial y cívico de España ocurren mientras se aguarda por el próximo informe de la Casa Blanca sobre la condición política de Puerto Rico.

Al soltar en Puerto Rico su jauría de Miami, la CIA tenía a Juan Mari Bras en la mira

Deja un comentario


lunes 20 de septiembre de 2010

El grupo que se aglutinaba alrededor de Juan Mari Bras, el Movimiento Pro-Independencia (MPI – 1958-1971) y luego el Partido Socialista Puertorriqueño (PSP – a partir de 1971) creaba una creciente inestabilidad y constituya un peligro para la dominación colonial de Estados Unidos.
El líder puertorriqueño falleció en la madrugada de este viernes 10 de septiembre a los 83 años de edad y fue sepultado, casualmente, este 12 de septiembre, día del natalicio de Pedro Albizu Campos, figura central de la lucha para la independencia de Puerto Rico durante la primera mitad del siglo XX, del cual fue el gran continuador.
En primera línea, el pediatra asesino
Los hechos demuestran cómo las operaciones terroristas llevadas por cubanoamericanos en Puerto Rico se integran al concepto de las operaciones llamadas “autónomas” que permiten negar la participación de EEUU en una actividad criminal.
El 7 de enero de 1969, la agencia norteamericana United Press reportaba haber recibido un comunicado firmado por el grupo terrorista “Poder Cubano” – organización que dirigía entonces el pediatra asesino Orlando Bosch – cómplice de Luis Posada Carriles en la destrucción de una avión civil cubano en 1976.
El documento anunciaba el inicio de una campana contra el MPI y el PSP calificando a sus militantes de “títeres de Castro, que quieren corromper la sociedad puertorriqueña”.
Esa misma noche, un artefacto explosivo se colocó debajo del carro de Juan Mari Bras, frente a su casa, causando la perdida total del vehículo.
El 24 de julio de 1973, una bomba estalla en las oficinas del Comité Central del PSP coincidiendo con las actividades conmemorativas del Asalto al Cuartel Moncada en Cuba.
En Managuez, dos muertos y heridos
A principios de 1975, dos de los más famosos sicarios cubanoamericanos formados por la CIA, Frank Castro y Reynol Rodríguez declaran
a Puerto Rico “territorio libre para llevar actividades terroristas” y conspiraron entonces para asesinar a Juan Mari Bras.
Un documento desclasificado, de fecha 20 de mayo de 1975, relata una reorganización del llamado Frente de Liberación Nacional de Cuba (FLNC), fundado por Frank Castro, y menciona que en una reciente reunión se decidió que no llevaría acciones violentas dentro del territorio norteamericano en el futuro inmediato, pero que Puerto Rico se declaraba “territorio libre para llevar actos de terrorismo mientras el Partido Socialista Popular sigue reinando ahí”.
Según confesó públicamente el propio Félix “El Gato” Rodríguez Mendigutía, Reynol Rodríguez se desempeñaba durante los anos de 1972 al 1976 como agente de la CIA en el Caribe en la época más activa del terrorismo de derecha en Puerto Rico.
El 11 de enero de 1975 en Plaza del Municipio de Mayaguez, mientras el PSP conmemoraba el aniversario del natalicio del prócer Eugenio Maria de Hostos, con Juan Mari Bras como orador principal, explota otra bomba que provocó dos muertos y 12 heridos.
Documentos norteamericanos recientemente exhumados de los archivos del FBI vinculan al cubanoamericano Rene Fernández Del Valle a este crimen como uno de tres sospechosos en ese acto terrorista.
¿Quién mato a Chagui?
Otro documento fechado del 5 de noviembre de 1975, precisa como Secundino Carrera Sánchez, miembro del FLNC comunicó a un cómplice, Rafael Pérez Doreste, que su grupo realizó el ataque con granada al barco Soviético Máximo Gorki el 24 de diciembre de 1974 en San Juan, y como Frank Castro autorizó a Reynol Rodríguez a “trabajar sobre un plan para matar a Juan Mari Bras, quién es Secretario General del Partido Socialista Puertorriqueño”.
Otro documento desclasificado indica que para enero de 1976 al menos un rifle con mirilla telescópica ya había sido trasladado de Miami a Puerto Rico para poder llevar acabo la conspiración.
El 25 de marzo de 1976, se infligía un terrible golpe a Juan Mari Bras. El cadáver de su hijo de 23 años, Santiago (Chagui) Mari Pesquera, fue hallado víctima de un tiro, en el interior de un carro en Río Piedras.
La familia y el movimiento independentista quedaron muy insatisfechos con la investigación realizada por la policía federal norteamericana y el resultado de la pesquisa y el juicio en el cual fue convicto un tal Henry Walter Coira.
Una nueva investigación acertó que el sospechoso no actuó solo y que otras personas participaron en el asesinato. Sin llegar a identificar a los asesinos.
El 3 de diciembre de 2009, Judy Orihuela, esta misma vocera del FBI de Miami quién años atrás dijo que el terrorismo cubanoamericano “no es una prioridad” para esta agencia, se negó rotundamente, a contestar preguntas acerca de denuncias publicadas el día anterior en Puerto Rico.
“Alguien quien se queda callado acerca de un acto criminal es tan culpable que la persona que comete el crimen”, había comentado al diario puertorriqueño el representante del Partido Democrático Popular Charlie Hernández,
Este último introdujo en el Senado puertorriqueño la Resolución número 82 que ordena al Departamento de Justicia de la isla la reapertura de su investigación acerca del asesinato de “Chagui” y la entrega de todos los documentos relacionados al crimen así como disculpas a la familia de la víctima y al pueblo de Puerto Rico por participar en esta conspiración.
Paralelamente a la campaña de terror de los cubanoamericanos, el FBI sometió a Juan Mari Bras a la operación COINTELPRO, de siniestra memoria, y a campañas de desinformación destinadas a dañar su prestigio, inmenso entre los puertorriqueños.
Intentan asesinar a su otro hijo
El terrorista Fernández del Valle – involucrado en el crimen de Mayagüez y otros atentados – pertenecía al FLNC que se asoció a la Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU) – una operación autónoma orientada por la CIA que provocó decenas de atentados tanto en territorio de Estados Unidos como en otros países.
Este personaje que proviene de las filas de la Agrupación Abdala y luego se incorpora al FLNC tiene una larga historia de actividades terroristas.
En 1974 junto a Frank Castro y Reynol Rodríguez, conspiró para volar un avión de cubana en Trinidad y Tobago.
En agosto de 1976 se traslado a Costa Rica junto a su esposa Gloria Cordero como parte de un comando del FLNC que colocó dos bombas en una en las oficinas de Iberia y otra en la oficina de una empresa marítima. El propio Frank Castro se lo había confesado a un oficial costarricense.
René Fernández del Valle formaba parte del grupo de Alex de La Cerda, teniente de la Marina norteamericana, además de portavoz de prensa de la Base Roosevelt Road en Ceiba, Puerto Rico, y del armero de la base USA de la isla puertorriqueña de Vieques, Roberto López González.
Estos tres individuos colocaron una bomba en el Colegio de Abogados el 14 de enero de 1980 e intentaron volar un avión de Vieques Airlink para asesinar al segundo hijo de Juan Mari Bras, el Lic. Raúl Mari Pesquera.
El 27 de enero de 1994, Fernández Del Valle fue inculpado junto a un grupo de sospechosos por tráfico de drogas y fue sentenciado a 30 meses de cárcel con 5 años de liberación probatoria. Gracias a su estatuto, salió ya a la calle el día primero de 1995.
Sigue vivo y radica tranquilamente en Puerto Rico.
A pesar de todo este historial terrorista, goza de toda la confianza de la Guardia Costera norteamericana y del Departamento de la Seguridad Interna al poseer un negocio de transportación de aceites reciclados en barcazas de su propiedad.
Frank Castro vive en República Dominicana desde donde sigue en constante relación con la mafia terrorista de Miami, ciudad donde radica su socio, Reynol Rodríguez González.
Este último fue residente en Puerto Rico hasta muy cercana la fecha del asesinato del joven cubano Carlos Muñiz Varela. Perteneció a la directiva del semanario extremista La Crónica y es en la actualidad jefe militar de Alpha 66 en la ciudad de Miami.

Otros sicarios vinculados a la CIA radicaron durante años en Puerto Rico. Entre ellos se señala a José Dionisio Suárez Esquivel, uno de los dos autores directos del asesinato del ex-canciller chileno Orlando Letelier en septiembre de 1976. Carlos Alberto Montaner, prófugo de la justicia cubana por terrorismo, también radicó en la isla.

Venezuela: ¿La clase media víctima de falsimedia podrá recuperar la razón?

Deja un comentario


lunes 20 de septiembre de 2010

Martín Guédez (especial para ARGENPRESS.info)

¿Podrán hacerlo al menos algunos el 26 de septiembre?

La resistencia a los cambios es tan natural como la caída del cabello y también de otras cosas en la mayoría de los hombres a una cierta edad. Concierne a esas cosas que sabemos pasarán pero que no aceptamos. Los cambios suponen, al menos en principio y antes de aceptar las luces y oportunidades que ellos proveen, pérdida de lo que se tiene. Se aprecian como una suerte de agresión. Percepción que es proporcional al valor que le atribuimos a lo que sentimos amenazado.
En estos últimos años, desde la llegada al gobierno del comandante Chávez, un grupo muy significativo de los ricos y la clase media venezolana -también unos cuantos ingenuos de la clase empobrecida- ha sido víctima de sus miedos hábilmente explotados por un aparato mediático inclemente. Ello se ha traducido en reacciones ajenas a la razón: ira, bronca, furia, rabia, arrebato, coraje y locura, todos ellas desbocadas. Todo dirigido contra la persona de Chávez y todo aquel que simpatice con él.
Recuerdo que en el cenit del odio y la frustración de este sector, justo en los días aquellos posteriores al 11 de abril de 2002, una vez que se reiniciaron las actividades académicas, ante un grupo que escupía espuma, con los ojos desorbitados por un odio visceral, repartí una hoja en blanco y les pedí que enumeraran las agresiones que en lo personal o como clase social les había inferido Chávez. El resultado fue desconcertante -para ellos- no pudieron dar una sola respuesta argumentada. Todo se redujo a etiquetas y propaganda implantada desde los medios de comunicación: Chávez es un asesino; Chávez nos llevará al comunismo; Chávez quitará la patria potestad de los hijos; Chávez nos quitará los apartamentos; Chávez nos quitará los pasaportes; Chávez esto, Chávez lo otro. ¡Ni un solo argumento para sustentar el desenfreno! Al terminar, no todos, pero un buen número de ellos, debieron admitir la naturaleza estúpida, artificial y alienada de su odio. Interesante, todas las acusaciones estaban conjugadas en tiempo futuro. Continúa estándolo. Presten atención a las campañas sistemáticas y lo verán. Todo pasará… algún día. La irracionalidad no les permite preguntarse porqué no ha pasado después de once años.
El sector más vulnerable, también el más desconcertante por no tener razón alguna es la clase media. Es la carne de cañón de los verdaderos ricos. ¡Después de todo, los ricos tienen razón para sus miedos! La clase media viene perdiendo espacios, condición y estatus desde los tiempos del primer mandato de Carlos Andrés Pérez. Con CAP vivió una ilusión que en términos reales significó su empobrecimiento: pérdida de la capacidad adquisitiva, inflación galopante, endeudamiento ilegal, etc., etc. La llamada clase media emergente comenzó un proceso indeclinable de proletarización progresiva. Sólo un sector de esta clase se enriqueció en el período que lleva desde CAP hasta el gobierno de Lusinchi: la clase política que estaba en la pomada. El resto –la inmensa mayoría- de esta clase, sufrió el deterioro de sus negocios pequeños y medianos. Allí comenzó el alejamiento de los viajes a Miami, las fiestas o los carros último modelo cambiado cada año. Con ello se dio inicio al voto castigo. Se castigó a Pérez con Herrera, a Herrera con Lusinchi, para terminar en el salto al vacío, el colmo del autoengaño, que significó el voto por CAP II, porque con CAP “se vive mejor”
Negada a asumir la realidad, esta clase ha dado bandazos entre el miedo y la ilusión. Siempre obnubilada por la esperanza irracional repitió el ciclo del Kino (lotería) con cada proceso electoral. Rica desde el miércoles -cuando compra el Kino- generosa, plena y optimista, montada en el tren de la ilusión, hasta el domingo cuando el Kino no le toca, y de nuevo al infierno de la amargura. ¿Se acababa? ¡No! Con cada eleción vuelta de nuevo a la noria. Ha sido incapaz -a pesar de su autoproclamada cultura superior- de detectar el juego de los verdaderos ricos. Explícita o implícitamente ha sido un instrumento eficaz para el saqueo de la patria por parte de transnacionales. Aceptó con beneplácito las extorsiones del FMI o el BM. Estaba feliz con una Fuerza Armada instruida en la Escuela de las Américas. Aupó el control de la industria petrolera por parte de los EE.UU., todo, con tal de seguir soñando con el modo de vida americano.
El pánico inducido y la ceguera es de tal magnitud que sueña con la conversión de Venezuela en otra estrella de la bandera de USA. Abiertamente sueñan con marines invadiendo el país. Toda reflexión y análisis, todo amor por lo nuestro ha quedado aplastado bajo el miedo irracional. Causas y consecuencias de cuanto les acontece han quedado relegadas al grito visceral de ¡Fuera, fuera! ¡Chávez vete ya!
Jamás protestó por el fraude y el despojo de los llamados gobiernos “democráticos”. Ni siquiera bajo el castigo terrible que le infligió el segundo gobierno de Caldera. En medio de aquella debacle total: devaluaciones, cierre de bancos, pérdidas de los ahorros, brutal cierre de miles y miles de pequeñas empresas, jamás protestó como lo hace desde el año 2000. El odio inducido a Chávez la ha conducido a la locura, al descontrol, a las banderas de Venezuela teñidas de negro, a las marchas con antorchas al mejor estilo del KKK, a los cacerolazos, a las agresiones, a la discriminación, a la violencia absurda. ¡Que poderoso es el miedo cuando es exacerbado! ¡Si sólo de detuvieran a pensar o se auto recetaran quince días sin Globovisión, El Nazional, etc.!
Ningún presidente ha conquistado para la clase media mayor suma de logros efectivos: Baja inflación, eliminación de los créditos hipotecarios indexados, tasas de interés bajas, control de los intereses y servicios por tarjetas de crédito, auxilios financieros a la vivienda, servicios educativos de calidad gratuitos, ruedas de negocios mil millonarias para la pequeña y mediana industria, eliminación del instrumento de castigo llamado SICRI, multiplicación de oportunidades a través de las cooperativas, etc., incluso, si no se han obtenido mayores beneficios ha sido por sus propios designios ciegos: golpe de estado, marchas, sabotaje petrolero, guarimbas y estado de tensión constante que tuvo y tiene a la clase media como protagonista de primera.
¿Podrá recobrar la sindéresis esta clase media, especialmente ante estas elecciones? Estoy persuadido de que si se le dejara pensar lo haría. Voy más lejos en mi convicción: bastaría un período de unos dos meses de paz mediática para alcanzar ese magno objetivo. Lo que resulta imposible es que este estado de reflexión armónica pueda alcanzarla bajo el bombardeo diario de unos medios de desinformación convertidos en armas de guerra psicológica al servicio del imperio. Medios que sobre la mentira, la calumnia y la manipulación más grotesca convierten el logro en amenaza, la luz en sombra, la verdad en mentira, el bien en mal, la paz en guerra y la caricia en tortura y viceversa. Medios que montados en tiempo real sobre cualquier acto bondadoso del gobierno lo desfiguran y lo deforman hasta convertirlo en una amenaza, todo esto hace poco probable la reflexión para un sector que sólo los ve, los oye y los lee a ellos. Audiencia cautiva sólo ven de cuanto pasa en Venezuela lo que dicen estos jinetes del Apocalipsis. Ganados por una repugnancia visceral a todo lo popular o revolucionario solo leen el Nazional o el Universal, sólo escuchan Unión Radio, o Radio Caracas Radio, y sólo ven RCTV o Globoterror. Si hay cadenas vuelan despavoridos a sus canales por cable para no sufrir un infarto. ¡Una pandemia grave! ¡Una adicción al escándalo, a la mala noticia, al terror, que sólo podría curarse bajo un régimen de severa abstinencia!

Hace un tiempo propuse un referendo para solucionar este problema de salud pública. Hoy vuelvo a hacerlo ante una Asamblea Nacional con aplastante mayoría revolucionaria. Debe propiciarse que el pueblo soberano -no el gobierno de Chávez- decida si quiere mantener esta guerra mediática activa. Los plutócratas dueños de estas televisoras y periódicos, cuya única autoridad proviene del dinero, deben ser sometidos a una prueba de legitimidad como está contemplado para cualquier funcionario público de elección popular. ¿Por qué deben estar estos caballeros por encima del bien y el mal? De no hacerlo, estas divisiones de la guerra mediática seguirán en sus manipulaciones -¡parece imposible que puedan arreciar más, pero lo harán!-, continuarán bombardeando sin clemencia y podrían conducir a esta patria y a este pueblo a escenarios de insospechada violencia. Debe preservarse el derecho de opinión y la libertad de expresión junto al derecho a la información veraz, pero debe impedirse la desinformación como arma para propiciar el odio y llevarnos a una guerra. Moderar estas armas de destrucción masivas es un derecho y una obligación de todo pueblo que aspire a la paz. ¡El pueblo tiene derecho a la paz!

Descarada intervención de Alan García en elecciones municipales

Deja un comentario


lunes 20 de septiembre de 2010

Carlos Angulo Rivas


En mi artículo anterior: “Lima escapa a control derechista” me referí a que las elecciones municipales y regionales eran la antesala del cambio de gobierno. Observé que Lima, un tercio del electorado nacional, la plaza donde la manipulación mediática tuvo el mayor efecto y decidió de manera engañosa la designación de Alan García contra viento y marea, iba a convertirse en un campo de batalla nada vecinal.

Funcionó en esa precaria elección presidencial el miedo inculcado en los votantes a través de un Apocalipsis bolivariano-chavista personificado en Ollanta Humala. Hoy el enroque derechista del PPC-Unidad Nacional, la salida de Castañeda Lossio para pasar a ser candidato presidencial y que Lourdes Flores se encargue del municipio limeño, no está funcionando como lo pensaron en los más altos niveles de la casta política tradicional. Ciertamente, lugar donde se juntan los apristas de Alan García, los tránsfugas, los fujimoristas, los PPC-UN y por supuesto los grandes empresarios encabezados por el grupo Romero.
Resumido, el cogollo deshonesto e impune que siempre se ha repartido la torta grande del Estado.
Los huecos económicos y los negociados millonarios como por ejemplo “Comunicore” y el Metropolitano, o los leoninos préstamos de alto interés otorgados por el banco de Crédito, dejados por el alcalde Castañeda Lossio a la nueva administración, estaban casi a salvo con una elección considerada segura, es decir la de Lourdes Flores. En el tinglado Castañeda Lossio, con sus tremendos rabos de paja, aseguraba por su parte, en la presidencia de la república, un retiro silencioso a Alan García, luego de la gigantesca corrupción habida en este su segundo mandato. Inmoralidad del régimen actual que supera todos los pronósticos en referencia a los desfalcos cometidos durante su primer gobierno, 1985-1990, que como se conoce prescribieron vía la triquiñuela inmoral del Poder Judicial. Los sectores mafiosos del gobierno y los partidarios de alrededor, quienes entienden ser modernos levantándose los fondos públicos, no contaban con el crecimiento espontáneo de la candidata Susana Villarán y menos que tras ella se juntara toda la oposición a un gobierno mafioso que de primera instancia traicionó a la ciudadanía aboliendo, para todo efecto, su programa de “Cambio Responsable.” Pero no sólo es la corrupción sino también el carácter fascista y represivo, la persecución y la imposición legalista, a fin de aplicar el neoliberalismo extremista contemplado en las tesis presidenciales de El Perro del Hortelano.
Advertidos de una posible derrota en la ciudad de Lima, los derechistas de todos los pelajes han cerrado filas con una candidata vapuleada por sus errores y las sospechosas relaciones comerciales, como abogada defensora, con un elemento acusado de tráfico de drogas, empresario evasor de impuestos y denunciado por lavado de dinero: César Cataño. Y si bien el presidente Alan García está prohibido constitucionalmente de intervenir en los procesos electorales, ya son cuatro las veces en las que se mofa de la ley y apoya con descaro y desfachatez a la candidata Lourdes Flores. Primero declaró a los medios de comunicación que “Fuerza Social, partido de Susana Villarán, tiene una alianza electoral con el Movimiento Nueva Izquierda (MNI), del que forma parte el Partido Comunista-Patria Roja, con influencia en el sindicato de profesores Sutep.” Fue como decir CUIDADO, por favor no sigan esa senda.
En segundo lugar, Alan García afirmó que haber recibido el respaldo de Ollanta Humala no convierte a Susana Villarán en su representante, pero que está preocupado por la alianza electoral de la candidata de Fuerza Social con grupos de izquierda vinculados con el Sutep y que la educación será entregada a grupos radicales. Además señaló que “su otrora rival en procesos electorales, Lourdes Flores, tendrá un aliado en el gobierno si resulta elegida alcaldesa de Lima. Si fuera el caso que ella sea elegida, tendría en nosotros también un aliado para que haga obra, para que Lima mejore.” En pocas palabras, dijo elijan a Lourdes y se obtendrá ayuda financiera del gobierno o se cerrará el caño a quien no sea de su preferencia; pero esta declaración resulta una promesa en falso porque García Pérez ya se va en apenas ocho meses, si no lo vacan de la presidencia antes por burlarse de los peruanos.
En tercer lugar, cuando Flores Nano se enteró del “volteretazo” a favor de Susana Villarán en la intención del voto y salió a despotricar, con la insolencia propia de un soberbio cardenal, acusando a su contrincante de ser la candidata de Ollanta Humala, Alan García le volvió a dar la mano planteándose una serie de interrogantes ante la prensa nacional ¿Ese apoyo de Humala a Susana Villarán suma o resta?”. “El abrazo, ¿es el abrazo del oso o el abrazo de un amigo? Eso no lo sabemos. ¿El apoyo llega cuando ya se subió bastante en las encuestas para ver qué nos ganamos con esto? No lo sé, eso lo sabe cada peruano.” Por último, en cuarto lugar, un desesperado Alan García, en salvaguarda de la corrupción de su gobierno y la de Castañeda Lossio en la municipalidad de Lima, dijo “manos negras buscan hacer trampa” y puso el grito al cielo por la “pirateada en su propia casa,” interceptación telefónica a Lourdes Flores, donde su compadre Remigio Morales Bermúdez, ex ministro de agricultura, íntimo de su otro compadre preso Rómulo León Alegría, fue descubierto negociando contratos millonarios con la candidata del PPC-UN, a favor de la firma española ACS, encargada de la planta de tratamiento de aguas de Taboada; y de la constructora Camargo Correia, de oscura historia en Brasil, firma acusada de financiar partidos políticos y de realizar negocios turbios. Aquí, la intervención presidencial en la elección municipal de Lima no puede ser más descarada, “siempre me lo decía Fernando Belaúnde (ex presidente peruano) el golpe bajo beneficia al que lo recibe, han querido darle un golpe bajo a esa candidata pero van a ver que le están haciendo un favor,” aseveró Alan García.

Podría ser, pero quien no le hace favor alguno a Lourdes Flores es precisamente Alan García, un hombre descomunalmente corrupto, no lo digo por su tamaño y peso sino por la indecencia, corrupción e impudicia que atraviesa su gobierno, razón por la que, en más de una oportunidad, el clamor popular ha sido la vacancia presidencial por incapacidad moral. Por enésima vez estamos, pues, frente a la violación de la ley electoral y de la Constitución del Estado, sin que nadie mueva un solo dedo para controlar a Alan García en sus favoritismos interesados a fin de proteger su futuro político y personal. Sus intervenciones son un adelanto de lo que sobrevendrá en las próximas elecciones generales, cuando ponga todo el aparato del Estado y el poder de la media debidamente aceitada con fondos públicos a favor de los candidatos de su preferencia. Además, ya lo adelantó a principios de año, al afirmar que él no puede elegir al próximo presidente de la república, pero si puede evitar el triunfo de cualquiera que no sea de su agrado. Y vasta experiencia tiene en estos enjuagues y menesteres, recordemos que en 1990 lapidó a Mario Vargas Llosa a favor de Alberto Fujimori, el desconocido japonés encumbrado desde palacio de gobierno.

Older Entries