José Santiago

  Mis queridos hermanos lectores: Hoy me atañe sobre manera la lectura que hice de uno de los comentarios que existen dentro del blog de Radio Informaremos, para comentar, discrepar, discernir y compartir lo que los escritos de su servidor y demás colaboradores, hacemos con un único fin: Mantener la praxis real de la libertad de expresión, base fundamental para el conocimiento de los diferentes pensamientos, contextos, historia y educación de los seres que día a día nos rodean para formar comunidades y sociedades.

Así pues, es para mí un placer y un honor discernir con quién agradezco profundamente se haya tomado el tiempo para leerme y opinar. Su respuesta me dio tantas vueltas el día de ayer. No por argumentar mis fallas o atinos con respecto a las críticas que hago constantemente al Gobierno Federal y su labor anodina, sino por la obligación y responsabilidad que un servidor siente profundamente por el amor que le tiene a su profesión, no de periodista, sino de artista.

Comienzo pues mi querido hermano lector, con esta “disculpa” que le debo a aquellos mexicanos que afirman sin más cosas como: “BASTA DE CRÍTICAS A TODO LO QUE HACE CALDERON SOBRE TODO Y DEMOS SOLUCIONES AL MENOS DE PARTE DE AQUELLOS QUE TIENEN ACCESO A ESTOS ESPACIOS, PUES DE CRITICAS REPETIDAS Y REPETIDAS TAMBIEN ESTAMOS HASTA EL GORRO¡”.

A esos mexicanos a los que les debería bajar la mirada y otorgarles mi sumisión, por la sarta de tonterías que se me ocurre ver y vivir en los lugares en los que se originan las noticias que escribo. A esos hermanos a los que les debo que México no avance, pues en la crítica está el sustento y la lucha real por gritarle a los gobiernos que aquí seguimos, que los vemos, que sabemos que es lo que hacen, eso mi querido lector, es la labor que un servidor genera, es decir, esta es mi trinchera, así como para otros es la guerrilla, la política, la oratoria, la empresa, etc.

A esos mexicanos cuya ceguera profunda les impide hoy entender que no ven y se congratulan refiriéndose a las “Criticas Repetidas que tan hasta el gorro los tienen” y que a base de apariencias escénicas y ególatras, se manifiestan con bases mentirosas en las que tratan de justificar que gracias a TODOS AQUELLOS QUE DÍA A DÍA ESCRIBEN EN ESTE Y OTROS MILES DE MEDIOS, ustedes también pueden escribir libremente. Es decir, es de cientos de periodistas hoy día, muertos, mutilados y violentados, la lucha por la cual el resto podemos seguir practicando la libre expresión hasta que el hombre al que tanto critico según la perspectiva de algunos, nos detenga a tiros.

Pido pues a todas y todos los mexicanos, incluyendo a Pedro M. Lara infinitas disculpas por los desatinos que a continuación destaco en una lista; que por cierto, al finalizarla y leerla, supe que debía sentirme abyecto, nauseabundamente Sartriano y metamórficamente Kafkiano:

  1. Una inmensa disculpa por referirme a Calderón como un Dictador. (¿Porqué se me habrá ocurrido?. Siguiente escena: Un soldado en cada esquina, un marino en las playas con metralleta, policías asaltando estudiantes)
  2. Una inmensa disculpa, por creer que Calderón y Javier Lozano tienen la culpa de cerrar de manera visceral y planeada con fines absolutamente personales Luz y fuerza del Centro.
  3. Una inmensa disculpa por afirmar que los militares están matando a cientos de personas que oficialmente ni siquiera existen y por su puesto de creer que es Calderón quién los envía. (La estupidez me acompaña, ¿cómo se me pudo ocurrir pensar que Calderón es el jefe de las fuerzas armadas de México?)
  4. Una inmensa disculpa, por creer que Calderón y la titular general de protección civil Laura Gurza Jaidar, minimizan los acontecimientos naturales en Veracruz a pesar de que el estado tiene un detrimento profundo en un 67% de su territorio total. (¿Cómo se me ocurrió formarme una hipótesis absurda en la que concluyo que Calderón no suelta el dinero para desastres porque no logró su cometido el flamante candidato panista Miguel Ángel Yunes en la entidad?)
  5. Una inmensa disculpa por creer que Calderón tiene una necesidad de belicismo al puro estilo de la familia Bush o las mafias de antaño en Italia.
  6. Una inmensa disculpa por creer que Calderón y su vocero de seguridad Alejandro Poiré, estaban tratando a nivel nacional e internacional, de aplastar por medio de un “regañito sesgado” a un Diario de Juárez, aunado a eso querer hacerlos responsables por intentar negociar con el narco. (¿Cómo pude pensar siquiera en esto si el homicidio de Luis Carlos Santiago fue por asuntos personales?)
  7. Una inmensa disculpa por atreverme a afirmar situaciones penosas, como la tontería que se me viene a la cabeza en este momento de ver que la PGR no investiga la desaparición de otros 4 periodistas, porque dicen que nadie ha ido a denunciar. “Que falta de cultura de los denunciantes, ¿porqué no irán?, no creo que se traguen eso de las represalias, eso no existe ¿o sí?
  8. Una inmensa disculpa por pensar que es absolutamente absurdo que Calderón se atreva a decir a nivel nacional e internacional, primero, que nos salvo a todos por la efectividad de su descubrimiento en las cuestiones sanitarias con la influenza y segundo, por creer que es pueril, asestar andanadas insipientes como: “Dentro de 50 años México dejará de ser pobre” (¿Porqué se me habrá ocurrido pensar que eso es posible?….Claro, en estos años los pobres que viven en condiciones infrahumanas, como los indígenas, campesinos y pobres urbanos, quedarán absolutamente aniquilados. El hambre es canija, dijera un dicho popular).

Así pues mi querido hermano lector, espero haber logrado trascender mis disculpas y espero, no volver a atreverme a externar mi absoluto repudio a la mediocridad y la falta de valores patrios que hoy nos inundan, nos deprimen, nos debilitan, pero sobre todo, nos abstraen tan sublimemente, que creemos que la crítica analizada, debe perderse en el olvido, para así darle pie a la praxis de ¿qué? No olvidemos que los países que hoy llevan la batuta en el mundo (China, India), tienen como base primordial la educación, no la noticia manipuladora del crecimiento económico. Y recordar que países como Estados Unidos, presumen de crecimiento económico con una pobreza inaudita.

Concluyo diciéndole a todas y todos los mexicanos, incluido al antes mencionado hermano lector, que un servidor, no está sentado viendo la TV, pasándole de un canal a otro, para ver quién dice algo más real, que no leo los diarios y recorto notas para hacer investigación, como lo hacía en antaño el CICEN.

Un servidor, se dedica al arte al 100% día a día, porque afirmo que esas áreas son fundamentales y básicas, no para la formación de artistas, sino para la generación de seres humanos profesionistas, cuya sensibilidad redunde en el apoyo real de su intelecto aterrizado en sus comunidades y sociedades. Esto rompe de manera inmediata la pululación de empresarios monopólicos y de gobiernos sin sentido social. Me dedico a la realización cinematográfica y de medios, a la realización de montajes escénicos y performáticos, en pocas palabras soy un hombre fiel, noble y coherente con mis ideas, esto es: “Soy firme en mis convicciones, pero abierto al mundo”.

Quede pues mis queridos hermanos lectores.

 

José Santiago.