jueves 4 de agosto de 2011

 

Dick Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

Niegan a obreros de Agua Avía, del mismo propietario, los derechos que estipula la ley hondureña. Trabajadores de Agua Avía que querían afiliarse al sindicato de Stibys fueron despedidos por Alejandro Villatoro.

La periodista Lenis Fajardo fue recibida esta mañana con una ingrata sorpresa: no sería reintegrada a su puesto de trabajo. Por otro lado, a cuarenta trabajadores de Agua Avia, del mismo propietario, Alejandro Villatoro, les niega sus derechos laborales que estipula la ley hondureña. Globo así como Agua Avia implementan la misma metodología.
Foto: Lenis Fajardo, en un acto de defensa a Radio Globo, (en el fondo) en contra los ataques de los golpistas durante el golpe de estado. Ahora es despedida por defender sus derechos violados por el dueño, Alejandro Villatoro. / Fuente: REVISTAZO
– Llegué esta mañana a la radio, después de los “15 días de vacaciones sin sueldo”. Fui recibida por el auditor el que me dijo que estaba despedida por “difamación”, es decir, por el apoyo que ustedes y otros compañeros me han brindado en este conflicto con Alejandro Villatoro solo por el derecho de haber reclamado mis derechos legales, dice Lenis y agrega:
– “Entonces deme mi despido por escrito”, le respondí, a lo cual contestaron que era un despido verbal.
La colega, nombrada “Reportera del 2010” en Honduras, fue a la Secretaría de Trabajo y Protección Laboral donde una inspectora la acompañó a Radio Globo para levantar el acta sobre el despedido, lo cual fue efectuado entre el ministerio y la empresa de Villatoro.
El ministerio, en el caso de Lenis, tiene una “factura de casi 100.000 lempiras contra Villatoro por haber descuidado su responsabilidad ante Lenis Fajardo, quien tiene tres años de derechos adquiridos en esa emisora que se ha hecho famosa durante y después el golpe de estado por sus valientes reporteros. Trabajadores que han sido golpeados, masacrados, gaseados y hostigados por los golpistas. Ellos estuvieron y están permanentemente en la calle, aún sin la protección que estipula la legislación laboral, como por ejemplo, las clásicas mascarillas contra los gases.
No les han pagado vacaciones, ni seguro social y sólo han percibido el salario mínimo, 6.000 lempiras, mientras en otras emisoras, como por ejemplo la golpista Radio América, los reporteros cobran un sueldo de 10.000 lempiras como mínimo, y reciben un bono de transporte semanalmente que es lo que les permite trasladarse de un lado a otro.
Foto: El Sr. Alejandro Villatoro.
Globo está ejerciendo la explotación directa contra sus trabajadores y trabajadoras, quienes reciben magros salarios y riesgos en exceso. En caso de padecer alguna enfermedad, les reducen 200 lempiras diariamente.
El camarógrafo Uriel Rodríguez, fue llevado al hospital en estado de inconciencia luego de haber sido atacado por diez policías en San Pedro Sula que le rompieron el craeno al colega. El médico que lo atendió y lo coció con trece puntos, en la cabeza y en el labio, ordenó que debía guardar reposo durante 15 días, ello motivó que la radio redujera su sueldo a la mitad, o sea, ese mes percibió 3000 lempiras (equivalentes a 150 dólares).
Foto: El camarógrafo Uriel Rodríguez.
A Uriel, además, ordenaron el viernes pasado que se retire a su casa también por 15 días pero sin goce de sueldo, luego deberá firmar un nuevo contrato por lo que lógicamente, perderá su antigüedad como trabajador de Radio Globo.
El modelo neoliberal ha arremetido contra todos los derechos adquiridos por los trabajadores en todo el mundo. Esto que ocurre con los trabajadores de la radio, se refleja en la empresa Agua Avia, cuyo dueño es el mismo de la emisora, es decir, Alejandro Villatoro.
– Es terrible las condiciones de trabajo en Agua Avía, nos cuentan en Tegucigalpa dos trabajadores con los que hablamos fuera de su horario laboral.
– Como sabes, es un trabajo duro y pesado, cargando y distribuyendo esos botes de cinco galones a las casas o a las pulperías. Las espaldas sufren las consecuencias luego de cada jornada, padecimiento que dejará gravísimas consecuencias en los años venideros. La empresa cuenta, cuando mucho, con 10 trabajadores fijos que si tiene derecho a seguro social pero cuando van al seguro no los atienden porque la empresa no hace sus aportes correspondientes. Los otros 30 trabajan no tienen derecho a seguro social, dicen los obreros.
Cuando acompañabamos a Lenis Fajardo hace diez días al Ministerio de Trabajo, una inspectora de la secretaría de Trabajo, indignada porque tenía quejas desde el 2008 en el caso de Agua Avía, que confirmaba el las condiciones de trabajo deplorables.
Los dos trabajadores de Agua Avía no quieren revelar su nombres por miedo a ser despedidos en un país donde hay un ejército de desempleados y un ejército aún más grande de sub-ocupados, a los que en el sistema neoliberal se denomina “sector informal”.
Es más, hace apenas dos años, cuando se efectuó el golpe de estado cívico-militar, en Honduras, fueron despedidos de Agua Avía entre 15 y 20 obreros que querían organizarse en el combativo y clasista Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Bebida y Afines –STIBYS-
– ¡Alejandro Villatoro se encargó de correr a todos! dicen con indignación en la voz. Y resumen la situación en la empresa en los siguientes puntos:
Ganan 4.000 pesos por mes, más un lempira por bote vendido (entre 4000-5000).
De los 40 empleados, quizás diez tienen seguro social como “fijos” pero no los atienden en el seguro bajo el argumento que el empleador no ha pagado la cuota.
Ningún obrero de los 40, en Agua Avía, tiene vacaciones.
El 14º sólo se cuenta basándose en las 4000 lempiras fijas y no los 8000-9000 que deberían ganar por la venta de los botes mensualmente.
Los obreros que llenan y cargan los botes en la empresa ganan sólo el sueldo fijo, 4000 lempiras. Nada más. Carecen de los derechos básicos elementales.
Ellos, después de dos meses de trabajo, son enviados a casa por 15 días dizque en concepto de vacaciones -sin goce de sueldo-
Hace dos años 15-20 obreros intentaron formar un sindicato para afiliarse a Stibys, que aglutina a los trabajadores de Coca Cola y Pepsi Cola, en la industria alimentaria en Honduras, hay un sindicato organizado por rama. Villatoro los corrió todos.
Villatoro no paga prestaciones a sus empleados.
Estas situaciones que padecen los trabajadores hondureños, sabido es que son repetitivas en todos los países de esta Latinoamérica donde las garras del neoliberalismo destrozaron hasta las venas.
Sin embargo no debemos ni podemos callarlo, un trabajador/a es el que con su sangre y su esfuerzo engrandece el país, sin embargo lo único que se engrosa son los bolsillos de los inescrupulosos. Luego, cuando denunciamos los atropellos, los empresarios como Villatoro se muestran ofendidos diciendo que los difamamos.
Villatoro, ex diputado liberal, también es dueño de un edificio de siete pisos en la Zona Rosa de Tegucigalpa, dueño de una empresa reveladorea de foto y de un Autolote. En este momento esta construyendo también, según nuestras fuentes, un barrio de viviendas llamado “Agua de Siria”.
En una ponencia que será presentada por Carlos H. Reyes, el presidente legendario del sindicato Stibys, el próximo 4 y 5 de agosto, bajo la consigna “Retos y estrategias del movimiento sindical hondureño, posibilidades en el marco del contexto actual”, el dirigente obrero analiza y desnuda el modelo neoliberal impuesto por las oligarquías y sus voceros políticos locales, que en el caso de Honduras, se profundizó después del golpe de estado del 28 de junio de 2009.
“El golpe de Estado, que suprimió el Estado de Derecho ha creado para el pueblo y el movimiento obrero un estado de indefensión frente al poder dictatorial y de retroceso en sus derechos laborales, circunstancias que condicionan también la lucha del movimiento sindical y le crean nuevos retos”, dice Reyes y agrega:
“Como consecuencia, los golpistas se sienten hoy con más fuerza para seguir reprimiendo al pueblo, asesinando dirigentes intermedios y de base del Frente Nacional de Resistencia Popular, criminalizando la protesta social y violando los derechos humanos, laborales, la libertad de expresión y las garantías individuales”.
Es en ese panorama que los comunicadores sociales trabajan en el país centroamericano, como el caso de Lenis Fajardo, sufriendo la represión que sufre todo el pueblo en la calle, incluso corriendo la misma suerte como 14 periodistas que han sido asesinados desde enero 2010 hasta la fecha.
Foto: Carlos H. Reyes, interviene en la Asamblea Nacional del Frente Nacional de Resistencia Popular, el 26 de junio de 2011. / Autora: Mirian Huezo Emanuelsson
Carlos H. Reyes, en su extensa intervención, constata lo siguiente:
• El empleo temporal y la tercerización continúan a niveles más graves. Para ello el régimen de facto ha decretado la ley de trabajo temporal por horas que desregula el mercado del trabajo y casi anulado el Código del Trabajo. Ello hace más visible el control de los empresarios oligarca golpistas sobre el Estado
• El nivel de sindicalización ahora es más bajo, aunque la conciencia de clase han aumentado en la mayoría de las bases organizadas
• El nivel de vida se agrava con la profundización del neoliberalismo que ahora retorna con mas devaluación, más impuestos e inflación
• El salario mínimo no solo no se cumple por las empresas de mayor poder económico sino que continua regionalizado a favor de las maquilas y precarizando aun más el trabajo
• El trabajo en las maquilas, en el sector bananero, en el café, en camarones y frutas, se caracteriza por su precariedad, con bajísimo nivel de sindicalización y negociación colectiva
La clase obrera no puede ser indiferente ante la pérdida de la soberanía nacional y del derecho de los pueblos a su autodeterminación. La lucha por la integración centroamericana y latinoamericana debe seguir siendo una tarea del movimiento popular
Lo relatado arriba por Reyes con empresas como Globo o Agua Avía ¿son puras coincidencias o es en el marco de un modelo espurio?
El despedido de Lenis Fajardo ha sido repudiado por sindicalistas, organizaciones de la Resistencia, feministas, abogados, artistas, tanto en Honduras como en el exterior.
La organización feminista Visitación Padilla, pedía una audiencia a dueño de Radio Globo que fue negada o que no se hizo presente Villatoro. “Las Chonas”, como las llaman cariñosamente en Honduras, le recomondó a Villatoro de “No sea patrón del Montón”.
Otros enlaces:
Video:
Entrevista con Lenis Fajardo:
Entrevista con el abogado Rodolfo Zamora:
Una inspectora del MINTRABAJO habla sobre las denuncias de los trabajadores de la empresa Agua Avia de Alejandro Villatoro:
About these ads