Persisten violaciones a los derechos humanos en Colombia

Deja un comentario


martes 6 de marzo de 2012

PL

El Movimiento de Víctimas de Crímenes del Estado colombiano (Movice) denunció hoy que en el país aún persisten graves violaciones a los derechos humanos y la falta de garantías y protección a quienes se atreven a reclamar su derecho.

En una jornada donde cientos de colombianos se movilizan en varias ciudades del país, en el día internacional de víctimas de crímenes de Estado, el Movice reafirmó el justo derecho de rebelarse a la tiranía, resistir a la injusticia, la miseria y la opresión.
Para el movimiento la permanencia de las estructuras paramilitares, así como su connivencia con mandos militares y policiales, sectores políticos y empresariales en diversas regiones del país, evidencian la continuidad de las violaciones.
Ello basado en una política que criminaliza y judicializa la protesta social, convirtiendo al país en un territorio encarcelado, donde son más de ocho mil los presos políticos en las cárceles del régimen colombiano, advierte.
Según el Movice, en la actualidad el 0,4 por ciento de los propietarios poseen más del 60 por ciento de los predios, mientras el 57 por ciento de la gente tiene menos del dos por ciento.
Sin embargo, el movimiento considera más grave aún que el gobierno, de las 114 millones de hectáreas que tiene Colombia, haya concesionado 39 millones a empresas multinacionales mineras.
Esta situación -sostiene- no tendrá retroceso con la Ley de Víctimas que impulsa el ejecutivo, pues esas compañías están blindadas por el derecho a la superficie y el contrato de uso, para futuros pleitos jurídicos, en detrimento a todo proceso de entrega de tierras usurpadas.
“Todo en virtud del persistente despojo de tierras y territorios y una Ley de Víctimas y Restitución de Tierras que promueve la impunidad en beneficio de los despojadores, al carecer de una restitución patrimonial y no afectar los intereses de las multinacionales”, agrega.
Por otra parte, el Movice señala que de las 160 mil restituciones, a realizarse según el Plan Nacional de Desarrollo durante los cuatro años del gobierno Juan Manuel Santos, sólo se harán efectivas 11 mil en 2012.
Finalizado ese plan, tan sólo mil hectáreas fueron realmente restituidas, prueba de que en Colombia asistimos a un modelo falseado de restituciones de tierras, expresa.
Por ello el Movice considera que la Ley de Víctimas no resuelve la situación de los desplazados en el país.
Este martes centenares de colombianos, víctimas de crímenes del Estado, se movilizan simultáneamente en varias ciudades del país, en protesta por la falta de garantías y protección a los reclamantes de tierras.
La manifestación es promovida por diferentes organizaciones defensoras de los derechos humanos, el colectivo de abogados José Alvear Restrepo y el Movice.
Sin suficientes garantías, de acuerdo con denuncias, los colombianos salen, a las calles, además, para protestar por el mantenimiento de las estructuras paramilitares y los obstáculos normativos establecidos en la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras.

Publicado por ARGENPRESS

Encrucijada de Chile bajo un gobierno con cierta incapacidad de gobernar

Deja un comentario


martes 6 de marzo de 2012

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Como ocurrió en el conflicto estudiantil 2011, la estrategia político-mediática del gobierno de Sebastián Piñera apunta “a dividir para reinar”, está vez en Aysén, región patagónica situada en línea recta a unos 1.680 km al sur de Santiago, pero accesible para camiones por la Patagonia argentina en un trayecto de 1.933 km.

“División entre dirigentes impide fin de bloqueos en Aysén. Los líderes sociales y gremiales de la zona continuarán hoy debatiendo para alcanzar una postura común ante el gobierno”, reza este martes el titular de La Tercera, de Alvaro Saieh, mientras El Mercurio, de Agustín Edwards, asegura hoy: “Diferencias entre aiseninos traban acuerdo con el Gobierno para retomar el diálogo”.
Un titular más afín con la realidad debería decir “Intransigencia del gobierno bloquea solución en Aysén”, Los ayseninos de todos los colores políticos –gobiernistas, de oposición e independientes- bloquearon hace casi un mes los caminos y puentes de la Región 11ª para llamar la atención del gobierno y entablar un diálogo por sus reivindicaciones antes de la llegada del otoño-invierno, que ya se hizo presente en la zona. Pero el gobierno pretende arrodillarlos antes de empezar a conversar.
Los ayseninos redujeron y regularon sus bloqueos, a la espera de conversaciones, pero saben que si levantan el movimiento quedan desarmados. La reunión del lunes con el subsecretario de la Presidencia, Claudio Alvarado, terminó de nuevo a fojas cero, pero con el gobierno adoptando el rol de víctima de una supuesta intransigencia y explotando el desabastecimiento generado por el propio conflicto, que impidió ayer la reanudación de clases porque no hay combustible para calefaccionar las escuelas.
Emulando la rebelión transversal del año pasado en la más austral Punta Arenas, desatada cuando el gobierno aumentó el precio del gas que más tarde tuvo que revertir, los ayseninos reclaman mejores condiciones de vida, salarios de sobrevivencia y un precio subsidiado de los combustibles, en un total de 10 peticiones, que incluyen salud y otros temas. Un año después, lo único logrado en Punta Arenas fue conservar el precio del gas, pero alzado por el índice inflacionario que no se aplica a los salarios.
Ayer, los aysesinos permitieron el ingreso desde Argentina de seis camiones con alimentos a Coyhaique y Puerto Aysén, donde hoy un paquete de cigarrillos vale más de 8 dólares y el litro de diesel más de 4. La Moneda, que ya envió tropas de choque de Carabineros a la zona, amenaza con la Ley de Seguridad Interior del Estado, que en teoría conduciría a la cárcel a casi todos los habitantes locales, unas 100.000 personas excluidos los turistas, según el Censo 2002.
El Movimiento Social de Aysén lleva adelante un reclamo denominado “Tu problema es mi problema”:
• Reducir precios de combustibles (diesel, bencina, parafina, gas, leña).
• Salud de calidad (especialistas e infraestructura tecnológica como diálisis).
• Equidad laboral (sueldo mínimo regional, asignación nivelada de zona, estabilidad para servidores públicos).
• Plebiscito o consulta vinculante para que sea la región quien decida construcción de represas y respaldo a Aysén como reserva de vida de la Tierra.
• Universidad pública regional de calidad y formación académica según intereses y necesidades de Aysén.
• Regionalización de recursos naturales (agua, hidrobiología, minería, silvo-agropecuarios).
• Medidas urgentes para preservar la pesca artesanal, amenazada por políticas públicas en beneficio de grandes industriales que exterminan recursos hidro-biológicos, con entrega de derechos de pesca y recursos bentónicos a 3.000 pescadores de la región.
• Rebaja en costos de canasta básica (electricidad, agua, alimentos esenciales).
• Pensión regionalizada para adultos mayores y personas con capacidades diferentes.
• Rutas de acceso para pequeños y medianos campesinos.
Marco político
Todo esto ocurre al regreso de vacaciones, justo cuando Adimark dio las cifras de aprobación (33%) y desaprobación del Presidente (58%) al cumplirse dos años y la mitad de su gestión. La adhesión al gobierno cayó de 35% a 31% y la desaprobación aumentó a 61%. La mayor desaprobación a Piñera está en los encuestados de 18-24 años, seguidos de los 36-55 años, que son los electores más enigmáticos desde que se aprobó la inscripción automática y voto voluntario. El sector que mas rechazo muestra (60%) es el segmento socioeconómico medio
Los guarismos presentan un hecho muy curioso: la aprobación de seis ministros más que duplica a la del Presidente, por encima de 70%, mientras el subalterno menos aceptado, Harald Beyer de Educación, registra sólo 31% de aprobación. La ministra mejor evaluada es Carolina Schmidt, del Servicio Nacional de la Mujer, con 78%. Pero no ha sido fichada ni por la Unión Demócrata Independiente (UDI) ni por Renovación Nacional (RN). La siguen Laurence Golborne-Obras Públicas (76%) y Luciano Cruz Coke-Cultura, Andrés Allamand-Defensa y Evelyn Matthei-Trabajo (los tres con 74%). Más abajo, siguen Catalina Parot-Bienes Nacionales (73%), Felipe Larraín-Hacienda (65%) y el resto del gabinete.
Por otra parte, la llamada “clase política” más bien empeora su aceptación: la gobernante Coalición por el Cambio cayó a 26%, su desaprobación se mantuvo en 59%, en tanto la Concertación mantiene sus bajísimas evaluaciones, 18% que la aprueba, mientras 70% la desaprueba.
Las evaluaciones del Congreso tampoco mejoran: 23% aprueba a la Cámara de Diputados y 67% desaprueba. El Senado tiene 26% de aprobación y 63 de desaprobación.
Está prácticamente aceptado que el (o la) presidenciable de la derecha saldrá del gabinete y ahora Schmidt es la mejor eventual competidora de la silenciosa Michelle Bachelet. Hoy es probable que haya combate electoral presidencial de mujer a mujer, pero no está claro si Bachelet representará a la desfallecida Concertación, que la considera su segura esperanza de resurrección política.
Y aquí se presenta un problema, observado anoche por Alejandro Guillier, de TV La Red: Como las elecciones presidenciales y parlamentarias son en noviembre 2013, por la situación descrita por las encuestas parece imposible que esta vez no haya primarias en serio para designar candidatos, pues nadie aceptaría que sean designados por las cúpulas político-partidarias. Y, por añadidura, en octubre 2011 hay elecciones municipales que pondrán a prueba todo el sistema político chileno, con su atuendo binominal en las presidenciales y parlamentarias, más la incógnita de unos 5 millones de nuevos electores cuya preferencia -si es que votan- constituyen realmente un misterio que podría no quedar aclarado en las municipales.
El punto señalado en CNN-Chile por el director de Adimark, Roberto Méndez, es que los ministros mejor evaluados probablemente deberían abandonar sus cargos de aquí a unos 6 meses para tener tiempo da darse a conocer en las primarias presidenciales internas de la derecha, prácticamente encima de las municipales. Y esta hégira masiva de los secretarios de Estado mejor evaluados debilitaría aún más al gobierno de Piñera. El férreo control duro de la UDI sobre el gobierno de un Presidente RN añade otros ingredientes, aún imprevisibles, al alejamiento presidencial de las grandes masas que lo llevaron a un cargo donde no parece ejercer todo el poder, mientras se manifiestan nuevos conflictos -como el de los pescadores artesanales por sus cuotas de captura y las reivindicaciones de Calama en la misma línea que Aysén- además del recrudecimiento de los “viejos”, como el movimiento estudiantil, que comenzó a reinstalarse este lunes.

Ernesto Carmona es periodista y escritor chileno.

Publicado por ARGENPRESS

Chile: La rebelión de Aysén lucha por 11 puntos y por ahora sólo logró uno

Deja un comentario


martes 6 de marzo de 2012

Emilio Marin (LA ARENA)

El presidente Sebastián Piñera fue y es un ícono del neoliberalismo, con una delgada capita de maquillaje “popular”. El año pasado debió lidiar con los estudiantes y en 2012 con las regiones postergadas de Chile.

El 27 de febrero pasado no fue un buen día para Chile y tampoco para su presidente. Es que se cumplían dos años del tremendo sismo que mató al menos 500 personas y afectó material y espiritualmente en forma directa a un millón de habitantes, con 220.000 viviendas destruidas totalmente o inutilizables, que viene a ser casi lo mismo.
La conmemoración fue triste para la población. Numerosas organizaciones sociales y políticas cuestionaron el gran atraso con que el gobierno neoliberal viene trabajando en la reconstrucción, sobre todo en el caso de las viviendas de la gente. Según varios cálculos, a dos años del desastre el avance anda por un mínimo del 10 y un máximo del 20 por ciento de los compromisos gubernamentales.
Piñera, en cambio, emplea la estadística de lo reconstruido en cuanto a los centenares de centros de salud y los establecimientos educacionales, donde aparentemente los avances son del orden del 70 por ciento. De todos modos la queja del pueblo trasandino es muy fuerte y ha limado la imagen positiva del ex dueño de LAN y otras importantes empresas a sólo el 22 por ciento.
Piñera podrá decir que ese sismo le “vino de arriba”, de la naturaleza, pero a dos años de ese drama tuvo tiempo suficiente para reparar lo grueso de los daños. Y no lo hizo, pese a que los principales damnificados, como suele ocurrir en estos sismos, son los sectores menos pudientes cuyas viviendas son más frágiles o que viven a la orilla del mar, a merced de los tsunamis.
Rebelión en marcha
En ese difícil momento político para la derecha chilena instalada en el Palacio de la Moneda, a mediados de febrero pasado le estalló la rebelión de los pobladores de la región patagónica de Aysén, a 1.700 kilómetros al sur de Santiago de Chile.
Se trata de una zona postergada por el gobierno nacional, que no tiene hospitales, donde los combustibles son muy caros, cuyos pescadores artesanales se sintieron vulnerados por una nueva ley de pesca, etc. Luego de pasarse años pidiendo soluciones a los diferentes gobiernos que se alternaron en La Moneda (desde la Concertación hasta el piñerismo), esa gente se hartó.
Como primera medida formó el Movimiento Social Aysén “Tu problema es mi problema”, con trabajadores, estudiantes, vecinos, pueblos originarios, pescadores, entidades ambientalistas, militantes, etc.
Sus demandas quedaron plasmadas en este programa: “1) rebaja sustancial a los combustibles, 2) salud de calidad, 3) equidad laboral, 4) participación ciudadana vinculante, 5) universidad pública regional, alta cobertura y calidad de la educación en general por la vía del sistema de diferenciado de financiamiento, 6) administración y regionalización de los recursos naturales (hidrobiológicos, agua, minería y suelos), 7) empoderamiento de la pesca artesanal regional, 8) canasta básica y mejoramiento de calidad de vida, 9) subsidio al transporte e integración física, 10) programa de desarrollo del pequeño y mediano campesino rural y 11) una política de vivienda regionalizada y pertinente a la realidad territorial”.
Puntillosos, enviaron este petitorio al presidente y a todos sus ministros, gastando las últimas esperanzas de ser escuchados.
Estallido y represión
Como la primera respuesta gubernamental fue el silencio y la negativa, los pobladores de la localidad de Aysén se lanzaron a las calles e instalaron barricadas allí y en las rutas. Corría mediados de febrero último.
A nivel nacional hubo una oleada de simpatía con esos patagones que se atrevían a ponerle los puntos sobre las íes al presidente. Este, en cambio, gruñó, ladró y mordió, enviando fuerzas especiales de Carabineros a la región insurrecta. Y se sabe que esos efectivos son de armas tomar, con una formación no precisamente especializada en el respeto a los derechos humanos.
Piedras, gomeras, escudos metálicos improvisados, de una parte; y la habitual parafernalia represiva de la otra, que es la que habitualmente gana con sus fusiles, escopetas, gases lacrimógenos y tóxicos, etc.
Pero el 24 de febrero, sobre el “Puente Presidente Ibáñez”, algo falló en los cálculos de Piñera y su ministro del Interior, el reaccionario Rodrigo Hinzpeter, los dos responsables mayores del envío del contingente. Al principio los Carabineros pudieron tomar ese puente, pero 3.000 pobladores lucharon durante once horas, el mismo número de pliego reivindicativo, y al final desalojaron del puente a las fuerzas especiales de Carabineros. Estos no podían creer que los pobladores les hubieran doblado el brazo, en un combate tan desigual. Posiblemente esos civiles tampoco podían dar crédito a su victoria, la primera en tantísimo tiempo, sobre esos amaestrados perros de la guerra de una institución que desde tiempos del pinochetismo, 1973, vienen mamando esa doctrina de la “Seguridad Nacional”.
Día de la dignidad
El 24 de febrero fue festejado por el Movimiento Social Aysén como día de la dignidad. Eso en cuanto a su valor político. En lo práctico, esa victoria, que humilló al gobierno y su esquema represivo, se tradujo en un auge de los cortes de rutas de la región, que ya existían hasta su víspera pero que luego se multiplicaron.
Hinzpeter declaró que el gobierno analizaría la aplicación de la ley de Seguridad Interior del Estado, considerando casos de terrorismo y subversión a los reclamos ciudadanos. Es otra perla del pinochetismo que sobrevivió en el Chile del actual gobierno de derecha (PRN-UDI) y también en sus predecesores de la Concertación (Democristianos, socialistas y variantes como el Partido por la Democracia).
Esa amenaza de Hinzpeter exacerbó más los ánimos en la región y concitó más apoyos del arco progresista a nivel nacional. La sindical CUT, la estudiantil FECH, los partidos de izquierda y centroizquierda, alguna prensa progresista, el obispo de la zona afectada, Luis Infanti, etc, expresaron su apoyo al movimiento.
Faltan 10
De los 11 puntos planteados por el Movimiento, sólo uno fue satisfecho: el relativo a la salud y la necesidad de contar con un hospital en la zona. El titular de Salud, Jaime Mañalich, viajó a la zona y tomó compromisos considerados aceptables por los manifestantes. Sin embargo eso no significa que se trate de un ministro “blando” ni sensible. Poco después, cuando se generó la polémica sobre las declaraciones de Hinzpeter sobre posible aplicación de la ley de Seguridad Interior del Estado, Mañalich aseguró que si él fuera el ministro del área ya la habría empleado.
Sobre el precio de los combustibles no hubo siquiera un amague de rebaja, lo que refleja la dureza neoliberal de las privatizaciones en Chile. No es que en Argentina se viva en el mejor de los mundos, con el dominio férreo de Repsol, Esso, Shell, Petrobras, etc, que manejan ese negocio clave. Poco efecto tienen hasta ahora las reconvenciones, críticas, multas y exhortaciones del gobierno de CFK, el ministro Julio de Vido, el secretario de comercio Guillermo Moreno y los gobernadores de la Ofephi. Del otro lado de la Cordillera parece que es mucho peor…
Ultimátum
Uno de los puntos que más enfureció al gobierno de Piñera fue el que reclama el derecho a participación vinculante de la población. Esto debe leerse en clave de represas hidroeléctricas a construir por empresas privadas aún cuando las poblaciones afectadas planteen su oposición. Dirimir esas diferencias por medio de referendos o plebiscitos es lo peor que puede pedirse al presidente.
Por eso, aunque viajó a la región el ministro de Energía, Rodrigo Álvarez, para discutir en principio este tópico de los combustibles y las represas, al final pegó la vuelta a Santiago porque el gobierno condicionó el diálogo con el Movimiento Social a que éste levantara todas las interrupciones al tránsito en las rutas.
Fue un ultimátum: si no levantan los cortes no hay diálogo. Y los pobladores contestaron que no podían levantar todas sus medidas de movilización sin conocer antes cuáles eran las respuestas del poder central que portaba Álvarez. Que podían flexibilizar los cortes y de hecho lo hicieron, dejando pasar a los vehículos particulares. Igual se produjo lo que el Movimiento consideró un “portazo” de Piñera y una “bofetada” al diálogo.
En este momento no hay novedades de reanudación de esa conversación entre las partes. Pero incluso si el presidente lograra desmoralizar a las poblaciones patagónicas tan combativas -algo que hoy no es muy probable-, eso no significará mucho en su carrera política. Ya enfrentó desde abril hasta noviembre del año 2011 una histórica movilización de los estudiantes universitarios y secundarios, que lo desnudó políticamente. Y ahora quedó otra vez en cueros por Aysén. ¿Quién será el próximo que le enseñe a Piñera cuántos pares son tres botas?

Esta desastrosa política social de Piñera contrasta con los desmedidos elogios que le dispensa desde Argentina su amigo Mauricio Macri, la oposición conservadora y la prensa monopólica. Este espectro pone al modelo de Chile como ejemplo. ¿Ejemplo de qué?

Publicado por ARGENPRESS

Socialismo: ¿Cómo llegar?

Deja un comentario


martes 6 de marzo de 2012

Jorge Gómez Barata (especial para ARGENPRESS.info)

Muerto Lenin y excluido Trotski, Bujarin, Zinóviev, Kamenev y otros cientos de integrantes de la vanguardia bolchevique, los debates teóricos, ideológicos y políticos al interior del socialismo cesaron durante alrededor de 80 años, tiempo más que suficiente para empobrecer la teoría revolucionaria hasta la indigencia.

Cualquier indagación o hallazgo que se apartara del canon era rechazado por “revisionista” y todo el pensamiento occidental, incluyendo el marxista era repudiado. Eso explica por qué las ciencias sociales en los países del socialismo real, a pesar de gastar multimillonarias sumas, reunir decenas de academias de ciencias sociales, institutos y centros de investigación, disponer de miles de doctores y publicar cientos de millones de ejemplares, no aportaron nada a la teoría y la práctica del socialismo.
La explicación radica en el hecho de que la capacidad de innovación característica de la ciencia y del pensamiento avanzado, imprescindible para el progreso social y cultural, comienza en el momento exacto en que se trasciende lo establecido. Todo el que reta las verdades de una época no tiene necesariamente la razón, pero quien no lo hace se condena al estancamiento. Donde no haya libertad para dudar y para pensar diferente, tampoco existirán oportunidades para crear.
Tanto Fidel como Raúl Castro, han reconocido “No saber cómo se construye el socialismo”; es probable que en 1921 cuando adoptó la Nueva Política Económica, Lenin hubiera llegado a la misma conclusión que luego fue compartida por Den Xiaoping y otros líderes socialistas a quienes les faltó tiempo, oportunidad o valor para confesar el equívoco. Tal vez no se trata de “saber cómo se hace”, sino de comprender que el socialismo “no es una sociedad que se construye”, al menos no en el sentido como los soviéticos creyeron que se hacía, sino un nivel de desarrollo que se alcanza.
El malentendido no se resolverá mientras no se admita que entre la obra científica de Marx y aquello que luego se presentó como resultado de la aplicación de su teoría a la práctica y que mezcló la experiencia soviética con interpretaciones torcidas, que dieron lugar a conclusiones pseudo científicas que presuntamente servirían de base a la “construcción del socialismo”, existe una contradicción insoluble.
Para Marx el desarrollo histórico es un proceso básicamente sujeto a leyes, determinado por la economía y regido por una cierta dialéctica interna; todo lo cual se negó en el momento en que apareció la idea de que el curso de la historia de la humanidad podía ser corregido para “construir conscientemente otra sociedad”, empeño que podía equivaler a mudar de órbita al planeta.
En 1917, en una coyuntura histórica en la cual se juntaron: las consecuencias que para Rusia significó la Primera Guerra Mundial, el auge de la lucha política que condujo a la abdicación del zar y el establecimiento de un gobierno liberal en Rusia; así como la inconformidad y la rebelión de las masas rusas ante las nuevas autoridades por la penuria económica y el continuado envío de campesinos a los frentes, tuvo lugar la Revolución Bolchevique.
Lenin, que a la solidez de sus convicciones unía constancia y consagración ejemplar, talento y habilidades políticas excepcionales, capacidad para convocar y organizar, que le permitieron forjar una vanguardia política cohesionada, al frente de los bolcheviques, la más eficaz organización política de su tiempo, se hizo con el poder e intentó meter la historia por un atajo proclamando que la revolución concebida por Marx había triunfado.
No se trata de señalar que la proclama fue un error, sino de destacar la enorme confianza en sí mismo y en las potencialidades del pueblo ruso, necesarias para intentar que la voluntad suplante la historia y convertir un programa político avanzado en una especie de demiurgo, capaz de recrear la realidad.
Los hechos no avalaron su propuesta, ante la cual además se interpuso la hostilidad que guió la mano homicida de Fanny Kaplán, la contrarrevolución y la reacción imperial, la fatalidad que lo hizo enfermar y la muerte que le negó la oportunidad para conducir la rectificación que había concebido. El resto está descrito.
Una de las peores consecuencias de lo que se creyó era la teoría cuya aplicación conducía a la “construcción del socialismo”, facturada en la Unión Soviética y luego exportada y en algunos casos impuesta a los países del socialismo real, fue la mezcla de simplificación, determinismo y voluntarismo que condujo a la creencia de que, más o menos automáticamente, los cambios en la economía se reflejaban en la superestructura, incluso en la conciencia social.
Hoy se sabe que al estatizar la economía no necesariamente se socializa, que el hecho de que la economía sea estatal no hace socialista al Estado y que no por proclamarse socialista un país lo es.
Afortunadamente Marx es reconocido como un científico vigente y el socialismo como alternativa avanzada; lo nuevo y esperanzador es que ahora, quienes eligen ese curso no están obligados a observar la liturgia y pueden tomar distancia, incluso ignorar los estériles enfoques doctrinarios formados por dogmas y simplificaciones que hasta hace 20 años estuvieron vigentes.

Nadie sabe a ciencia cierta cómo se construye el socialismo y ni siquiera se puede asegurar que tal formulación sea válida; en lo que hay certezas es que mientras más se progresa, se amplían los márgenes de justicia social, se acrecienta la participación, es menor la exclusión y el ambiente es más democrático, más cerca se está del socialismo. Allá nos vemos.

Publicado por ARGENPRESS

Confusión: Es la época o son sus hombres. Surge una leve claridad

Deja un comentario


martes 6 de marzo de 2012

Rómulo Pardo Silva (especial para ARGENPRESS.info)

Si se observan las líneas básicas de la situación presente se ve un quiebre inédito en la relación del hombre con el planeta: se alcanzó los límites del ‘hogar’ y tendrá que cambiar su forma de vida.

Al no aceptar esa objetividad los discursos y acciones de multitudes movilizadas, grupos de poder y militantes de izquierda, carecen de una dirección coherente. Dan vueltas contradictorias según las coyunturas. Los ocupas, Siria, Libia, los indignados, el fin del casquete Ártico, el hambre en África… son piezas que no encajan en una visión.
Centros académicos y de investigación conocidos como ‘think tank’ le han aconsejado al Grupo de los 20 tratar temas más allá de los coyunturales como la crisis en Europa, ocuparse de los retos de mediano y largo plazo… el empleo, el desarrollo sustentable… el impulso al crecimiento verde, el financiamiento para enfrentar el cambio climático, la seguridad alimentaria [Xinhua].
Por su dependencia del sistema ellos no llegan a la raíz, la inviabilidad del capitalismo, pero develan que no se piensa sobre lo que sucederá al hoy.
En marchas masivas algunos jóvenes europeos expresan su rechazo a vivir como los chinos, en países en desarrollo se lucha por mejoramientos particulares dentro del orden. No buscan una explicación para toda la humanidad que incluya a los más pobres y seguramente no saben que les tocó vivir en el momento en que el mundo ya no podrá seguir siendo explotado como lo ha sido desde la revolución industrial.
Para proyectar su presente, rabiosos los empresarios globales occidentales –pese a todo los más claros- mediante campañas de prensa publicitarias, sabotajes, sobornos, bloqueos, intervenciones armadas, se abalanzan tras los recursos de Iraq, Irán, Libia, Venezuela…; pero al mismo tiempo vacilan sopesando el giro histórico que implican sus últimos fracasos militares, su debilidad económica, la inestabilidad por el descontento de sus pueblos, la resistencia nuclear quizás imposible de doblegar del capitalismo ruso y los comunistas y empresarios chinos, que tratan de asegurarse un trozo de un crecimiento material insostenible.
Lo peor es que la misma perplejidad se da en izquierdistas que creen que aún están las condiciones naturales que de alguna manera había en el siglo 20 o que no es conveniente contradecir la ilusión popular de una abundancia revolucionaria para siempre.
La época es difícil pero comprensible, si se quiere entenderla, el desconcierto es responsabilidad personal.
La piedra angular del pensamiento debe ser que la historia que viene –si no ocurre lo peor, una guerra atómica a la que no se sobreviva- será absolutamente diferente a todo lo conocido.
Afortunadamente hay pequeñas señales de una reorientación de la vida social hacia un regreso a lo sostenible y simple.
Hugo Chávez dirigiéndose a trabajadores los llamó a “vencer los demonios y ambiciones materialistas”. [Telesur]
En China el partido comunista ha ordenado a los medios de comunicación dar una intensa cobertura a la campaña “Aprender de Lei Feng” destinada a impulsar a la gente a ‘practicar las buenas obras’. Lei Fei, un joven soldado chino de la década de los 60 del siglo XX, se hizo famoso por haber dedicado casi todo su tiempo libre y dinero para ayudar desinteresadamente a los necesitados. Como parte de ella Xinhua contrapuso “la erosión de la adoración al dinero, el hedonismo y el individualismo extremo” y la pregunta “¿Si fueras una gota de agua, te gustaría proporcionar humedad a los campos; si fueras un rayo de sol te gustaría iluminar una porción de la oscuridad; si fueras grano de arroz, te gustaría alimentar una vida?”
La humanidad tendrá que ir constatando que el Hombre nuevo no era una opción sino una necesidad de la biosfera. Hay que ser actor de ese esclarecimiento.

Publicado por ARGENPRESS

Repudian ataque de grupo neonazi chileno a joven homosexual

Deja un comentario


martes 6 de marzo de 2012

PL

Parlamentarios y organizaciones sociales chilenas repudiaron la brutal agresión sufrida por un joven homosexual en esta capital, a quien le marcaron el cuerpo con esvásticas nazis.

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) señaló que interpondrá una demanda judicial y pedirá una audiencia al ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, porque “es de la mayor gravedad que todavía en Chile haya grupos neonazis que actúen con absoluta impunidad”.
Consideró la citada agrupación que el Estado chileno no se ha hecho cargo de lo peligrosas que son estas bandas, que el último fin de semana dejaron en coma a un trabajador chileno de 24 años de edad, identificado como Daniel Zamudio.
Por su parte la fundación Iguales Chile llamó a acelerar la tramitación de la Ley Antidiscriminación en el Congreso con el propósito de brindar protección a todos los ciudadanos, sin importar raza o etnia, nacionalidad, situación socioeconómica, idioma, ideología u opinión política.
Tampoco sin que se tome en cuenta religión o creencia, sindicación o participación en organizaciones gremiales o la falta de ellas, sexo, orientación sexual, identidad de género, estado civil, edad, filiación, apariencia personal, enfermedad o discapacidad, agregó Movilh en declaración circulada en esta capital.
A Zamudio, quien permanece hospitalizado en estado grave, le cortaron parte de una oreja y lo golpearon brutalmente, además de marcarlo con esvásticas nazis, denunció su padre.
Acotó que “por las marcas que le dejaron en su cuerpo, la cruz de los nazis, hace pensar que fueron grupos de ultraderecha”

Publicado por ARGENPRESS

La debacle del Tercer Mundo

Deja un comentario


martes 6 de marzo de 2012

Jorge Gómez Barata (especial para ARGENPRESS.info)

La diplomacia versallesca alude al modo como las elites reales y burguesas, más que negociar, traficaban en salones o campos de batalla a espaldas a los pueblos y a costa de ellos. Era la diplomacia secreta repudiada tanto por George Washington y por los radicales franceses de 1789 como por Lenin y en cuyo ataúd, Roosevelt, Stalin y Churchill creyeron haber clavado el último clavo con la creación de la ONU. La idea fue castrada por los mismos que la habían concebido y que, vencedores en la II Guerra Mundial, se adjudicaron la potestad de veto que sesgó el multilateralismo.

La ONU fue la piedra fundacional de una arquitectura internacional asentada en el Derecho y en la democracia, la primera entidad que proclamó como su fundamento la igualdad soberana de los estados, la autodeterminación y la defensa de la soberanía nacional.
Defectos aparte, las Naciones Unidas crecieron con los estados surgidos de la descolonización y fueron complementadas por organizaciones tercermundistas como: La Liga Árabe (1943), el Movimiento Países no Alineados (1955), la Organización de la Unidad Africana (1963), el Grupo de los 77 (1964), la Organización de Solidaridad de los Pueblos de Africa, Asia y América Latina (1966), el Sistema Económico Latinoamericano (1975) que, reforzadas la Revolución Cubana otorgaron al multilateralismo un significado que sus promotores no habían calculado.
A lo largo de tres décadas: 60, 70 y 80, junto con los esfuerzos por consolidar los procesos nacionales, se libró una intensa lucha contra el imperialismo y el neocolonialismo que tuvo expresiones concretas en la solidaridad con la causa del pueblo palestino, la lucha contra el apartheid y por la independencia de Namibia, libradas no sólo en los escenarios internacionales, sino en los campos de batalla africanos donde mediante el esfuerzo coaligado y eficaz de los luchadores sudafricanos del ANC, la SWAPO de Namibia, el MPLA angolano y los combatientes internacionalistas cubanos, la Sudáfrica racista fue derrotada y liquidado el apartheid.
Tan fuerte era la presencia de los países en desarrollo en la ONU y otros organismos internacionales que llegaron a plantearse la meta de promover un Nuevo Orden Económico Mundial. En 1974 el presidente mexicano Luis Echevarría Alvarez presentó ante la Asamblea General de la ONU, la Carta de los Derechos y Deberes Económicos de los Estados y en 1980, la UNESCO endosó el Informe McBride que promovía un Nuevo Orden de las Comunicaciones y la Información. Ese protagonismo hizo posible que en 1971 la República Popular China ingresara en la ONU y asumiera sus derechos como miembro permanente del Consejo de Seguridad con derecho a veto.
Aquella presencia y aquella fuerza, excepto en los ámbitos latinoamericanos y en el tema del bloqueo a Cuba se ha disuelto permitiendo a las antiguas metrópolis europeas y los Estados Unidos, no sólo reconstruir su hegemonía en los organismos internacionales sino incluso sumar a países y organizaciones como ha ocurrido recientemente con la Liga Árabe y la Unión Africana a sus designios.
Las concepciones erradas que privilegiaron el aumento del número de miembros de las organizaciones tercermundista antes que su compromiso con la causa de los pueblos, la pasividad o el cantinfleo ante acontecimientos políticos de trascendencia, la falta de coherencia ante el auge del terrorismo internacional y por último el alineamiento junto a Estados Unidos y la OTAN en las intervenciones en Libia y Siria, entre otros evidencian el debilitamiento de aquellos instrumentos.
En unos años la Asamblea General de la ONU, el Consejo de Seguridad, el Consejo de Derechos Humanos, la Organización Mundial de Comercio y prácticamente todos los foros internacionales se han convertido en peones de Estados Unidos y la OTAN bajo la mirada indiferente y a veces cómplices de países y entidades que con su voto pudieran influir en el acontecer internacional, paralizar la mano agresora e incluso contribuir a identificar situaciones que conllevan a los conflictos internos.
En momentos en que la humanidad resbala por un plano inclinado que puede llevar a situaciones aun más dramáticas que las presentes, alguna voz debiera levantarse para devolver al Tercer Mundo la autoestima que una vez lo hizo fuerte. Cuba y el ALBA lo intentan pero solos no pueden. Allá nos vemos.

Publicado por ARGENPRESS

Older Entries