PL

La comunidad internacional condenó hoy el golpe de Estado en Mali contra el gobierno de Amadou Toumani Touré, al que los amotinados acusaron de tener una débil respuesta frente la insurgencia tuareg.

El gobierno argelino repudió este jueves el golpe de Estado militar en el vecino país y condenó con firmeza el hecho de recurrir a la fuerza, al expresar su fuerte compromiso con el restablecimiento del orden institucional.
“Según nuestros principios y conforme al acta constitutiva de la Unión Africana, condenamos el recurso a la fuerza y rechazamos firmemente los cambios constitucionales”, dijo el portavoz del Ministerio del Exterior, Amar Belani.
El vocero de la Cancillería de Argelia subrayó que su país “sigue con una gran preocupación la situación maliense”.
“Consideramos que todas las cuestiones internas de Mali deben encontrar la solución en el ámbito del funcionamiento normal de las instituciones legítimas del país y dentro del respeto de las normas constitucionales”, apuntó el funcionario.
Por su parte, la Unión Africana (UA) y la Comunidad Económica de Estados del Africa Occidental (Cedeao) condenaron el golpe militar y exigieron respeto al orden constitucional.
El presidente de la Comisión de la UA, Jean Ping, expresó su rotundo rechazo al golpe militar y se declaró “muy preocupado por los reprensibles actos cometidos actualmente por algunos elementos del Ejército maliense en Bamako”, donde esta semana sesionó una reunión sobre paz y seguridad de la Unión.
La Cedeao también rechazó el golpe de Estado en Mali, calificó de equívocas las acciones de los amotinados, y advirtió que “no perdonará ningún uso de la violencia como medio para conseguir una reparación”.
Anuncios