Gladis Torres Ruiz (CIMAC)

El Vaticano, principal enemigo de la salud sexual y reproductiva.

Organizaciones de mujeres protestaron contra la visita del papa Benedicto XVI al estado de Guanajuato -“el más restrictivo en materia de derechos sexuales y reproductivos”-, y por el “derroche” de recursos públicos del gobernador Juan Manuel Oliva para recibir al jerarca católico.
Frente a la representación del gobierno de Guanajuato en esta capital, las activistas realizaron performances, pusieron mantas y lanzaron consignas para recordar que en 2009 seis mujeres fueron condenadas en esa entidad entre 25 y 29 años de cárcel por sufrir abortos espontáneos.
En voz de Adriana Jiménez Patlán, coordinadora nacional de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México (Ddeser), las manifestantes declararon “persona no grata” a Benedicto XVI por considerar al Vaticano como uno de los principales enemigos de la salud sexual y reproductiva, al oponerse al uso de métodos anticonceptivos como el condón.
La activista añadió que el Estado Vaticano violenta el derecho a decidir de las mujeres sobre su cuerpo, y criticó la violencia sexual ejercida contra menores de edad por el cura Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.
A lo anterior se suma el clima de persecución y criminalización de las mujeres que deciden ejercer o no su maternidad, generado por las propias autoridades estatales.
Jiménez Patlán recordó el caso de las seis mujeres presas en Guanajuato por abortos espontáneos, y que fueron acusadas de “homicidio en razón de parentesco”. Finalmente, tras la protesta social, fueron liberadas en 2010.
La coordinadora de Ddeser dijo que la visita de Joseph Ratzinger se da un día antes del inicio formal de las campañas electorales.
“No hay que olvidar que justamente las agendas de los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional de criminalizar en 17 estados a las mujeres por abortar, es una clara agenda también del Vaticano”, advirtió.
Abundó: “Por ello (el Papa) no es bienvenido por las mujeres, ya que les dicta a los obispos y todas las diócesis manifestarse en contra de los derechos sexuales y reproductivos”.
Las activistas criticaron también el “derroche” de recursos públicos del gobernador Juan Manuel Oliva para recibir a Benedicto XVI, lo cual hace más evidente la incondicionalidad de los grupos conservadores, en particular del PAN, con el jerarca católico.
Adriana Jiménez adelantó que se exigirá un informe público detallado sobre los recursos gastados por los gobiernos federal y estatal. “No estamos en oposición de que venga el representante de la Iglesia católica, si no que se haga con recursos públicos”, añadió.
Las activistas fueron recibidas por Rodolfo González, coordinador de Comunicación Social de la representación del gobierno de Guanajuato en el DF, a quien entregaron un documento con sus demandas, entre las que se encuentra el alto a la persecución contra las mujeres que abortan.
Además demandaron al gobernador Manuel Oliva que proponga reformas la Constitución local para poner fin a la criminalización de las mujeres que abortan, e implementar y promover acciones públicas con enfoque de género sobre salud y educación sexual y reproductiva.

Integrantes de Ddeser y Católicas por el Derecho a Decidir advirtieron que el representante del gobierno de Guanajuato en el DF, Fernando Sánchez Argomedo, encabeza la organización “Yo influyo”, la cual tiene un sitio web en el que se condena a los políticos que están a favor del derecho a decidir de las mujeres. “Esto deja en claro que estamos ante un representante conservador”, señalaron.

Anuncios