martes 27 de marzo de 2012

PL

El Departamento de Policía de Los Angeles (LAPD), California, reconoció por primera vez en 35 años la existencia de racismo entre sus oficiales y en contra de ciudadanos en Estados Unidos.

Una investigación interna encontró culpable al patrullero Patrick Smith, con 15 años de servicio, de aplicar un perfil racial a la hora de imponer multas de tránsito. El uniformado fue separado temporalmente de sus funciones.
La acusación representa la primera revelación pública de un problema que había sido denunciado por organizaciones civiles desde los años 70 del siglo pasado, sin que hasta el momento se confirmara algún castigo para un agente de seguridad.
Peritos comprobaron que Smith deliberadamente detenía en la carretera a individuos con apariencia latina, los multaba por cualquier infracción verdadera o falsa, y luego los identificaba en reportes como anglosajones para cubrir evidencias.
Desde 1970 el LAPD había recibido demandas contra un centenar de policías en la región californiana, pero hasta esta semana todos fueron absueltos luego que fiscales alegaron que “no había manera de comprobar la veracidad de las denuncias”.
Smith trabajaba en la unidad West Traffic Division y aunque sea inculpado de manera oficial solamente podrá ser despedido por un panel de tres comisionados que se reunirá en fecha aún por anunciar.
Este caso sale a la luz pública en coincidencia con protestas populares en varias ciudades norteamericanas por el asesinato en Florida hace un mes del adolescente afroestadounidense Trayvon Martin, en lo que se presume fue un crimen racial.

Publicado por ARGENPRESS

Anuncios