jueves 29 de marzo de 2012

PL

La captura hace dos días de un vehículo de la Embajada de Estados Unidos con armamento y municiones en su interior multiplica hoy la indignación en Bolivia.

Una camioneta, detenida en Trinidad con tres escopetas, un revolver, dos mil 350 cartuchos, tres equipos de computación y una computadora en su interior, destapó el repudio de varios parlamentarios, quienes lo consideran un atentado a la soberanía nacional.
Algunos, incluso, claman por la salida del país de la Embajada estadounidense, entre ellos el senador por el Movimiento Al Socialismo (MAS) Isaac Avalos, quien considera que “Estados Unidos sigue avasallando la soberanía de nuestro pueblo porque no se somete a las normas bolivianas ni las respeta”.
“Si continúa así lo mejor es que se vaya definitivamente de Bolivia”, protestó Ávalos, tras culpar al referido país de no cumplir los convenios entre ambas naciones, como el reciente Acuerdo Marco, que establece el respeto mutuo.
Se firmaron convenios a nivel de Cancillerías para mejorar las relaciones y combatir las drogas, pero no para manejar armamento de dudosa procedencia, insistió el legislador.
Avalos considera demasiado sospechoso que el traslado de armas y municiones se realizara en horario nocturno, en tanto el también senador por el MAS David Sánchez cree que arsenal encontrado tenía otro destino y no el alegado por la embajada estadounidense.
La misión diplomática de Estados Unidos asegura tener “un acuerdo con el Gobierno de Bolivia, bajo el cual la Policía Boliviana Nacional nos proporciona servicios de seguridad”, alegaron funcionarios del norteño país.
En tanto insiste que “la transferencia de armas programada… fue debidamente informada a la Policía Boliviana…y esta transferencia era necesaria debido al próximo cierre de nuestras oficinas en Trinidad”.
“Estos artículos estaban destinados a Santa Cruz, para su uso exclusivo por parte de la Policía Boliviana en nuestras instalaciones en esa ciudad. El transporte de estos artículos fue realizado por la Policía Boliviana”, aduce una nota de la referida embajada.
En tanto el diputado Galo Bonifaz, también del MAS, relacionó las armas y las municiones con la novena marcha, prevista para abril próximo y confesó a la red PAT que “tal vez estaría destinado para ese sector”.
La víspera estaba prevista en Trinidad una audiencia para ventilar el decomiso de la camioneta con las armas, pero se suspendió porque no se presentó nadie de la embajada estadounidense.
Un despacho de la Agencia Boliviana de Información (ABI) aseguró que una comisión del Alto Mando Militar de las Fuerzas Armadas, del ministerio Publico y abogados de la parte involucrada en el caso que se investiga se hizo presente en la Unidad Móvil para el Patrullaje en el Área Rural (Umopar), pero la audiencia no se concretó.
Según ABI, el fiscal Jaime Bladimir Malala Quiroga, asignado a este caso, manifestó que la audiencia fue suspendida por la falta de presencia de un representante legal de la referida embajada.
El hallazgo de las armas enfría aún más las relaciones entre La Paz y Washington, cuyas autoridades el gobierno boliviano culpa de injerencia en los asuntos internos del país.
En reiteradas ocasiones el presidente Evo Morales aseguró que “en el único país de América donde no existen golpes de Estado es en Estados Unidos porque no hay embajada de ese país”, en franca alusión al papel que desempeñan las misiones diplomáticas estadounidenses.
Anuncios