Leticia Villaraldo nos la quitó y se la dio al DIF en represalia porque mi esposa y yo defendemos indígenas

Colgada de una cruz demanda que le devuelvan a su hija

La senadora Rosario Ibarra giró un oficio al procurador de Puebla

Andrea Becerril y Víctor Ballinas
Periódico La Jornada
Miércoles 11 de abril de 2012, p. 37

La señora Antonia López Cruz, desesperada por recuperar a su hija de seis años, Concepción Antonia Fernández López, que le fue arrebatada en Puebla el 21 de marzo pasado por la coordinadora del Ministerio Público del estado, Leticia Villaraldo, quien la entregó a Desarrollo Integral de la Familia (DIF) estatal,  ayer se cosió los labios y se colgó de una cruz en las rejas del Senado, en demanda de que le entreguen a su hija.

Su esposo, Antonio Fernández Sánchez, quien se encuentra en plantón afuera del Senado, junto con sus otros dos hijos, denunció: “nos quitaron a nuestra hija Concepción Antonia (Cuco), en represalia porque mi esposa y yo defendemos a indígenas y campesinos ante la arbitrariedad del gobierno de Puebla, que encabeza Rafael Moreno Valle”.

Señaló, asimismo, que su esposa tomó la decisión de coserse los labios y crucificarse aquí, en las rejas del Senado, para que los legisladores intervengan ante el gobierno del estado y nos devuelvan a nuestra hija, que con violencia, patrullas y policías nos quitaron por órdenes de Villaraldo y la entregaron al DIF estatal.

Antonia López Cruz, además de crucificarse, lleva 15 días en huelga de hambre, después de que Villaraldo nos ha dicho que abandonemos la defensa de los derechos humanos de indígenas y campesinos, y entonces nos devolverá a nuestra hija, aseveró Fernández Sánchez, quien dijo en entrevista que pertenecen a la organización Alianza Fraternal Suprema Mexicana en Defensa de Derechos Humanos, desde la cual “llevamos a cabo acciones para la promoción y defensa de las garantías individuales, y por esa razón Villaraldo nos acusa de ser subversivos y que por eso no podemos atender a nuestros hijos.

Foto

Antonia López Cruz se cosió los labios y se mantiene en una cruz frente al SenadoFoto Jesús Villaseca

Nos quitó a nuestra hija y nos acusa de maltrato infantil porque la niña, de seis años, mientras jugaba con su hermanito, se lastimó un brazo. Aunque le explicamos a Villaraldo lo que pasó, y la propia niña le explicó cómo se lastimó, la funcionaria aprovechó la oportunidad para quitarnos a nuestra hija y la entregó al DIF estatal.

La senadora Rosario Ibarra, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, fue a la reja donde está colgada la mujer y, tras escuchar las demandas, giró un oficio al procurador del estado de Puebla para que proporcione un informe del caso; además, habló con el subsecretario de Gobierno de Puebla para que reciba a la familia.