martes 10 de abril de 2012

PL

La cantidad de ciudadanos auxiliados con boletos de comida para pobres aumentó en Estados Unidos en un 45 por ciento entre los años 2009 y 2012, confirmó hoy un estudio federal del Departamento de Agricultura.

Oficialmente denominado Programa Asistencial de Suplementos Nutricionales (PASN), las populares estampillas de comida llegan en la actualidad hasta 46 millones de estadounidenses, en un contexto de complejidad económica nacional llamado la Gran Recesión.
Pese a ajustes positivos desde enero en el panorama industrial general, la macroeconomía norteamericana sigue lidiando con un remanente de 12 millones de desempleados y más de 40 millones de pobres o núcleos familiares de bajos ingresos.
Kevin Concannon, funcionario del organismo gubernamental, recordó que desde que se implementó el PASN a partir de modificaciones en el sistema de asistencia social en 1990, éste ha sido el programa que provee más beneficios con menores condiciones.
Los números actuales hablan sobre millones de compatriotas que perdieron sus trabajos, o cambiaron a puestos peores remunerados, refieren los cambios o retos económicos que muchas personas enfrentan a lo largo del país, comentó Concannon.
Alrededor de uno de cada cuatro estadounidenses cayó en la clasificación federal de pobre o en la de individuo con bajos ingresos, evidenció un informe del Buró Nacional del Censo (BNC).
Perjudicada por las altas cifras de desempleo y el estancamiento en los auxilios gubernamentales, la clase media norteamericana ha visto como se estrechan sus márgenes demográficos desde 2008, de acuerdo con el reporte del BNC.
En la etapa mencionada, muchos representantes de la clase trabajadora vieron caer sus ingresos por debajo del tope de 45 mil dólares anuales para una familia de cuatro debido a que perdieron horas laborales o incluso sus trabajos.
Estados en el sur y en el oeste tienen las más altas tasas de habitantes con bajos ingresos, y paradójicamente Arizona, New Mexico y South Carolina evalúan propuestas legislativas para recortar ayudas a desamparados.
Desde finales de 2007 casi cuatro millones de estadounidenses perdieron sus casas por ejecución hipotecaria, y un aproximado de 1,6 millones de niños quedaron en algún momento en la calle con una calidad de vida cercana a la indigencia.
La tasa nacional de pobreza en Estados Unidos ascendió hasta un 15,1 por ciento durante 2010, el índice más alto en 17 años, confirmó una anterior estadística del gobierno federal citada por el medio digital CNNMoney.
El gobierno de Washington considera por definición oficial como pobre a una familia de cuatro integrantes que gane menos de 22 mil 300 dólares al año, y a los individuos con ingresos por debajo de 11 mil 140 dólares anuales.

Publicado por ARGENPRESS

Anuncios