martes 10 de abril de 2012

Gladis Torres Ruiz (CIMAC)

David Peña, integrante de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos (ANAD), acusó que el arresto el pasado jueves del activista José Luis Castillo Carreón y de su hijo Lorenzo Castillo Rincón, por su presunta responsabilidad en un “asalto a mano armada a una casa de masajes”, en Ciudad Juárez en 2008, se suma a las acciones de represión para desarticular las movilizaciones contra el feminicidio y las desapariciones de mujeres en Chihuahua.

Ante la inacción de las autoridades judiciales de ese estado, José Luis Castillo Carreón viajó desde Juárez a esta capital a principios de marzo pasado para buscar en el barrio de La Merced a su hija Esmeralda Castillo Rincón, desaparecida a la edad de 14 años en la urbe fronteriza en 2009.
El jueves 5 de abril elementos de la Fiscalía General del estado, Zona Norte, detuvieron a José Luis Castillo Carreón, de 51 años, y Lorenzo Castillo Rincón, de 24, en cumplimiento a una orden de aprehensión dictada el pasado 6 de enero por su presunta responsabilidad en un asalto cometido el 20 de agosto de 2008, según informó la dependencia en un comunicado.
La Fiscalía precisó que a los dos hombres se les investiga por otros cuatro asaltos similares.
En entrevista con Cimacnoticias, David Peña –uno de los abogados que acompaña a la familia Castillo Rincón en la búsqueda de Esmeralda– dijo que a través de diversos mecanismos se quiere callar a las y los activistas de la entidad, y puso como ejemplos el caso de Marisela Escobedo, asesinada en 2010 por buscar justicia en el feminicidio de su hija Rubí, y los atentados contra la fundadora de la organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa, Norma Andrade.
“Hay toda una serie de acciones para desactivar las movilizaciones en Chihuahua, relacionadas con feminicidio y desapariciones… en este marco se puede suscribir la detención (de José Luis Castillo y su hijo); sin embargo no tenemos las pruebas para decir que es una consecuencia directa de su activismo”, aclaró el defensor.
Cabe recordar que a finales del mes pasado, el gobernador de Chihuahua, César Duarte, acusó que las organizaciones que defienden a las mujeres “lucran” con el tema, e incluso advirtió que no tolerará este tipo de agrupaciones en Chihuahua.
En respuestas, las agrupaciones civiles advirtieron que los dichos del mandatario estatal colocan a las defensoras de Derechos Humanos en una situación de grave vulnerabilidad.
Detención irregular
Peña agregó que hay cosas que le parecen “muy extrañas”, tales como el que la denunciante los identificó porque “aparecieron en la televisión”. “Si se estuvieran escondiendo de la ley no aparecerían en todos los medios de comunicación, dando conferencias y enfrentando al gobernador”, subrayó.
Otro hecho irregular, añadió, es que la persona acusadora tiene un negocio de “doble giro”; es decir un prostíbulo que en Ciudad Juárez le llaman “casa de masajes”. La propietaria del lugar afirmó que los dos hombres irrumpieron violentamente a su negocio armados con una metralleta Uzi y un arma corta, y se llevaron joyería, teléfonos celulares y dinero en efectivo.
David Peña, uno de los abogados que llevó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos tres de los ocho casos de feminicidio del Campo Algodonero, en Ciudad Juárez, precisó que mañana el Juzgado de Garantía de esa localidad determinará si José Luis Castillo y Lorenzo Castillo Rincón son culpables del presunto “asalto a mano armada”.
Se determinará si permanecen recluidos en el Cereso estatal o salen en libertad. En caso de que se resuelva que son culpables se tendrá que abrir el proceso de pruebas investigación, testimonios y conseguir elementos para demostrar su inocencia.
Vía telefónica, Martha Alicia Rincón, esposa de José Luis Castillo, afirmó a Cimacnoticias que la detención se realizó de manera irregular, toda vez que fueron llevados con engaños a la Fiscalía. “Los agentes que se los llevaron no portaban ninguna orden de aprehensión”, denunció.
Relató que los agentes se presentaron en la casa de la familia Castillo cerca de las tres de la tarde diciendo que “había un papel en la Fiscalía que tenían que firmar”. Padre e hijo fueron a ver de qué se trataba y ahí fueron detenidos.
Rincón consideró que la detención de su esposo y su hijo tiene que ver con el activismo que han realizado en la búsqueda de su hija desparecida hace casi tres años. Martha Alicia y José Luis forman parte del Comité de Madres y Familiares de Mujeres Desaparecidas en Ciudad Juárez.
Por separado, Cecilia Espinosa, integrante de la Red Mesa de Mujeres, demandó que el proceso judicial respete los Derechos Humanos y garantías de los inculpados.
Activismo constante
Castillo Carreón y su hijo han participado en diversas protestas contra la desaparición de mujeres en Ciudad Juárez. En junio de 2011 José Luis se encadenó cerca del Puente Internacional Córdova-De las Américas, para exigir justicia por la desaparición de su hija.
En marzo pasado, Martha Alicia Rincón y José Luis Castillo dijeron que las líneas de investigación apuntan a que su hija, quien presuntamente fue vista en una cantina del centro de Juárez a inicios de este año, fue trasladada a algún bar de La Merced.
Las autoridades de la entidad no han buscado a Esmeralda, por lo que sus padres viajaron a esta capital para investigar por su cuenta.
Hicieron denuncias ante los tres niveles de gobierno y a los medios de comunicación. Informaron que iniciarían una campaña nacional y una caravana de padres con hijas desaparecidas a esta ciudad.
El pasado 26 de marzo, durante la inauguración del Centro de Justicia para las Mujeres de Ciudad Juárez, José Luis y su esposa, junto con otros familiares de mujeres desaparecidas, increparon a Duarte por la impunidad prevaleciente.

Publicado por ARGENPRESS

Anuncios