miércoles 18 de abril de 2012

Gladis Torres Ruiz (CIMAC)

Ante la negligencia de la Fiscalía General de Chihuahua para identificar cuerpos y osamentas de mujeres desaparecidas y asesinadas, la madre de Idaly Juache Laguna demandará un peritaje externo a los restos óseos encontrados en el Valle de Juárez, los cuales presuntamente pertenecen a la joven que desapareció el 23 de febrero de 2010.

Entre diciembre de 2011, enero y febrero de 2012, en el Valle de Juárez, municipio de Praxedis G. Guerrero, fueron localizados varios restos óseos de mujeres, los cuales según la Fiscalía pertenecen a menores de edad reportadas como desaparecidas en 2009 y 2010.
Hasta el momento suman ya 12 restos con perfil genético (paso previo a que sean cotejados con las muestras de ADN de sus familiares), de los cuales seis ya fueron identificados, y de éstos, dos de ellos pertenecen a hijas de integrantes del Comité de Madres y Familiares con Hijas Desaparecidas de Ciudad Juárez.
Se trata de los restos de Jessica Leticia Peña García, desaparecida el 1 de junio de 2010, y de Andrea Guerrero Venzor, desaparecida el 19 de agosto de 2010 (ambas tenían 15 años de edad). Idaly Juache Laguna es hija de Norma Laguna, integrante y fundadora del Comité de Madres, y sus restos se encuentran entre los ya identificados, de acuerdo con las autoridades.
En entrevista con Cimacnoticias, Cecilia Espinosa, integrante de la Red Mesa de Mujeres —organización que acompaña jurídicamente al Comité—, precisó que a la fecha los restos identificados de cuatro de ellas ya fueron entregados a sus familias a finales de febrero e inicios de marzo pasado.
Son los de Jessica Leticia Peña García, Andrea Guerrero Venzor, Lizbeth Avilés García (17 años) —desaparecida el 22 de abril de 2009—, y Deisy Ramírez Muñoz (16 años), desaparecida el 26 de julio de 2010.
Espinosa agregó que el pasado domingo la Fiscalía les reportó que identificaron los restos de Jazmín Taylen Celis Murillo, de 17 años, desaparecida el 9 de marzo de 2010, e Idaly Juache, de 19 años, desaparecida el 23 de febrero de 2010.
La Fiscalía explicó que entre los otros seis restos con perfil genético, los correspondientes a una joven ya fueron cotejados con muestras de familiares, pero no coincidieron con el ADN, por lo que su perfil será enviado a la CNDH para comparar su información genética con la de familiares de personas desaparecidas en el país.
Las otras cinco osamentas no se han podido cotejar con las muestras genéticas. Cecilia Espinosa agregó que a estos restos óseos se suman cuatro más que son pequeños fragmentos a los cuales todavía se les realiza la valoración de antropología forense y genética.
Se determinará si corresponden a algunas de las osamentas ya entregadas o perfiladas genéticamente, o si son restos óseos de otras personas.
La activista señaló que el número de 12 víctimas podría aumentar, toda vez que este fin de semana fueron localizados en la misma zona otros tres restos correspondientes a dos hombres y una mujer.
Desconfianza en la autoridad
Respecto al caso de Idaly, Espinosa señaló que la familia Juache Laguna no confía en la información de la Fiscalía por lo que no ha aceptado la entrega de los restos.
Lo único que la familia tiene para asegurar que es su hija es el perfil genético, ya que no hay prendas, ni nada físico que pueda asegurarlo, por lo que solicitarán una segunda opinión forense.
Cecilia Espinosa dijo que se está contactando al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) para ver si realiza este nuevo peritaje genético o si recomienda a otros expertos.
La abogada de la Red Mesa de Mujeres —una de las organizaciones que documenta casos de mujeres desaparecidas y asesinadas en Chihuahua— señaló que los antecedentes de negligencia mostrados por la Fiscalía en las investigaciones y búsqueda de mujeres desaparecidas generan desconfianza en las familias.
Indicó que el proceso para hacer el análisis externo será largo, ya que se tienen que realizar una serie de trámites jurídicos con la Fiscalía y acordar quién realizará el nuevo peritaje genético.
El 23 de febrero de 2010, Idaly Juache Laguna desapareció del estacionamiento del Centro de Readaptación Social de Ciudad Juárez. Su madre, Norma Laguna, vive buscándola los días en que la profunda depresión que la aqueja se lo permite.
Espinosa informó que la señora Laguna se encuentra en una situación muy delicada de salud física y emocional, por lo que la familia ha pedido que se mantenga un respeto a su dolor.
“Físicamente está muy desgastada, ya que su salud se ha visto mermada en los años de búsqueda de su hija; el Comité le está proporcionando atención medica y psicológica”.
Norma Laguna es integrante y fundadora del Comité de Madres y Familiares con Hijas Desaparecidas de Ciudad Juárez. En noviembre de 2010 relató a Cimacnoticias cómo cambió su vida y la de toda su familia luego de la desaparición de Idaly. “Cuando fuimos a denunciar nos dijeron que probablemente ella decidió huir de casa, pero yo sé que no es así”, recordó.
“Hasta hoy no sé nada de ella, y me preocupa no sólo donde está, sino cómo está, ya que cuando desapareció tenía cuatro meses de haber sido operada de un tumor que le quitaron de un seno, y tenía que volver a operarse porque le quedaron dos tumores más”, relató.

Publicado por ARGENPRESS

Anuncios