TRIBUNA LATINA

Un sistema de educación gratuita constituye una “política injusta” en un país “tan desigual” como Chile, aseguró el ministro chileno de Educación, Harald Beyer, en respuesta a las últimas peticiones de los estudiantes que tomaron las calles de Santiago, durante la mañana del miércoles.

“No podemos tener gratuidad en un país tan desigual como el nuestro”, dijo Beyer, al tiempo que defendió la propuesta de reforma del gobierno, que establece más becas y mejores créditos para los estudiantes
“Las desigualdades de origen en Chile son grandes y por eso el objetivo debe ser nivelar esta realidad social mediante una política que sea más igualitaria, más justa y de mayor equidad, la cual no tiene que ser gratuita porque eso sería injusto para el país, resalto Beyer.
“Creo que la gratuidad es una política injusta” para los chilenos porque “significa renunciar a trabajar realmente en calidad y equidad”, ha explicado el ministro, al reconocer que el Gobierno de Piñera ha tenido que heredar “grandes desafíos” en la educación superior en todos los niveles.
El ministro en cambio ha coincidido con los líderes de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh) en que se debe haber un “acceso masivo a la educación superior porque las diferencias que existen en Chile están básicamente marcadas” por lo “mucho que obtienen” aquellos que han cursado estudios superiores frente aquellos que tienen una educación inferior.
De acuerdo a los datos dados a conocer por el gobierno de Sebastián Piñera, sólo dos de cada diez estudiantes que forman parte de las llamadas clases “vulnerables” pueden ingresar en la universidad, mientras que nueve de cada diez alumnos más adinerados acceden a este nivel de educación.
Anuncios