ANSA

Los productores y consumidores griegos, afectados por la fuerte crisis que arrastra al país, multiplican las iniciativas para bajar el precio de los productos de primera necesidad, generando una tendencia creciente que comenzó con las papas y apunta a eliminar a los intermediarios para muchos otros productos.

El “movimiento de la papa” comenzó en Katerini, una ciudad de 55.000 habitantes del norte de Grecia, pero se está extendiendo por todo el país.
Allí un grupo de voluntarios se puso en contacto con los productores locales del tubérculo, acordó directamente un precio de 25 centavos de euro por kilo (un tercio del precio en supermercados) y ofertó 24 toneladas de papa en Internet.
Fue un éxito que no tardó en replicarse, en Katerini y en otros lugares: para la segunda vez, ya se habían vendido 75 toneladas de papas en 20 horas.
Ahora la iniciativa se extendió al aceite de oliva de Creta y se habla de los porotos de la región de Prepses, siguiendo con la harina, el arroz y las pastas.
“El objetivo es sencillo: suprimir a los intermediarios”, explicó al diario To Ethnos Nikos Aslanoglou, de la localidad de Veroia, donde también prendió el “movimiento de la papa”.
Anuncios