Dilo Tú

Difusión Cencos México D.F., 3 de mayo de 2012

Boletín de prensa
Amedi

Como parte de su estrategia para deslegitimar la ley electoral de 2007, Televisa y TV Azteca han mantenido un litigio permanente en contra de la autoridad para tratar de demostrar que la ley viola la libertad de expresión, su actitud de rebeldía se ha traducido en un franco desafío a la institucionalidad del Estado.

Por mandato de ley, el Instituto Federal Electoral (IFE), en coordinación con los representantes de los partidos políticos, ha definido la organización del primer debate entre los candidatos a la Presidencia de la República para este domingo 6 de mayo a las 20:00 horas, en lo que corresponde a un ejercicio necesario para la deliberación pública que permita a los electores tener mayores elementos de información para emitir su voto. A este ejercicio el duopolio ha respondido de forma diferenciada, Televisa se ajustó a sus decisiones anteriores de transmitir el debate en el canal 5, y no en el 2, que tiene mayor audiencia nacional; y TV Azteca, de manera provocadora, empalmó el mismo horario y día un juego de fútbol, con un equipo que es de su propiedad, contando con la complicidad de la Federación Mexicana de Fútbol.

Es inusual que partidos de esta naturaleza se transmitan en esos horarios, por lo que la acción de la televisora del Ajusco y las declaraciones públicas de su dueño, Ricardo Salinas Pliego, no pueden mas que interpretarse como un franco desafío a la autoridad electoral, pero también como una burla al esfuerzo por la construcción de la vida democrática del país.

El duopolio, acostumbrado a imponer sus privilegios por encima de la sociedad, sabe que puede ir cada vez más lejos sin ninguna consecuencia, porque ni el gobierno ni los partidos harán nada para detenerlos, así lo muestra la toma ilegal que hizo TV Azteca del canal 40 con un comando armado, sin que hubiera autoridad alguna que hiciera valer el Estado de derecho, por poner sólo un ejemplo.

Esta situación no hace mas que reflejar la debilidad de los actores políticos y sus instituciones frente al poder fáctico de las televisoras, como también del nulo interés de estas empresas por el derecho a la información y los procesos democráticos del país, así prefieren la opción de pan y circo para el pueblo que actuar responsablemente frente a lo que será uno de los comicios más importantes para definir el destino de la nación.

El boicot al debate es un elemento más en su empeño por impulsar la contrarreforma electoral, para volver al modelo de comunicación política electoral que les dejaba millonarias ganancias, su compromiso con la democracia y el derecho a la información sólo es viable si pueden lucrar con las elecciones.

Esta situación es producto de un gobierno débil que ha sido incapaz de regular a los medios; frente a legisladores que han sido incapaces de sacar adelante una nueva ley para democratizar a los medios y contar con mayoares opciones; y frente a una autoridad que pide una reconsideración para que los concesionarios hagan una difusión amplia y masiva del debate presidencial, la AMEDI demanda a la Secretaría de Gobernación que aplique el Artículo 62 de la Ley Federal de Radio y Televisión, que la faculta para ordenar que todas las estaciones se encadenen para asuntos de trascendencia nacional, y que los partidos políticos dejen su actitud complaciente para con las televisoras y sean capaces de defender el interés general.

La AMEDI considera que el debate presidencial es un espacio trascendente para el país. Las concesiones de radio y televisión son un bien público de la nación y no merecen estar sujetos al desafío de los concesionarios. AMEDI demanda a las autoridades, en sus diferentes niveles, que cumplan con sus obligaciones y estén a la altura del delicado momento por el que atraviesa el país.

México, D.F., 02 de mayo de 2012

Asociación Mexicana de Derecho a la Información, A.C.

Aleida Calleja
Presidenta

Alberto Aziz Nassif
Coordinador del Consejo Consultivo

Anuncios