martes, 8 de mayo de 2012

PL

El llamado Descubrimiento de América y su impacto sobre las comunidades autóctonas continúa hoy en el centro de los debates de la oncena sesión del Foro Permanente de la ONU para los Asuntos Indígenas.

Esa cuestión marcó el inicio ayer de las labores de la reunión anual de esa instancia de Naciones Unidas, en la cual participan unos dos mil representantes de comunidades originarias de todo el mundo.
El cónclave tiene como tema principal “La doctrina del descubrimiento y su repercusión duradera en los pueblos indígenas y el derecho a recibir reparación por conquistas del pasado”.
El punto forma parte de la Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas, adoptada en septiembre de 2007 por la Asamblea General y que reconoce la reparación que merecen esos conglomerados como víctimas de la conquista.
En ese sentido, el texto aboga por la restitución o indemnización justa y equitativa a favor de los indígenas por las tierras, territorios y recursos que fueron confiscados, tomados, ocupados, utilizados o dañados sin su consentimiento libre, previo e informado.
Al inicio de los debates, la ministra del Patrimonio de Ecuador, María Fernanda Espinosa, explicó el trabajo que realiza su país para superar los problemas derivados de más de 500 años de aplicación de la doctrina del descubrimiento y de modelos coloniales. Dijo que ambos esquemas fueron utilizados para justificar la dominación y la imposición de prácticas colonialistas.
Por su parte, otros participantes en el debate equipararon la cuestionada doctrina con esquemas de “extinción y dominación” y denunciaron su impacto sobre miles de millones de nativos que fueron asesinados y subyugados.
Al mismo tiempo, consideraron que esas consecuencias permanecen como “el problema central en materia de los derechos humanos globales del movimiento de pueblos indígenas”
Algún día los Estados encontrarán el honor necesario para rechazar esa doctrina como el mejor camino para deshacer su herencia genocida, apuntó uno de los delegados.
En el presente ese esquema “se sigue aplicando a los pueblos indígenas, pese a sus fundamentos religiosos y raciales eurocéntricos, afirma un documento preparado por los organizadores de la sesión del foro permanente.
Se trata de un criterio caracterizado por “la violación de las prácticas culturales y las expresiones espirituales, la expropiación de tierras, territorios y recursos y constantes violaciones de los derechos humanos” de esos conglomerados, concluye.
Publicado porARGENPRESS
Anuncios