Difusión Cencos México D.F., 16 de mayo de 2012

Boletín de prensa
El Barzón

  • A casi 20 años de la crisis y 800,000 millones de recursos del IPAB, la cartera vigente aún es muy inferior a la alcanzada antes de 1994; está muy lejos de las necesidades del país.
  • El Fondo Monetario Internacional (FMI) confirma que la banca en México no cumple sus funciones.
  • Privilegia el crédito al consumo, con las mayores tasas, que el crédito a la inversión.
  • Las instituciones más importantes son extranjeras.
  • La banca conforma una estructura oligopólica que es más fuerte si se considera al sistema financiero en su conjunto.
  • El rescate bancario avalado por el PAN y el PRI le ha significado al pueblo de México además de cuantiosas erogaciones un pasivo al 31 de diciembre de 2011 por de 862,487 millones de pesos.
  • Es indispensable regular la operación de esas entidades, para que cumplan sus funciones.

En esta 75 Convención Bancaria, El Barzón y la Red de Usuarios de los Servicios Financieros, les recuerda que son un sector incapaz de estar a la altura de las necesidades del país. Incluso el FMI señaló en su último reporte sobre el sistema financiero mexicano, que la intermediación financiera y el crédito al sector privado en relación con el PIB se encuentran entre los más bajos en América latina y de otros mercados emergentes.

Hay que recordar que, de acuerdo con la Encuesta Trimestral de Evaluación Coyuntural del Mercado Crediticio del Banco de México, al inicio del último trimestre de 2012, sólo 47.6% de las cerca de 450 empresas encuestadas contaban con un crédito de la banca; esto es, 52.4% de las empresas de la muestra no contaba con financiamiento bancarios. Además, de las empresas que contaban con un crédito bancario, sólo 25.2% obtuvo nuevos créditos en el período; 74.8% de ese grupo no recibió nuevos créditos bancarios en el período.

Considerando las cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) respecto de la banca múltiple, encontramos que entre 2000 y marzo de 2012, la cartera de crédito vigente redujo su participación en los activos del sistema, de 46.2% en 2011, a 40.7% en marzo de 2012.

Asimismo encontramos que la participación de la cartera de crédito al consumo, en el total de los activos bancarios, creció de 1.6% a 8.2%; cabe señalar que en este renglón la banca cobra las tasas de interés más alta. En tanto, la cartera vigente de crédito a la vivienda aumentó sólo de 5.8% a 6.8%.

También encontramos que los activos en operaciones con valores y derivados aumentaron su participación de 4.3% en 2000, a 13.4% en marzo de este año.

Por lo que respecta a la fuentes de captación, en el renglón de Pasivos, encontramos que la participación de los Depósitos de exigibilidad inmediata, con respecto a los Activos, creció de 19.5% en 2000, a 26.7% en marzo de este año, en tanto que la participación de los depósitos a plazo y títulos de crédito emitidos por la banca se redujo de 31.1% a 18.9%, lo que sugiere que la banca estaba más fuerte al inicio de la década.

Todo eso, en un sector en el que incluso el FMI reconoce que el sistema financiero de México es pequeño y concentrado. Sólo siete bancos concentran más de 80 por ciento de los activos del sistema y cinco de ellos son de capital extranjero.

De un total de 42 bancos comerciales, los tres bancos más grandes cuentan con el 55 por ciento de los activos. Salvo las 14 Afores, que son el segundo mayor grupo de intermediarios financieros en términos de activos, y las 43 empresas de gestión del fondos, así como los nueve bancos de desarrollo y fondos del sector público, el INFONAVIT y el FOVISSTE, el resto del sistema es dispersado y pequeño.

La situación se advierte más grave, si se toma en cuenta que sólo siete bancos comerciales agrupan a grandes grupos financieros, que incluyen muchos intermediarios financieros no bancarios manejan cerca de 73 por ciento de todos los activos financieros del país. Esto crea las condiciones de un riesgo sistémico, limitan la competencia y crean conflictos de interés, dependiendo de si el beneficio se maximiza en la operación agrupada o en entidades financieras individuales.

El FMI señala que, ante eso, es necesaria la transparencia de las operaciones al interior de esos grupos para evitar operaciones que afecten a los inversionistas y además debe fortalecerse la protección al consumidor, como condiciones indispensables para la estabilidad y el buen desempeño del mercado

El problema, como lo hemos denunciado, es que a pesar de que se han aplicado reformas estructurales significativas, el crecimiento de México y de su sistema financiero son bajos. Entre 2000 y 2009, el crecimiento medio anual del PIB per capita fue de 0.8% y esa misma institución valida nuestra postura de que el bajo crecimiento se debe, en parte al mal funcionamiento de los mercados de crédito, a lo que se agrega la falta de competencia en el sector.

En ese contexto, exigimos que las autoridades mexicanas adopten medidas necesarias para regular al sector financiero, garantizando la reinversión de utilidades, la competencia, más y mejores controles de operación de los grupos financieros, vigilar la inversión en derivados y, en el caso de las Afores, adoptar medidas para garantizar el retiro digno de los trabajadores.

Consulta los Anexos

Video de la Conferencia de prensa

 

Información difundida por el Área de Comunicación y Visibilidad de Cencos

Anuncios