artes, 22 de mayo de 2012

Dick Emanuelsson – Mirian Huezo Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

Las garras del Pentágono desgarran a Honduras.

• ¿Por qué aumenta la violencia, las masacres y los asesinatos cuando hay más “asistencia” que nunca, de Estados Unidos y de Colombia en Honduras?
• ¿Qué intereses tienen los capos y los carteles de la droga para llamar la atención asesinando a la población hondureña?
• ¿Quién aprovecha el vacío y la incertidumbre sembrando terror y muerte?
• El enviado del Pentágono avisa sobre la construcción de una nueva base de radares en el territorio, que se sumarán a las seis bases militares que poseen en Honduras.
• El brazo político de la Resistencia, el Partido Libre, avanza en todas las encuestas. La oligarquía está sacudida.
• Candidato presidencial golpista recurre al “Fantasma de las FARC”, acusando a la guerrilla colombiana de ser responsable de asesinatos, desapariciones y la pésima situación en que se encuentran los partidos liberal y nacional (Sic!) ante la población hondureña.
• Desde helicóptero del Pentágono y la DEA masacran a familia indígena misquita y los militares estadounidenses, cubiertos por no haber firmado ningún acuerdo con el gobierno hondureño, salen inmunes.
• ¿Con qué derecho el vocero de la policía nacional pide “ayuda de gobiernos amistosos a Honduras” (léase USA-Colombia)?
• ¿Está planeando la nueva versión de APROH (Asociación Para el Progreso de Honduras) una campaña para la anexión de Honduras a Estados Unidos como propuso el Poder Fáctico en 1983?
• Son interrogantes del pueblo de Honduras.
Gráfico: El Libertador, que muestra las bases militares de Estados Unidos en Honduras y Guatemala.
Foto: Alfredo Villatoro, el No. 25 de periodistas asesinados en Honduras desde enero de 2010.
El 8 de mayo fue secuestrado Alfredo Villatoro, periodista y jefe del noticiero de la emisora radial HRN. El 15 de mayo lo encontraron asesinado. Fue el número 25 de colegas muertos por asesinato desde el 27 de enero de 2010 y el segundo en el lapso de una semana que los periodistas enterramos con dolor repetido. Se está dejando un precedente de terror psicológico sobre cada periodista en esta nación centroamericana.
¿Por qué los asesinan?
¿Quiénes son y a qué sectores representan los asesinos?
Prácticamente todos los meses salen noticias y estadísticas desde diferentes organismos internacionales indicando que vivimos en el país más violento del mundo. Hasta el Grupo “G-16” considera que el 95 por ciento de los asesinatos de activistas de derechos humanos son víctimas de la Policía Nacional. La población confirma el terror que emana del organismo que se desplaza en carros de último modelo donado por Estados Unidos que llevan el lema “Servir y Proteger”, palabras que la gente toma como un insulto cínico.
Son centenares de familiares, colegas, amigos, políticos de diferentes signos ideológicos y otras personas las que han llegado al velatorio del periodista asesinado.
Fue secuestrado el 8 de mayo a las 4.30 de la madrugada. Iba a iniciar su jornada de trabajo como jefe de los noticieros en el canal de radio HRN. Seis personas atravesaron el camino con un carro obligando al periodista a descender. En la noche del 15 de mayo, una semana después, fue encontrado tirado en la calle en una colonia llamada Las Uvas.
Foto: El colega vestido de un camuflaje de ocho años de los Comandos Cobras.
Estaba vestido con un uniforme de camuflaje fatiga de los Comandos Cobras, organismo militarizado que hace unos meses reportaba que 300 de sus AK-47 habían desaparecido desde el mismo centro de sus operaciones. Unas semanas antes el ejército reportó que desde sus instalaciones habían desaparecido unos 30 lanzacohetes que son capaces de poder tumbar hasta tanques o vehículos blindados. El año pasado, de una base de la aviación hondureña en San pedro Sula, fue calentado un avión Cessna, decomisado de los narcos y despegó desde la misma base militar y ahora no se sabe donde esta. La DEA entregó a los narcos centenares de fusiles y armas pesadas dizque en un intento de infiltración que simplemente falló. Son innumerables de los escándalos de corrupción y nexos entre el crimen organizado, el poder fáctico y los diferentes organismos de la inteligencia gringa que se puede escribir fácilmente varios libros. Y el centro de todo podrido, dicen los hondureños, es Honduras.
Según el vocero de la policía, Iván Mejía, el uniforme que vestía Villatoro había sido sustituido por un nuevo modelo hace ocho años. Estaba sin zapatos pero con calcetines rojos, también de ese color era el pañuelo que tapaba sus ojos y la boca. Tenía dos orificios de bala en la cabeza.
Muchas preguntas surgen sobre el cadáver y el mensaje que los autores del asesinato querían dejar. ¿Quién posee tal uniforme y quién guarda esa ropa durante ocho años en el closet para sacarla en el momento “adecuado”, vistiendo con ése a una víctima?
Aquí nadie duda que el asesinato sea una señal, no tanto para silenciar periodistas, porque el narcotráfico y los carteles colombianos y mexicanos no quieren dirigir la atención sobre sus negocios. Eso lo sabemos los periodistas que hemos cubierto espantos cuando vivimos en Colombia durante años. Los capos no son tontos, jamás arriesgarían sus lucrativos negocios, no les conviene asesinar periodistas ya que saben que somos parte del 4° Poder del Estado y que siempre contamos con una red internacional que no dejará que los asesinatos de sus colegas resulten impunes.
Entonces, ¿Quiénes son que tienen interés por mostrar al estado hondureño como “fallido”, palabras que escuchamos con demasiada frecuencia cuando dicen que Honduras es un estado impotente e indefenso ante un enemigo invisible, poderoso, que controla cada día más el espacio en el país?
En una entrevista, en la mañana del 16 de mayo, el oficial y vocero Mejía, repetía casi las mismas palabras que entre los años 1985-1989 decían en Colombia, “esta es una guerra sin cuartel. Una guerra contra el estado y el pueblo. El estado tiene que dar una guerra sin cuartel, invitar a gobiernos amigos para que nos ayuden porque los enemigos de Honduras tienen equipamientos mucho más sofisticados que nosotros”.
¿Esa es la respuesta ante las preguntas del pueblo hondureño? ¿Están preparando el terreno y la subjetividad de la gente para que los amos del Norte sean invitados por el gobierno y las fuerzas militares de Honduras para salvarnos ante la catástrofe inminente?
Foto: El subsecretario adjunto de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Frank Mora, fue la persona que informó a la opinión pública hondureña, que un poder extranjero va a construir una base militar con radares en territorio hondureño.
Los gringos tienen seis bases militares en Honduras. Han reforzados las tres antiguas y han construido tres nuevas desde junio de 2010, primer aniversario del golpe militar. La base de aviación más importante y la pista de aterrizaje más larga de Centroamérica se encuentran la ciudad de Comayagua, llamada Soto Cano, o Palmerola. El Comando Sur ha construido en Palmerola nuevas edificaciones de barracas para más de 700 militares. ¿Para qué? Lo han hecho apoyados en la sombra del golpe de estado, luego que el presidente Zelaya a principio de 2009, después el accidente de un avión de Taca en Tegucigalpa, despidiera a los gringos de Palmerola (70 Km. de la capital) con una frase acertada; “gracias por todo, pero ahora queremos que se vayan de Palmerola. Los hondureños queremos ser soberanos”. Pocos meses después fue ejecutado el golpe militar. Y como una ironía de la vida, el derrocado presidente fue sacado a tiros de su modesta casa por un comando especial del ejército, llevado a la base de la aviación en la capital y llevado a Palmerola, donde, dizque, el avión necesitaba echar gasolina para su viaje a Costa Rica donde fue tirado en el aeropuerto Manuel Zelaya Rosales.
Hoy, los militares y los agentes de Estados Unidos están más presentes que nunca en Honduras. Los organismos como FBI, DEA, USAID ahogan la policía nacional y las Fuerzas Armadas con “asistencia”. Y la gente se pregunta ¿dónde esta el resultado de esa “ayuda”?
El subsecretario adjunto de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Frank Mora, anunció la instalación de un radar que servirá para detectar vuelos de narcoavionetas el mismo día de la aparición del colega Villatoro asesinado.
“Bueno, primero estamos instalando un radar, o está por restablecerse o casi, no sé, pero estamos en conocimiento que se hará”, expresó Mora, en una entrevista exclusiva a El Heraldo durante la visita que ayer realizó a la nación para informar sobre la política de seguridad de Estados Unidos para la región. Este aparato tendrá “mucha capacidad” para monitorear vuelos irregulares, destacó.
Foto: Uribe en una de sus frecuentes visitas en Honduras.
Uribe firmó un acuerdo de cooperación e intercambio para la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo sólo tres días después que Porfirio Lobo asumiera la presidencia el 27 de enero de 2010. Aquí operan comandos antisecuestros como Gaula y unidades de fuerzas especiales del ejército colombiano. Cada semana viajan a Bogotá diferentes delegaciones del estado hondureño, policías, militares, alcaldes, ministros, etc. para “capacitarse”. En qué y para qué, se pregunta la gente que relaciona la situación como si fuera la reedición del Plan Colombia al modelo hondureño.
Por cada nueva asistencia, proyecto y capacitación se incrementa la violencia, las muertes y los horrores cometidos por la policía nacional. Desaparecen armas de alto calibre de los cuarteles del ejército. Este es el panorama en este pequeño país de 112.000 km2 y 8.2 millones de habitantes.
Hablan que México es peligrosísimo, pero queda muy corto comparándolo con Honduras.
Los colegas hondureños están sacudidos. El “ancla” del Televicentro, Renato Álvarez, en una declaración insólita, citó a un colega mexicano diciendo que los periodistas tenemos que ser más suaves para no provocar a los asesinos para no ser las próximas víctimas. Tremendo error, eso mismo es lo que pretenden los amos de Honduras y el Pentágono, sembrar terror para que no investiguemos la corrupción, los nexos entre políticos, empresarios, pastores religiosos todos vinculados en el mismo propósito y con los propios asesinos o la “invasión” en todos los frentes de la sociedad hondureña de Estados Unidos
– Me parece que quieren apagar a la prensa hondureña, dice Carlos Roberto Zelaya, cuando lo topamos en el velorio de Villatoro.
Es un veterano en el periodismo que ha trabajado en varios de los medios hondureños que durante el golpe de estado no sólo tomaron una posición a favor del golpe militar, sino que en su mayoría hicieron sistemáticas campañas contra el presidente derrocado, Manuel Zelaya continuándola luego. Carlos Zelaya siempre se manifestó antigolpista.
Mientras hablábamos del derecho a la vida y el derecho que asiste al periodista para ejercer su trabajo, Carlos Roberto y todos los que estábamos dando el último adiós a Villatoro comentábamos cómo ese asesinato nos sacudió a todos, mucho más allá de las posiciones políticas que sostuviéramos.
Nadie es ajeno que hasta los periodistas que asumieron una posición favorable al derrocamiento del presidente Zelaya, mañana podrían correr el mismo destino que los centenares de miembros de la Resistencia hondureña que dieron su vida en el intento de recuperar la frágil democracia burguesa existente en la pequeña nación centroamericana.
Sabemos que el guión del poder que mueve la guerra y el terror en Honduras, no distingue entre resistentes y golpistas cuando se trata de crear zozobra, incertidumbre y horror.
– El asesinato es un mensaje que indica que ningún sector de la sociedad puede sentirse a salvo o seguro, agrega Carlos Roberto Zelaya.
El otro zelaya, José Manuel, “MEL”, rechazó en un comunicado que “la campaña criminal que se ha reactivado en el país durante las últimas semanas . . . contribuyendo a la formación de una matriz mediática que trata de justificar la intensificación del odio y el terror”.
Foto: Gilberto Ríos; secretario Internacional del FNRP y Libre, Manuel Zelaya y Bertha Oliva, Cofadeh.
Manuel Zelaya, que firma el comunicado como coordinador general en nombre de la Resistencia hondureña (FNRP) y el Partido Libertad y Refundación (Libre), no vacila en apuntar sus palabras contra quienes son, en verdad, los que promueven la guerra sin cuartel contra el pueblo hondureño y el motivo de esa guerra:
“Denunciamos que el patrón de los hechos acontecidos nos indica que en Honduras se desarrolla una escalada paramilitar de corte fascista, a la que se pretende dar connotación de crisis para justificar el plan de terror a que estamos sometidos todas y todos los hondureños. Premeditadamente se busca vincular a organizaciones sociales con asociaciones y nexos con grupos armados de países distantes y con base en documentos proporcionados por terroristas extranjeros asesores del Golpe de Estado.
Esa “matriz mediática” fue ilustrada dos días después del secuestro del periodista Alfredo Villatoro. Cuenta el precandidato del partido liberal, Mauricio Villeda, caracterizado como “fascista” por miembros de la resistencia y varios periodistas, además de vocero abierto del Opus Deis en Honduras, que cuando se encontró con Uribe le pidió información del bombardeado computador del comandante Raúl Reyes de las FARC-EP. Sin dudarlo, Uribe, llamó al jefe de policía, quien media hora después entregó una copia sobre Honduras:
“Ahí, añadió, se puede leer el plan que hay contra Honduras, ahí se puede leer nombres de personas que hay que secuestrar en Honduras, o que había que secuestrar en Honduras”.
La declaración al diario El Heraldo fue hecha dos días después del secuestro de Villatoro. Cuatro días más tarde fue encontrado asesinado el periodista de HRN.
Foto: Periodismo Modelo El Heraldo: “El Fantasma de las FARC” en Honduras, dice El Heraldo sin cuestionar ni un segundo la fuente que ni siquiera la Corte Suprema de Justicia en Colombia reconoce como pruebas.
Raúl Reyes murió en el bombardeo de su campamento el 1 de marzo de 2008, es decir hace más de cuatro años. Varias veces han aparecido títulos y serie de artículos en El Heraldo y medios ligados al golpismo, mencionando “Células clandestinas de las FARC en Honduras”, con el agregado de que la guerrilla colombiana está financiando tanto una central obrera, la FUTH, como el partido de Unificación Democrática (UD). Los medios ni Villeda han mostrado una sola de esas pruebas, es evidente que “el fantasma de las FARC” recorre nuevamente la patria del general Francisco Morazán. El diputado de la UD y vicepresidente del Congreso Nacional, Marvin Ponce, rechaza también las declaraciones de Villeda como fantasías y que detrás se ve el guión de Uribe y de Estados Unidos:
Foto: El Heraldo cita sin cuestionar un segundo al dictador Micheletti. A su lado izquierdo; Vilma Morales, ex presidenta de la Corte Suprema de Justicia e integrante en la comisión Micheletista que negociaba formalmente con una comisión del derrocado presidente Zelaya. La Corte Suprema de Justicia avaló el golpe de estado en Honduras.
– Se dice que Álvaro Uribe viene asesorando a Villeda que es el referente político de los golpistas. El discurso de Estados Unidos es que “las FARC son un aparato terrorista, cuando las FARC es un movimiento de liberación nacional, el grupo guerrillero más antiguo de América Latina que lucha por una nueva Colombia.
Según Villeda, “hay un plan para tomar a honduras. Hay un plan para dividir Honduras. Hay intenciones de destruir los partidos políticos tradicionales en este país. (…) La división que están sufriendo los partidos políticos tradicionales en este momento yo no dudo que parte de eso venga desde afuera. No lo dudo. Tampoco dudo que mucho del dinero que viene para financiar algunos grupos políticos venga desde afuera. El plan es tomarse Honduras para destruir la democracia y tratar de impulsar un régimen de un puño distinto en nuestro país”, agregó Villeda a El Heraldo.
Villeda fue nombrado por el dictador Micheletti como vocero y miembro de la comisión negociadora. Viajó a San José de Costa Rica, el 9 de julio de 2009 para sentarse en la misma mesa con una delegación de personas seleccionadas por Zelaya.
Fracasadas las negociaciones, dibujadas por el Departamento de Estado con el ex presidente Oscar Arias a la cabeza, “hombre de la administración de la Casa Blanca”, Mauricio Villeda y la delegación de la dictadura cívico-militar no regresó al norte, es decir a Tegucigalpa, sino que tomó rumbo sur hacia la capital colombiana.
Allá, invitados a la Casa Presidencial por el propio Álvaro Uribe, fueron recibidos con discreción ya que el mundo entero, hasta la misma OEA y ONU consideraba que hubo un golpe de estado militar que derrotó la frágil democracia en Honduras. Pero para Uribe, no hubo problemas, relató a El Heraldo el canciller golpista Carlos López.
Foto: 22 de julio de 2009, solo tres semanas después el golpe militar.
Estaba preso de euforia cuando aseguró (López) que Uribe declaraba su simpatía por el régimen instalado con las bayonetas del ejército. El canciller fáctico hondureño argumentó que su visita a Colombia se debió presuntamente porque, a su juicio, ambas naciones son “víctimas de agresores externos comunes, como (el presidente de Venezuela), Hugo Chávez”, a quien consideró “una amenaza para las naciones, para la independencia de cada una de ellas”.
¿Fue en ese encuentro que Uribe le facilitó a Mauricio Villeda la “copia” con supuestos nombres y apellidos de personas hondureñas que serían asesinadas o desaparecidas según “el Plan de las FARC”? Hasta hoy, Villeda no ha mostrado ninguna copia o mencionado nombres y apellidos más que el suyo. Quizás porque no existe o porque el precandidato de extrema derecha no tiene más que 3-4 por ciento de simpatía, según las encuestadoras hondureñas.
La matriz de guerra psicológica está en proceso y los medios de comunicación, cuyos dueños son los mismos dueños de Honduras que promovieron el golpe de estado en junio de 2009, siguen haciendo encuestas sondeando sobre si el lector digital cree que las FARC tengan planes de extermino tanto contra derechistas como contra los miembros de los dos partidos tradicionales que andan muy tirados en los sondeos, como el propio Villeda.
Foto: Periodismo al estilo El Heraldo; ¿Cual guerrilla Zelayista? El pueblo estaba siendo masacrado. Esa es la verdad.
La pregunta lógica que cada periodista, incluyendo los de El Heraldo debería formular es: Si Villeda tuvo esa copia en su mano durante casi tres años, ¿Por qué no la entregó a la policía o al Ministerio Público?
Para él hubiera sido muy fácil tener entrada en el poder Judicial, ya que ese día, Vilma Morales, integrante de la misma delegación michelettista en la Casa de Nariño, Bogotá, ex presidenta de la Corte Suprema de Justicia de Honduras (2000-2007).
Esta señora, acusada por Zelaya y la Resistencia, de ser una más entre los actores judiciales que avaló el golpe de estado militar, fácilmente hubiera podido ordenar protección a los “blancos militares” de las FARC en Honduras, pero no lo hizo. Además es insólito, que Villeda no le mostró la copia a la señora Morales ya que viajaron y estuvieron juntos durante más de una semana. Pero la doña Vilma no ha dicho nada tampoco durante estos cuatro años.
El columnista Roberto Quesada de El Tiempo (Honduras), dice que Villeda juega sucio:
“La casualidad (¿o causalidad?), es que Mauricio Villeda “denunció” esto unas horas antes de que apareciera asesinado el periodista Alfredo Villatoro. Y, para colmo de males, el asesinado aparece vestido con uniforme militar, al mejor estilo de los ‘falsos positivos’ en Colombia. Lo de Mauricio Villeda no es sólo ‘cocora’ para aterrorizar al pueblo sino que es una justificación tempranera de hechos atroces que están por ejecutarse (sumados a los que se han estado ejecutando).
Queriendo implicar a las FARC intentan lavarse las manos diciendo que las acciones de crimen y terror son ejecutadas en Honduras pero con entrenamiento y asesoría extranjera.
Foto: ¿Cuando vemos los primeros guerrilleros Farianos en Honduras?, señor Jorge Canahuati. El Heraldo del 14 de marzo de 2005. Reporteros del diario hondureño fueron invitados por la inteligencia militar colombiana los encerró durante tres días en el Club de Oficiales en Bogota. Después regresaron los colegas de El Heraldo y produjo seis ediciones sobre “El Fantasma de las FARC” en Honduras. Pero hasta ahora el resultado es nulo, no han sido detenido un solo guerrillero colombiano en Honduras.
Ahora Uribe anda por todo el mundo organizando elementos de extrema derecha, como Villeda, y arremete todos los días contra el “dictador Chávez”. Sus palabras no son sino una pieza más, igual que Villeda, en el puzzle del plan o guión para deslegitimar el triunfo electoral inminente de Chávez, el 7 de octubre, según lo indican todas las encuestas que se vienen realizando en Venezuela.
En las encuestas en Honduras, también existe una tendencia muy firme favorable a Xiomara Castro, candidata presidencial del brazo político de la Resistencia, el Partido Libre, lo que preocupa a oligarcas y politiqueros como los dueños de El Heraldo y Villeda para no hablar de los halcones de Pentágono.
El avance ya está y la muestra de la gran popularidad de la candidata fue el 1º de Mayo cuando centenares de miles de obreros, campesinos, mujeres y jóvenes manifestaron en las calles de Honduras, superando el terror a la muerte y al intento de exterminio de la alternativa política que nació el 28 de junio de 2009, bajo una lluvia tropical y con el estallido de ráfagas de balas desde la casa presidencial tomada por el ejército.
Todo me hace recordar los años 1985-1989 en Colombia, cuando la esperanza de una hermosa tierra en Paz con Justicia Social era alimentada por el nacimiento de la Unión Patriótica.
Esperanza abortada, ahogada en sangre y dolor cuando comenzaron a ejecutar el exterminio de los miembros que la componían, lo que se recuerda como el primer genocidio político en el mundo.
La historia se repite en ambos países donde hay tanto dolor pero también esperanza. En Colombia surge la Marcha Patriótica y en Honduras el pueblo resiste, todo indica que el guión del Pentágono más temprano que tarde caerá por su propio peso.
Pero la advertencia ya está y nos hace recordar las palabras del poeta y revolucionario soviético Vladimir Mayakovskij cuando decía;
“El Fascismo es Hambre”.
El Fascismo es terror.
El Fascismo es guerra”.
Y la guerra hoy en día esta declarada contra el pueblo de Honduras y su alternativa política.
Anoche escuchamos a la veterana y luchadora por los derechos humanos y los desparecidos en Honduras, Bertha Oliva (Cofadeh), decía, cuando le preguntaba el colega Marvin Palacios ¿que se puede hacer? “Hay que estar con ellos que hoy sufren, investigar y denunciar”, decía Oliva pero también respaldar a los activistas de los derechos humanos.
Pero no es suficiente. Las ONG´s de derechos humanos tienen sus limitaciones comprensibles y no importa cuanto respaldo reciben del exterior si no hay un Frente Interno, que decía Xiomara Castro en una entrevista en la noche el 24 de julio de 2009, cuando el ejército la impidió de llegar a la frontera con Nicaragua para recibir el presidente derrocado Manuel Zelaya.
Tampoco es suficiente la consigna que escuchamos en las manifestaciones, “solo el pueblo salva al pueblo”. ¿A que?
No, SOLO el pueblo organizado en todos los niveles de la sociedad puede derrotar al fascismo y la guerra declarada por el imperio contra el pueblo de Honduras. La Resistencia y el Partido Libre podrían ser ese canal en donde el pueblo, en todas sus formas de lucha, sabrá encontrar el camino de este oscuro túnel de sangre y dolor.
Notas:
1) Hay un plan para asesinar y secuestrar hondureños, revela Mauricio Villeda
2) Colombia admite reunión con delegación usurpadora en Bogotá. Autor: TeleSUR, Fecha de publicación: 22/07/09 http://www.aporrea.org/tiburon/n139184.html
3) Roberto Quesada: “Mauricio Villeda: ¿Pregonero de la muerte?”
Video/entrevistas: ¿Por qué asesinan periodistas en Honduras?
1) Entrevista al periodista Carlos Roberto Zelaya: http://youtu.be/cXJdgpEznkI
2) Entrevista a Luis García, estudiante de periodismo de la UNAH: http://youtu.be/OEcQW8Jr3bk

3) Entrevista a Marvin Ponce (UD): http://youtu.be/xkxWYvLKGk

Publicado por ARGENPRESS
Anuncios