miércoles, 30 de mayo de 2012

PL

Miles de trabajadores rurales brasileños están concentrados hoy en la Explanada de los Ministerios de esta capital en espera de una respuesta de la presidenta Dilma Rousseff a sus demandas, presentadas el 27 de abril pasado.

Organizada por la Confederación Nacional de los Trabajadores de la Agricultura (Contag), la movilización hace parte del décimo octavo Grito de la Tierra Brasil y busca presionar al gobierno sobre la agenda por un Desarrollo Rural Sostenible y Solidario, con 138 propuestas del sector y entregada a Rousseff.
Según la programación, después de presentar las reivindicaciones a la mandataria brasileña, entre el 21 y 29 de este mes, representantes de los cerca de cuatro mil sindicatos que forman la Contag fueron recibidos en diferentes ministerios.
Durante esta jornada, Día de la Movilización Nacional, los líderes del movimiento obrero en el campo brasileño deben ser recibidos por Rousseff para abordar las peticiones de los trabajadores rurales.
El primer punto del paquete de reivindicaciones del décimo octavo Grito de la Tierra Brasil demanda una amplia y ágil reforma agraria para fortalecer el desarrollo en el campo.
La aceleración de la regulaciones de tierras y la creación de una política nacional de enfrentamiento a los conflictos agrarios con mecanismos de protección a los líderes amenazados son otras de las exigencias contenidas en el documento.
También, el fortalecimiento de la agricultura familiar, la educación, la inclusión digital en el medio rural, mejores condiciones de trabajo en el campo y políticas regionales de desarrollo, entre muchas otras. En declaraciones a la prensa tras la reunión con Rousseff en abril pasado, el presidente de la Contag, Alberto Broch, señaló que conversaron sobre la posibilidad de que sean repuestos los mil millones de reales (unos 500 millones de dólares) retirados del presupuesto para este año del Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria.
Asimismo, prosiguió, le indicamos la necesidad de que sean asentadas 200 mil familias que están acampadas. Al respecto, refirió que muchas políticas públicas no pueden ser implementadas porque muchas de las personas de la zona rural no tienen documentos y a ello se suma la situación de violencia en el campo.

Publicado por ARGENPRESS

Anuncios