miércoles, 30 de mayo de 2012

PL

Organizaciones sociales y parlamentarios chilenos rechazaron la preparación por sectores de la ultraderecha de un acto de homenaje al dictador Augusto Pinochet (1973-1990), previsto para el próximo 10 de junio.

La Corporación de Defensa de los Derechos del Pueblo convocó a una manifestación de protesta ese día en los exteriores del teatro Caupolicán de Santiago, donde se dijo tendría lugar el cuestionado tributo.
“Los mismos que homenajearon al torturador (Miguel) Krassnoff tuvieron la idea de exponer y homenajear al dictador y asesino de nuestro pueblo”, advirtió en un comunicado público la citada agrupación.
Según un artículo publicado por el diario Cambio 21, los gestores de la iniciativa son exmilitares que están a favor de la libertad de exrepresores, encarcelados por graves violaciones de los derechos humanos.
Trascendió que entre sus principales organizadores estaría el exjefe de Operaciones de la Central Nacional de Informaciones Alvaro Corbalán, quien cumple diversas condenas por delitos de lesa humanidad.
La semana pasada los parlamentarios integrantes de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, tanto opositores como oficialistas, desaprobaron la realización del homenaje a Pinochet, bajo cuya dictadura fueron asesinadas cinco mil personas y otras 50 mil sufrieron torturas, cárcel y persecución.
Pinochet fue uno de los máximos violadores de derechos humanos de la historia mundial, subrayó el diputado socialista y presidente de la citada comisión, Fidel Espinoza.
Impugnaron de igual modo el pretendido acto el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, y la presidenta del Partido Por la Democracia, Carolina Tohá.
En una democracia madura no se puede aceptar como algo normal que se hagan homenajes a dictadores y asesinos como es el caso de Augusto Pinochet. Para Chile es una vergüenza y un retroceso para nuestra convivencia democrática, afirmó Tohá.

Publicado por ARGENPRESS

Anuncios