miércoles, 6 de junio de 2012

PL

Un numeroso grupo de países expresó su apoyo a Cuba en la Organización Mundial del Comercio (OMC) frente a la usurpación en Estados Unidos de la prestigiosa y conocida marca Havana Club.

En una intervención ante la OMC, Mónica Rodríguez, funcionaria de la misión cubana ante los organismos internacionales en Ginebra, denunció la decisión de la Corte Suprema norteamericana de negar a la empresa Cubaexport la defensa de la propiedad de esa marca.
Con esa negativa se despoja definitivamente a la firma del derecho de titularidad, ostentado legalmente en ese país por más de 30 años, dijo Rodríguez ante el Consejo del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC), de la OMC.
A pesar de las graves violaciones de Estados Unidos a sus compromisos multilaterales, dijo, Cuba ha respetado, sin la menor discriminación, las obligaciones contraídas en virtud de los instrumentos jurídicos internacionales referidos a la propiedad intelectual.
En tal sentido, se ha garantizado que más de cinco mil marcas y patentes norteamericanas continúen beneficiándose de su registro en territorio cubano.
“Si el gobierno de Estados Unidos no actúa, será el único responsable del robo de la marca Havana Club a su legítimo titular, la compañía Cubaexport, y de las consecuencias negativas que pudieran derivarse de este hecho para la protección recíproca de la propiedad industrial”, advirtió la funcionaria.
La declaración cubana fue apoyada por los representantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Nicaragua, Paraguay, República Dominicana, Venezuela, así como por China, India y Vietnam.
La mayoría de los oradores exigieron con firmeza a Washington cumplir sin dilaciones el dictamen del Órgano de Solución de Diferencias de la OMC que hace una década declaró a la “Sección 211 de la Ley Ómnibus de Asignaciones de 1998” como incompatible con la ADPIC.
Esa sección impide a titulares cubanos contar con el reconocimiento y disfrute en territorio estadounidense de sus derechos sobre marcas o nombres comerciales.
Con ese pretexto se permite que la compañía Bacardí, en franco acto de piratería, use la marca Havana Club en Estados Unidos para comercializar un ron que no es de origen cubano.

Publicado por ARGENPRESS

Anuncios