Waldo Mendiluza (PL)

El reciente fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos contra el ron Havana Club más allá de un tema de registro de marcas, coloca en la palestra el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba desde ese país norteño.

Para el Gobierno cubano, la decisión anunciada el pasado 14 de mayo de negar a la compañía Cubaexport la defensa de su derecho a renovar el registro de esa marca en suelo norteamericano está lejos de ser un simple dictamen judicial, a partir del papel desempeñado en la misma por la Administración estadounidense.
En ese sentido, el vicecanciller Abelardo Moreno denunció la exigencia del Departamento de Estado a la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) para impedir el registro de Havana Club, en sintonía con el entramado de leyes que conforman el bloqueo, política vigente por más de medio siglo.
A partir del cerco impuesto por la Casa Blanca, no puede dentro de Estados Unidos realizarse acción alguna respecto a la isla que no implique la emisión de una licencia de la OFAC, recordó este martes durante una videoconferencia Habana-París sobre la batalla legal en torno al caso del mundialmente reconocido ron de la nación caribeña.
De nuevo Washington acude a la Sección 211 de la Ley ?”mnibus de Asignaciones para 1999, la cual impide a titulares cubanos contar con el reconocimiento y disfrute en territorio estadounidense de sus derechos sobre marcas o nombres comerciales.
No olvidemos que la base de todo esto es el bloqueo económico, comercial y financiero que se aplica contra Cuba desde hace más de 50 años, afirmó en esta capital Moreno.
El diplomático calificó de engendro legal la referida Sección 211, norma declarada inconsistente en el ?”rgano de Solución de Diferencias de la Organización Mundial de Comercio (OMC).
Para el viceministro de Relaciones Exteriores, la solución de las diferencias y conflictos con Estados Unidos pasa “en primerísimo lugar” por la necesidad de poner fin al bloqueo, medida rechazada -recordó- casi de manera unánime por la comunidad internacional en los últimos 20 años.
Por su parte, Alina Revilla, directiva del Ministerio de Comercio Exterior, comentó a los participantes en la videoconferencia los pronunciamientos realizados en el seno de la OMC contra la Sección 211.
Estados Unidos ha ignorado por más de una década esas declaraciones, y sigue mes tras mes sin dar una respuesta convincente sobre su postura violatoria de los convenios en materia de propiedad y del sistema multilateral de comercio, apuntó.
Cuba y la protección de marcas estadounidenses
La directora de la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial, María de los Ángeles Sánchez, contrastó la hostilidad de Washington con las posibilidades ofrecidas por la isla a personas naturales y jurídicas norteamericanas de proteger aquí sus marcas y patentes.
Cuba cumple con las obligaciones internacionales, lo que explica la ausencia de tratos discriminatorios a los estadounidenses, quienes están aquí en los primeros lugares de solicitudes de protección, precisó durante la videoconferencia Habana-París.
Según la directiva, existen en la nación caribeña alrededor de seis mil registros de marcas y unos 800 de patentes de Estados Unidos.
Eso demuestra dos cosas, que en Cuba no hay tratos discriminatorios a los extranjeros, y en particular a los estadounidenses, y también el deseo de comercialización de empresas norteamericanas en nuestros país, opinó.
En el foro que sesionó de manera simultánea en la Cancillería cubana y la embajada de la isla caribeña en Francia, panelistas consideraron exitoso al ron fabricado desde 1878 y criticaron la conducta de Estados Unidos, la cual atribuyeron a su subordinación ante las exigencias de los dueños de Bacardí, quienes tratan de impedir el posicionamiento de Havana Club en territorio norteño para cuando cese el bloqueo.
Se han comercializado en los últimos 18 años más de 36 millones de cajas de Havana Club, lo que ratifica el éxito de esa marca afectada por el bloqueo estadounidense, expuso el presidente de Cuba Ron, Juan González.
El funcionario aseguró que Havana Club se vende en 120 países a partir del trabajo conjunto entre Cuba Ron y el grupo francés Pernod Ricard, entidades que conforman la asociación Havana Club Internacional.
Pese al bloqueo, hoy constituye la segunda marca de ron más vendida en el mundo, exceptuando Estados Unidos, y la tercera si incluimos a ese país, abundó.
Por su parte, Olivia Lagache, directora Jurídica de Havana Club Internacional, destacó desde la capital francesa el crecimiento de la demanda de ese producto cubano.
Su tasa de crecimiento medio anual es de 15 por ciento, detalló.
Lagache explicó que ante el despojo sufrido en Estados Unidos se trabaja en una estrategia para promover la marca “Havanista”, un producto elaborado y embotellado en la mayor de las Antillas, el cual sería lanzado al mercado norteamericano si el cerco es levantado, tal y como demanda la comunidad internacional.
Anuncios