Jean-Guy Allard (especial para ARGENPRESS.info)

Una ONG de Costa Rica recibió 400 000 dólares en 2009 para participar en las operaciones sucias de la USAID en Cuba y posiblemente millones de dólares más para estas mismas tareas de desestabilización y subversión en la Isla orientadas por la CIA y realizadas bajo la fachada de los “derechos humanos”.

El hecho se puede deducir de los últimos datos publicados por el investigador norteamericano Tracey Eaton – en su sitio web, Along the Malecon – que se sorprende de la forma con la cual el denominado “Instituto Interamericano de Derechos Humanos” (IIDH) y la USAID ocultan el destino y el uso que se dio a los generosos subsidios recibidos anualmente de esta agencia norteamericana conocida por su relación con la CIA.
“El premio inicial, del 17 de abril de 2009, muestra claramente a Cuba como el principal lugar de actuación. En la jerga del gobierno federal, es el lugar donde se realiza un trabajo”, escribe Eaton. “Pero yo sólo vi la referencia Cuba, una vez en los cinco listados relacionados con el contrato en el sitio web del gobierno, USASpending.gov.”
“Me intrigaba ver que la USAID en el 2009 otorgó más de $ 1.5 millones” a IIDH, confiesa el periodista que fue jefe en La Habana de la corresponsalía de un importante diario de Texas.
El IIDH, premiado por la USAID con millones de dólares, radica en San José, Costa Rica (“De la cafetería Spoon, Los Yoses, 100 metros al oeste y 25 metros al sur. Casa blanca a mano izquierda. San Pedro de Montes de Oca, San José, Costa Rica” – Teléfono: (506) 2527 1681 y 25271672).
El director de la ONG Roberto Cuéllar, ha dirigido un mensaje a los participantes en la última Asamblea General de la OEA, en Cochabamba, Bolivia, en la cual habla de los nobles propósitos de su organización, pero omite de hablar de sus no tan nobles operaciones en la Isla caribeña.
Entre sus actividades anunciadas en otros países, la ONG menciona un curso a los instructores de la Policía de Colombia y otro a funcionarios norteamericanos, siempre sobre el tema de los DDHH.
Sospechosamente, el IIDH no aparece en la página web de la USAID, como uno de los socios actuales de la agencia en Cuba. En el sitio USASpending.gov, no se da detalles del contrato. El trabajo se describe como “ayuda al desarrollo.”
Comenta Eaton: “Una mayor claridad aumentaría la transparencia de los programas de USAID en las Américas y disminuiría las sospechas de que la agencia esta haciendo un trabajo semi-clandestino en Cuba”.
¿Semi-clandestino? El caso del contratista norteamericano Alan Gross, beneficiario de otro generoso contrato de la USAID, ha demostrado que las tareas encargadas por la USAID no tienen tanta inocencia.
La IIDH reconoce en su sitio web recibir el “apoyo”, además de la USAID, de la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo (ASDI), la Embajada Real de Dinamarca, la Real Embajada de Noruega, la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional y la Embajada del Reino de los Países Bajos.
El papel de las ONG en América Latina como en el resto del mundo es, con frecuencia, objeto de controversias en las cuales su trabajo es asimilado, en gran parte, a objetivos de servicios de inteligencia.
Estados Unidos invierte decenas de millones de dólares cada año en la desestabilización y subversión en Cuba con su secular propósito de anexionar a la Isla. La USAID es uno de los instrumentos al cual recorre año tras año para realizar sus planes imperialistas.
About these ads