miércoles, 13 de junio de 2012

PL

Casi un millón de menores de edad realizan hoy labores peligrosas en Guatemala, pese a que este país firmó en 1999 un convenio de alcance mundial para erradicar las peores formas de trabajo infantil.

Es evidente cómo en esta nación se violan las leyes existentes para proteger a la niñez, advirtió por el vicetitular del Ministerio de Trabajo y Previsión Social Carlos Ulban, citado este miércoles por el diario Prensa Libre.
Según su afirmación, la Constitución establece el procedimiento para amparar a los menores de edad, mientras el Código del Trabajo regula en 14 años la edad mínima para empezar a laborar y norma las condiciones para ello.
La Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de 2011 reveló que 966 mil 361 menores trabajan sin ninguna protección en el país.
Además, el 63 por ciento se desempeña en la agricultura, pero más de la mitad no recibe pago alguno, en tanto 16 por ciento está en comercio, 11 en fábricas o talleres, tres en la construcción y el resto en otros servicios, señala el periódico.
En el ámbito del Día Mundial para la Erradicación del Trabajo Infantil, celebrado ayer, instituciones que velan por el bienestar de los menores expresaron preocupación al respecto.
Guatemala es considerado en la región donde mayor cantidad de infantes trabaja y también lo es el peso económico de su participación, pues se calcula en 20 por ciento del producto interno bruto el aporte de menores de 14 años, según Siglo21.
Igualmente es esta nación donde los infantes empiezan a trabajar desde más temprana edad, en este caso cinco años, pero de todos más del 60 por ciento tiene entre siete y 14.
Para la Premio Nobel de la Paz 1992, la líder indígena guatemalteca Rigoberta Menchú, no hay duda de que este problema está asociado a las causas estructurales de la pobreza.
En un editorial publicado en Siglo21, Menchú menciona entre esas la desigual distribución de la riqueza, discriminación social, económica, política y cultural, corrupción y violencia.
La iniquidad del sistema al generar pobreza obliga a los sectores empobrecidos a buscar formas de sobrevivencia en las cuales el trabajo infantil es una de ellas, agrega.
Esa situación tiene rostro campesino e indígena, según Menchú, para quien no es raro porque es en el campo y en los pueblos autóctonos donde hay mayores índices de pobreza, exclusión y falta de oportunidades y menores de desarrollo humano.

Publicado por ARGENPRESS

Anuncios