ANSA

El gobierno británico del premier conservador David Cameron controlará las llamadas, correos electrónicos y visitas a páginas de Internet de todos aquellos habitantes del Reino Unido, bajo una polémica nueva ley al estilo de “Gran Hermano” que fue anunciada hoy, y que generó fuertes críticas en el país.

Bajo el plan, que deberá ser aprobado en ambas Cámaras del Parlamento, las compañías de Internet serán obligadas a darle a la agencia de Inteligencia británica GCHQ acceso a las comunicaciones en tiempo real en caso que éstas sean demandadas.
El Ministerio del Interior británico afirmó que la medida busca luchar contra el crimen y el terrorismo, aunque grupos defensores de derechos civiles en el país afirmaron que el plan es una afronta a los derechos humanos básicos de los británicos.
La nueva ley permitirá a los detectives y espías del GCHQ acceder a los contenidos de e-mail, llamados o mensajes telefónicos, uso de redes sociales y juegos onlines desde el momento que fueron hechos hasta un año atrás.
Pero permitirá a los agentes de Inteligencia identificar qué individuo o grupo está en contacto con otra persona o grupo, cada cuánto tiempo y por cuántos días.
En un comunicado dado a conocer hoy por la ministra del Interior, Theresa May, el gobierno indicó que la acción “es necesaria para mantener el control de las comunicaciones a medida que cambia la tecnología”.
Anuncios