ANSA

México registró al menos 34.176 asesinatos de mujeres entre 1985 y 2009, de las cuales al menos 7.000 ocurrieron entre 2005 y 2009, indicó un informe editado conjuntamente por ONU, el Instituto Nacional de las Mujeres y El Colegio de México y que fue divulgado ayer.

De acuerdo con el texto, el número de feminicidios en México ha ido en aumento constante desde 1985 hasta 2009, con un breve periodo de caída en 2000, “y la prueba de que el clima de violencia afecta en particular a las mujeres es el hecho de que los asesinatos de varones en el mismo periodo analizado fueron a la baja”.
El informe lleva por título “Feminicidio en México. Aproximación, tendencias y cambios 1985-2009”, y fue editado de manera conjunta por ONU-Mujeres, el Instituto Nacional de las Mujeres y El Colegio de México.
El documento, realizado a partir de datos oficiales del ministerio mexicano de Salud y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, revela que el número de defunciones femeninas con presunción de homicidio entre 1985 y 2009 fue de 34.176, de las cuales 7 mil ocurrieron entre 2005 y 2009.
En el informe se indica que la cifra señalada necesariamente es incompleta, pues hay un subregistro causado por la falta de mecanismos para detectar cuando el homicidio de una mujer es cometido por motivos de odio de género, e incluso a veces son registrados como suicidios o accidentes.
Advierte que en el periodo analizado los asesinatos contra el sector femenino no disminuyeron su incidencia al ritmo en que lo hicieron los de hombres, que en los 20 años recientes se redujeron casi a la mitad.
“Estamos ante una situación paradójica, en la que justo cuando se inicia en el país el proceso de promulgación de leyes que castigan la violencia contra las mujeres, se aprecia un marcado cambio en la tendencia, donde las defunciones femeninas con presunción de homicidio tienen mayor aceleración”, enfatizó el documento.
Las entidades federativas donde la violencia contra ellas es mayor son Chihuahua, Baja California, Guerrero, Durango y Sinaloa, lo cual indica que este clima de agresiones se relaciona con la presencia del crimen organizado y el tráfico de migrantes, pero no obedece únicamente a dichos factores.
El informe arroja también que en casi 6% de los feminicidios las víctimas tienen menos de cinco años -contra 0,83% en el caso de los varones de esa misma edad- y que el número de asesinatos de mujeres de la tercera edad casi duplica al de los hombres.
Por último, indicó que 45% de las niñas asesinadas pierden la vida en su propia casa, y que a diferencia de los hombres, quienes suelen morir por disparo de arma de fuego, en el caso de las mujeres las técnicas de asesinato son más brutales, como estrangulamiento, ahorcamiento, sofocación en agua, uso de objetos cortantes y envenenamiento.
Además, en 15 estados aún es válido argumentar que el homicidio fue por celos o por una emoción violenta, para atenuar la pena de cárcel.
Anuncios