PL

El presidente Rafael Correa reiteró que la decisión de su país sobre la solicitud de asilo político de Julian Assange será soberana y no se tendrá que pedir permiso a nadie para ello.

En una entrevista con la televisora RTS y Radio Forever, el mandatario declinó ahondar en el caso y explicó que se continúa analizando el pedido del periodista australiano, quien permanece en la Embajada ecuatoriana en Londres desde el pasado 21 de junio.
Correa enfatizó que no se pronunciará sobre el tema hasta acabar todo el análisis de las causales del pedido, pero insistió en que, con mucho respeto a Inglaterra, Suecia y Estados Unidos, el país tomará una decisión soberana.
En una carta a Correa el fundador de Wikileaks expresó sus temores de ser extraditado a Suecia por supuestos delitos sexuales y de ahí a Estados Unidos, donde podría ser condenado a muerte.
Al respecto, el mandatario manifestó que en caso que Assange haya cometido algún delito, la pena debería ser proporcional a la infracción y se debe seguir el debido proceso.
Correa afirmó no temer posibles repercusiones en caso de aprobarse el asilo para Assange y agregó que “eso equivaldría a que Estados Unidos tema repercusiones porque tiene a los Isaías (banqueros procesados por la justicia ecuatoriana), que son prófugos de la justicia”.
Ayer, Xavier Lasso, periodista de la televisión y columnista en el diario El Telégrafo, publica un artículo en el que señala que “a Assange hay que protegerlo, no por santo, sino por sus convicciones políticas”.
El comunicador expresa que incluso el Foro de Sao Paulo se ha pronunciado a favor de que Ecuador conceda el pedido del australiano, cuya contribución, dice, es haber develado los procedimientos de Occidente en los más de 250 mil correos de Wikileaks.
Lasso considera correcto que el país se tome su tiempo para responder el requerimiento de asilo político, pero señala que “es posible contestar, sustentados en nuestras más profundas creencias, para impedir una atroz injusticia”.
Anuncios