PL

Los detalles de un supuesto plan para asesinar a la exsenadora Piedad Córdoba y al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, fueron revelados por el diario colombiano La Opinión.

Un testigo, involucrado en el plan y actualmente refugiado en Venezuela, decidió revelar los detalles tras percatarse de que él también sería asesinado una vez cumplido su encargo.
Este hombre actuaría como elemento de distracción mientras que otros serían los encargados de atentar contra la vida de Petro y Córdoba.
Según reveló al diario, el encargado de contactarlos y organizar el plan fue Hernando Medina Camacho, sargento retirado del ejército.
Medina Camacho, condenado a 43 años por la muerte del dirigente de la Unión patriótica Manuel Cepeda, pena reducida a ocho años de prisión, se reunió el pasado 6 de mayo con los implicados.
El exmilitar hablaba con ellos del plan cuando recibió una llamada en la cual se le advertía: “Omega, la orden ya está dada, ya sabe, nada de cabos sueltos”, refirió el testigo a la publicación del departamento de Cúcuta, fronterizo con Venezuela.
Esta fue la frase que lo alertó para entender que después de cumplir con su tarea, lo asesinarían, subrayó.
Medina les ofreció mil millones de pesos colombianos (unos 560 mil 300 dólares) por “el trabajo”, explicó.
Dentro de lo que se pactó, estaba que luego de cometidas las acciones, cada uno tomaría su rumbo y deberían encontrarse 15 días después para recibir el pago.
Las autoridades advirtieron desde esta capital, que reforzaron las medidas de seguridad tanto para Petro como para Córdoba.
Anuncios