LUNES, 23 DE JULIO DE 2012

PL

Organizaciones campesinas paraguayas rechazaron un proyecto del gobierno que permitiría vender tierras sujetas a expropiación a quienes las adquirieron ilegalmente o en forma irregular.

La Liga Nacional de Carperos (campesinos sin tierras que viven en carpas) y la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas se opusieron a una propuesta de Federico Franco, quien asumió la presidencia de la República tras la destitución de Fernando Lugo.
De acuerdo con lo informado, Franco dijo que se ayudaría a los pobres vendiendo a precio de mercado tierras estatales, situadas en la planicie del Chaco y en los departamentos de Concepción y Amambay, generalmente dedicadas a la ganadería.
Pero, seguidamente agregó su criterio contrario a recuperar esos terrenos en manos de personas favorecidas por diversas maneras para entregarlos a los labriegos sin tierras, entre otros alegatos, porque no son especializados en la crianza y explotación del ganado.
Un elemento que nada gustó a los líderes campesinos es que, en las declaraciones de Franco, se reconoció la existencia de grandes extensiones de tierras de propiedad estatal, cedidas a acaudalados empresarios y hasta a un magistrado de la Corte Suprema de Justicia.
Eulalio López, de los “sin tierras” y Luis Agüero, secretario general de la mencionada Mesa Coordinadora de Organizaciones Campesinas, demandaron que el Estado debe recuperar totalmente esas propiedades malhabidas y distribuirlas a beneficiarios de una reforma agraria.
Aseguraron que esas tierras, inicialmente previstas para entrgarlas a las familias campesinas, están ahora en manos de personas extrañas y deben volver al Estado para su entrega a quienes sí las necesitan, y agregaron que los labriegos también pueden dedicarse a la ganadería.
La propuesta de ley de Franco, enviada al Congreso para su aprobación final, se convirtió así en otro punto de fricción en medio de una tensa relación entre el Ejecutivo y las miles de humildes familias enfrascadas en la lucha por un pedazo de tierra.
About these ads