LUNES, 30 DE JULIO DE 2012

RIA NOVOSTI (especial para ARGENPRESS.info)

Cerca de 200.000 personas se vieron obligadas a abandonar sus casas en Alepo a consecuencia de la ofensiva del Ejército sirio contra posiciones de los rebeldes, informó la jefa de asuntos humanitarios de la ONU, Valerie Amos.

Amos hizo esta declaración en la sede de las naciones Unidas en Nueva York.
La funcionaria expresó su preocupación por las informaciones que apuntan a que el régimen utiliza armamento pesado contra la oposición armada.
Amos también denunció la escasez de alimentos, agua, colchones, mantas y artículos para cuidados básicos en las zonas de enfrentamiento entre fuerzas gubernamentales sirias y los rebeldes.
Según testigos de la situación en Alepo, la capital económica del país árabe, el Ejército no ha logrado doblegar la resistencia de los rebeldes.
Mientras, el régimen considera la batalla decisiva para poner fin a la guerra civil en el país, la oposición dice que no se rendirá y convertirá Alepo en un cementerio para efectivos de tropas gubernamentales.
De momento, se desconoce el número de las víctimas mortales a raíz de la ofensiva lanzada por el Ejército sirio en Alepo desde la semana pasada.
Mientras los muertos en el conflicto que estalló en el país en febrero de 2011 se sitúan en 16.000 personas, de acuerdo a las últimas estimaciones de la ONU.
Anuncios