Por: Redacción / Sinembargo – agosto 8 de 2012 – 12:20
De revista, TIEMPO REAL,
Último minuto – 4 comentarios El alcalde priista de Ahuazotepec, Puebla lleva seis mandatos y un historial de caciquismo. Aunque los pobladores no recuerdan el día que Benjamín Silva Cuevas llegó de San Mateo Atenco a la región, reconocen que han dejado de votar porque él designa a sus sucesores, señala el sitio e-consulta. Desde 1954 la familia Cuevas empezó a administrar la localidad, cuando Félix Cuevas, el primero de los Cuevas fue electo presidente, 28 años después Silva Cuevas llegó a la presidencia municipal, luego de que el mandato de su tío Marciano Cuevas Cruz -impuesto por Felix- dejara el cargo. Benjamín Silva Cuevas inició su primer periodo como presidente municipal constitucional, concluyendo su primera administración en 1981; luego repitió en el cargo durante los trienios 1993-1996; 2002-2005 y en 2011-2014. Los habitantes aseguran nunca ha dejado de ejercer el poder porque él designa a sus sucesores. Ejemplo de ello es su sobrino Gerardo Silva Vergara (1999-2001) o sus ahijados, Bernardo Gustavo Ramírez (2002-2005) y Raymundo Olvera Muñoz (2008-2011), señala el diario. Foto: e-consulta Sólo una vez le falló, cuentan en la comunidad, cuando doña Cristina Franco Garduño, su esposa, quiso ser presidenta municipal y perdió. Actualmente designó como suplente a su hijo Benjamín Silva Franco, quien ha comenzado a “trabajar” para ser candidato a edil en el próximo ejercicio que durará 4 años 8 meses. Su hija, Patricia Silva Franco, maneja el Registro Civi, de acuerdo con e-consulta. Los habitantes del municipio describen que llegó de San Mateo Atenco, Estado de México, a vender lana de borrego en costales y luego se hizo de un viejo camión modelo 50 con el que inició su prolífica carrera como transportista, siempre de la mano de la empresa Materiales y Materias Primas de Ahuazotepec (MyMPA). A la sombra de sus tíos maternos, se hizo además ejidatario y comenzó la explotación forestal y mineral del cerro de La Bandera de donde, cada vez que era alcalde, sacaba de “a gratis” el balaustre para reparar los caminos hasta en éste, su actual y quinto trienio, los miembros del Comisariado le pusieron precio a la piedra (mil pesos por camión) porque se dieron cuenta que gran parte de la misma se quedaba en poder de “Don Benja”.

Este contenido ha sido publicado originalmente por SINEMBARGO.MX en la siguiente dirección: http://www.sinembargo.mx/08-08-2012/325840. Si está pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. SINEMBARGO.MX

Anuncios